Santas de nombre Genoveva (Ginebra)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional británica de Santa Genoveva de París.

Estampa devocional británica de Santa Genoveva de París.

El nombre tiene orígenes literarios, habiéndose extendido durante la Edad Media con la aparición de las aventuras del rey Arturo. Deriva del nombre de una deidad céltica, que a su vez deriva del normando Gwenhwyar, que tiene el significado de “resplandeciente entre los elfos”. El nombre fue tomado por Chrétien de Troyes, que se lo dio al famoso personaje de la esposa del rey Arturo. él lo traduce al francés antiguo, transformándolo en Guenievre, del que deriva el italiano y el español Ginebra. En la versión anglosajona de esta leyenda, aparece la variante Guinivere. Otros significados atribuidos a este nombre son “tejedora” – también derivado del celta -, y “onda blanca”.

Santas de nombre Genoveva
No existe actualmente ninguna santa que se llame Ginebra y es porque el nombre de Genoveva deriva de la misma raíz; generalmente su onomástica se celebra el día 3 de enero, día dedicado a Santa Genoveva de París.

Santa Genoveva de París; Nanterre, 422 – París 3 de enero del año 512. Es venerada en la Iglesia católica como santa y patrona de la ciudad de París y de la policía. Su culto fue redescubierto también por las Iglesias Ortodoxas en Occidente.

El día 3 de enero, el Martirologio Romano (M.R.) dice: “En París de Francia, la deposición de Santa Genoveva, virgen de Nanterre, que a los quince años, invitada por San Germán obispo de Auxerre, tomó el velo de las vírgenes, confortó a los habitantes de la ciudad que estaban aterrorizados por las incursiones de los hunos y socorrió a sus conciudadanos en tiempos de carestía”.

Estampa devocional italiana de Genoveva de Brabante, perteneciente a la serie del ilustrador Alberto Boccali ("Bertino").

Estampa devocional italiana de Genoveva de Brabante, perteneciente a la serie del ilustrador Alberto Boccali (“Bertino”).

Santa Genoveva de Brabante. Existen cuatro relatos escritos en latín que tratan sobre Genoveva y todos ellos están fundamentados en un modelo común: una mujer inocente (esposa de Sigfrido, conde palatino), seducida por el maestro de la corte, calumniada por su seductor y víctima de un castigo inicuo: abandonada con su niño. Existe también la cierva que le proporciona la leche y la batida de caza que lleva al descubrimiento de quien ha sido abandonada.

Los acontecimientos históricos de Genoveva se acercan a los de María de Brabante, consorte de Luís II, duque de Baviera, castigada por un presunto adulterio acaecido en Mangeistein en el año 1256. Desde el punto de vista arqueológico, se encuentran trazas de su culto en la capilla de Fraukirch, cerca de Thür y recientes excavaciones realizadas en el año 1951, han descubierto una sepultura, que se piensa que sea la de Genoveva. Se cuenta que el marido, durante una batida de caza, encontró la prueba de su inocencia. El culto a esta Santa Genoveva de Brabante no es oficial, aunque desde el siglo XVII es venerada como santa el día 18 de enero.

Santa Genoveva Torres Morales, Fundadora de la Congregación de las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Santos Ángeles. Nació en el año 1870 en Almenara y murió en Zaragoza el día 5 de enero de 1956. Su canonización fue en el año 2003. El Martirologio Romano la recuerda ese día: “En Zaragoza de España, Santa Genoveva Torres Morales, virgen, que puesta a prueba desde su juventud por las durezas de la vida y afectada de mala salud, fundó la Congregación de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Santos Ángeles para la asistencia de las mujeres”.

Fotografía de Santa Genoveva Torres Morales revestida con el hábito de su fundación.

Fotografía de Santa Genoveva Torres Morales revestida con el hábito de su fundación.

Beata María Genoveva Meunier (Constanza), carmelita descalza. Nacida en 28 de mayo de 1765 en Saint-Denis y muerta en París el 17 de julio de 1794. Forma parte del grupo de las Carmelitas de Compiègne, beatificadas en el año 1906. El Martirologio Romano la recuerda el 17 de julio: “En París, Francia, la beata Teresa de San Agustín (Marta Magdalena Claudina), Lidoina y quince compañeras, vírgenes del Carmelo de Compiègne y mártires, que durante la Revolución Francesa fueron condenadas a muerte por haber observado fielmente la disciplina monástica y, junto al patíbulo, renovaron las promesas de fe del Bautismo y los votos religiosos”.

Beata María Genoveva Josefina Ducrez (Maria Luisa de San Francisco), religiosa ursulina de Santa Ángela de Merici. Nacida el 27 de septiembre de 1756 en Condé y muerta el 17 de octubre de 1794 en Valenciennes. Forma parte del grupo de las Ursulinas de Valenciennes, beatificadas en el año 1906. El Martirologio Romano la recuerda el 17 de octubre: “En Valenciennes, en Francia, la beata Natalia de San Luís (Maria Luisa Josefa)Vanot y cuatro compañeras, vírgenes de la Orden de las Ursulinas y mártires que, condenadas a muerte durante la Revolución Francesa por odio a la fe católica, subieron al patíbulo cantando el salmo Miserere”.

Beata María Genoveva de la Foresterie, seglar de la diócesis de Angers. Nacida el 3 de enero del año 1741 en Lyon-d’Angers; muerta el 16 de abril de 1794 en Avrillé. Formó parte del grupo de los mártires de Angers, beatificados en el 1984. El Martirologio Romano la recuerda el día 1 de febrero: “En Francia, la pasión de la Beata Maria Ana Vaillot y cuarenta y seis compañeras mártires; adquirieron la corona del martirio durante la Revolución Francesa”.

Monumento a la Venerable Genoveva de Troia.

Monumento a la Venerable Genoveva de Troia.

Venerable Genoveva de Troia, seglar de la diócesis de Foggia. Terciaria franciscana. Nacida en Lucera (FG), el 21 de diciembre de 1887 y muerta en Foggia el día 11 de diciembre del 1949. fue declarada Venerable en el año 1992.

Sierva de Dios Genoveva de Trudaine, viuda Quarré de Chelers, seglar de la diócesis de Arras. Nacida en París en el año 1744 y muerta en Arras el día 15 de mayo de 1794. Forma parte del grupo de mártires en curso de canonización de las diócesis de Arras y Cambrai.

Sierva de Dios Genoveva Bárbara Goyon, monja dominica. Nacida en París en el año 1717 y muerta en París el 1 de mayo de 1794. Forma parte del grupo de mártires de las diócesis de París y Montpellier en curso de canonización.

Damiano Grenci

Bibliografía y fuentes:
– AA. VV. de newsaints.faithweb.com
– AA. VV., Enciclopedia dei Santi “Bibliotheca Sanctorum”, 12 voll., Città Nuova, 1990
– C.E.I., Martirologio Romano, Libreria Editrice Vaticana, 2007, pp. 1142
– Damiano Marco Grenci, collezione privata di immaginette sacre, 1977 – 2008
– Sitio web de Wikipedia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Genoveva de París

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura decimonónica de la Santa en la fachada de la iglesia Saint-Étienne-du-Mont, París (Francia).

Pregunta: Genoveva es un nombre bonito y es el que me pusieron mis padres cuando me bautizaron. La verdad es que estoy orgullosa de él pero tengo que reconocer que se muy poco de mi santa protectora. He oído algo sobre Santa Genoveva de Brabante, pero yo celebro mi onomástica el día 3 de enero y esa santa no aparece en el calendario, sino que la que aparece es una que se venera mucho en París. ¿Me podríais contar algo sobre ella?

Respuesta: Genoveva, lo haremos con muchísimo gusto, pero quiero aclararte antes que Genoveva de Brabante no está considerada oficialmente como santa. Ya nos hicieron en tiempo esa pregunta, que se contestó de inmediato al preguntante, aunque aún no hemos publicado dicha contestación, cosa que haremos cuando el planning del blog esté algo más descargado. Pero, vaya, sobre tu santa patrona si que podemos decir algunas cosas, aunque empecemos diciendo que sobre su vida han discutido muchísimos los hagiógrafos de todos los tiempos.

Existe una “Vita Genovefae” cuyo autor dice haberla escrito dieciocho años después de la muerte de la santa, o sea, que si Santa Genoveva murió en el año 502, esta “Vita” pudo haberse escrito en el 520. Si esto es así, se trataría de uno de los más raros documentos que nos han llegado del siglo VI, anterior incluso a la “Historia francorum” de San Gregorio de Tours.
Esta “Vita” contiene algunos detalles sobre los primeros reyes merovingios que no se encuentran en ningún otro documento e incluso proporciona algunos datos sobre las condiciones de la antiquísima Lutecia (actual París) antes de que el rey Clodoveo la hiciera capital de su reino. Por todo esto, existen razones más que suficientes como para prestarle nuestra atención a esta biografía de Santa Genoveva.

Sin embargo, B. Krush dice que ese documento no es del 520, sino que fue escrito en el año 787, o sea, casi tres siglos más tarde y que ya solo por este hecho, le resta parte de su valor histórico; lo contrario piensa Godofredo Kurth, que da gran valor a esta “Vita”. Este es solo un ejemplo de lo que dije al principio: sobre su vida, han discutido mucho los hagiógrafos e historiadores de todos los tiempos.

Pero “pasando” de muchas de estas controversias, digamos al menos solamente dos cosas: Primera, que el autor de esta “Vita” cree fervientemente en la misión que el Papa San Clemente I confió a San Dionisio obispo de Lutecia y aunque es a partir del siglo VIII cuando aparecen estos datos en otros documentos, ya en esta “Vita” se habla de ello. Las investigaciones más recientes y creíbles demuestran que las relaciones entre Dionisio y Clemente eran mucho más antiguas y se confirman desde finales del siglo V y principios del VI como lo indica esta biografía de Santa Genoveva. Esto ratifica que el documento es del año 520.

La Santa niña es consagrada y bendecida por San Germán. Pintura de Puvis de Chavannes, siglo XIX.

Y segundo, que este documento proporciona datos muy extraños sobre Clodoveo y sobre Lutecia. Dice que Childerico residía en la ciudad mientras que cuando se habla de él se hace como rey de Tournai. Por un lado dice que él ordena cerrar las puertas de la ciudad que estuvo sitiada durante diez años, pero esto parece inexacto porque, aunque sobre el reinado de Childerico se sabe muy poco, lo poco que se sabe no concuerda del todo con esto, aunque bien es verdad que si Childerico combatió en el Loira en el año 469, esto no hace imposible el que posteriormente hubiese batallado en Lutecia. Existen estas dudas, pero al menos esto que he dicho es lo que interpreta el historiador Marc Bloch.

Hechas estas salvedades, digamos que la “Vita Genovefae” es merecedora del respeto de los historiadores, aunque esto, evidentemente no excluye cierta cautela derivada de las torpezas en la redacción, cosa habitual en los antiguos hagiógrafos.
Se dice que nuestra santa nació en el año 422 en el pueblecito de Nanterre, situado a unos doce kilómetros de Lutecia. Su padre era romano y su madre era griega.
Por expreso deseo suyo, con sólo seis años de edad, fue consagrada a Dios por San Germán de Auxerre, que era un delegado del papa San Celestino y que iba camino de Inglaterra con la intención de combatir el pelagianismo, que era una de las herejías de la época.

Con quince años de edad es consagrada definitivamente al Señor por parte del obispo Vilico que la había incluido en un cierto grupo de vírgenes cristianas. Estas vírgenes, sin embargo, no eran monjas en sentido estricto y aunque tomaban el consabido velo, vestían normal pero decentemente y seguían viviendo cada una en su casa.
Después de la muerte de sus padres, Genoveva se fue a Lutecia a vivir con su madrina y al estilo en que lo hacían los padres del desierto, se dedicó a practicar un riguroso ayuno: comía solo el jueves y el domingo y desde la fiesta de la Epifanía hasta el Jueves Santo permanecía recluida en su habitación.

En el año 447, San Germán de Auxerre, que estaba de vueltas de Inglaterra, llegó a París y fue a visitar a su casa a la joven virgen Genoveva y es a partir del año 451, teniendo ella solo veintiocho años de edad, cuando comprobamos que Genoveva se involucra en grandes cuestiones políticas.
Cuando en ese año, el avance de los Hunos comandado por Atila se acerca a Lutecia (París), ella se dedica a combatir el pánico de los parisinos, rogándoles que no se marcharan de la ciudad, animándoles a combatir contra los atacantes. Las mujeres se dejaron convencer, pero los hombres, enfurecidos, quisieron tirarla al río Sena, de lo que se libró gracias a San Germán. De ella son las célebres palabras: “Que los hombres huyan, si lo desean, si no son capaces de luchar más. Nosotras, las mujeres, rogaremos tanto a Dios, que Él atenderá nuestras súplicas”. El pueblo permaneció en la ciudad y efectivamente, Lutecia (París) se salvó.

Miniatura gótica de la Santa en el Misal de Evreux (s.XV).

Desde entonces, Genoveva fue una heroína incluso ante el rey Childerico pues una vez logró convencerle de que les perdonase la vida a algunos prisioneros a los que el rey había ordenado ejecutar. En otra ocasión, durante un asedio a la ciudad, ella se dedicó a combatir el hambre trayendo el grano de trigo con un barquito desde Arcis-sur-Aube.
Todos estos actos no nos deben hacer olvidar la misión esencialmente religiosa a la que se dedicó la santa: hizo construir una iglesia sobre la tumba de San Dionisio (estamos hablando de la iglesia de Saint Denis de l’Estrée, que duró hasta después de la construcción de la Abadía de Saint Denis que, como sabemos, fue obra de Dagoberto). Asimismo peregrinó a Tours para visitar la tumba de San Martín.

Después de la muerte de Childerico en el año 481, Santa Genoveva mantuvo con su hijo Clodoveo I la misma cordialidad que había mantenido con el padre, obteniendo en numerosas ocasiones que les perdonase la vida a sus prisioneros y convenciéndole para que erigiese algunas iglesias.
Santa Genoveva murió el día 3 de enero del año 502 con ochenta años de edad. Sobre su tumba, inmediatamente se construyó un pequeño oratorio de madera. Más tarde, Clodoveo ordenó construir sobre ella una gran basílica, en la cual él mismo fue sepultado así como la reina Santa Clotilde. Esta basílica que primitivamente fue dedicada a los príncipes de los apóstoles, posteriormente se dedicó a ella. Con el paso de los siglos esa iglesia fue reconstruida y se convirtió en meta de numerosas peregrinaciones.

Durante la Revolución Francesa, las reliquias de Santa Genoveva fueron profanadas; fundieron el ataúd y quemaron los restos que fueron esparcidos por el río Sena, aunque algunas pequeñas porciones pudieron salvarse. Convirtieron la basílica en un panteón laico dedicado a las glorias de Francia.
Estas reliquias salvadas, actualmente se veneran en la iglesia de Saint-Etienne-du-Mont, en París. Santa Genoveva es la patrona de París y su culto está muy extendido por toda Francia. Su festividad se celebra el día 3 de enero, o sea, mañana.

El culto tributado a esta santa es casi exclusivamente francés y muy especialmente, parisino y es por eso por lo que las obras de arte dedicadas a ellas son casi exclusivamente francesas.
Hasta el siglo XVI se le representaba vestida de joven noble, llevando en sus manos una vela que un demonio intentaba apagar. Otras veces se la ha representado en determinados momentos de su vida o sea, que la historia y las leyendas así como la fe del pueblo fueron quienes condicionaron sus representaciones: como la sirvienta de París a la que libra de la peste y del hambre, como la heroína que los libra de las hordas de Atila, como pastora rodeada de ovejas, etc.

Sepulcro de la Santa en la iglesia de Saint-Etienne du Mount, París (Francia).

No enumero las obras más importantes porque no es mi especialidad, alargaría el artículo y desde luego, se me olvidarían muchas de ellas.
Para preparar este trabajo he tenido en cuenta los de Henri Platelle, profesor de la Universidad Católica de Lille (Francia) y “Étude critique sur la vie de Sainte Geneviève”, de Godofredo Kurth, editada en la revista de “Histoire ecclésiastique” en 1913.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es