Santos de nombre Fabio – Gens Fabia (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional italiana de San Fabio el Abanderado. Serie del ilustrador Bertino.

San Fabio el Abanderado, mártir
31 de julio
+ Cesarea de Mauritania, 303/304

Martirologio Romano, 31 de julio: “En Cesarea de Mauritania, en la actual Argelia, san Fabio mártir, que al negarse a llevar el estandarte del gobernador de la provincia a la asamblea general convocada por este, fue primeramente encarcelado y como se declarase cristiano, fue condenado a muerte por el juez”.

Diversos martirologios latinos mencionan el día 31 de julio el elogio al mártir San Fabio el Abanderado, hasta hoy el único santo que llevando tal nombre aparece en el calendario oficial católico: el Martyrologium Romanum. Volviendo sobre la escasa información acerca de su vida terrenal, es fácil de entender el origen del extraño nombre que se le ha dado. En la primera parte de su “passio” son narradas su confesión, el proceso y el martirio, historia que parece ofrecer suficientes garantías de veracidad, mientras que la parte final, muy fantasiosa, no es más que un intento de justificar la posesión de sus reliquias por parte de la ciudad de Cartenna.

Alrededor del año 303 o 304, mientras más enfurecida estaba la persecución contra los cristianos ordenada por el emperador Diocleciano, el representante romano de la región de Mauritania, convocó una asamblea cerca de Cesarea y para tal acontecimiento se había instruído a Fabio para que llevara el estandarte del gobernador. Pero como la ceremonia tenía un carácter religioso pagano, Fabio se negó rotundamente a participar y como castigo, fue encarcelado. Pasados unos días, fue conducido ante el tribunal a fin de que su caso fuera examinado. El permaneció firme en su propósito por lo cual fue inevitable que lo condenaran a morir decapitado.

Las sucesivas narraciones, como anteriormente he dicho, ofrecen elementos fantasiosos: el juez no quiere que Fabio recibiese la conveniente sepultura a fin de evitar que el pueblo lo venerara y ordenó que por separado, la cabeza y el cuerpo fueran echados al mar. Pero ambas parte se reunieron milagrosamente y así, unidos, fueron empujados por las olas del mar y llevadas a las orillas de las costas de su patria, Cartenna, en Mauritania, donde finalmente fueron sepultadas honoríficamente.

Los “cuerpos santos” de nombre Fabio
El culto a las reliquias, una variante del honor que se le tributa a los difuntos, está hoy recomendado por la Iglesia, aunque no impuesto. El Concilio de Trento, en su sesión veinticinco, enmendó los excesos y el Concilio Vaticano II así lo expresa: “La Iglesia, según su tradición, venera a los santos y honra a sus reliquias auténticas y a sus imágenes. Las fiestas de los santos proclaman las maravillas de Cristo en sus servidores y nos propone a los fieles, oportunos ejemplos a imitar”. (SC. 111)

Si se me permite decirlo, un acontecimiento marcó una época y una moda: en el siglo XVI, gracias al interés suscitado por San Felipe Neri, se dedicaron a la búsqueda de reliquias en las catacumbas. Se exhumaron “cuerpos santos”, “mártires inventados” que fueron llevados a las iglesias de la ciudad. Debido a la metodología de la época, el simple hecho de encontrar en los lóculos, bálsamos o epitafios mostrando símbolos referentes a la fe, era suficiente como para probar que el difunto habría sufrido martirio. Esta experiencia romana fue aplicada también en otros lugares donde existían catacumbas. Como ya he explicado en alguna otra ocasión, identificamos como “cuerpo santo” a aquellas reliquias óseas provenientes de las catacumbas de Roma y no solo de ellas, que fueron trasladadas a la ciudad y a otros lugares de la cristiandad, en un período comprendido entre finales del siglo XVI y la segunda mitad del siglo XIX.

Detalle del rostro de la figura que guarda los restos de San Fabio, mártir de las catacumbas. Iglesia de los carmelitas de Viena, Austria.

¿Porque “cuerpo santo” y no “santo cuerpo”? La diferente posición del atributo (santo) respecto al objeto (cuerpo) determina una diferencia sustancial: podemos definir con certeza la identidad del sujeto. El “cuerpo santo” es un objeto como tal, el cuerpo de un difunto de las catacumbas, que solo posteriormente tiene un valor sagrado. Pero, ¿cómo reconocer un “cuerpo santo” en las catacumbas? ¿Todas las sepulturas eran de mártires?

Este es un tema demasiado amplio que nos lleva a otros estudios, pero aquí solo queremos recuperar a Marcantonio Boldetti (famoso custodio pontificio y responsable de la extracción de los cuerpos de las catacumbas) que era el que certificaba los cuerpos descubiertos atribuyéndolos a un mártir de los tres primeros siglos.

La simbología que definía la sepultura de un mártir, era: la palma, el XP, el escrito B.M. (beato mártir) y que en el interior existiera un balsamario o vaso con “su sangre”. A menudo, la lápida de la sepultura llevaba el nombre del “mártir”; de lo contrario, después de la extracción le era atribuido un nombre. Los criterios de denominación de los “cuerpos santos” eran muy variados (por ejemplo, el nombre del obispo diocesano, el nombre del Papa, el nombre del titular de la iglesia que acogía el cuerpo, el nombre de la catacumba de la cual era extraído, etc.). Pero lo que importa es el valor simbólico del “cuerpo santo”: un cristiano de la Iglesia de los primeros siglos (a menudo en la ciudad de Roma o en otras que estaban en comunión con ella), un verdadero testimonio del Evangelio hasta el extremo de entregar su propia vida en el martirio.

He aquí un elenco de cuerpos santos de nombre Fabio. En este elenco o relación, informo en la medida de lo posible, de los siguientes elementos: nombre, lugar, localidad, catacumba, fecha de extracción y/o el envío del sagrado cuerpo (en algunos casos son partes del cuerpo: cráneo, huesos y no el cuerpo completo) y la festividad. En algunos casos he especificado, por curiosidad y solo si es posible, la edad del “mártir” o si es nombre propio (n.p.)
Fabio – ? – Milán – ? – 9 de agosto de 1766
Fabio – iglesia de las Carmelitas – Viena (Austria) – ? – 1633 – 21 de mayo
Fabio – iglesia de Santiago – Udine – ? – 1687 – segundo domingo de Cuaresma

San Fabio el Abanderado negándose a portar el estandarte. Ilustración coloreada a partir del grabado original de Jacques Callot.

Santos Beinio, Fabio, Manuel y Fermo
Mártires romanps, “cuerpos santos”
El 22 de octubre de 1633 era puesta la primera piedra del monasterio de las Carmelitas Descanzas de Viena, dedicado a San José. Fue elegida como primera priora, la madre Paola Maria de Jesús, que era oriunda de Génova y que murió en olor de santidad el 15 de enero de 1646. Este monasterio fue dotado de un elevado número de reliquias, cerca de doscientas, venidas de todas partes.

El bolandista Daniel Papebroech (1628-1714) fue consultado por el carmelita descalzo Pablo de Todos los Santos, definidor de la Orden en Alemania, apartándose de la norma habitual de no tratar “operose ac singillatim” de los mártires “recentiori memoria Romae editis”, para tratar sobre algunos de los mártires cuyas reliquias les habían enviado.

A continuación hacía mención de Beinio, Fabio, Manuel y Fermo, cuya fiesta común era celebrada el 21 de mayo, aunque también eran festejados uno a uno los días 21, 27 y 30 de mayo y el 1 de junio respectivamente. El docto jesuita, observando cómo el nombre de Manuel no podía pertenecer a un mártir romano de los primeros siglos y, consecuentemente “ex designatione inventoris vel donatoris inditum credi possit”, concluyó que “quibus porro indiciis crediti sint illi, quorum sic translata sunt ossa, vere martyres Christi fuisse, tacentibus donationum instrumentis, dicere nequimus”.

Era evidente que estaba frente a “cuerpos santos” extraídos de las catacumbas, pero a los cuales, arbitrariamente, les fueron asignados unos nombres para poder poner tales reliquias a la veneración de los fieles.

Damiano Grenci

Bibliografia y fuentes
– AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia de los Santos) – Voll. 1-12 e I-II apendice – Ed. Città Nuova
– C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
– Grenci Damiano Marco – Archivo privado iconográfico y hagiografico: 1977 – 2009
Liturgia de las Horas, Calendario particular y textos propios – Diocesis Suburbicaria de Sabina y Poggio Mirteto – Tipografia Poliglota Vaticana, Città del Vaticano, 1976, pp. 22-25.
– Mallia Franco – I Santi Martiri di Cures Sabini; Culto e Passiones – Ed. Regione Lazio e Provincia di Rieti, pro Caritas de la Diocesis Sabina y Poggio Mirteto
Che santo è? Iconografia dei santi in stile manga – ed. Studio EBI, 2009
– Sito web Santibeati.it
– Sito web Wikipedia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es