Santa Ita de Killeedy

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo de la Santa.

Icono ortodoxo de la Santa.

Santa Ita (conocida también como Ida, Meda, Mita o Ytha y como “la Brígida del Munster”) nació en el año 480 en Drum, localidad del condado de Waterford (Irlanda), siendo hija de Cennfoelad – que era descendiente de Felim el legislador -, y de su esposa Necta. La familia formaba parte del noble e influyente clan Deisi. Al bautizarla se le impuso el nombre de Deirdre (Dorotea), aunque asumió el nombre de Ita cuando entró en religión. Desde muy pequeña mostró siempre un carácter muy individualista pero también una tendencia sobrenatural hacia la oración, lo que unido a sus ansias de saber, belleza física, pureza de alma, voz suave y habilidad hacia los trabajos textiles y la música, hizo que todos la admiraran. Una leyenda dice que siendo muy pequeña tuvo un sueño en el cual un ángel le entregó tres piedras preciosas y aunque ella intentó descifrar ese simbolismo, no lo consiguió hasta que otro ángel se le apareció también en sueños, indicándole que estas tres gemas significaban los dones que recibiría del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Esta visión y su tendencia a la soledad y a la oración hicieron que desde niña sintiese la vocación a la vida religiosa, aunque se encontró con el rechazo de su padre que pretendía casarla con un joven noble de su misma posición social. Deirdre se resistió a las pretensiones de su padre y a fin de que Dios la liberara de aquel destino, retirada en sus aposentos, realizó tres días de riguroso ayuno. La tercera noche, su padre tuvo un sueño en el cual un ángel le dijo que su hija estaba predestinada a la vida religiosa y que a través de ella, mucha gente encontraría la salvación. A la mañana siguiente, Cennfoelad llamó a su hija y le manifestó su deseo de respetar su decisión y una vez convencida la familia, el obispo San Declan de Ardmore le impuso el velo de las vírgenes.

Escultura de la Santa, obra de Seamus Murphy. Bantry, Cork,  Irlanda.

Escultura de la Santa, obra de Seamus Murphy. Bantry, Cork, Irlanda.

Así, con dieciséis años de edad y acompañada de su hermana Fiona, siguiendo la orientación de tres luceros que las guiaban, marcharon hacia el oeste. Primero acamparon en lo alto de las montañas Galtee, más adelante lo hicieron en las montañas Mullaghareirk y la tercera y última parada la realizaron en Cluain Creadhail, hoy conocido como Killeedy, que significa “Iglesia de Santa Ita”, donde se asentaron. Killeedy es una baronía de Glenquin, perteneciente al condado de Limerick, situada a los pies de Sliabh Luachra.

Allí fueron recibidas por el jefe de la tribu local quién se mostró dispuesto a facilitarles unos terrenos para que ellas construyeran un convento, aunque Ita le insistió en que solo aceptaría unos cuatro acres de tierra, terrenos más que suficientes como para que pudiese asentarse su comunidad. Como he dicho, aquel asentamiento fue conocido como Cill Ide (Killeedy), convirtiéndose en un próspero centro de espiritualidad.

Como a Ita se le atribuyeron muchos milagros, entre ellos, la resurrección de uno de sus hermanos que había muerto en una batalla y la curación de un ciego, fueron muchas las mujeres que acudieron a unirse a ella para entregar sus vidas a Dios. En la instrucción de sus nuevas hijas ella promovió el concepto de que “los santos son los amigos del alma”, un lema que ya era antiguo y que llegó a Irlanda procedente de Egipto y Palestina. Pero la labor de Ita no se limitó a la vida contemplativa y a la enseñanza de sus religiosas, sino que también se dedicó al cuidado de los enfermos y ancianos y a la asistencia social a los más desfavorecidos. En este sentido, cultivó sus cuatro acres de tierra y montó una granja lechera en Boolaveeda donde conseguía alimentos que distribuía entre los pobres.

Detalle de la Santa en una vidriera de la iglesia de San Kieran, Ballylooby, Irlanda.

Detalle de la Santa en una vidriera de la iglesia de San Kieran, Ballylooby, Irlanda.

Asimismo, creó una escuela para la formación de los niños, escuela por la que pasaron muchos futuros eclesiásticos, entre ellos, San Brendan el Navegante, al que Ita acogió cuando solo tenía un año de edad. El santo se jactaba de que Ita le había inculcado “el tener un corazón puro, una vida espiritual simple, una fe inquebrantable en Dios y la dedicación a los actos generosos ya que la caridad era la virtud más agradable a Dios. Y lo que más le ofendía era una boca llena de odio, un corazón lleno de resentimiento y la adoración de las cosas materiales”, aunque hay quienes relatan este hecho diciendo que el santo le manifestó a Ita que las tres cosas que eran más agradables al Señor eran “la verdadera fe practicada con un corazón puro, una vida religiosa sencilla y el tener gran generosidad inspirada en la caridad”, a lo que Ita le respondió diciendo que las que Dios más detectaba eran “un rostro ceñudo, obstinarse en la realización de acciones ilícitas y tener excesiva confianza en el dinero”.

Santa Ita es conocida como la “madre adoptiva de los santos irlandeses”, ya que, por ejemplo, se comportó como tal con San Brendan, San Cummíam o con San Mochoemoc, entre otros. Santa Ita, aun siendo mujer, fue muy solicitada como director espiritual, lo que da a entender que la Iglesia Celta era mucho más avanzada que otras iglesias cristianas, ya que reconocía las cualidades de liderazgo de las mujeres. Algo parecido ocurrió con Santa Brígida, ya que ambas fueron en realidad los dos puntales más firmes de la primitiva Iglesia Celta: Brígida fundando conventos por diversas regiones de Irlanda e Ita, aunque quedándose solo en uno, instruyendo a los que posteriormente sería sus mejores apóstoles. Ita era más asceta, más austera, mientras que Brígida era más activa.

Ilustración de la Santa con su simbología mística. Obra de Richard King (1974).

Ilustración de la Santa con su simbología mística. Obra de Richard King (1974).

El símbolo de Santa Ita es una cruz con un corazón en el centro de un pequeño laberinto. Ella lo concebía como una forma de unir su amor al amor de Cristo: “nuestros corazones, nuestros pensamientos y sentimientos más íntimos, deben moverse cada vez más profundamente en el corazón de la cruz. Por lo tanto, como la rueda de la humanidad está formada por medio de Cristo, por quién todo fue hecho, nuestra espiral debe brotar desde el borde más externo en el que moramos con todas las preocupaciones de este mundo e instemos a nuestros corazones para que se introduzcan hacia el centro a medida en que poco a poco reemplacemos nuestros pensamientos mundanos por los sentimientos del deseo de la Sabiduría. En el corazón de la cruz encontraremos a nuestro propio corazón, ya que él ha sido creado por Dios, redimido por Cristo y mantenido en el amor por el Espíritu Santo”.

Al igual que le ocurrió a otros muchos santos, Santa Ita predijo su propia muerte. Sintiéndola próxima, reunió a toda su comunidad y les pidió que todos los clérigos y laicos de Killeedy pidieran al cielo por su alma. En aquellos momentos llegaron unos monjes de Clonmacnoise solicitándole que bendijera agua para llevarla a su abad Aengus que estaba muy enfermo. Ella lo hizo y después de que se fueran los mensajeros ella dijo a sus monjas que el abad moriría antes de que estos llegasen al monasterio. En efecto, así ocurrió.

Santa Ita murió en enero del año 570 (se dice que el día 15), siendo sepultada en su convento. Los “Annales de Inisfallen”, escritos en el año 1092, hace mención de su muerte en el año 571, con la frase siguiente: “Muerte de Ita de Cluain, madre adoptiva de Jesucristo y de Brendan”. En la actualidad, junto a las ruinas de Cill Ide – que es una iglesia que existía en el lugar donde estaba el monasterio de Killeedy y que fue destruida por los vikingos en el siglo IX -, existe un lugar señalado por una cruz que marca el lugar donde estaba su presunta tumba, lugar que es visitado por muchos peregrinos. Cercano a esta presunta tumba existe un pozo del cual los peregrinos sacaban agua ya que se le atribuía poderes para curar las enfermedades de los niños, especialmente la viruela.

Lugar de la presunta tumba de la santa.

Lugar de la presunta tumba de la santa.

En algunas partes de Irlanda se dice que “la Navidad no termina hasta que no llega la festividad de Santa Ita”. El culto a la santa es especialmente importante en Waterford y Limerick, donde se la conoce como “el reluciente sol de las mujeres del Munster”. La memoria de Santa Ita no está incluida en el Martirologio Romano, aunque a petición del obispo Butler de Limerick, el Papa Pío IX concedió a Irlanda el poder celebrar su fiesta, con misa propia, el día 15 de enero. Junto con San Munchin, es co-patrona de la diócesis de Limerick.

Antonio Barrero

Bibliografía:
“Annales de Inisfallen”, ed. S. Mac Airt, Dublín, 1951.
– Boyle, L., “Bibliotheca sanctórum, tomo VII”, Città Nuova Editrice, Roma, 1988
– Plummer, C., “Vitae sanctórum Hiberniae, II”, Oxford, 1910
– Ryan, J., “Irish monasticism”, Dublin, 1931.

Enlace consultado (04/01/2016):
– www.megalithicireland.com/Tobar%20na%20Molt,%20Ardfert,%20Kerry.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Clotilde de California, monja ortodoxa celta

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo francés de la Santa.

Icono ortodoxo francés de la Santa.

Inevitablemente, este ha de ser un artículo corto porque poco es lo que he podido saber acerca de esta nueva santa de la Iglesia Ortodoxa Celta, pero a raíz del artículo de nuestro compañero Damiano sobre los Santos y el gato, me comprometí hace unos meses a escribir sobre ella, y después de haber conseguido una foto suya y de sus reliquias, quiero hacerlo aun en estas condiciones.

Se llamaba Elena Quast y había nacido el 12 de septiembre del año 1912 en Seattle, estado de Washington (USA). De su infancia y de su adolescencia no se sabe absolutamente nada, salvo que siendo muy joven ingresó en un convento católico de monjas franciscanas, el cual tuvo que abandonar poco tiempo después para cuidar a su madre, que estaba gravemente enferma. Junto a su lado permaneció hasta el día de su muerte.

En este tiempo, se pasó desde el catolicismo a la nueva Iglesia Ortodoxa Celta como miembro de la parroquia de Davis, en California, cuyo obispo era en aquel momento monseñor Elías y su obispo auxiliar, monseñor Nathan. Elena les expresó su deseo de volver a convertirse en una religiosa que siguiera el espíritu de San Francisco de Asís.

Inició el noviciado en el año 1979 cambiando su nombre de Elena por el de Clotilde y ante monseñor Elías, hizo su profesión religiosa el día 4 de octubre del 1981, renovándola un año más tarde ante monseñor Mael, que era el único abad de la Iglesia Ortodoxa Celta, quién se convirtió en su director espiritual, aunque esa dirección fue sobre todo epistolar. Ella, por carta, le pedía consejo sobre temas relacionados con las pequeñas dificultades que diariamente pueden aparecer en la vida de una monja que vive sola y el padre Mael le contestaba dándole referencias bíblicas que podrían ayudarle a resolver y mejorar esas situaciones. De esta manera, ella fue creciendo en santidad, entregándose a labores religiosas, sociales y humanitarias.

Fotografía de la Santa junto a dos sacerdotes ortodoxos.

Fotografía de la Santa junto a dos sacerdotes ortodoxos.

Pero como su estado de salud no le permitía vivir sola, tuvo que entrar en una pequeña casa de retiro para personas mayores (lo que llamaríamos un pequeño asilo), en la ciudad de Sacramento, California. Todos los residentes en ella eran personas seglares por lo que solicitó continuar llevando el hábito monástico dentro del asilo, solicitud que le fue concedida.

En el año 1990, monseñor Mael fue enviado a Estados Unidos como delegado de monseñor Serafín (entonces Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Celta), con el fin de entronizar a monseñor Nathan como el nuevo obispo local de la Eparquía en América. En esta ceremonia, la hermana Clotilde, que era una mujer sencilla y que vivía profundamente unida a Dios, se vio muy honrada ya que pudo desempeñar el papel de sacristana. En ese acto, le hicieron un regalo (no se sabe cual), pero es de destacar que ella lo cubrió de besos tanto al regalo como al donante, antes de abrirlo.

Relicario de la Santa.

Relicario de la Santa.

La hermana Clotilde de California murió plácidamente el día 25 de octubre del año 1993 con ochenta y un años de edad. El 10 de agosto del año 2008, en la catedral de Notre Dame, en Saint Dolay (en la Bretaña francesa), fue canonizada en la celebración de una Divina Liturgia en Rito Celta celebrada por su director espiritual, el entonces obispo Mael. Su fiesta se celebra el día 25 de octubre, fecha de su muerte. Sus reliquias se veneran en el monasterio francés de Saint Dolay.

Antonio Barrero

Enlace consultado (09/06/2015):
– www.orthodoxie-celtique.net

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XXX)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Relicario de la Sangre de Cristo en Neuvy-Saint-Sépulchre.

Relicario de la Sangre de Cristo en Neuvy-Saint-Sépulchre.

Pregunta: Quisiera que me ayudaseis a resolver una duda que tengo acerca de las reliquias de la Túnica de Cristo y de la Sangre de Cristo que se venera en la ciudad francesa de Neuvy. Qué hay de verdad en todo esto, como llegaron allí y si creéis que son auténticas. Muchísimas gracias desde México.

Respuesta: Sangre de Cristo en Neuvy-Saint-Sépulchre
Neuvy-Saint-Sépulchre es un municipio francés situado en el centro de Francia. Debe su nombre a la iglesia de la localidad, que es una copia del siglo XII de la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén. Fue obra del cardenal Eudes de Châteauroux después de regresar de las cruzadas. En esta iglesia se conserva un relicario con dos gotas de sangre que se dice son de Cristo y ¡que fueron recogidas el Viernes Santo en el Calvario! Comprenderás cual es mi posición ante esto, ¿verdad? Las dos gotas son como dos lágrimas coaguladas, que no están contaminadas ni con tierra ni con agua. Los franceses las tienen como una reliquia preciosísima. Estas dos gotas llegaron a las manos del cardenal Eudes durante su estancia en Tierra Santa y se las trajo a Francia. Como este cardenal era un filósofo y teólogo escolástico escribió mucho sobre esta reliquia y como él había nacido en Neuvy, se las regaló a la iglesia de esta localidad en el año 1257.

Esto es lo único que puedo decirte y, como comprenderás, yo soy escéptico ante esto porque ¿quién iba a recoger estas gotas de sangre, precisamente el Viernes Santo y antes de que cayeran a tierra? ¿Y cómo las guardó? ¿Tú crees que la Santísima Virgen, San Juan o las santas mujeres estuvieron en eso en aquellos momentos tan terribles? Nosotros poseemos la preciosa Sangre de Cristo, pero es desde luego en el Sacramento de la Eucaristía.

Relicario de la Túnica de Cristo en Trier.

Relicario de la Túnica de Cristo en Trier.

Túnica de Cristo en Trier
Con respecto a esta reliquia tengo que decirte en primer lugar que es el propio San Juan quién dice en su evangelio que los soldados que crucificaron a Cristo dividieron sus vestidos en cuatro partes y que su túnica la echaron a suerte porque era una túnica inconsútil. De esto hablé en uno de los artículos de esta Semana Santa pasada. Aun diciendo esto San Juan, ¡parece! que posteriormente a esta túnica le quitaron pequeñas porciones porque hay otras localidades europeas que dicen poseer algunos trozos: monasterio Pantokrator del Monte Athos, Basílica de San Francisco en Asís, Patriarcado de Constantinopla, etc. Pero la tradición dice que la reliquia llegó a Francia, aunque hay otras tradiciones que la hacen llegar a Rusia y a Georgia.

Según la tradición, Santa Elena descubrió la túnica en el año 328 junto con otras reliquias de la Pasión y las hizo llegar a la ciudad de Tréveris (la actual Trier, en Alemania), donde su hijo Constantino había vivido algunos años antes de convertirse en emperador. Existen documentos históricos que se remontan al siglo XII que atestiguan que ya entonces estaba allí. El 1 de mayo del 1196, el arzobispo Juan I le hizo construir una capilla en la catedral, pero como no hay constancia histórica alguna anterior al siglo XII, muchos son los que creen que este es simplemente uno de los muchos fraudes medievales. En el año 1512, el emperador Maximiliano I de Hamsburgo quiso ver la túnica y de hecho, el arzobispo Richard von Greiffenklau se la enseñó.

A mediados del siglo XIX, un clérigo de Trier llamado Wilmowsky, le hizo un examen completo y cuidadoso determinando que se trataba de un tejido bizantino del siglo V o VI, que sin ningún género de dudas no era la túnica inconsútil de Cristo, por lo que era falsa. Ni que decir tiene que el clérigo sufrió todo tipo de persecuciones. En el año 1890 se estableció un comité formado por doce investigadores que examinaron y analizaron la reliquia y que determinaron lo siguiente: que era una “bolsa” de tela, pero no propiamente un vestido, que era de algodón y lino marrón con una trama muy densa y apretada y que dentro de ella había una sola pieza de tela de seda muy bien conservada. La parte posterior de la túnica tenía parches de seda de damasco fino, coincidiendo estos parches con la descripción que había hecho el clérigo Wilmowsky. Que la tela interior era un tafetán bizantino al que le habían añadido un vestido exterior a fin de protegerlo. No se pusieron de acuerdo sobre si la prenda tenía o no tenía costuras, por lo que no se determinó si era inconsútil.

Con la intención de preservarla, en el siglo XIX la sumergieron en caucho líquido, por lo que actualmente no se le puede hacer la prueba del Carbono 14 para determinar con exactitud su antigüedad. Para más “inri”, la localidad de Argenteuil, que está en los suburbios de París dice que la tiene y que la de Trier, que es la más conocida y famosa, es falsa. Para mí, sin querer ofender a nadie, no es auténtica ninguna de las dos.

Monasterio de Santa Presencia en Saint-Dolay (Iglesia Celta Ortodoxa).

Monasterio de Santa Presencia en Saint-Dolay (Iglesia Celta Ortodoxa).

Pregunta: En un artículo publicado recientemente en este blog se escribió brevemente sobre Santa Clotilde de California diciendo que pertenecía a la Iglesia Celta Ortodoxa. Por lo que veo se trata de una Iglesia de reciente creación. ¿Me podríais dar alguna pequeña información sobre la misma. Muchas gracias desde México.

Respuesta: Efectivamente, Santa Clotilde de California es una santa del siglo XX perteneciente a esta Iglesia y que ha sido canonizada recientemente. Pero entrando directamente en la pregunta te diré que la Iglesia Celta Ortodoxa fue restaurada en el año 1866, como intento de fidelidad a la tradición y espiritualidad del cristianismo celta. La iglesia celta fue una de las iglesias más antiguas de la Europa cristiana. La tradición dice que fue fundada en Gran Bretaña por San José de Arimatea en el año 37 después de Cristo, en lo que hoy sería Glastonbury. En el año 63, otro discípulo (San Aristóbulo) llegó también a tierras británicas y en seis siglos consiguieron cristianizar a todas las Islas Británicas. Esta iglesia fue muy floreciente en tiempos del imperio romano-bizantino y mantuvo la frescura eclesial desde los primeros tiempos apostólicos. Estuvo desligada del poder temporal, fue pobre y dinámica y poseyó numerosos monasterios en Irlanda, Escocia y Bretaña. Miles de monjes celtas fueron gloria de la Iglesia en el primer milenio del cristianismo: Columbano, Patricio, Brígida, Columba, Brendan, Samson, Amando, etc.

Procesión con las reliquias de San Tugdual de Saint-Dolay (Iglesia Celta Ortodoxa).

Procesión con las reliquias de San Tugdual de Saint-Dolay (Iglesia Celta Ortodoxa).

Esta iglesia perdió su soberanía en el siglo XIII, su rito fue suprimido como lo fueron el resto de ritos occidentales, pero fue restaurada en el año 1866 por el obispo Julio Ferrette y la intuición de un metropolita de la Iglesia Ortodoxa Siria, el futuro Patriarca Pedro Ignacio IV. En el año 1955, San Tugdual, fundador del monasterio de Santa Presencia en Saint-Dolay, localidad de la Bretaña francesa, restauró la vida monástica, el rito y la espiritualidad celtas, acercándose un tanto a la espiritualidad de San Francisco de Asís. En el año 1977, el obispo Mael fue nombrado Primado de la Iglesia Ortodoxa Celta en la que hizo importantes reformas. Desde entonces, sigue creciendo, recuperando su historia, sus ritos y sus tradiciones, manteniendo relaciones ecuménicas con el resto de las iglesias cristianas.

Tienen Eparquías en Francia, en las Islas Británicas, en Australia y en Estados Unidos. En este siglo han canonizado a San Tugdual (fundador del monasterio de Santa Presencia), a Santa Clotilde de California y a San Nicolás de Feltham. Si Dios quiere, escribiremos artículos individuales sobre cada uno de los tres y publicaremos fotos suyas, de sus iconos y de sus reliquias.

La actriz Lucy Hussey-Bergonzi en estado de coma profundo.

La actriz Lucy Hussey-Bergonzi en estado de coma profundo.

Pregunta: ¿Es cierto que una de las actrices infantiles que trabajó en la película Harry Potter, despertó de un coma después de ser bautizada? ¿Puede el Bautismo producir un milagro? ¿Se puede atribuir este milagro a la intercesión de algún santo? Muchas gracias desde Portugal

Respuesta: Los milagros existen y sin lugar a dudas son obras de Dios y Él puede realizarlos a través de los sacramentos. Es de todos conocidos que en innumerables ocasiones, el Sacramento de la Unción de los Enfermos no solo perdona los pecados sino que ha devuelto la salud a la persona afectada y lo mismo puede ocurrir con el resto de los sacramentos. Este caso del que preguntas es real y puedes encontrar mucha información en Internet, pero yo te la voy a resumir, aunque antes quiero decirte que, por lo que yo conozco, no es atribuible a la intercesión de ningún santo o beato, sino solo al Bautismo.

Se trata de la actriz Lucy Hussey-Bergonzi, la cual cuando tenía unos trece años de edad se derrumbó a causa de una hemorragia cerebral apenas unos días después de una filmación en la película que mencionas: Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Inmediatamente fue trasladada a urgencias de un hospital londinense donde la mantuvieron artificialmente con vida durante cinco días. Los médicos les dijeron a sus padres que el coma había sido provocado por una enfermedad rara que tenía desde su nacimiento y que denominaron “malformación arteriovenosa”, o sea, que un grupo de vasos sanguíneos se manifiestan de forma anormal hasta llegar a reventar. Estando en ese estado de coma llegaron a operarla del cerebro en dos ocasiones, sin darles muchas esperanzas a sus padres, quienes después de que la niña fuera operada por segunda vez decidieron bautizarla in “artículo mortis”, ya que la joven no había sido bautizada recién nacida.

En el momento en el que el sacerdote la bautizó echándole el agua en la cabeza, los presentes vieron que los brazos de la niña comenzaron a moverse, y en solo veinticuatro horas mostró tales signos de recuperación, que la desconectaron de las máquinas que la mantenían con vida, y que dejaron desconcertados a los médicos, ya que no encontraban explicación alguna a esa recuperación tan repentina. La niña se fue recuperando, y es cierto que aun hoy en día sufre fuertes dolores de cabeza y un cierto adormecimiento en su mano derecha, hechos que los médicos atribuyen a unos efectos secundarios, producidos por cierta medicación que la hicieron perder mucho peso. Para los médicos y sus familiares se trata de un milagro, ya que las personas que sufren severas hemorragias cerebrales no sobreviven a ellas.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Los Santos y el gato (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono de Santa Clara con la gata. Obra del hermano Robert Lentz, OFM.

Icono de Santa Clara con la gata. Obra del hermano Robert Lentz, OFM.

Otro caso de gato caritativo lo hallamos en la vida de Clara de Asís. Santa Clara, que el Martirologio Romano recuerda el 11 de agosto: “Memoria de Santa Clara, virgen, que fue el primer retoño de las Pobres Señoras de la Orden de los Menores, siguió a San Francisco, llevando en Asís de Umbría una vida áspera, pero rica en obras de caridad y de piedad; insigne amante de la pobreza, de la cual nunca, ni en la extrema indigencia ni en la enfermedad, quiso ser separada”.

Clara sólo tenía doce años, habiendo nacido en 1194 de noble y rica familia -los Offreducci-, cuando Francisco de Asís tuvo el gesto de despojarse de todos sus vestidos para devolvérselos a su padre Bernardone. Conquistada por el ejemplo de San Francisco, la joven Clara, siete años después, huyó de casa para unirse a él en la Porciúncula. El Santo le cortó los cabellos y le impuso el sayo franciscano, para después conducirla al monasterio benedictino de San Pablo en Bastia Umbra, donde su padre intentó, en vano, convencerla de que volviese a casa. Se refugió entonces en la iglesia de San Damián, en la cual fundó la Orden femenina de las “pobres reclusas” (hoy clarisas), de la cual fue nombrada abadesa y donde Francisco dictó una primera Regla. Clara escribió posteriormente una Regla definitiva, solicitando y obteniendo de Gregorio IX el “privilegio de la pobreza”. Por haber contemplado, en una Nochebuena, sobre las paredes de su celda el pesebre y los ritos de las funciones solemnes que tenían lugar en Santa María de los Ángeles, fue elegida por el papa Pío XII como patrona de la televisión. Heredera del espíritu franciscano, se preocupó de difundirlo, distinguiéndose por su culto hacia el Santísimo Sacramento, que salvó el convento de los sarracenos en 1243. Murió en Asís el 11 de agosto de 1253.

En la vida de Santa Clara aparece una gata. Su presencia está atestada en los procesos para su canonización. Se cuenta que Santa Clara, enferma en su lecho, necesitaba cierta toalla, pero no encontrando a quien se la pudiera traer, una gata empezó a arrastrar la toalla hacia ella, llevándosela como podía. Pero la Santa la riñó, porque se la traía arrastrándola por el suelo. Entonces la gata, como si la hubiera entendido perfectamente, recogió y plegó la toalla, cuidando que no tocase el suelo, y se la llevó.

Tabla gótica de San Luis de Tolosa coronando a Roberto de Anjou, rey de Nápoles. Obra de Simone Martini (ca. 1317). Museo de Capodimonte, Nápoles (Italia).

Tabla gótica de San Luis de Tolosa coronando a Roberto de Anjou, rey de Nápoles. Obra de Simone Martini (ca. 1317). Museo de Capodimonte, Nápoles (Italia).

Después del gato caritativo, hallamos el gato “diabólico” en la vida de Luis de Tolosa. San Luis de Anjou o de Tolosa, obispo franciscano, nació en Brignoles (Provenza) en febrero de 1274 y murió aquí el 19 de agosto de 1297. Hijo de Carlos de Anjou, rey de Nápoles, desde muchacho fue llevado prisionero con sus hermanos junto al rey de Aragón, y tuvo ocasión de conocer a los franciscanos. Esos contactos franciscanos tuvieron una influencia decisiva en la vida de Luis, y en el mismo período catalán, despertó su vocación al sacerdocio, de modo que el resto de su vida vivió intensamente en la oración por sus hermanos, con episodios premonitorios como la lucha contra un grande gato negro que lo habría acosado mientras estaba en oración y al que ahuyentó con la señal de la cruz. Obtenida la libertad, renunció al trono y a cualquier otra perspectiva de grandezas terrenas. Luis fue ordenado sacerdote en febrero de 1296, con 22 años, y obispo el siguiente diciembre. Fue enviado a regir la diócesis de Tolosa.

En el rico episcopado Luis implantó la propia vida según rígidas reglas de la pobreza franciscana. Tuvo predilección por los pobres, los enfermos, los judíos víctimas de persecuciones y marginaciones, y los encarcelados, a los que se acercaba a visitar. Fue elevado a los honores de los altares en 1318 por Juan XXII, en la ciudad pontificia de Aviñón en Francia, estando presentes su madre y su hermano Roberto.

El Martirologio Romano lo recuerda el 19 de agosto: “En Brignoles en la Provenza de Francia, tránsito de San Luis, obispo, que siendo sobrino del rey San Luis, deseó la pobreza evangélica antes que las lisonjas y los honores del mundo y, aún joven de edad pero maduro en la virtud, fue elevado a la sede de Tolosa, pero, consumido por su maltrecha salud, se durmió pronto en la paz del Señor”.

Fotografía de Gema Galgani, tomada cuando tenía 22 años de edad.

Fotografía de Gema Galgani, tomada cuando tenía 22 años de edad.

Del gato “diabólico” pasamos al gato “penitencial” con Gema Galgani. Gema nació el 12 de marzo de 1878 en Bogonuovo de Camigliano (Lucca). Su madre, Aurelia, murió en septiembre de 1886. En 1895 Gema recibió la inspiración de seguir con empeño y decisión el camino de la cruz. Gema tuvo algunas visiones de su ángel custodio. El 11 de noviembre de 1987 murió también el padre de Gema, Enrique. Enferma, Gema leyó la biografía de San Gabriel de la Dolorosa -entonces era sólo Venerable- que se le apareció y la consoló. Gema, entretanto, maduró una decisión que formuló el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, haciendo voto de virginidad. A pesar de las terapias médicas, la enfermedad de Gema, osteitis de las vértebras lumbares con abcesos inguinales, se agravó hasta la parálisis de sus piernas, pero fue curada milagrosamente de ésta. Las visiones de Gema continuaron y le fue dada la gracia de compartir el sufrimiento de Cristo. En mayo de 1902 Gema enfermó de nuevo; mejoró, pero recayó de nuevo en octubre. Murió el 11 de abril de 1903.

En la vida de Santa Gema hay episodios en los que la virgen de Lucca, ya admirada en vida por sus dones místicos, se humilló ante las visitas de aquellos que venían a conocerla para admirarla. Es el caso de un sacerdote que vino a visitarla, y Gema, para parecer estúpida y para humillarse ante el prelado, tomó un gran gato que tenía en casa en brazos y, mientras le hacía todo tipo de halagos y caricias infantiles al gato, fue a ver al sacerdote, el cual, al verla comportarse así, se encogió de hombros, se burló de ella y se marchó. La Santa había conseguido su propósito.

El Martirologio Romano la recuerda el 11 de abril: “En Lucca, Santa Gema Galgani, virgen, la cual, insigne en la contemplación de la Pasión del Señor y en la paciente resistencia de los dolores, a los 25 años de edad, en Sábado Santo, finalizó su angélica existencia”.

Sierva de Dios María Tuci, virgen y mártir albanesa.

Sierva de Dios María Tuci, virgen y mártir albanesa.

Un caso singular de vínculo entre santos y gatos está en la vida de María Tuci. María Tuci, virgen y mártir, pertenece al grupo de los Mártires Albaneses. Los Siervos de Dios Vicente Prennushi y 39 compañeros de las iglesias católicas de rito romano y greco-católico de Albania son sólo algunos de los numerosísimos católicos albaneses que han sufrido prisión, torturas y falsos procesos en el intento de erradicar el Evangelio y la cultura de un pueblo entero. El proceso diocesano para aceptar su efectivo martirio en odio a la fe se ha desarrollado en la diócesis de Scutari del 10 de noviembre de 2002 al 8 de diciembre de 2010.

María Tuci nació en Ndërfushaz-Mirdita el 12 de marzo de 1928 y murió in odium fidei en Scutari el 24 de octubre de 1950. Tuci frecuentó el colegio de las hermanas Estigmatinas en Scutari y pidió poder entrar en su Instituto religioso. Encargada de enseñar en las escuelas elementales en dos localidades, enseñó clandestinamente también el catecismo. Arrestada con algunos familiares el 10 de agosto de 1949, fue conducida a las cárceles de Scutari, donde, por no haber querido revelar el nombre del asesino de un político comunista y por no haber querido complacer a un miembro de la Sigurimi -la policía del régimen- sufrió atroces torturas. Por ejemplo, la metieron desnuda dentro de un saco junto a un gato furioso, y entretanto, molieron el saco a bastonazos, desgarrando así sus carnes. A causa de las privaciones sufridas la hospitalizaron en el hospital civil de Scutari, donde murió el 24 de octubre de 1950. Sus restos mortales, exhumados después de la caída del régimen comunista en Albania, reposan en la iglesia de las Estigmatinas en Scutari. Es la única mujer del grupo de los 40 mártires albaneses. A su memoria ha sido intitulado un colegio de muchachas situado en Rreshen y gestionado por las hermanas Siervas del Señor y de la Virgen de Matará, rama femenina del Instituto del Verbo Encarnado.

Estampa devocional popular de San Martín de Porres.

Estampa devocional popular de San Martín de Porres.

Entre los Santos amantes de los animales está Martín de Porres. Su memoria está inscrita en el calendario universal de la Iglesia Católica, a fecha de 3 de noviembre, así como lo recuerda el Martirologio Romano: “San Martín de Porres, religioso de la Orden de los Predicadores, hijo de un español y de una mujer negra, desde la infancia, en medio de las dificultades por su condición de hijo ilegítimo y mestizo, aprendió la profesión de médico, que seguidamente, una vez religioso, ejercitó con abnegación en Lima de Perú entre los pobres, y dedicado a los ayunos, a la penitencia y a la oración, llevó una existencia de sencillez y humildad, irradiada por el amor”.

Martín nació en Lima en 1579. Su padre fue el aristócrata español Juan de Porres, que al principio no quiso reconocerlo, porque su madre era una ex-esclava negra de origen africano. Nombrado gobernador de Panamá, su padre dejó a su hija a un pariente y a Martín a su madre, con medios para que estudiara. Martín se convirtió en aprendiz de un barbero cirujano. Pero él quería entrar en los dominicos, que habían fundado en Lima su primer convento peruano. Pero como era mulato sólo lo admitieron como terciario y le asignaron tan sólo tareas humildes. Cuando los dominicos vieron su energía interior lo retiraron de esa condición subalterna, admitiéndolo en la Orden como hermano cooperador. Martín de Porres, hijo de un “conquistador”, ofreció así en Perú un ejemplo de vida ejemplar. Iban a él en busca de consejo el virrey de Perú y el arzobispo de Lima, hallándolo siempre rodeado de pobres y de enfermos, ya fueran humanos o animales. Cuando llegó la peste a Lima, cuidó él sólo de 60 hermanos. Para todos fue el hombre de los milagros: fundó en Lima un colegio para instruir a los niños pobres, el primero del Nuevo Mundo. Curó al arzobispo de México, que quería llevárselo consigo. Pero Martín murió en Lima en 1639.

La vida de San Martín es rica en episodios con animales, como perros, gatos y roedores. Un día, atravesando el patio del convento, con un hermano, vio en un extremo a un gatito que maullava deseperadamente porque tenía la cabeza herida por una pedrada. Indicó al gato que le siguiera a la enfermería, y el animalito le siguió. Después de haber lavado, tratado y cosido la herida, el Santo le colocó una especie de gorrito, indicándole que debía regresar la mañana siguiente para seguir curándole. ¡Qué cosas!

Icono francés de Santa Clotilde de California con el gato.

Icono francés de Santa Clotilde de California con el gato.

Finalmente, en esta pequeña investigación de Santos y gatos, el último caso hallado en la iconografía es Clotilde de California. Clotilde, en el siglo llamada Helena Quast, es una Santa que no pertenece a la Iglesia Católica, sino a la Iglesia Céltica. Es una Iglesia vinculada a la tradición ortodoxa e instituida en 1866, aunque sus miembros sostienen que su fundación se remonta a José de Arimatea, en el año 37 d.C, en Gran Bretaña, en un lugar hoy llamado Glastonbury. Fue sucesivamente enriquecida por el testimonio de San Aristóbulo, que evangelizó las islas británicas. Se dice heredera del gran monasticismo irlandés.

La Iglesia Céltica se inicia o restaura en 1866 por obra del obispo Jules Ferrette. En 1977 el obispo Mael, primado de la Iglesia Céltica hasta 2014, ha puesto en marcha profundas reformas, y desde entonces esta Iglesia ha seguido creciendo, recuperando la historia céltica, las tradiciones, su rito y su espiritualidad. Se han establecido nuevas comunidades y contactos ecuménicos con las demás Iglesias.

Helena Quast nació el 12 de septiembre de 1912 en Seattle, en el estado de Washington, EEUU. No sabemos nada de su infancia, pero siendo joven entró en un convento de una congregación de hermanas franciscanas. Helena dejó el convento para cuidar de su madre enferma, cosa que hizo hasta su muerte. Después de ello conoció la Iglesia Céltica en Davis, en California, cuyo obispo era Elías en aquella época y su auxiliar, Nathan. A ellos, Helena les expresó su deseo de entrar en la vida monástica y de ser una hermana en el espíritu de San Francisco de Asís.

Entró en el noviciado en 1979 con el nombre de sor Clotilde. Hizo la profesión monástica de manos del obispo Elías el 4 de octubre de 1981, que renovó en 1982 de manos el obispo Mael, el único abad en aquel entonces de la Iglesia Céltica. El abad Mael se convirtió en su padre espiritual. Maltrecha de salud, no pudiendo vivir sola, entró en una pequeña casa de reposo para ancianos en Sacramento, California, a condición de poder mantener su hábito monástico en todo momento. Se durmió en la paz del Señor el 25 de octubre de 1993, con 83 años. Fue canonizada el 10 de agosto de 2008 en la catedral de Nuestra Señora del Signo en Saint-Dolay.

La Iglesia Céltica celebra la memoria de Santa Clotilde el 25 de octubre. En su icono para la canonización, según el estilo oriental, aparece representada con un gato.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
* Barbagallo Sandro – Gli animali nell’arte religiosa. La basilica di San Pietro in Vaticano – LEV, 2010
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Frigerio Luca – Bestiario medievale. Animali simbolici nell’arte cristiana – Ancora, 2014
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2015
* Jones D.M. – Animali e pensiero cristiano – EDB, 2013
* Maspero Francesco – Bestiario antico – Piemme, 1997
* Pisani Paolo – Santi, Beati e Venerabili nella provincia di Grosseto – Cantagalli. 1993
* Rossetti Felice – Un’amicizia coi baffi. Sorie di Santi e dei loro animali – Porziuncola, 2011
* Sitio web ladanzadellacreativittravelandexplore.blogspot.it
* Sitio web orthodoxie-celtique.net
* Sitio web papalepapale.com
* Sitio web wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es