Beata Marie de Jésus Deluil-Martiny, fundadora mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Beata, revestida con el hábito del Instituto fundado por ella.

Fotografía de la Beata, revestida con el hábito del Instituto fundado por ella.

Pregunta: Ante todo un gran y cordial saludo a los que conforman esta hermosa pagina web de preguntas al santoral, dedicado a la información de santos y beatos conocidos y poco conocidos, me gustaría que hablaran sobre la Beata María de Jesús Deluil-Martiny una religiosa francesa que fundo una orden religiosa y también fue mártir porque fue asesinada?, por causa de la fe? me gustaría saber mas información sobre su vida, su obra y su martirio y milagros muchas gracias y saludos desde Venezuela.

Respuesta: Tu consulta ha resultado ser providencial para mí, porque no sabía que esta religiosa fundadora fuera mártir. Tal lapsus -imperdonable para mí- se desprende de que jamás he visto la referencia “mártir” asociada a esta fundadora ni en las imágenes o informaciones que he encontrado, ni en las estampas que de ella he recibido. Tras recibir tu pregunta y documentarme, en efecto, descubrí que esta religiosa fue asesinada y que por ello, se la puede considerar mártir. Vamos a dar más datos sobre ella.

Nació en Marsella el 28 de mayo de 1841, siendo hija de un notable abogado llamado Paul y de Anaïs Marie Françoise De Solliers. Fue educada cristianamente -de hecho, por parte de madre, estaba emparentada con la Venerable Anne Madeleine Remuzat- y desde pequeña tuvo momentos de especial fervor, sobre todo con ocasión de la primera comunión, que realizó el 22 de diciembre de 1853, momento en que se emocionó al ver elevarse el cáliz y pensar en cuántas veces este gesto se repetía a lo largo y ancho del mundo; y cuando fue confirmada, el 29 de enero del año siguiente. Se dice que desde ese momento sintió que estaba llamada a la vida religiosa. Realizó sus estudios en el monasterio de la Visitación de Marsella y en el Sagrado Corazón de la Ferandière en Lyon, completándolos con gran éxito, pues era una joven muy inteligente.

Ella fue, desde muy pronto, una apóstol del Sagrado Corazón de Jesús. A los 17 años ya había escrito en su diario personal: “… para mí, oh Dios mío, vuestro Corazón, vuestro Corazón…”. Su vocación y apostolado se forjó en un camino de sufrimiento: primero marcha a Ars para consultar al Santo Cura (San Jean-Marie Vianney) sobre su vocación y rezando ambos por ella ante el altar de Santa Filomena; y posteriormente guiada por el padre jesuita Calage. Pero después, en poco tiempo, su hermano y sus tres hermanas mueren -lloró especialmente a su hermana Clémence (fallecida en 1859), que sólo tenía 10 años, y de la que dijo: “Ella era la mitad de mi alma”-, y, posteriormente, sus dos abuelas, dejándola sola con sus padres ancianos y enfermos, y empobrecidos por añadidura debido a los avatares de la fortuna. Para ella esto será un símbolo de que Jesús había aceptado su ofrenda: “Estas cruces mías son consecuencia del acto de oblación que Nuestro Señor ha exigido de mí…”. Se resignó a esperar, pues, mientras reemplazaba a su madre en todas las buenas obras: “Cuando no amé al Señor lo suficiente, gasté todas mis fuerzas en que fuese amado y conocido por otros”.

Estampa de la Beata, revestida en el hábito de su Instituto.

Estampa de la Beata, revestida en el hábito de su Instituto.

Cuando tenía 23 años, fue invitada por la fundadora de la Guardia de Honor del Sagrado Corazón de Jesús – sor María del Sagrado Corazón Bernaud – al monasterio de la Visitación de Bourg-en-Bresse, se convirtió en propagandista de esta obra, que había nacido en el año 1863 y erigida como archicofradía, el 26 de noviembre de 1878. Será una etapa importante de su vida: incluso monseñor Comboni (San Daniel Comboni) le predijo que tenía una misión que cumplir, y ser celadora de la Guardia de Honor no era más que el comienzo: “Será la adoración de la Santísima Trinidad a través del Corazón Eucarístico de Jesús, el único y verdadero Adorador… serán almas amparándose en adoraciones… de este Sagrado Corazón…”. Y añade ella: “Nuestro Señor parece que ha erigido un altar en mi alma, donde Él se ofrece incesantemente a su Padre… Él quiere que ella celebre su presencia… en adoración incesante… y que se una a las acciones divinas que Él realiza…” Esta profundidad de su amor por Jesús Eucaristía le hizo comprender la relevancia del papel de los sacerdotes, de ahí que desease sacrificarse para ofrecer “gracias de perfección” a los sacerdotes, de modo que “los hagan brillar como diamantes sin mácula sobre el vestido admirable de la Iglesia…”. Es por esto que las profanaciones de la Eucaristía y la persecución de las Órdenes religiosas le producían un gran dolor.

El 27 de febrero de 1868, aconsejada por su padre espiritual, el jesuita Calage, empezó a esbozar los primeros aspectos de su futuro Instituto, queriendo cumplir con él los requerimientos que Nuestro Señor le había hecho a Santa Margarita María de Alacoque: un modelo de vida reparadora y eucarística basada en la vida terrena de la Virgen María después de la Ascensión de Cristo. Esto era basarse en que María, en el Calvario, había ofrecido y se había unido al sacrificio de su Hijo. Después de la Resurrección, Ella habría repetido este sacrificio de manos de San Juan, ayudando a la Iglesia y a los apóstoles mediante oraciones y una inmolación oculta y silenciosa.

El primer viernes del mes de noviembre de 1868 se consagró definitivamente y se hizo llamar a partir de ese momento Marie de Jésus, Hija del Corazón de Jesús. En septiembre de 1872, marchó a Bélgica para encontrarse con el cardenal Dechamps, que era el arzobispo de Malines y que deseaba y apoyaba la obra reparadora. Después de una primera entrevista con ella, el cardenal escribió, impresionado: “Acabo de conocer a la Teresa de nuestro siglo”. Será Bélgica, por tanto, el primer lugar que acoja el Instituto. El 19 de junio de 1873, monseñor Van der Berghe, que era su nuevo director espiritual y que apoyaba la fundación, ya le había impuesto el velo junto con otras compañeras en una casa modesta de la calle de la Vieja Justicia (hoy calle del Merole), en Amberes (Bélgica). El Instituto fue oficialmente fundado al día siguiente y dio comienzo el servicio de adoración.

Estampa de la Beata en adoración ante el Sagrario.

Estampa de la Beata en adoración ante el Sagrario.

Con la intención de unir a sus hijas en la oración por la expiación de los pecados de la Iglesia, dispuso que se turnasen durante media hora en aquella casa delante del Santísimo que allí tenían expuesto, uniéndose en espíritu al sacrificio de la Misa que en todo instante se estaba celebrando en cualquier lugar del mundo. A este espíritu de reparación que imprimió a ese grupo de compañeras, le unió también el de sacrificio, insistiendo en las mortificaciones corporales y en la renuncia a sí misma mediante la obediencia. Adoptó la Regla de San Ignacio, aunque adaptándola a la vida contemplativa y claustral. Redactó unas Constituciones que fueron aprobadas por el cardenal Dechamps el día 2 de febrero de 1876. Así nacía la Sociedad de las Hijas del Corazón de Jesús, que el 15 de junio de 1877 abría una segunda casa en Aix.

El 17 de agosto de 1878 fue consagrada en Amberes la Basílica-santuario del Corazón de Jesús, que fue confiada al Instituto fundado por ella, abandonando entonces las religiosas la capillita de sus primeros días y quedándose en la Basílica de modo permanente. El 22 de julio de ese mismo año, Marie de Jésus emitía sus votos perpetuos, diciendo: “Ya lo he dado todo, sólo Él me ha quedado…”. También escribió al papa León XIII, pidiéndole poder ofrecerse como víctima por sus intenciones.

El 24 de junio de 1879, abrió una tercera casa en una propiedad que su padre tenía en Servianne, localidad cercana a Marsella, donde fundó el noviciado. Y fue allí, el Miércoles de Ceniza del año 1884, donde fue asesinada a tiros de revólver por un tal Louis Chave, que era el jardinero del convento y que había cogido odio a las religiosas a través de la lectura de unos panfletos anarquistas, ¡a pesar de que había sido ella quien le había acogido y dado empleo! Mientras moría, a Marie se le oyó exclamar: “Lo perdono… por la obra, por la obra”. Fueron sus últimas palabras. Estaba por cumplir los 43 años de edad.

Preguntabas al principio por qué había sido asesinada y si es posible que lo fuese por odio a la fe (in odium fidei). En efecto, así fue. La ideología anarquista se caracteriza por su anticlericalismo y no cabe duda de que Marie fue asesinada por ser religiosa y en odio a la fe cristiana y a su vocación. Su vida había estado “oculta en Cristo” y “Cristo fue toda su vida”, algo difícilmente soportable para una mentalidad puramente anarquista.

Vista del sepulcro de la Beata. Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, Amberes (Bélgica).

Vista del sepulcro de la Beata. Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, Amberes (Bélgica).

Sus restos fueron sepultados en una tumba familiar en el cementerio de San Pedro, desde donde fueron transferidos el 11 de noviembre de 1899 al cementerio propio de las Hijas del Corazón de Jesús y, posteriormente, el 21 de octubre de 1906 fueron llevados a Bélgica, donde reposan en una cripta bajo la Basílica del Sagrado Corazón. Cabe decir que, en el reconocimiento, su cuerpo fue hallado “conservado”.

Fecundado por el sacrificio de su fundadora, el Instituto se extendió por diversos países de Europa, habiendo realizado con su muerte el programa trazado para sus hijas, que resumía todas sus aspiraciones: “Cada latido de nuestros corazones debe ser un acto de ofrenda a Jesús y de unión a su sacrificio perpetuo por la gloria del Padre”. Es por ello que el Instituto fue definitivamente aprobado en el año 1896. Posteriormente, la Causa de beatificación de su fundadora fue introducida el 25 de mayo de 1921. La Iglesia reconoció sus virtudes heroicas el 23 de octubre de 1978 y fue finalmente beatificada el 22 de octubre de 1989 por parte del Papa Juan Pablo II.

A los peregrinos que allí estuvieron, el Papa les dijo: “La figura de Marie de Jésus merece ser honrada y desearía que meditarais el mensaje de sus notas espirituales y la fundación de su Instituto religioso. La unión de Marie de Jésus con la Eucaristía es ejemplar; ella comprendió profundamente la ofrenda que Cristo hizo de Sí mismo al Padre por la salvación del mundo”.

Vista de la figura de cera que guarda el cuerpo de la Beata. Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, Amberes (Bélgica).

Vista de la figura de cera que guarda el cuerpo de la Beata. Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, Amberes (Bélgica).

Precisamente, una colección bastante amplia de escritos personales de la Beata -naturalmente, en su lengua materna, o sea el francés- pueden ser leídos y consultados en este interesante blog, de modo que se pueda conocer más a fondo su rica espiritualidad, cosa que yo no alcanzo a hacer, ni de lejos, en un artículo para este blog. Estas notas espirituales nos hablan de su riqueza interior de tal modo que, incluso si no hubiera padecido el martirio, es más que probable que esta inspirada mujer hubiese sido igualmente elevada a los altares.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi), Ed. Città Nuova, Roma 1988.

Enlaces consultados (04/01/2014):
http://www.dochtersheilighart.net/Frans/fr_pagina_02.htm
http://marie-de-jesus-deluil-martiny.blogspot.com.es/
http://www.marypages.com/MaryofJesus.htm
http://www.santiebeati.it/Detailed/91928.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es