Iglesia de San Marcelo al Corso

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada. Iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

Iglesia de San Marcelo al Corso
Piazza San Marcello, 5.
Roma

Fundada a finales del siglo IV por el Papa San Marcelo I, fue reconstruída después de un incendio que la desvastó, a partir del año 1519 por Jacopo Sansovino, que posteriormente, fue sustituído por Antonio de Sangallo el Joven. En comparación con la iglesia paleocristiana, esta renacentista tuvo una orientación opuesta, dando la fachada a la prestigiosa vía del Corso.
Del incendio se salvó un antiguo Crucifijo de madera del siglo XIV. Este hecho fue tomado como milagroso y de aquí nació un grupo de oración llamado “Compañía del Santísimo Crucifijo”. Tres años después, en el 1522, la ciudad fue atacada por la peste. El Crucifijo fue sacado del convento donde se encontraba y llevado en procesión por la ciudad durante dieciseis días, desde el 4 al 20 de agosto, al término de los cuales, la peste se detuvo.
La procesión del Crucifijo continuó repitiéndose durante siglos, el día del Jueves Santo desde la iglesia de San Marcelo hasta la de San Pedro. La Compañía se convirtió en Archicofradía y poco después, en el año 1568, se trasladó al vecino Oratorio del Crucifijo.

En el interior de la iglesia están colocadas las obras de Alessandro Algardi (bustos de la familia Frangipane), de Francesco Salviati (los frescos de la segunda capilla lateral derecha), de Perin del Vaga (los “Cuatro Evangelistas” de la cuarta capilla de la derecha), y de Federico Zuccari (“La Conversión de San Pablo” en la cuarta capilla de la izquierda).

La fachada es cóncava y es una obra de estilo barroco de finales del siglo XVII de Carlo Fontana (1681-1687). Todos los años la iglesia un artístico pesebre de ambientación romana. Esta iglesia está regida por los siervos de Maria.

En el altar mayor de la iglesia se encuentra el sarcófago de basalto que contiene los restos del Papa San Marcelo I, los cuales, hasta finales del siglo IX se encontraba en el cementerio de Priscila. San Marcelo I fue un papa martirizado en el año 309 en tiempos de Majencio, quien ordenó apalearlo y lo destinó a que cuidara los animales de una cuadra, muriendo allí en la misma.

En una urna de pórfido en el altar de la capilla Mutti Bussi, se encuentran los restos de las Santas Digna y Emérita, que fueron extraidos del cementerio de Comodila y trasladadas a esta iglesia en tiempos del Papa San León IV. Estas dos santas vírgenes fueron martirizadas en tiempos de Valeriano y Galeno.

Vista del altar mayor, bajo el cual se halla la urna con los restos de San Marcelo, papa y mártir. Iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

En el altar de la capilla del Crucifijo se encuentran los restos de los santos mártires Juan sacerdote, Blasto y Diógenes, soldados y Santa Longina, madre de San Juan. En la misma iglesia se conservan otras reliquias menores de los santos mártires Crescenciano, Juliana, Memmia, Largo, Smaragdo, Félix, Jennero y Crescenciano; de San Focas el hortelano y de Santa Juliana de Falconieri, santa perteneciente a la Orden de los Servitas.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es