Venerable Galileo Nicolini

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ilustración contemporánea del Venerable, en su hábito de pasionista.

El Martirologio Romano contiene muchos santos y beatos que han dado gloria al Santo Nombre de Jesús, testimonios de su amor entre los hombres. Entre ellos, ninguno se llama Galileo, pero la Iglesia espera que un hijo suyo, nacido en Capranica (Viterbo) en el año 1882, pueda pronto subir al honor de los altares.

El nombre Galileo deriva del hebreo: Galil y significa “alrededor, de la región”. Este nombre nos trae a la mente al gran padre de la ciencia moderna Galileo Galilei, nacido en Pisa el día 15 de febrero del año 1564 y muerto en Arcetri (Firenze), el día 8 de enero de 1642: físico, filósofo, astrónomo, matemático, un genio de la ciencia.

Pero el nombre Galileo nos recuerda también la región en la que vivió Jesucristo: Galilea. Con el sobrenombre de “el Galileo”, es llamado Jesús en el famoso díalogo entre el apóstol San Pedro y sus acusadores, según nos narra el Evangelio de San Mateo: “Pedro estaba sentado fuera en el patio y se le acercó una criada diciendo: Tú también estabas con Jesús el galileo. Pero él lo negó delante de todos diciendo: No sé lo que dices. Saliendo él a la puerta, le vio otra y dijo a los que estaban allí: También este estaba con Jesús el nazareno. Pero él juró otra vez negándolo: No conozco a ese hombre. Un poco después, acercándose los que por allí estaban, dijeron a Pedro: Verdaderamente también eres tu de ellos, porque aun tu manera de hablar te descubre. Entonces él comenzó a maldecir y a jurar: No conozco a ese hombre. Y enseguida cantó el gallo. Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente” (Mateo, 26, 69-75).

El nombre Galileo quiere llamarnos a la devoción al Santo Nombre de Jesús, que en la tradición cristiana no está muy difundido, excepto con las palabras de: Jesús, Salvador o solo Galileo. Ya sabemos que el día de la onomástica de todos los que llevan ese nombre es el 3 de enero: El Santo Nombre de Jesús, aunque su memoria es opcional en el rito romano. Esto es lo que dice ese día el Martirologio Romano: ”Santo Nombre de Jesús, el único ante el cual, en el cielo, en la tierra y bajo la tierra, toda rodilla se dobla para gloria de la Divina Majestad”.
Pero retornemos al único testimonio de santidad que ha llevado este nombre: Galileo Nicolini.

Estampa devocional del Venerable.

Vida del Venerable Galileo Nicolini
El Venerable Galileo Nicolini, novicio pasionista muerto en olor de santidad en el noviciado del Monte Argentario (Grosseto), el día 13 de mayo del año 1897, sintió la llamada a la vida pasionista desde el momento en el que hizo su Primera Comunión.
Era un joven valiente, ingenioso, mandón, de fuerte carácter pero muy razonable y alegre. A los ocho años de edad reprochó a un invitado que estaba almorzando en su casa y que hablaba mal de la Iglesia: se subió sobre una silla y muy seguro, le dijo: “Usted es un maleducado, porque hace este comentario en nuestra casa conociendo cual es nuestra fe”.

Había nacido el 17 de junio del 1882 en Capranica (Viterbo). A los cuatro años entró en la escuela y con solo cinco años hacía de secretario de su padre, escribiendo al dictado sus cartas de negocio. En dos años, superó cuatro cursos. Para los exámenes de tercero fue enviado a la Real Escuela de Viterbo: admiración y estupor sintieron los profesores a la vista de su excelente preparación.
Y descubre que “Jesús escondido” en el Tabernáculo se entretiene con él en largos coloquios.

Con seis años de edad, comienza a confesarse, teniendo como director espiritual al docto franciscano Padre Ahern. Lee libros de intensa vida espiritual y plantea preguntas sorprendentes y profundas. En febrero de 1894, los padres pasionistas fueron a predicar una misión a la parroquia de Capranica. Galileo se entusiasma: aquellos misioneros vestidos de negro, con el Corazón de Jesús y el signo de su Pasión sobre el pecho, lo fascinan. El 26 de agosto de aquel año recibe su Primera Comunión en la iglesia de los Pasionistas en Vetralla y para prepararse, estuvo diez días de retiro con los religiosos, participando con ellos en sus oraciones y en su vida de comunidad. Cuando vuelve a Capranica ha comprendido que su verdadera familia será la de los Pasionistas.

Todos los días medita sobre la Pasión de Jesús; se acerca a menudo a la confesión y a la comunión y los frutos son evidentes incluso en su apariencia exterior. Ser religioso y sacerdote pasionista se convierte en su único deseo. Su confesor lo invita a hacer una novena al Espíritu Santo a fin de eliminar cualquier duda; el niño, aunque está seguro de la llamada de Dios, lo obedece.
Cuando se lo dice a sus padres, la madre queda sorprendida y perpleja, pero el padre se opone. Y los pasionistas aun no lo aceptan porque solo es un niño y no aceptan a estudiantes menores de catorce años de edad. Los padres tenían destinado hacer de él un ingeniero, un futuro dirigente de su empresa. Pero Galileo, sufre y ruega, decidido a seguir su camino. A causa del dolor, pierde el apetito y se desmorona a la vista de todos, pero se encomienda a la Madre de Dios. Por fin, un día le dice su padre: “Si para esto has sido llamado, yo mismo me encargaré de arreglarlo todo”.

Lienzo contemporáneo del Venerable.

El día 5 de marzo de 1895 entra en el Seminario de Rocca di Papa (Roma) donde otros muchachos como él, se preparan para la vida religiosa. A él le parece que está tocando el cielo con los dedos. Se siente ya en el cielo y le escribe una carta a su familia: “No dejo de darle gracias a Dios, que se ha dignado dirigir su mirada sobre mi con suma amabilidad. Estamos aqui en un pequeño paraiso en la tierra”. Está en buen estado de salud y tranquiliza a los suyos: “Estoy más alto y he puesto diez kilos”.
En el seminario está el joven de siempre y toma como modelo a San Gabriel de la Dolorosa (1838-1862), afirmando: “Quiero hacerme santo como él”.

Transcurridos trece meses en Rocca di Papa, pudo entrar en el noviciado de Lucca, desde donde escribe a sus padres: “Desde hace tiempo deseaba ser enviado al noviciado. Por fin estoy satisfecho y siento un grandísimo placer”. El 9 de julio de 1896 viste el hábito pasionista y aunque cambió su nombre, todos continuaron llamándolo Galileo, porque era el más pequeño de la Congregación y aquel nombre tan raro les hacía pensar en Jesús.

El maestro de novicios, el Siervo de Dios Padre Nazareno Santolini, dice maravillado: “Apenas lo conocí, vi en él a una perla preciosa que me había sido confiada por Dios y yo me sentía afortunado por tenerlo entre mis alumnos”. Admira en él su gran madurez de comprensión y su espíritu fuerte y feliz: de niño tiene solo la ingenuidad y la simplicidad. En el noviciado escribe un día: “Para tener la paz del corazón y gustar del Paraiso en la tierra, deseo vivir en continua obediencia, renunciando a mi propia voluntad para conformarme a la voluntad de Dios”.

Pero el señor tenía otros designios para el joven Galileo. En la mañana del 27 de febrero de 1897 (hoy festividad de San Gabriel de la Dolorosa), Galileo al levantarse sintió que la sangre se le venía a la boca. Estaba afectado de tuberculosis. El General de los Pasionistas, el beato Bernardo Silvestrelli, que tenía grandes proyectos para Galileo, informado de su enfermedad, deseó enviarlo a casa por un corto espacio de tiempo esperando el milagro de que se curase con “el aire de su pueblo”, pero Galileo se niega porque quiere morir con sus hermanos. Sin embargo, si acepta marchar al Monte Argentario, que era la primera casa abierta por el fundador de los Pasionistas, San Pablo de la Cruz.

Todos rezaban por su curación y a instancia de los superiores, comenzaron una novena a Nuestra Señora. Galileo, por su parte, rogaba de esta manera: “Madre mía, yo estoy muy enfermo y nadie puede curarme sino Tú. Cúrame si es para la mayor gloria de Dios y para el bien de mi alma”.
Los hermanos se alternaban junto a su lecho, que se había convertido en un altar, para ayudarlo. El hijo más joven de la Congregación se estaba muriendo como mueren los santos, ofreciendo a todos un ejemplo de resignación y de perfecta alegría.

Ilustración actual al estilo "manga" del Venerable.

Un día susurra: “El sufrimiento por amor no es doloroso / que si al padecer se siente / amable lo hace el puro amor”. Padecer por amor es su secreto, es el secreto de los santos. Ve a su madre y con un permiso especial del superior general emite su profesión religiosa “in articulo mortis” ofreciendo a Dios los tres votos de castidad, pobreza y obediencia. Ya es religioso Pasionista.
Galileo recibió el Santo Viático y a continuación extendió los brazos hacia arriba, sosteniendo en su mano derecha un medallón de la Virgen y sonriendo. Son las tres del día 13 de mayo de 1897. Ha vivido solo catorce años, diez meses y veintiseis días.

El 27 de noviembre del año 1981, el papa San Juan Pablo II reconoció la heroicidad de sus virtudes cristianas y lo declaró Venerable. Ahora la Iglesia espera un milagro para poderlo beatificar. El Siervo de Dios Luis Olivares, obispo de Nepi y Sutri, que era la diócesis de Galileo, lo define así: “Es otro Domingo Savio, ambos son niños santos”.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es