La Iglesia Siro-Malankar y San Gregorio de Parumala

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Iglesia Siro-Malankar, Kerala (India).

Las Iglesias cristianas de la India fueron fundadas por los nestorianos en el siglo VII y permanecieron aisladas del resto de la cristiandad hasta el siglo XIV, cuando empezó la persecución contra todos los nestorianos de Asia.
En el año 1498, los portugueses desembarcaron en el sur de la India, en la costa del Malabar (actual estado de Kerala) y descubrieron con extrañeza la existencia de algunas comunidades cristianas, totalmente desconocidas en Occidente, iglesias que desde su punto de vista eran heréticas por lo que de inmediato comenzaron a latinizarlas.
En el año 1599 tuvo lugar el Sínodo de Diamper en el cual los hindúes abandonaron la fe nestoriana y, lo que es peor, sus propios elementos y ritos litúrgicos. Esta latinización impuesta por los portugueses, produjo una serie de escisiones y divisiones en la comunidad de los “antiguos cristianos de Santo Tomás”. Unos comenzaron a llamarse Malabares (los católicos de las zonas costeras de Kerala) y los que continuaron con la primitiva obediencia eclesiástica, o sea, los que vivían en las montañas, Malankares.
Un grupo de estos últimos, en el año 1926, reconocieron la autoridad del obispo de Roma.

Los actuales malankares ortodoxos forman una pequeña comunidad de no más de veinte mil personas y conservan el mismo credo que los antiguos cristianos de Santo Tomás. Forman parte de la Iglesia Ortodoxa Siria de Antioquía, aunque manteniendo algunas curiosas particularidades.
En el año 1984, el Patriarca Sirio, Su Santidad Ignacio Mor Sacas Ivas I y el papa San Juan Pablo II, firmaron un documento en el que reconocían los mutuos malentendidos que siguieron al Concilio de Nicea, no tocaron el tema de la fe dadas las dificultades que encontraron tanto en las divergencias terminológicas, culturales y en diversas formulaciones dogmáticas, pero crearon una comisión mixta que ayudara al acercamiento entre ambas Iglesias.

Patriarca sirio rodeado de obispos sirios y malankares.

El rito litúrgico es el antiguo Rito del Patriarcado de Antioquia, que conserva muchas reminiscencias jerosolimitanas y bizantinas. La Divina Liturgia (Holy Qurbana) se inicia con una larga preparación de las ofrendas (Servicios de Melquisedech y de Aarón) que remonta a tiempos bíblicos. En la Liturgia de la Palabra se usan seis lecturas (tres del Antiguo y otras tres del Nuevo Testamentos) y tras el abrazo de la paz se precede al Rito propiamente Eucarístico. La anáfora (canon latino) es acompañada de muchos gestos simbólicos (por ejemplo, se agita el velo que cubre las ofrendas de atrás adelante y de derecha a izquierda del cáliz representando “el soplo del Espíritu Santo”) y la epíclesis o invocación al Espíritu Santo para que transforme el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. La comunión es precedida de una compleja partición del Pan Eucarístico (que es característica en la tradición antioquena y que es muy parecida a la partición realizada en el antiguo hispano, el Rito Mozárabe). La Misa termina con una última oración y con la distribución de pan bendito no consagrado.

El Bautismo se administra por inmersión y es precedido por la profesión de fe y renuncia a Satanás, el sacramento del Matrimonio consiste en el consentimiento y la coronación de los dos esposos, no se admite el divorcio y solo en casos muy particulares y raros se admite el repudio de uno a otro cónyuge. Para la Unción de los enfermos se necesita de la presencia de varios sacerdotes, el sacramento de la Confesión aunque ésta es preceptiva antes de comulgar, raramente se administra dada la complejidad del rito y el sacramento del Orden consta de nueve grados eclesiásticos. Se puede ordenar a hombres casados aunque los monjes tienen que ser célibes y de entre ellos se eligen a los obispos.

Estampa del Santo.

San Gregorio Mor Geevarghese, obispo de Parumala:
San Gregorio Mor Geevarghese, obispo de Parumala (conocido como Geevarghese Parumala Thirumeni) es un santo de la Iglesia Ortodoxa Sirio-Malankar, muy implantada en algunos estados de la India.
Nació el día 15 de junio del año 1848 en el seno de una familia sacerdotal, la familia Chathuruthy, en la ciudad de Mulanthuruthy, Estado de Kerala (India). Sus padres, que se llamaban Mathai Kochu y Miriam tenían cinco hijos: tres varones y dos hembras, pero cuando nació el quinto hijo, la madre falleció en el parto.
Siendo niño, en una escuela muy cercana a su casa, recibió su primera instrucción de manos de su profesor y tío paterno, el padre Malpan Geevarghese de Chathuruty, quién le enseñó teología, el siríaco y sobre todo, el canto litúrgico; leía con avidez la vida de los mártires y con solo diez años de edad, siendo aún un estudiante fue ordenado como lector (Korooyo) por parte del metropolita Palakunnathu Mathews Mor Athanasios.

Cuando su profesor cayó gravemente enfermo de viruela, él fue el único que se quedó a su lado y que lo cuidó hasta su muerte. Como entonces, en la India, no existían medicinas contra esta enfermedad, todo el que la contraía sabía de antemano que estaba condenado a muerte. A la semana de morir Malpan, Gregorio enfermó también de viruela y mientras estaba enfermo se le apareció la Virgen pidiéndole que dedicase toda su vida a extender el Reino de su Hijo entre los habitantes de Kerala. El se recuperó y viendo en esto la mano de Dios, decidió consagrarse a Él y con solo dieciocho años fue ordenado de diácono y posteriormente de sacerdote por parte de Mor Koorilose de Antioquía.

Fotografía del Santo con el atuendo episcopal.

Después de su ordenación, acompañó a su obispo en su visita pastoral a todas las parroquias malankares de la diócesis, siendo su secretario y estableciendo su residencia en el monasterio de Vertical Dayara. Entretanto, el metropolita Pulikkottil Mor Dyonisios había puesto las bases de un nuevo seminario en Parumala y pensado en que Gregorio, debido a su cultura y gran formación teológica y por su vida ejemplar, se dedicara a la dirección del seminario y así, en el año 1872, o sea, con veinticuatro años de edad, lo elevó a la categoría de “Remban”, o sea, monje plenamente asceta.
En el año 1875, cuando Su Santidad Ignacio Pedro IV, patriarca sirio ortodoxo de Antioquia visitó las tierras de Malankar, Gregorio fue nombrado traductor oficial del patriarca (traducía del siríaco al malayalam) y conociéndolo personalmente y viendo su vida ascética y piadosa, lo consagró como obispo adjunto al patriarca, con el título de Mor de la iglesia de Paravoor.
Estuvo presente en el Santo Sínodo de Mulanthuruthy, en el año 1878, Sínodo en el que se aprobó una importante resolución entre la Iglesia Ortodoxa Siria de la India (Iglesia Siro-Malankar) y el Patriarcado Sirio de Antioquia y dada su entrega, se hizo cargo de tres diócesis, administrándola personalmente, aunque viviendo en un monasterio situado en Parumala. Ha sido uno de los obispos ortodoxos más joven de toda la historia.

Debido a su intensa vida espiritual fue consejero espiritual de multitud de personas, no haciendo nunca distinción de castas ni de religión, actitud que le proporcionó mucha influencia en todos los ambientes. Todos los que contactaban con él quedaban sobre todo impresionados por su gran simplicidad, sencillez, humildad, por su vida ascética, por su meticulosa observancia de la vida cuotidiana, por su capacidad organizativa, por su carisma, solicitud y diligencia.

Como he dicho, su vida fue la de un asceta; diariamente se levantaba a las cuatro de la madrugada y estaba rezando durante una hora. En el seminario, levantaba a los diáconos a las siete de la mañana: oración, desayuno y clases a partir de las nueve; él, personalmente, se encargó de la instrucción de cuantos se preparaban para el sacerdocio. Después del almuerzo a mediodía, dos horas de descanso interrumpidas a la mitad para orar durante unos minutos. Por la tarde, nuevamente clases. Después de cenar y del rezo de Completas, los diáconos se iban a dormir mientras que él permanecía en oración hasta bien entrada la medianoche. Como podemos comprobar, con este horario, los seminaristas dormían pero él, no.

Sepulcro del Santo en Parumala, Kerala (India).

Ayunaba todos los miércoles y viernes del año además de los cuarenta días de la Cuaresma. (Recordad la antiquísima costumbre de ayunar los miércoles porque se pensaba que Jesús había sido arrestado en la medianoche del martes al miércoles). Era un padre para todos sus feligreses y le gustaba decir que “la oración nos lleva a la verdad y la fe, a la honestidad y al respeto entre los hombres”.
Murió muy joven, con solo cincuenta y cuatro años de edad. Un día, después de celebrar una boda en la localidad de Veeyapuram, se sintió gravemente enfermo y desde el primer momento comprendió que había llegado su última hora. Siguió sin abandonar la vida ascética que siempre había observado y murió a la medianoche del día 2 de noviembre del año 1902; la noticia de su muerte se corrió como la pólvora y todos sus feligreses le lloraron con amargura y alegría al mismo tiempo pues se veía que, aun muerto, su rostro estaba más resplandeciente que cuando estaba vivo. Se comprobó que había obtenido el don de milagros porque inmediatamente comenzaron a ocurrir por su intercesión por lo que fue canonizado en el año 1947 por el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Sirio-malankar de Kerala.
Está sepultado en Parumala y su tumba es el principal centro de peregrinación en Kerala. Tiene dedicadas numerosas iglesias y parroquias siro-malankares.

Para realizar esta síntesis he usado la obra de R.S. Cherian: “Parumala Kochu Thirumeni”, editada en Kootayam en el año 1939, la web: www.parumala.thirumeni.com, así como la página oficial de la Iglesia de Parumala.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es