Sobre sepulcros y reliquias de Santas: dos consultas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del sepulcro de Santa Cristina en su basílica de Bolsena, Italia. La imagen yacente es obra de Benedetto Buglioni.

Detalle del sepulcro de Santa Cristina en su basílica de Bolsena, Italia. La imagen yacente es obra de Benedetto Buglioni.

Pregunta: No sé si te he comentado alguna vez que una de mis pasiones dentro de todo el tema de santos es saber donde se hayan sus cuerpos o restos. Seguro que podras ayudarme a saber en qué iglesia, basilica, convento etc y ciudad se hayan los cuerpos(o los restos más importantes o cuasi completos) de estas santas: Cristina, Inés, Cecilia, Quiteria, Lucía, Engracia (¿en qué iglesia de Zaragoza?), Eugenia (la que va acompañada de San Proto y San Jacinto), Bárbara, Dorotea (he leído sobre ella que media Europa afirma poseer sus reliquias). España

Respuesta: Me alegro de que me hagas esta pregunta, porque la mayoría de veces son datos que se ignoran y por ignorarse se pone hasta en duda la existencia de estas Santas, cuyas reliquias, por cierto, están todas autentificadas, sin posibilidad de discusión. Hasta hace relativamente poco yo no había trabajado mucho el tema, centrándome más en las vidas y certezas históricas de su existencia, pero gracias a la ayuda de Antonio Barrero he podido aprender casi todo lo que sé del tema -y lo que me queda por aprender-. Sintetizando lo máximo que puedo, aquí tienes las ubicaciones básicas:

Santa Cristina, virgen y mártir (24 de julio): La niña mártir de Bolsena está enterrada, valga la redundancia, en Bolsena (Italia). Concretamente en la Basílica de Santa Cristina, que fue construida sobre el lóculo original donde fue depositado y venerado su cuerpo después del martirio. En cierto momento su cuerpo fue desenterrado y llevado a Palermo. Luego fue devuelta, pero algunos restos se quedaron allí, en una esplendorosa tumba en el Duomo de Palermo.

Detalle del cráneo de Santa Inés. La inscripción del relicario dice: AGNE SANCTISSIMA (Santísima Inés). Iglesia de Sant'Agnese In Agone, Roma (Italia).

Detalle del cráneo de Santa Inés. La inscripción del relicario dice: AGNE SANCTISSIMA (Santísima Inés). Iglesia de Sant’Agnese In Agone, Roma (Italia).

Santa Inés, virgen y mártir de Roma (21 enero): Estuvo, tras su martirio, enterrada en la catacumba de la Via Nomentana en Roma, que tomaría su nombre. Actualmente su cuerpo está, junto con el de Santa Emerenciana, en la iglesia de Sant’Agnese Fuori le Mure. El cráneo, separado del cuerpo, se venera en la iglesia de Sant’Agnese In Agone. Por tanto, la mayor parte del cuerpo sigue en Roma. Sin embargo pequeños fragmentos de reliquias se han enviado a muchas zonas de Europa.

Santa Cecilia, virgen y mártir romana (22 de noviembre): Su cuerpo, luego de ser extraído de las catacumbas, ha reposado en la cripta de la iglesia de Santa Cecilia In Trastevere, en Roma. Son dos urnas de mármol donde están Cecilia, Valeriano y Tiburcio. No se puede acceder a ellas, están detrás de una celosía de mármol, pero un con reclinatorio frente al cual se puede rezar. La gente suele creer que el sepulcro está bajo la imagen yacente que esculpió Stefano Maderno para el altar, pero no es verdad.

Santa Quiteria, virgen y mártir (22 de mayo): Su cuerpo reposa en un hermoso sarcófago en su iglesia de Aire sur l’Adour, Landes (Francia).

Santa Lucía, virgen y mártir de Siracusa (13 de diciembre): Su cuerpo está actualmente en la iglesia de los Santos Jeremías y Lucía en Venecia (Italia). El rostro de la Santa fue recubierto con una máscara de plata ante las quejas de cierto santo varón que decía que era desagradable mirar el cadáver directamente. Un brazo, el izquierdo, fue sin embargo arrancado del cuerpo y actualmente se venera en el santuario de la isla de Ortigia, en Siracusa. También se veneran allí el vestido, el velo y las sandalias de la mártir, pero cuya autenticidad queda a la sombra de la duda. Como en las otras, existen muchas otras reliquias diseminadas por ahí, éstas son las principales.

Vista superior del cuerpo de Santa Lucía. Iglesia de los Santos Jeremías y Lucía. Venecia (Italia)

Vista superior del cuerpo de Santa Lucía. Iglesia de los Santos Jeremías y Lucía. Venecia (Italia)

Santa Engracia, virgen y mártir hispana (16 de abril): Ella, sus esclavos y las Santas Masas –también llamados los Innumerables Mártires de Zaragoza- están en la cripta de la iglesia de Santa Engracia en Zaragoza (España). Ella y los dieciocho en una urna bajo el altar, los demás, en un pozo en el suelo.

Santa Eugenia, virgen y mártir romana (25 de diciembre): Está junto con su madre Claudia, también mártir, y otros doce compañeros, en un altar de la Basílica de los Doce Apóstoles en Roma.

Santa Bárbara, virgen y mártir de Nicomedia (4 de diciembre): Al ser trofeo disputado entre católicos y ortodoxos y botín de saqueo durante las Cruzadas, su cuerpo está un poco más fragmentado. Hay una gran parte en Burano (Venecia, Italia), otra en la catedral ortodoxa de Kiev (Ucrania), y en la llamada Cripta de Santa Bárbara en Rieti (Italia). Hice hace algún tiempo un artículo con una reseña más extensa sobre las localizaciones de las reliquias, para hacerse una idea de lo “desmembrada” que está. Es la consulta que he publicado más abajo.

Santa Dorotea, virgen y mártir de Capadocia (6 de febrero): El cuerpo está bajo el altar de la iglesia de Santa Dorotea en el Transtíber (Roma). Dentro de una muñeca, por cierto, bastante decepcionante para tratarse de una santa tan famosa. Es verdad, como dices, que también hay muchas otras reliquias de ella por Europa, pero aquí está la mayor parte del cuerpo.

Meldelen

Santa Bárbara: estatus y reliquias
(Esta consulta se desarrolló como un diálogo, de modo que así lo reproduzco).

Detalle de la figura que contiene las presuntas reliquias de Santa Bárbara en Burano, Venecia.

Detalle de la figura que contiene las presuntas reliquias de Santa Bárbara en Burano, Venecia.

Comentario: Santa Bárbara siempre ha sido mi preferida de toda la corte celestial. Ella me cuida mucho y me ha hecho muchos milagros, entonces por eso le digo mi Santa Patrona. Aunque mitológica y como la quieran llamar los modernistas, ¡es mi Santa! 🙂 Estados Unidos

Respuesta: Santa Bárbara, virgen y mártir de Nicomedia en Asia Menor, conmemorada el 4 de diciembre, no es en absoluto una santa mitológica. Es una santa real, cuya existencia histórica está fuera de toda duda, después de que la Sociedad de los Bolandistas, los más prestigiosos investigadores en hagiografía, determinaran la veracidad de su existencia a través de la antigüedad de su culto y de sus reliquias. A pesar de ello fue retirada del calendario oficial romano en 1960 junto con una serie de santos considerados de dudosa existencia histórica. Es evidente que se han cometido errores en esta gestión, en principio bienintencionada, porque hemos visto rectificaciones de la misma, como el caso de Santa Catalina mártir, retirada en 1960 y devuelta al calendario en 2005.

Comentario: Ignoraba yo toda aquella información…aun así siempre la he querido muchísimo y me da mucho gusto el saber que existan datos historicos sobre ella. Lo unico que he leido de ella es el relato que se encuentra en el libro de santos de Jacopo de Voragine. Por cierto nunca la he creído mitológica en realidad, eso lo dije con tono de burla/sarcasmo/coraje en referencia a que los modernistas quieran descanonizar o llamar mitológicos a todos los santos que puedan, sobre todo cualquier santo cuya historia sea un poco dificil de creer. Ya lograron destruir la Santa Misa.

Respuesta: Los datos históricos fehacientes sobre Santa Bárbara se encuentran en la Bibliotheca Sanctorum, obra fundamental de los Bolandistas, que por desgracia se trata de una publicación extensa y carísima, de modo que sólo unos pocos privilegiados tienen acceso a ella (ya quisiera yo ser una de ellos…). En cuanto a la Leyenda Áurea de Jacopo Della Voragine, que citas, es una obra amena y entretenida para conocer leyendas de santos, pero en modo alguno es una fuente histórica: únicamente es respetable en cuanto a antigüedad y por el rico bagaje cultural que compiló Della Voragine, pero no debe tomarse en serio más allá de esto.

Relicario del cráneo de Santa Bárbara en Montecatini Alto, Italia.

Relicario del cráneo de Santa Bárbara en Montecatini Alto, Italia.

Por otra parte, no sé muy bien a quién te refieres con “modernistas”, quizás hagas referencia a las nuevas corrientes surgidas tras el Concilio Vaticano II. La retirada de los santos de dudosa existencia histórica, como digo, fue bienintencionada, pero equivocada e injusta respecto a algunos santos, como por ejemplo, Santa Catalina mártir, Santa Apolonia, y desde luego, Santa Bárbara. Ninguna de las tres es “de dudosa existencia histórica”. Quien pasa el filtro de los Bolandistas, supera la última de las barreras. Con esto no digo que sean infalibles: sólo digo que no hay quien investigue más y mejor que ellos.

Por otra parte, ningún santo se descanoniza, el culto puede seguir en ámbito local o privado. Y respecto a lo de destruir la Santa Misa, creo que más podrían contribuir otros en eso que yo, que no le veo nada malo a la misa de ahora.

Comentario: Por cierto ¿en dónde se veneran las reliquias de mi Santita?

Respuesta: Aquí he tenido que recurrir a la cortesía de mi buen amigo Antonio Barrero, experto en reliquias de santos. Él es quien me ha facilitado la lista de los lugares donde se veneran reliquias de Santa Bárbara:

Burano (Venezia): parte del cuerpo.
Rieti (Italia): sarcófago con reliquias
Mantova (Italia): presunto cráneo
Montecatini (Italia): “parte del cráneo”
Piacenza (Italia): “reliquias”
Sevilla (España): “parte del cráneo”
Pamplona (España): “reliquias”
Paternò (Catania): reliquias
Kiev (Ucrania): parte del cuerpo
Old Cairo (Egipto): reliquias
Ravello (Salerno): reliquias (creo que del cráneo)
Roma (Italia): “parte del cráneo”
Braine le Comte (Bélgica): reliquias.
Lviv (Ucrania): reliquias.
Mechelen (Bélgica): reliquias
Dignano (Croacia): pie incorrupto

Con todo, Antonio me advierte que todas no son auténticas, sino que pasa lo que a otros santos: si se juntaran sus reliquias, aparecerían varios cuerpos y varias cabezas. Las más verosímiles son las de Burano, Rieti, Dignano y de Kiev.

Detalle del pie incorrupto de Santa Bárbara en Dignano (Croacia).

Detalle del pie incorrupto de Santa Bárbara en Dignano (Croacia).

Comentario: (viendo la fotografía del pie, que también es cortesía de Antonio Barrero) WOW, que reliquia, válgame. ¡El pie sagrado de mi santita! La verdád no pense que existieran ya reliquias suyas. Gracias. Ademas gracias por cualquiera información al respeto, te agradezco muchísimo que me ayudes a saber mas de mi santita querida.

Respuesta: De nada, es un placer ayudar. Para eso estamos aquí.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Iglesia de los Santos Silvestre y Dorotea

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada del templo. Roma (Italia).

Vista de la fachada del templo. Roma (Italia).

Iglesia de los SS. Silvestre papa y Dorotea virgen mártir
Via di Santa Dorotea, 23
Roma

La calle está dedicada a la iglesia homónima, aunque su dedicación completa es para los Santos Dorotea y Silvestre, como indica la inscripción sobre el portal: OMNIPOTENTI DEO IN HONOREM SS. SYLVESTRI PAPÆ AC DOROTHEÆ VIRGINIS ET MARTYRIS. La iglesia tiene orígenes muy antiguos, probablemente de finales del s.XI, aunque entonces su nombre era S. Silvestre ad portam Septimianam, por su cercanía a la Porta Septimiana.

La dedicación a Santa Dorotea fue añadida en el Cinquecento, cuando fue inhumado aquí el cuerpo de la Santa decapitada en Cesarea de Capadocia en tiempos del emperador Diocleciano (ss.III-IV). El actual edificio fue construido, con su convento anexo, entre los años 1750-56 por el arquitecto Giovan Battista Nolli, muy famoso por su importantísima planta de Roma.

La fachada cóncava de la iglesia está encuadrada en cuatro grandes pilastras que sostienen un pequeño ático y un gran frontón rebajado; el interior tiene una sola nave con seis altares laterales y un profundo ábside. A los pies del altar mayor está enterrado el cuerpo de Nolli, mientras que bajo el altar está el de Santa Dorotea.

La parte central de la nave está cubierta por una cúpula muy alargada sobre planta octogonal: cuatro largas secciones la dividen en otras tantas secciones decoradas por Giacinto Bocchetti en 1931 con episodios de la vida de Santa Dorotea y de otros santos franciscanos. De su estructura interna sobresale una alta linterna cilíndrica, cubierta por un techo de azulejos, sobre el cual se abren cuatro ventanas de arco.

Vista del altar mayor.

Vista del altar mayor.

En esta iglesia fue fundada en 1497 la Compañía del Divino Amor, que, entre otras generosas iniciativas, creó el Hospedal de los Incurables. Es interesante recordar que, en las dependencias anexas a la sacristía, San José de Calasanz, en 1597, instituyó la primera escuela popular gratuita de Europa, como recuerda la placa colocada en el portal lateral: LA IGLESIA ADYACENTE ACOGIÓ LAS FERVIENTES ORACIONES Y PROMESAS DE SAN JOSÉ DE CALASANZ, MIENTRAS ESTA CASA PARROQUIAL HOSPEDABA SUS NACIENTES ESCUELAS PÍAS POR PRIMERA VEZ EN OTOÑO DE 1597, ABIERTAS AQUÍ PARA LOS HIJOS DE TODO EL PUEBLO, ADELANTÁNDOSE A SU ÉPOCA CON SU SABIA INTUICIÓN DE CRISTIANO BENEFACTOR – LOS PADRES Y LOS EX-ALUMNOS DE LAS ESCUELAS PÍAS EN EL 350 ANIVERSARIO LO COLOCARON – 27 NOVIEMBRE 1947.

Queremos recordar que Santa Dorotea era una de esas iglesias en cuya entrada era habitual colgar, hasta el año 1871, listas denunciando a los que no cumplían con el precepto pascual. La calle tiene también una casa quattrocentesca, situada en el número 20, con ángulo a la calle de la Porta Septimiana, con una ventana característica enmarcada en un arco apuntado ricamente decorado: la tradición ha querido que ésta fuese la casa de la Fornarina, hija de un panadero que trabajaba en la tienda de la planta baja, donde una columna de la época romana, dejada a la vista, muestra los restos de un antiguo pórtico. La Fornarina, según la misma tradición, era el apodo de la bella Margherita Luti o Luzzi, la cual se asomaría a la ventana de arco para saludar a su célebre amante, el mismísimo Rafael Sanzio, que la inmortalizó en varias de sus obras, entre las cuales sea probablemente la más famosa La Fornarina, conservada en la Galleria Nazionale di Arte Antica en el palacio Barberini.

Vista del altar que contiene los restos de Santa Dorotea, mártir de Capadocia.

Vista del altar que contiene los restos de Santa Dorotea, mártir de Capadocia.

La tradición vincula a la famosa Fornarina con otras dos casas: una en la cercana calle del Cedro y otra en la calle del Governo Vecchio, por lo que es realmente difícil distinguir la verdad de la leyenda: la única certeza parece ser que la bella Margherita se acabó retirando al monasterio de Santa Apolonia.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Dorotea, patrona de fruteros y floristas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo de la Santa obra del pintor barroco Simone Pignoni (1611-1698).

Óleo de la Santa obra del pintor barroco Simone Pignoni (1611-1698).

Hoy, día 6 de febrero, conmemoramos a otra mártir muy conocida que se cuenta entre las principales y también cuenta con una amplia representación en la Historia del Arte, aunque su culto respecto de otras sea claramente minoritario: Dorotea, mártir de Capadocia, que el Martirologio Jeronimiano recuerda este día junto a su compañero de martirio, Teófilo. La historia que conocemos acerca de ella se remonta, claro está, a una passio muy antigua, pero también muy legendaria. Repasémosla.

Dorotea (en griego, “regalo de Dios”) vivió en Cesarea, provincia de Capadocia, y se destacó por su dulzura y afabilidad, aparte de por haber consagrado su virginidad a Cristo, por lo que rechazó muchas propuestas de matrimonio. Sus virtudes llamaron la atención del gobernador, Sapricio (según versiones, es llamado también Fabricio o Apricio) que la convocó para hacerla sacrificar a los dioses. Como ella se negara, la arrojó a la cárcel sin comida ni agua, y como la volviera a llamar y de nuevo fuera inútil doblegarla, la mandó desnudar y colgarla en público de la garrucha para que todos la vieran. Como ella protestó por verse exhibida así, dio paso a la tortura: colgada cabeza abajo del potro, desgarraron su cuerpo con garfios de hierro, la apalearon con varas, la azotaron con látigos y le quemaron los pechos con antorchas. Después de que perdiera el conocimiento a causa del dolor, fue arrojada a la cárcel y Sapricio mandó llamar a dos hermanas apóstatas, Crista y Calixta (quienes, según versiones, son hermanas carnales de la Santa) y les convenció para que acogieran a la muchacha en su casa, la curaran y la hiciesen apostatar.

Las dos mujeres se llevaron a Dorotea a su casa, la curaron y le mostraron todas las riquezas y comodidades de que gozaban gracias a su apostasía, para convencerle de que hiciese lo mismo y no arriesgara más su vida. Pero Dorotea, con gran capacidad de persuasión, no se dejó dominar y aun amonestó a las dos hermanas hasta tal punto de que ellas, arrepentidas de su apostasía, abrazaron de nuevo el cristianismo y confesaron a Jesús cuando fueron nuevamente convocadas por Sapricio. Él, en castigo, las hizo quemar vivas, y a Dorotea la envió de nuevo a la tortura. Colgada de la garrucha, le estiraron las piernas hasta romperle las articulaciones, y le quemaron los costados con fuego. En medio del dolor ella seguía dando gracias a Dios, y como Teófilo, uno de los consejeros del pretor, le preguntara de qué se alegraba tanto, ella respondió: “En este mundo hace frío. Me alegro de poder ir pronto a los jardines de mi Esposo, donde siempre es primavera y hay abundancia de rosas y manzanas”. Al oír esto el letrado empezó a burlarse de ella, pero la Santa no dejaba de sonreír y alabar a Dios, por lo que la bajaron de la garrucha y la abofetearon con tanta violencia que le destrozaron la cara, sin que eso tampoco la doblegara.

Martirio de la Santa. Detalle de una vidriera medieval. Catedral de Nuestra Señora de Friburgo (Alemania).

Viendo Sapricio que era inútil seguir torturándola, mandó que la decapitaran. En cuanto lo supo, Teófilo volvió a emprender la burla, diciendo a la Santa que si tenía a bien, cuando entrara en el jardín de su Esposo, le mandara una muestra de esas rosas y manzanas que le había comentado, a lo que ella respondió prometiéndole que así lo haría. Antes de morir, un ángel apareció al lado del verdugo con un canasto lleno de rosas y manzanas, y ella le pidió que se lo entregara a Teófilo. Luego, recibió tranquila el golpe de hacha.

Cuando el ángel entregó a Teófilo el encargo de Dorotea, éste quedó pasmado y empezó a dar grandes gritos, pues era invierno y no había rosas ni manzanas allí. Se convirtió de inmediato y empezó a proclamar su fe, reprendiendo a Sapricio su crueldad para con Dorotea. El gobernador, hastiado de él, mandó torturarlo en el potro, desgarrarle el cuerpo, y finalmente también decapitarlo.

Hasta aquí la passio, que, como digo, es legendaria y llena de simbolismos, pero que he desarrollado por entender que ayudará a comprender el patronazgo de la Santa: es la protectora de los fruteros y de los floristas, por el tema de las rosas y de las manzanas. Por ello, es habitual verla llevando flores y frutas en bandejas, cestas o canastos, o con el ángel al lado que las lleva por ella. También suele estar en jardines y representada junto a Teófilo, o en el momento en que envía al ángel a llevar la cesta a éste. Este único episodio de la passio es toda la clave para comprender su patronazgo e iconografía. El resto de atributos son los frecuentes en una mártir: palma, espada o hacha. A veces sujeta las rosas en la falda, por lo que es fácilmente confundible con otras Santas como Casilda o Isabel de Hungría.

Detalle del martirio de Santa Dorotea, obra de Joost van Baren (1593). Iglesia de San Pedro de Leuven, Bélgica.

Detalle del martirio de Santa Dorotea, obra de Joost van Baren (1593). Iglesia de San Pedro de Leuven, Bélgica.

Es importante tener en cuenta que la Santa Dorotea mencionada con las mártires Tecla, Eufemia y Erasma “de Aquileya”, no son tales sino que son la misma Dorotea de Capadocia, Tecla de Iconio, Eufemia de Calcedonia y la tal Erasma, de la cual tan sólo se sabe el nombre, que erróneamente se juntaron “en Aquileya” como un grupo de compañeras mártires aparte, pero inexistente. Pero sigamos con otra curiosidad.

San Eusebio de Cesarea nos habla, en su Historia Eclesiástica (volumen VIII, 14) que estando el emperador Maximino Daia en Alejandría, provincia de Egipto, se enamoró de una joven cristiana famosa por su riqueza, su exquisita educación y su voto de castidad. Intentó seducirla repetidas veces pero, al no conseguir nada de ella, quien le aseguró que antes moriría que acceder a pecar con él, le confiscó todos sus bienes y la mandó al exilio. Sin embargo, Eusebio no menciona cómo se llamaba la joven. Pero Rufino, otro hagiógrafo antiguo, vuelve a hablar de ella y le da arbitrariamente el nombre de Dorotea. Aquí añade que era una virgen consagrada a Dios que huyó a Arabia por tal de verse libre del acoso del emperador.

Es por esto que, en el siglo XVI, se quiso identificar a esta Dorotea con Santa Dorotea, la mártir de Capadocia, y Baronio, por su parte, quiso identificarla con Santa Catalina de Alejandría. Sin embargo esto ha sido refutado por los Bolandistas  (Analecta Bollandista, XL (1922) páginas 35-36). ¿Quién era esta “Dorotea”, cuyo nombre, por cierto, es un seudónimo concedido por Rufino? –recordemos que ese nombre, Dorotea, significa “regalo de Dios”, por lo que la concesión no está exenta de significado-. ¿Fue una joven real, histórica? En cualquier caso, sufrió el exilio, no el martirio, y no puede ser identificada ni con la célebre mártir de Capadocia, ni con la aún más célebre mártir de Alejandría.

"El milagro de Santa Dorotea", lienzo de Rupert Bunny. Tras el martirio de la Santa, el ángel entrega las rosas a Teófilo.

“El milagro de Santa Dorotea”, lienzo de Rupert Bunny. Tras el martirio de la Santa, el ángel entrega las rosas a Teófilo.

Las reliquias de Santa Dorotea, mártir de Capadocia, se veneran hoy día en la iglesia de los Santos Silvestre y Dorotea a Porta Settimana, en el barrio romano de Trastevere. Bajo el altar mayor es visible la figura de cera que contiene el cuerpo, colocado allí en el siglo XVII. Sin embargo, la cabeza, separada del cuerpo, se expone a la pública veneración el Domingo In Albis en el altar mayor de la iglesia de Santa María in Trastevere, a donde fue llevada en 1798. Hay algunas otras reliquias suyas diseminadas por toda la cristiandad, pero éstas son las más significativas.

Hoy día 6 de febrero, tras un triduo de oración y meditación sobre el martirio de Dorotea, se celebra con gran solemnidad su fiesta en todo el Trastevere, donde los fieles hacen ofrendas de numerosas cestas llenas de frutas (manzanas y naranjas) y flores de mimosa a la Santa, frente a cuyo sepulcro se acumulan, en recuerdo de las flores y frutas que ella hizo traer del Paraíso para Teófilo.

Sepulcro de la Santa. Iglesia de los Santos Silvestre y Dorotea a Porta Settimana, Roma (Italia).

(Además de los textos mencionados, he consultado el breve opúsculo “Santa Dorotea: Vita e Martirio”, a cargo de los frailes menores conventuales de la Parroquia de Santa Dorotea a Porta Settimana. Roma, Ediciones Velar, 2009).

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es