Basílica menor de San Juan Bautista de los Florentinos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada de la Basílica. Roma, Italia.

Basílica menor de San Juan Bautista de los Florentinos
Via Acciaioli, 2
Roma

La iglesia de San Juan Bautista de los Florentinos (San Giovanni Battista dei Fiorentini), está situada al final de la vía Julia, entre la vía del Oro y el largo Tiber de los Florentinos, siendo construida por la numerosa comunidad florentina que vivía en esta zona de Roma, apoyados por el poder de dos grandes papas toscanos de la Casa de los Médici: León X y Clemente VII.

La Comunidad llegó a tener su propio tribunal, sus propias leyes y hasta un Cónsul, con su propio consulado e incluso su propia prisión. La población florentina y la Compañía de la Misericordia obtuvieron del papa León X el permiso para construir su propia iglesia parroquial, que pusieron bajo el título del santo patrono de Florencia, San Juan Bautista. Entre las propuestas o diseños presentados, entre otros de Miguel Ángel, Rafael y del Peruzzi, el Papa optó por el de Jacopo Sansovino, que comenzó la construcción de la misma a principios del año 1500. Tardó un siglo en ser construída, por lo que fue continuada por Antonio de Sangallo el Joven, por Giacomo Della Porta y por Carlo Maderno, al cual se debe su característica cúpula (1614),de forma alargada, por lo que fue llamada jocosamente por los romanos como “el caramelo chupado”.

La cúpula se encuentra en un alto tambor octogonal sobre la cual hay cuatro ventanas rectangulares con elegantes marcos y varios nichos arqueados. Encima, después de una zona intermedia algo detraída, se levanta la cúpula, dividida en secciones ojivales que terminan en una hermosa linterna barroca acristalada. En el campanario existe una antigua campana con la inscripción inglesa “Mary is my name”, que se cree proviene de la catedral de San Pablo de Londres. La fachada de la iglesia está hecha con travestino siendo construida por el arquitecto florentino Alessandro Galilei en el año 1734, como así lo indica una gran inscripción por encima de la entrada central, CLEMENS XII PONT MAX A S MDCCXXXIV.

Vista de la nave central de la Basílica. Roma, Italia.

La fachada también tiene esculturas y relieves que recuerdan episodios de las vidas de San Juan Bautista y de los grandes santos de Florencia. El interior, al que se accede por tres entradas correspondientes a las tres naves interiores, está enmarcado por altas columnas con capiteles corintios y está especialmente enriquecido con frescos, pinturas y mármoles: las capillas están dedicadas sobre todo a los santos florentinos, mientras que en un nicho situado sobre la puerta de la sacristía se conserva una estatuilla de San Juan Bautista, atribuída durante mucho tiempo a Rafael, pero que es obra del siciliano Mino Del Reame. El grupo marmóreo de Antonio Raggi, el “Bautismo de Jesús”, se encuentra en el centro del grandioso altar del Borromini, en la iglesia sepultado como lo asegura una inscripción en el tercer pilar de la parte izquierda de la nave. También está sepultado Carlo Maderno.

Como es sabido, el Borromini se suicidó en el año 1667, saltando sobre una espada que lo atravesó de lado a lado; sin embargo, no es sorprendente que esté sepultado en un lugar santo ya que el artista estuvo agonizando durante dos días, aceptó los Santos Sacramentos y se arrepintió de lo que había hecho, lamentando dicho gesto originado por una grave enfermedad que lo aquejaba desde hacía algún tiempo. Sin embargo, los trinitarios de la iglesia de S. Carlo alle Quattro Fontane, no habían aceptado sepultarlo en su iglesia por ser un suicida, por lo que la tumba del artista, que se encuentra en la pequeña capilla de la cripta, realmente está vacía.

Vista del espectacular altar mayor, obra de Il Borromini y presidido por el conjunto escultórico del Bautismo de Cristo, obra de Antonio Raggi. Basílica de San Juan Bautista de los Florentinos, Roma (Italia).

Debemos señalar que en la primera capilla de la derecha de la entrada, donde una lápida latina indica el sepulcro de los marqueses del Grillo, están realmente sepultados Cosme (1711) y Bernardo (1757) del Grillo. Esta es una iglesia muy conocida en Roma por ser la única donde los animales son bien acogidos dentro de ella durante la celebración de la Santa Misa.

En esta iglesia se conserva la reliquia de un pie de Santa María Magdalena, reliquia que anteriormente estaba en el Museo de la misma. También conservan los cuerpos de los santos mártires romanos Proto y Jacinto.

Detalle del relicario del pie de Santa María Magdalena. Basílica de San Juan Bautista de los Florentinos, Roma (Italia).

Los santos Proto y Jacinto eran dos hermanos eunucos que estaban al servicio de Santa Eugenia y que en tiempos del emperador Galieno, fueron descubiertos como cristianos por lo que fueron obligados a ofrecer sacrificios a los dioses. Al negarse, fueron primeramente apaleados y posteriormente, decapitados. Sus cuerpos fueron sepultados en el cementerio de Basilla, situado en la vía Salaria Antigua, en un cubículo construído por el Papa San Dámaso. Sobre estos santos se publicó en el blog un extenso artículo el día 11 de septiembre del año pasado

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es