Venerable Eusebio Francisco Kino

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono moderno americano del Venerable Eusebio Francisco Kino.

Icono moderno americano del Venerable Eusebio Francisco Kino.

El Venerable Eusebio Francisco Kino y el culto a San Francisco Javier en Sonora, México
Eusebio Kino nace en Segno, Italia, el 10 de agosto de 1645 y estudió en la Universidad de Friburgo en 1665, tal parece que en esta época Eusebio enfermó gravemente y, ya influenciado por el contacto que tenía con la Compañía de Jesús, se encomendó a San Francisco Javier y le prometió que, si sanaba, agregaría a su nombre el de Francisco y se uniría a la Compañía, lo cual sucedió; por lo que a partir de ese momento ingresó como jesuita y comenzó a llamarse Eusebio Francisco, su devoción por San Francisco Javier durará toda su vida y en sus misiones siempre la difundirá.

Posteriormente de haber ingresado a la Compañía en Landsberg, cursó teología, filosofía, matemáticas y geografía en la Universidad de Ingolstadt. Ejerció como maestro en el Colegio de Hala en el Tirol. Hacia 1678 el padre Kino solicitó ser enviado como misionero a China, pero en esa época solo había dos lugares para misiones disponibles, Filipinas y Nueva España; y echando a la suerte al padre Kino, le tocó ser enviado a esta última; sale hacia Nueva España en compañía de once jesuitas, pero antes permanece tres años en Sevilla y es hasta 1681 cuando llega a costas americanas.

Después de permanecer dos años en la ciudad de México, viaja como cosmógrafo real y misionero en la expedición de Isidoro de Atondo y Antillón para descubrir y colonizar el norte de la Nueva España, específicamente la actual Baja California, y aunque no fue muy fructífera misionalmente esta expedición, sí lo fue geográficamente, pues el conocer esta zona le permitió al padre Kino ser el primer en descubrir que Baja California no era una isla como se pensaba, sino una península. La bahía donde desembarcó el padre Kino actualmente en su honor lleva su nombre. Desafortunadamente, esta primera expedición no rindió muchos frutos, pero el padre Kino decidió insistir al Virrey para que le permitiera emprender una nueva expedición misionera, lo que logró hacia 1687 y emprendió la exploración de los actuales territorios de Sonora, Sinaloa y Arizona, región que es conocida como “Pimería Alta”.

El padre Kino fundó una extensa red de misiones que actualmente constituyen importantes ciudades en México y Estados Unidos, todo lo hacía cabalgando a caballo, en mula o caminando, se encargó de enseñar a los naturales de cada región el cultivo de la tierra y la ganadería. Todos estos caminos que recorrió le permitieron hacer cerca de 32 mapas, que fueron muy apreciados por exploradores y misioneros futuros.

Monumento ecuestre del Venerable en Arizona, Estados Unidos.

Monumento ecuestre del Venerable en Arizona, Estados Unidos.

También, como ya mencioné arriba, fue cosmógrafo, por lo que en varias ocasiones estuvo en disputas con otros científicos novohispanos referente a los cometas y otras cuestiones, de lo cual salió su libro “Libra astronómica y filosófica” y la “Exposición astronómica de el cometa que en el año de 1680 fue observado en Cádiz, España”.

Se dedicó a enseñar no sólo las verdades de la fe a los indígenas, sino también a leer y a escribir, bautizó miles de infieles y escribió vocabularios para su uso en las lenguas guaycura, nave y cohimi. Uno de sus escritos de mayor importancia, que narra la gran mayoría de sus correrías misionales, es “Favores celestiales de Jesús y de María y de San Francisco Javier en la Nueva España”.

Fue un hombre infatigable, pues celebraba misa diariamente y a la vez supervisaba la construcción de las misiones, adquiría el material para las mismas y se encargaba de cuidar el ganado y los cultivos, semanalmente recorría 100 millas, visitando tres pueblos en los que se construían misiones. Cuando el padre Kino se percataba que a sus preciados indios de las misiones les hacía falta alimento, no dudaba en sacrificar más de 500 reses para la alimentación de todos ellos. Toda esta valiosa acción en misiones le valió ser nombrado por el Obispo de Guadalajara como su Vicario en California.

El padre Kino falleció el 10 de agosto de 1711 en Magdalena, Sonora, actualmente Magdalena de Kino en su honor, cuando había ido a bendecir una capilla en honor a San Francisco Javier. Los restos del padre Kino habían sido extraviados, pero el 19 de mayo 1966 se hallaron en la actual plaza principal de Magdalena de Kino, donde se erigió un mausoleo en su honor y a partir de este momento se abrió su causa de canonización. El estado de Arizona, Estados Unidos, le considera uno de sus principales héroes fundadores, por lo que pidió le fuera erigido un monumento en el capitolio en Washington.

En el pueblo de Magdalena de Kino, Sonora, alrededor del padre Kino y su devoción a San Francisco Javier se da un extraño caso de devoción popular, puesto que en una ermita se venera una figura yacente de San Francisco Javier.

Reliquias del padre Kino conservadas en su mausoleo en Magdalena de Kino, Sonora.

Reliquias del padre Kino conservadas en su mausoleo en Magdalena de Kino, Sonora.

Todo parece indicar que en 1767, al ser expulsados los jesuitas de los territorios españoles, las misiones en Sonora le fueron entregadas a los franciscanos y, al llegar éstos al pueblo de Magdalena y ver el gran culto que se le tenía al Patrón de las Misiones, entraron en descontento y decidieron darle más culto a su fundador San Francisco de Asís, y de esta manera transformaron la imagen yacente de San Francisco Javier y le comenzaron a vestir de franciscano y a celebrarlo el 4 de octubre como hasta actualmente sucede. El problema es que en la conciencia popular, para ellos, esa imagen aunque vestida de otra forma seguía siendo San Francisco Javier y que es como aún actualmente le llaman, provocando una extraña unión de personajes en una imagen, de esta forma la imagen yacente es vestida indistintamente con el hábito franciscano o con el jesuita o en ocasiones se le puede ver de jesuita con el cordón franciscano; y como digo su fiesta se sigue celebran el 4 de octubre, pero esto no termina, puesto que, debido al gran recuerdo que se le tiene al venerable Eusebio Kino, a esta imagen yacente de San Francisco también muchos le veneran como si se tratare del padre Kino y narran sobre la imagen hechos sucedidos en la vida de este misionero italiano.

El culto a esta imagen donde se veneran a tres personajes a la vez se mezcla con la superstición, pues está la costumbre muy arraigada que al hacerle una petición al santo debes intentar levantar su imagen por la cabeza y que si es liviana tu pedido será concedido, pero que si se te hace pesada y difícil de cargar, quiere decir que tuviste poca fe y no se cumplirá tu petición.

Durante la persecución religiosa en México la imagen fue destruida, pero posteriormente, terminado el conflicto, se realizó una réplica, la cual es la que se venera actualmente, aunque ha sufrido muy malas intervenciones de restauración.

Imagen de "San Francisco" venerada en Magdalena de Kino, la cual es centro de la curiosa devoción a los tres Franciscos.

Imagen de “San Francisco” venerada en Magdalena de Kino, la cual es centro de la curiosa devoción a los tres Franciscos.

Actualmente, debido a que Magdalena de Kino ha sido nombrado como “Pueblo Mágico”, se ha anunciado que se construirá un Santuario para la devoción de este San Francisco triple. Muchos fieles, debido a este problema de múltiples personalidades de la imagen, prefieren llamarle simplemente “San Francisco” o los más confianzudos “San Pancho”, para evitar los apellidos de Asís, Javier o Kino, sea como fuere, los devotos dicen considerar a “San Francisco” como un santo muy milagroso. Cabe destacar que es tradición del mismo modo que todo el que llega a visitar a San Francisco posteriormente visite la tumba del padre Kino.

André Efrén

Bibliografía
– SAUCEDO ZARCO, Carmen, “Historias de Santos Mexicanos”, México, Planeta, Primera edición, 2002.

Consultado en línea (08/10/2013):
http://www.semanario.com.mx/ps/2009/08/sacerdote-ranchero-y-astronomo/
http://www.mexicodesconocido.com.mx/breve-semblanza-de-el-padre-kino.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la librería de la “Societé des Bollandistes”. Bruselas, Bélgica.

Pregunta: Quisiera haceros tres preguntas: si todos los santos están reseñados en el Martirologio Romano, quienes son los bolandistas y si todas las iglesias cristianas se reconocen mutuamente a sus santos. Gracias.

Respuesta: No, el Martirologio Romano no es una recopilación exhaustiva de los santos del día; prueba de ello es que al final de cada día viene la coletilla de: “en otros muchos lugares otros muchos santos mártires, confesores y vírgenes”.

Los Bolandistas, sociedad con varios siglos de existencia y que ha realizado numerosísimos estudios hagiográficos y tiene numerosas publicaciones, son el grupo de estudiosos que más han contribuido a ampliar los conocimientos hagiográficos y más han desgranado el trigo (historia) de la paja (leyendas). Sin la ingente labor de esta importante sociedad, muy vinculada a los jesuitas, la hagiografía no sería una ciencia histórica como hoy lo es. Cualquier investigador que se precie y esté interesado en conocer a fondo la vida de un santo, inevitablemente tiene que recurrir a ellos. En Internet existe muchísima información sobre ellos y su obra.

Tanto las Iglesias Ortodoxas como la Católica, reconocen a todos los santos anteriores al gran Cisma del 1054. A partir de esa fecha y salvo excepciones, que las hay, cada Iglesia reconoce solo a los suyos propios. Cada Iglesia determina a quienes tienen que canonizar y a quienes no. En la Iglesia Católica esa es una labor de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, teniendo la última palabra el Papa, mientras que en las Iglesias Ortodoxas, son los Santos Sínodos de cada una de ellas quienes lo determinan.

Y te decía antes que había excepciones y te pongo sólo dos ejemplos. San Sergio de Radonezh es un santo ortodoxo reconocido por la Iglesia Católica y San Esteban I rey de Hungría es un santo católico canonizado también recientemente por la Iglesia Rusa.
Supongo que llegará un día, cuando la comunión entre las Iglesias sea plena, en que todos sean reconocidos por todos.

Detalle de un icono ortodoxo que representa el Concilio de Nicea.

Pregunta: ¿Me podéis explicar brevemente que es el arrianismo? Muchas gracias desde Colombia.

Respuesta: Muy brevemente. El arrianismo es el conjunto de doctrinas desarrolladas por Arrio, que era un presbítero de Alejandría, así como por algunos de sus discípulos y simpatizantes. Uno de los primeros y probablemente el más importante punto del debate entre los primitivos cristianos fue el tema de la divinidad de Cristo. El arrianismo fue condenado como herejía inicialmente en el Primer Concilio de Nicea y, tras varias alternativas en las que era sucesivamente admitido y rechazado, fue definitivamente declarado como herético en el Primer Concilio de Constantinopla. No obstante, se mantuvo como religión oficial de algunos de los reinos establecidos por los godos en Europa tras la caída del Imperio romano de Occidente.

El arrianismo es definido como aquellas enseñanzas opuestas al Dogma Trinitario determinado en los dos primeros concilios ecuménicos, dogma que es mantenido en la actualidad por la Iglesia Católica, las Iglesias Ortodoxas Orientales y la mayoría de las Iglesias protestantes. Este término también se utiliza en ocasiones de forma inexacta para aludir genéricamente a aquellas doctrinas que expresen la negación de la naturaleza divina de Jesús.

Arrio sostenía que Jesús fue creado por Dios como el primer acto de la Creación, que Jesús fue la coronación gloriosa de toda la creación. Los arrianos opinaban que Jesús fue un ser creado con atributos divinos, pero no divino en y por Sí mismo.
En la Iglesia cristiana primitiva se creía que Cristo había preexistido como Hijo de Dios ya antes de su encarnación en Jesús de Nazaret, y que había descendido a la Tierra para redimir a los seres humanos. Esta concepción de la naturaleza de Cristo trajo aparejados varios debates teológicos, ya que se discutió si en Cristo existía una naturaleza divina o una humana, o bien ambas, y si esto era así, se discutió la relación entre ellas.

“Conversión de Recaredo”, lienzo de Muñoz Degrain. Palacio del Senado, Madrid (España).

Arrio creía que Cristo era una criatura, la primera criatura que había sido formada por el Creador antes del inicio de los tiempos. El decía: “Dios no siempre fue Padre” sino que “hubo un tiempo en que Dios estaba solo y aun no era Padre, pero después se convirtió en Padre”. Por lo tanto, “el Hijo no existió siempre”, pues así como todas las cosas se hicieron de la nada y todas las criaturas y obras existentes fueron hechas, también el Hijo fue hecho de la nada. “Hubo un tiempo en el que no existió”.

Finalmente, en el Primer Concilio de Nicea del año 325 se aprobó el Credo propuesto por Atanasio de Alejandría, y la cerrada defensa de la naturaleza divina del Hijo de Dios hecha por Atanasio consiguió incluso el destierro de Arrio. Cuando éste fue perdonado el año 336, murió en misteriosas circunstancias (probablemente envenenado). La disputa entre partidarios de la Trinidad, arrianos y los llamados “semiarrianos” ” iba a durar durante todo el siglo IV, llegando incluso a haber emperadores arrianos (el propio Constantino I el Grande fue bautizado en su lecho de muerte por el obispo arriano Eusebio de Nicomedia).

Después del Concilio de Constantinopla del año 381, el arrianismo fue definitivamente condenado y considerado como herejía en el mundo católico. Sin embargo, el arrianismo se mantuvo como religión de algunos pueblos germánicos hasta el siglo VI, cuando Recaredo I, rey de los visigodos, se bautizó como católico en el año 587 e impuso el catolicismo como religión oficial de su reino dos años después.

Relicario con el brazo de San Francisco Javier llevado a veneración en la catedral de Pamplona, España.

Pregunta: Buenas tardes, estoy haciendo un estudio sobre San Francisco Javier y sus reliquias. Según tengo entendido, la mayor parte del cuerpo reside en Goa, India y el brazo incorrupto en la iglesia del Gesù en Roma. Me gustaría saber desde cuando este brazo descansa en esta iglesia italiana y por qué está allí y las veces que ha llegado hasta mi ciudad, Pamplona. Tengo entendido que en marzo del 2006 fue la última vez al cumplirse el 500 aniversario de su nacimiento. Gracias por anticipado y enhorabuena por su página.

Respuesta: San Francisco Javier falleció el día 3 de diciembre del año 1552 y fue sepultado en la isla de Xancian cubierto de cal y así estuvo hasta el mes de febrero del año siguiente que fue cuando la nave portuguesa llamada Santa Cruz estuvo en condiciones para poder salir de la isla. Como los miembros de esta nave eran los que habían enterrado el cuerpo del santo cubierto de cal, al exhumarlo quedaron sorprendidos porque el cuerpo estaba incorrupto.
Aunque transportaron el cuerpo nuevamente cubierto de cal, al llegar a Malaca el 22 de marzo de 1553, comprobaron que seguía incorrupto y allí fue enterrado en la iglesia de Santa Maria del Monte. En el mes de diciembre de ese mismo año fue nuevamente desenterrado y llevado hasta Goa, donde llegó el 16 de marzo del año 1554.
Allí, en Goa, fue sepultado y es en el año 1613 cuando fue trasladado a la iglesia del Bom Jesús que es donde actualmente se encuentra.
Aunque el cuerpo del santo permanecía incorrupto es desde entonces cuando empiezan a hacerse visibles algunos signos de deterioro en el mismo muy probablemente por la forma en que era guardado o por las condiciones climáticas de aquella ciudad.

La fama de San Francisco Javier se extendió rápidamente desde el mismo momento de su muerte y se acrecentó por los traslados de un sitio a otro y por las curaciones que a él se le atribuían y es por eso, por lo que no estando aun beatificado, el Papa Paulo V solicitó al Quinto Superior General de la Compañía, Padre Claudio Acquaviva (que gobernó la Compañía de Jesús desde el 19 de febrero del 1581 al 31 de enero de 1615) que se llevase a Roma una reliquia importante de San Francisco.
Llegada la noticia a Goa se dispusieron a cumplirla, pero los cronistas dicen que hubo una serie de temblores y otros signos que daban a entender que esa no era la voluntad de Dios; sin embargo, los jesuitas rogaron al santo que les permitiese cumplir con la orden recibida y el día 3 de noviembre del año 1614 se le cortó el brazo derecho completo: brazo, antebrazo y mano.

Esta reliquia fue traída a Europa por el Padre Sebastián González que era el rector de los jesuitas de Goa y después de una travesía más o menos accidentada, llegó a España y, según tengo entendido, esta es la primera vez que el brazo de San Francisco estuvo en nuestro país. En total ha estado seis veces, la última de ellas, como tu muy bien dices, fue en el año 2006.
Inmediatamente, la reliquia fue llevada a Roma y depositada en un precioso relicario en la Iglesia del Gesù, que es donde actualmente se encuentra. El santo fue beatificado por este mismo Papa Paulo V, el día 25 de octubre de 1619, estando ya la reliquia en Roma.

Existen dos obras muy completas que narran con gran rigurosidad todas las peripecias ocurridas al cuerpo de San Francisco y es de Alexandro Valignano que fue testigo ocular en la segunda mitad del siglo XVI. Existe también una obra muy completa del Padre Georg Schurhammer.

Fotografía del Beato Reginaldo Hernández, revestido de su atuendo dominico.

Pregunta: Soy mexicano y me interesaría saber algo sobre el beato Reginaldo Hernández.

Respuesta: En el libro “Mártires dominicos de la provincia de España en Madrid (1936)” del Padre Felipe M. Castro, se habla extensamente de la vida y martirio del Beato Reginaldo Hernández. Como comprenderás te resumo muy brevemente todo lo relatado en dicho libro.

Él, cuando llegó de México, estuvo en Coria, de allí pasó a Salamanca y de esta ciudad, a Madrid (esto queda probado en la “Positio”). Cuando los frailes, huyendo, se marcharon del convento de Madrid en julio de 1936, Reginaldo, pensando en su condición de estudiante y mexicano y creyendo que no correría peligro, se quedó en el convento, pero eso fue por poco tiempo porque al ver que no era admitido como refugiado en la embajada mexicana, se acogió a la hospitalidad de la familia Reyna, aunque esto también fue inútil pues a los pocos días se presentaron unos milicianos en la casa y él se identificó.
Se lo llevaron y nunca regresó a su convento, ni supieron nada de él sus conocidos, ni la Orden Dominica y ni siquiera se supo nada en México. Se sabe que lo llevaron a la checa de Lista que estaba instalada en el convento de los Jerónimos y se corrió la voz de que por la noche lo habían fusilado, aunque no apareció ningún testigo ocular que presenciara el fusilamiento.

¿Dónde lo asesinaron exactamente? ¿Dónde lo enterraron? No se sabe nada de nada, solo lo que te he dicho antes: nunca regresó a su convento, nunca supieron nada sus conocidos, nunca supo nada la Orden y nunca se supo nada en México.
Después de una serie de investigaciones para comprobar que realmente hubo martirio, su nombre fue incluido en la “Causa General” de los Dominicos constando sus datos entre los folios 215 y 254 de dicha “Causa”. Por eso, la Provincia Dominicana en España, en el Capítulo Provincial celebrado en 1938, lo registró en las Actas Oficiales.
Murió mártir pero no se sabe absolutamente nada más. No te puedo decir otra cosa.

Detalle del Beato José María Scoto en una vidriera del santuario de Tàrrega, España.

Pregunta: Quisiera saber alguna cosa sobre un beato carmelita mártir llamado Gabriel Scoto, pero no encuentro nada. ¿Podéis ayudarme?

Respuesta: El beato Escoto, al tomar el hábito del Carmelo como novicio y siguiendo la costumbre de entonces, cambió su nombre Gabriel por José María y así consta en el elenco de los beatos, por lo cual ese es posiblemente el motivo por el que no encuentras nada sobre él.

Había comenzado su noviciado en Tárega (Lleida) cuando le sorprendió la guerra del 1936. Junto con los otros once religiosos, miembros de aquella comunidad carmelita, fue detenido el 29 de julio y posteriormente fusilado en las afueras de la vecina población de Cervera. Los doce beatos fueron cayendo uno sobre el otro tras ser asesinados; los cadáveres (algún testimonio certificó que algunos aún no habían muerto) fueron rociados con gasolina y quemados. Finalmente, los huesos calcinados fueron esparcidos por los campos de cultivo.

Cuando se volvió a formar una nueva comunidad carmelita en Tàrrega, los hermanos indagaron sobre el lugar del martirio y sobre los puntos en los que podrían haber sido esparcidos los restos de los mártires. En el lugar llamado “Clot dels Aubins” y sus alrededores recogieron los huesos que encontraron y los entregaron al Instituto Anatómico Forense para su análisis e identificación.
Una vez descartados los huesos no humanos, aquellos que de manera científicamente cierta pertenecían a esqueletos humanos (además sólo había huesos pertenecientes a hombres) fueron depositados ante un tribunal eclesiástico en una arqueta con la correspondiente certificación.

Con ocasión de la beatificación, fueron de nuevo examinados ante un tribunal diocesano y se depositaron en una nueva arca-relicario que fue colocada para su veneración bajo el altar de la iglesia de la Mare de Déu del Carme, que había sido reformada con vitrinas de los doce nuevos beatos mártires y con un nuevo altar. Por tanto, existen reliquias (huesos) de los doce beatos carmelitas de la comunidad de Tàrrega, pero no se puede saber a qué mártir pertenecía cada uno de los huesos del relicario.

Imagen de San Expedito venerada en su santuario de Rosario, Argentina.

Pregunta: Paz y bendiciones. Quisiera saber más sobre San Expedito y San Julián, soldados mártires romanos.

Respuesta: San Expedito fue un mártir que pertenece al grupo de los mártires de Mitilene, conmemorados el día 19 de abril. Él, independiente de los otros mártires del mismo grupo, ha gozado de un culto muy popular y difundido aunque desde una época relativamente reciente.
Tanto el Martirologio Jeronimiano como el Martirologio Romano indican sólo el nombre del mártir pero es absolutamente imposible precisar ningún otro dato fiable, ni sobre su vida, ni sobre en qué época vivió y ni siquiera cómo fue martirizado.

El hagiógrafo Delehaye avanzó la hipótesis de que el nombre de Expedito no sea más que una mala interpretación del nombre de Elpidio, otro mártir del mismo grupo de Mitilene, cuyo nombre ha llegado hasta nosotros bajo cinco formas diversas.
Desde la mitad del siglo XVIII, o sea, muy tardíamente, el culto a San Expedito se desarrolló en Sicilia (Messina, Acireale, etc.) y en Nápoles, donde el santo fue proclamado patrono secundario de la ciudad y especialmente venerado por los navegantes y negociantes, como favorecedor de los negocios (!!)
Es también muy venerado en la Alemania meridional.
Su iconografía es muy sugestiva porque se le representa vestido de soldado romano (cosa totalmente ficticia) e incluso a veces, cazando un cuervo. En las manos, normalmente, porta una cruz. Su culto está rodeado de muchas supersticiones.

Y en cuanto a San Julián, tengo que decirte que existen muchos santos de nombre Julián, pero ninguno fue soldado mártir romano. El tema está en que a algunos cuerpos santos extraídos de las catacumbas, les han puesto el nombre ficticio de Julián y los han vestido como si fuera un soldado romano, pero de esos cuerpos santos no se sabe absolutamente nada: ni vidas, ni épocas en que vivieron, ni qué profesiones tenían, ni cómo fueron martirizados… nada de nada. Lo siento, pero no puedo darte más detalles.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Francisco Javier, misionero jesuita

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Francisco Javier ante la Virgen. Óleo de Michel Corneille, siglo XVII. Orléans (Francia)

Francisco de Jasso y Azpilicueta nació en el Castillo de Javier, en Navarra, el día 7 de abril del año 1506 y era el sexto hijo de Juan de Jasso y María de Azpilicueta. Su padre realizaba sus actividades políticas en Pamplona y diplomáticas en Castilla y Francia.

Ante una gran imagen de Cristo existente en la capilla del Castillo, desde niño, Javier acostumbró a rezar así como a cantar diariamente la Salve ante una imagen de Nuestra Señora de Javier, cosas que le inculcó su madre ya que su padre casi siempre estaba ausente. Su hermana Magdalena marchó al convento de  las clarisas de Gandia.

En el año 1516, teniendo el niño diez años de edad, Navarra se sublevó contra Castilla por lo que los hermanos Miguel y Juan tuvieron que marchar a la guerra apoyando a los reyes navarros. Como vencieron los castellanos, el cardenal Cisneros ordenó derribar todos los castillos navarros, incluido el de Javier, usurpándoles además  todas sus tierras Su padre muere cuando Javier tiene nueve años de edad.

Él había estudiado gramática y latín con el capellán del Castillo, aunque después siguió sus estudios en Sangüesa y Pamplona. Era un joven jovial, alegre y afable que tenía ganas de ir a estudiar a la universidad y por eso, con diecinueve años, atraviesa los Pirineos y marcha a la Universidad de la Sorbona, en París. En la capital francesa vivió en el colegio de Santa Bárbara. Allí, se levantaba a las cuatro de la mañana y la primera clase la tenían a las cinco, sentados en el suelo y bajo la luz de un candil. Posteriormente, misa y desayuno y de ocho a diez de la mañana, la clase principal y una hora de ejercicios físicos. Comían a las once disfrutando posteriormente de un breve recreo y de tres a cinco de la tarde, vuelta a clases. Cena a las seis de la tarde y a las nueve de la noche, silencio y a dormir. Era un horario espartano.

Como los martes y jueves les daban como una especie de vacaciones, se dedicaba a hacer deportes. Se escapaba de noche buscando aventuras, aunque de mayor confesó que nunca había pecado. Compartía habitación con el Beato Pedro Fabro, que le aconsejó y llevó por el buen camino y en París conoció a San Ignacio de Loyola, que siempre iba montado en un borrico, cargado de libros y que cojeaba un poco. Ignacio ya había escrito en Manresa el libro de los ejercicios espirituales y vivía en un hospital, de limosnas. Posteriormente entró en la universidad para estudiar filosofía y se alojó en la habitación de Javier y de Fabro (tres santos juntos).

Castillo de Javier, Navarra (España), donde nació y pasó su infancia el Santo.

Javier, en principio rechazó a Ignacio porque había combatido contra sus hermanos, pero como estos no le enviaban dinero a Javier, Ignacio compartía con él sus limosnas. De esa manera, se atrajo a Javier. Javier obtuvo una cátedra e Ignacio se dedicó a buscarle muchos y buenos alumnos, pensando: “Si gano a Javier, gano a medio mundo para Cristo” Acostumbraba a decir: ¿Qué le aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? Y Javier le escuchaba con disgusto aunque le preguntó: ¿Qué hago? “Haz los ejercicios espirituales” Durante cuarenta días, Javier los hizo bajo la dirección de Ignacio y se convirtió. En París estuvo once años.

El 11 de agosto de 1534, Ignacio, Javier, Laínez, Salmerón, Bobadilla, Simón Rodríguez y Pedro Fabro, van a la capilla de Montmatre. Allí, Pedro Fabro celebró la Santa Misa y todos al unísono hicieron votos de castidad, pobreza e ir a Tierra Santa. Había nacido la Compañía de Jesús. Deciden ir a Italia y primero paran en Venecia en el año 1537. Vestían sotana, llevaban un rosario al cuello y un morral con el breviario y la Biblia.  Sirven a los enfermos en un hospital llegando él a decir: ”Hacíamos las camas, barríamos los suelos, fregábamos los utensilios, atendíamos día y noche a los enfermos y enterrábamos a los muertos”.

Ese mismo año, Ignacio los envía a Roma con la intención de recibir la bendición del Papa y marchar luego a Tierra Santa. Pasaron por Ancona donde tuvieron que empeñar el breviario para poder comer, visitaron el Santuario de Loreto y vieron al papa Paulo III. El papa les propuso una disputa teológica y quedó entusiasmado con ellos, les dio sesenta ducados para el viaje a Tierra Santa, les concedió ser ordenados sacerdotes y así, con treinta y un años de edad recibió el Sacramento del Orden en Venecia el día 24 de junio de 1537. Se cuenta de él que estando celebrando Misa un día en Bologna, entró en éxtasis, por lo que el monaguillo tuvo que tirarle de la sotana.

Primitivo sepulcro del Santo en Goa.

Entre los años 1538-1540 estuvo de nuevo en Roma acompañando a Ignacio. Allí, el embajador de Portugal Don Pedro Mascareñas les pidió en nombre del rey Juan III de Portugal que enviasen a seis misioneros a la India. Ignacio envió a Javier y a Simón Rodríguez, los cuales pidieron su bendición al papa y se marcharon con el embajador hacia Lisboa. Allí llegaron agotados invitándoles el rey a palacio, pero ellos decidieron marchar a un hospital y comer de limosnas; predicaban, confesaban y así hasta el día 7 de abril del año 1541, en el que se embarca y zarpa hacia la India acompañado de Mansillas y Camerino.

Marchan bordeando el continente africano y como se corrompió el agua que llevaban en el barco, enfermó la tripulación y ellos se dedicaron a atender a los enfermos y confesar a los moribundos. Estuvieron parados cuarenta días en el golfo de Guinea a causa de una calma chicha, declarándose la peste en el barco y aunque se contagió, siguió cuidando a los enfermos. Cuando volvió a soplar el viento, rodearon el cabo de Buena Esperanza y desembarcaron en Mozambique, donde se curó y se embarcó de nuevo llegando a Melinde y a la Isla Socotora. Allí se dedicó a predicar pues los sacerdotes que estaban eran analfabetos, a bautizar y llegó incluso a querer quedarse allí, en África, pero volvió a embarcar y marchar hacia la India, llegando a Goa (gobernada por los portugueses) la noche del 6 de mayo del año 1542. Él dice: “Era de noche cuando la nave enfiló la bahía de Goa”. El viaje había durado trece meses.

Goa era como Babilonia, un mundo pagano y sensual donde los portugueses estaban amancebados con las nativas. Visitó a obispo de Goa, Don Juan de Alburquerque y le mostró las Bulas del Papa que le nombraba su Delegado. Con humildad, se sometió al obispo y se hicieron amigos. Allí, atendía a los leprosos, dormía en el hospital, visitaba diariamente la cárcel y catequizaba en todo momento. Cinco meses estuvo en Goa y lo cambió: abrió escuelas, se instauró la práctica de los sacramentos y fue rector del seminario para el clero indígena.

Brazo incorrupto del Santo. Iglesia del Gesù, Roma (Italia).

Finalmente, partió de Goa camino del Japón; pasó por Cochin, llegó a Tuticorin y estuvo en la Pesquería evangelizando en zonas pantanosas, curando enfermos, evangelizando a los pescadores de perlas, atrayéndose a los niños a los que bautizaba, se ganó a los gurús y a los bramanes, atendía especialmente a los parias (como después hiciera la Madre Teresa) e hizo numerosos milagros contrastados. Un ejemplo: En Mután murió un niño y lo llevaban a enterrar acompañándolo su madre llorando. Ordena parar el cortejo y le dice al niño que se levante. El niño resucita y se lo entrega a su madre. Otro ejemplo: ordenó abrir la sepultura de un muerto y este salió vivo del sepulcro.

Estuvo en Ceilán, en Santo Tomé y en Malaca. Se cuenta una anécdota, al menos curiosa. Navegando de un sitio a otro, se levanta una tormenta y él echa al mar un crucifijo atado con una cuerda. La cuerda se rompe, el crucifijo desaparece y el mar se calma. Cuando llegan a la orilla un enorme cangrejo le traía el crucifijo.

Vuelve a Goa en 1548 y de nuevo se pone en marcha hacia Japón. Navegaba en un barco muy pequeño. Se levanta una gran tempestad por lo que tienen que dirigirse a un puerto de China. Desde otro barco les avisan de que aquello estaba lleno de piratas, vuelven atrás y un fuerte viento los lleva al Japón. “Ni el demonio ni sus ministros pudieron impedir nuestra venida”.

Todos sabemos que Japón es un archipiélago volcánico y que sus principales religiones son y eran el shintoismo y el budismo. El 15 de agosto de 1549 llegó a Kangoshima, en la isla de Kyusin y se hospedó en casa de Pablo de Santa Fe; se dedicó a predicar y se corrió la voz de que había llegado un bonzo extranjero. Marcho a Yamaguchi, de allí a Meaco, en Kyoto y de nuevo vuelve a Yamaguchi, siempre predicando, dando clases y enseñando a leer y escribir, curando enfermos y asentando a las comunidades cristianas. En Yamaguchi lo recibe el rey local (el mandamás) y le regala un clavicordio, un reloj, un arcabuz, dos pares de gafas, jarros de cristal y finas telas; el lo rechaza todo y solo pide permiso para predicar. Dice:”mientras en la India pescaba almas con una red, en Japón las pesco con anzuelo”. Se convertían muy pocos y el vuelve a decir:”El japonés se convertirá si el misionero practica lo que predica”.

Decide marcharse de nuevo a la India (1551) para hacer nuevos proyectos. Llega a Sanchón y se embarca hacia Malaca y a finales de enero del 1552 llega a Goa arregla unos asuntos y vuelve a Malaca. Llega nuevamente a Sanchón (1552) -¡ya estaba a diez kilómetros del continente chino!- cerca de Cantón. Construye una casa de adobe y paja para predicar y decir misa, pero cogió una pulmonía y enfermó gravemente. Antonio el chino, compañero suyo, escribe :”Se desmayó, le vinieron grandes delirios, rezaba a la Virgen y en cuanto ví esto me pareció que Nuestro Señor se lo quería llevar presto. Yo me preparé para velarle aquella noche del viernes al sábado. Y estando él con los ojos puestos en el crucifijo, al romper el alba, vile hacer un movimiento extraño y poniéndole una candela en la mano, estando yo solo con él, se durmió en el Señor”. Era el 3 de diciembre de 1552, en Sanchón (China) solo a diez kilómetros del continente. Tenía cuarenta y seis años de edad.

Cuerpo incorrupto del Santo. Iglesia del Bon Jesús, Goa.

Los portugueses lo metieron en un ataúd con cal para que se pudriera y al pasar tres meses lo desenterraron: estaba fresco, como dormido. Lo metieron en otra caja y lo llevaron a Malaca y de allí a Goa y desde el año 1554 su cuerpo incorrupto, casi integro, está sepultado en la Iglesia del Bon Jesús. Pero algunas reliquias se repartieron por todo el mundo. Un brazo incorrupto está en la Iglesia del Gesù en Roma (Italia) y reliquias menores en el Castillo de Javier (Navarra), Isola della Scala, Verona (Italia), Macao, Jaro (Filipinas), Imola, Bologna (Italia) y otros lugares.

El Papa Pablo V lo beatificó el día 25 de octubre de 1619 y fue canonizado por el Papa Gregorio XV el día 12 de marzo de 1622 junto con San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús, San Isidro Labrador y San Felipe Neri. Benedicto XIV, en el año 1748 lo declaró patrono de Oriente, San Pío X, en el año 1904 lo nombró patrono de la Obra de la Propagación de la Fe y en 1927, el Papa Pío XI lo nombró patrono universal de las misiones.

Lo escrito por San Francisco de Javier se ciñe en la correspondencia que mantuvo con sus compañeros y responsables de evangelización, aunque también existen algunos pequeños escritos de catequesis, como “El pequeño catecismo”, “El gran catecismo” y “Las instrucciones para los catequistas de la Compañía de Jesús”. Como apóstol de Las Indias lo han inmortalizado los más importantes pintores y escultores: Murillo, Goya, Luca Giordano, Rubens, etc.

Perteneció al grupo fundador de la Compañía de Jesús, fue colaborador de San Ignacio de Loyola, ejemplo de absoluta entrega misionera, un modelo de sinceridad, decidido a predicar la fe de Cristo en Europa, África y Asia, constante en el trabajo, optimista, amable y cariñoso con los humildes pero enérgico con los engreídos, fidelísimo a su vocación, jovial, amable, humilde, tranquilo y piadoso, obediente a sus superiores, extremadamente pobre y tenía absoluta y plena confianza en Dios.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es