La Virgen de los Lirios de Alcoi

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Conjunto escultórico de la Virgen de los Lirios y San Felipe Neri. Iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís, Alcoi, Alicante (España).

Conjunto escultórico de la Virgen de los Lirios y San Felipe Neri. Iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís, Alcoi, Alicante (España).

La advocación de la Virgen de los Lirios conmemora el milagro producido el 21 de agosto de 1653 en el Carrascal de la Font Roja de la villa de Alcoi cuando, en unos lirios silvestres, aparecieron unos bulbos que llevaban  grabada la imagen de la Purísima Concepción. Este hallazgo milagroso fue protagonizado por el sacerdote alcoiano Antonio Buenaventura Guerau, quien había acudido al paraje de la Font Roja del monte Carrascal con otros sacerdotes alcoianos. Antonio Buenaventura decidió pasar la noche en vigilia, recitando el Rosario y leyendo curiosamente el texto del Cantar de los Cantares que se relacionaba con el posterior suceso: «Como lirio entre espinas, así es mi amiga entre las vírgenes». Cuando clareó el día vio con sorpresa que, entre unos zarzales, había brotado un hermoso lirio. Al sacar de raíz toda la planta e invocar a María, halló admirablemente reflejada la imagen de la Inmaculada bellamente representada en el misterio de su Purísima Concepción. Muy cerca de allí, habiendo llegado uno de sus acompañantes, hallaron también entre zarzales otro lirio con la idéntica imagen. Los lirios fueron llevados a Valencia el 28 de agosto, donde se presentaron a las autoridades civiles y metropolitanas y se constituyó una comisión facultativa para su estudio.

El trasfondo de la cuestión estriba en el conflicto existente en el siglo XVI entre tomistas e inmaculadistas para la defensa o ataque al dogma de la Purísima Concepción de María, en el que se batieron el cobre agustinos y dominicos en la postura tomista; y jesuitas y franciscanos en la inmaculadista; y que se tradujo en muchas ciudades que juraron voto de defensa del misterio de la Inmaculada Concepción de María. Incluso los Austrias Felipe III y Felipe IV pidieron al Papa que fijara el misterio, pero éste se limitó a prohibir los ataques en público, pero no las discusiones teológicas. En esta dialéctica se sabe que Antonio Buenaventura Guerau se encontró un pasquín contra la Inmaculada, razón por la cual cambió su sermón asuncionista por otro en defensa de la pureza original de María. Y fue en una sucesión de hechos concatenados cuando, días después, ocurrió el hallazgo que relatamos.

Una década más tarde se inauguraba la Ermita de la Fuente Roja para testimoniar el prodigioso hallazgo de los lirios. Se dice que Antonio Buenaventura Guerau, al celebrar allí su primera misa, pidió a la Virgen hallar un tercer lirio y, muy cerca de la ermita, su deseo se hizo realidad. Este tercer lirio se presentó al Virrey de Valencia y el arzobispo ordenó la apertura de una “Información jurídica del Milagroso Hallazgo de la Imagen de Nuestra Señora en su Purísima Concepción”. Por indicación del virrey, el lirio fue enviado al rey Felipe IV, el cual mandó reservarlo en su oratorio.

Vista de la fachada de la ermita de la Font Roja, Alcoi, Alicante (España).

Vista de la fachada de la ermita de la Font Roja, Alcoi, Alicante (España).

Conocidos estos hechos por los alcoianos, se suscitó la devoción a la Virgen Inmaculada que fue nombrada desde entonces por la piedad popular como Virgen de los Lirios. La imagen de la Virgen de los Lirios fue encargada en el año 1764 y representaba una Purísima con un lirio a sus pies y, junto a ella, se colocaría la imagen de San Felipe Neri, a cuya Congregación pertenecía quien los encontró. Este grupo escultórico fue destruido durante la guerra civil y, tras acabar ésta, se realizó una igual, que es la que actualmente está allí.

En el año 1953, con ocasión del tercer centenario del milagroso hallazgo, la Virgen fue coronada canónicamente por el Arzobispo de Valencia. Esta imagen se halla en la iglesia de San Mauro y San Francisco de Asís y, habiendo otra en la ermita de la Fuente Roja, todos los años hay una romería desde dicha iglesia, que sufrió como otras graves daños en la guerra civil de 1936, hasta la ermita. Es tradicional que cada año un artista pinte un lienzo distinto relativo a esta advocación mariana y la done a la parroquia para ser albergado en su magnífico museo. Pero hay que decir que, desde el año 1653, se han construido sucesivamente tres ermitas en la Fuente Roja. La primera, de pequeñas dimensiones, fue inaugurada el día 21 de agosto de 1663, a los diez años justos del hallazgo milagroso. Consta que en los años 1720 y 1740 se realizaron diversas reparaciones ya que con el paso del tiempo se habían producido algunos desperfectos.

La primera piedra de la segunda ermita fue colocada el día 29 de junio de 1743 y duró hasta el año 1884, acordándose su demolición por ruina. El día 21 de junio de 1886 se coloca la primera piedra de la ermita que hoy conocemos, inaugurándose el domingo 14 de junio de 1891. Una Comisión Gestora Municipal, en sesión extraordinaria celebrada el 21 de julio de 1941, acordó declarar oficialmente patrona de la ciudad de Alcoi a la Virgen de los Lirios, cuyo patronato decretó la Santa Sede bajo el Pontificado de S.S. Pío XII, en 19 de diciembre de 1952. Además, el Hospital de Alcoi lleva el nombre de la Virgen.

Cerámica devocional de la Virgen de los Lirios, patrona de Alcoi, Alicante (España).

Cerámica devocional de la Virgen de los Lirios, patrona de Alcoi, Alicante (España).

La fiesta en honor de la patrona de Alcoi, la Virgen de los Lirios, se celebra desde los años siguientes a los hechos milagrosos del día 21 de agosto de 1653. Actualmente la fiesta se celebra entre los meses de agosto y septiembre, mes este en que suceden los actos centrales que culminan con la popular romería a la Font Roja. Es tradicional el rezo de la Sabatina, solemne Misa concelebrada en honor de la Virgen de los Lirios, la presentación de los niños a la Virgen, a los que se obsequia con una medalla de la misma, la procesión con la imagen por los alrededores de la Font Roja y una popular ofrenda de flores con la participación de la archicofradía, autoridades municipales y eclesiásticas, así como de entidades y devotos en general, en donde se convoca al pueblo a la romería. La romería comienza a las seis de la mañana con una «despertà» y, a continuación y acabada la misa que se celebra en la iglesia de San Mauro, la imagen peregrina de la Virgen de los Lirios sale camino del santuario, acompañada de miles de fieles que se turnan para portar su imagen. En estos diez kilómetros de subida se realiza una parada en el cementerio para rezar un responso por los alcoianos y alcoianas difuntos.

Salvador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Jacoba: historia, devoción y folklore

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de Santa Jacoba entronizada en su santuario.

Imagen de Santa Jacoba entronizada en su santuario.

La piedad popular en México se vive con una mezcla de tradiciones autóctonas y sentimientos de fe cristiana que raramente se encuentran amalgamados de forma tan peculiar en otra parte del mundo. Quiero exponer ahora un fenómeno religioso poco conocido, me refiero a la devoción a “Santa Jacoba” que representa un caso único a nivel nacional, sin paragón en la cristiandad posiblemente, debido al nombre con que se conoce a esta advocación de la Inmaculada Concepción. Con los datos no tenemos elementos suficientes para hacer una valoración del desarrollo del culto, que es antiquísimo, pero se hará el intento en base a los testimonios locales y a posibles hipótesis que puedan dar una solución en torno a la confusión de nombres y fiestas.

En el pintoresco poblado de Ajacuba, Hidalgo, en el centro de la República Mexicana cada 25 de julio es celebrada con gran fervor la fiesta de Santa Jacoba, con manifestaciones de tradición propia del lugar; son numerosos los habitantes que se llaman Jacoba, Jacobo o Jacob en honor a esta advocación cuya devoción es muy sentida en los alrededores.

Axocopan, como se llamaba en un principio, era un pueblo que se funda con tres culturas: chichimeca, tolteca y mixteca, teniendo como centro el cerro del Ponzha (que significa lugar donde hay leña); aquí es donde se tiene el lugar sagrado del Teotlalpan o camino de los dioses, donde se encontraba el lugar de los siete Templos. Las ruinas de estos adoratorios idolátricos aún se pueden apreciar cerca del cerro.

Para 1548 y 1571 se nombra Santa María Ajacuba aunque en 1522 Jerónimo López y Valeriano de la Cruz la llamaron Axocopanque y al irla transcribiendo la identificaban como: Axacuba o Xacuba, reiterando que los escribanos españoles lo fueron modificando a su arbitrio como Axocopan y Santa María Jacuba, nombre que influye en la devoción mariana.

Evangelizaron el lugar los frailes Agustinos como consta en las distintas ermitas que construían donde se concentraban grupos numerosos de indígenas que estaban dispersos en toda la comarca del valle de Ajacuba. Los actuales edificios religiosos son del siglo XIX y XX.

Vista de la ermita y atrio de Santa Jacoba en Ajacuba, México.

Vista de la ermita y atrio de Santa Jacoba en Ajacuba, México.

Entre las imágenes que llegaron poco después de la llegada de los agustinos a la comunidad se encuentra el Señor de Maravillas, que está colocado en el altar mayor de la Iglesia del Arenal, Hgo. También una talla de un crucifijo llamado el Cristo de Santa Teresa, venerado anualmente en octubre, Santiago Apóstol (llamado Señor Santiaguito) y la imagen de la Santísima Virgen en su advocación de la Inmaculada Concepción, a quien actualmente se le llama Santa Jacoba y que es venerada cada 25 de Julio. El hecho de que se honre a la Santísima Virgen en el día de la fiesta del Apóstol Santiago al parecer se debe a que en ese día se conmemora la llegada de Don Antonio de Valeriano a tierra ajacubense.

La imagen mariana fue llevada al templo de la Virgen de Guadalupe, (el templo recibió el título de Parroquia hasta 1987) a inicios del siglo XX ya que antes esta imagen estaba colocada en el altar de la Hacienda “el Tenguedo”, después de la Revolución Mexicana, y es venerada como patrona del pueblo, junto con la Guadalupana y el Cristo de Santa Teresa como los principales patrones de la región.

A raíz del Concilio pastoral Vaticano II, no dogmático, la imagen es retirada del culto público y guardada en la sacristía para ser expuesta solamente una vez al año con motivo de la fiesta del 25 de Julio; los fieles protestan y al poco tiempo se levanta un templo en el actual barrio de Santa Jacoba donde es entronizada la antigua imagen.

Cabe destacar que después de que la Imagen fue guardada y luego regresada al culto público, hace aproximadamente 30 años, la Virgen Inmaculada era llevada en procesión a las faldas del cerro Ponzha donde se construyó el actual templo en su honor. Durante el tiempo de la construcción del Templo en su honor la imagen fue resguardada en la casa de una persona devota, la señora Socorro Ramírez. En esos años la fiesta se llevaba a cabo debajo de un árbol que aún se encuentra en la plaza principal de la colonia Santa Jacoba.

Una vez construido el templo la imagen mariana es entronizada solemnemente por el P. Rubén Medrano. Dice la leyenda que en la base del actual templo, el cual tiene una nave de 30 metros, se encuentra la base de una pirámide precolombina en donde se hacían ceremonias de índole pagana y posiblemente sacrificios humanos.

Antigua fotografía donde se aprecian ruinas precolombinas cerca de la ermita de Santa Jacoba.

Antigua fotografía donde se aprecian ruinas precolombinas cerca de la ermita de Santa Jacoba.

Desde entonces el culto se ha arraigado nuevamente entre la feligresía aunque en el lugar donde se encuentra la iglesia es una zona donde la tecnología y los servicios han tardado en llegar, (a pesar de ser la cabecera municipal); ante estas carencias las personas acuden a venerar a Santa Jacoba y a responderle como hijos devotos. Como se ha dicho arriba, son muchos los pobladores del lugar y de otras regiones que en acción de gracias por los favores recibidos bautizan a sus hijos con el nombre de la advocación, las flores y las veladoras abundan delante de la taumaturga imagen en especial durante la fiesta patronal de julio y en el rezo de la novena preparatoria a la solemnidad. El día de la solemnidad hay fiesta en torno a la imagen con muestras de devoción filial en especial las danzas, los arreglos florales y las “mandas” o promesas que hacen los peregrinos en acción de gracias por los beneficios recibidos.

La devoción por esta imagen mariana es muy antigua, arraigada en la población local y entre los pueblos vecinos. Lamentablemente muchos desconocen los pormenores de la advocación y llegan a decir que la imagen representa a una santa italiana o griega, otros la confunden con Santa María Magdalena o alguna de las santas mujeres; los más informados quisieron darle los atributos de Santa María Salomé (madre de los apóstoles Santiago y Juan) la cual es conocida en Italia como Santa María Jacoba por la referencia a su hijo Santiago el Mayor.

El reto pastoral en referencia a esta devoción es principalmente erradicar la ignorancia. Las sectas evangélicas de origen norteamericano pululan entre los pueblos sencillos y, poco a poco, destruyen no solo las tradiciones de origen católico, sino también arrasan con el folklor y la algarabía propia de los pueblos. A esto debe añadirse que entre los pobladores hay mucha rebeldía y fanatismo para ver más allá de la simple imagen, pero lo que más importa, como nos lo mencionan miembros de la catequesis local, es lograr que todos puedan leer en la imagen de Santa Jacoba a la Santísima Virgen María, la misma Madre de Dios. Para esto se propugna que se retome el nombre original de Santa María Jacoba.

Cerro Ponzha, centro de idolatría, en sus cercanías los misioneros evangelizaron y sentaron la devoción a la Inmaculada como Santa Jacoba.

Cerro Ponzha, centro de idolatría, en sus cercanías los misioneros evangelizaron y sentaron la devoción a la Inmaculada como Santa Jacoba.

¿Qué problemas se plantean para el que quiera investigar más ahondo? Surge primeramente la cuestión alrededor de las circunstancias en las que se desarrolla la devoción local, primeramente porque el 25 de Julio es fiesta de Santiago Apóstol, Sanctus Iacobus. Pero el culto se tiene en referencia a una “santa”, no al apóstol, por lo que existe la duda de cómo pudo haber una trasposición de nombres y de fiesta. Primeramente porque el día de la celebración corresponde a una fiesta tradicional en honor a Santiago, es decir Iacobus, pero la imagen venerada es femenina. La respuesta que se da, al menos en teoría, es porque según la tradición fue en un 25 de Julio que llegó a Ajacuba Don Antonio de Valeriano uno de los principales forjadores de la región.

Poncho

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

María Inmaculada de la Salud de Pátzcuaro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la imagen completa, vestida de gala. Fotografía: Eugenio Calderón O.

Vista de la imagen completa, vestida de gala. Fotografía: Eugenio Calderón O.

Michoacán de Ocampo es uno de los estados mexicanos con mayor riqueza cultural e histórica. Es cuna ideológica de la Independencia Nacional, cuna de grandes personajes como el Generalísimo José María Morelos, Josefa Ortiz de Domínguez y de varios santos como San Rafael Guízar y Valencia y el niño mártir de Azuayo, José Sánchez del Río. Es el estado donde realizó su acción evangelizadora el Siervo de Dios Vasco de Quiroga que nos legó además de su espíritu humanista la bendita imagen de la Inmaculada Concepción, a quien los indígenas purépechas aún llaman con reverencia Nana Salud («Nana» es un título de veneración) o bien «mamita».

Historia de la imagen de la Virgen María de la Salud, Patrona de la Arquidiócesis de Morelia y del estado de Michoacán
En el año de 1526 llegan a Michoacán los primeros misioneros franciscanos con Fray Martín de la Coruña a la cabeza; diez años después, en 1536, se erige el Obispado de Michoacán por orden del Papa Paulo III y para 1540, parece ser el año en que se mandó hacer una imagen de María Santísima a los indígenas que habitaban la región del lago de Pátzcuaro, los cuales desde antes eran expertos en la elaboración de figuras de una materia muy original nunca antes usada, ni en otra parte, materia prima que consistía en la médula de la caña de maíz seca, molida y mezclada con un engrudo obtenido del bulbo de las orquídeas, muy común en los bosques michoacanos. Esta pasta es conocida como pasta de caña y de ella se hicieron varias imágenes ahora consideradas milagrosas como Nuestra Señora de Zapopan, Nuestra Señora de San Juan de los Lagos y muchos Crucificados que se hayan por toda la geografía nacional y aún en el extranjero como el Santísimo Cristo de Telde en Gran Canaria o el de Torrijos en Toledo.

En el año 1690, el párroco del lugar mandó recortar una buena parte de la túnica original (que según suposiciones caía en pliegues rígidos con manto terciado al hombro de la misma pasta) para sustituirla por ricas telas importadas según la costumbre de la época, así como ponerle una nube y una peana de plata, tal como se observa en la actualidad. Obviamente y para aquel tiempo, la medida causó gran revuelo y molestia entre los fieles, e incluso llegó a afirmarse que los escultores encargados de hacer tales modificaciones se negaron rotundamente y la tarea les correspondió a los sacerdotes, asesorados por artesanos experimentados. Cuenta una leyenda que al empezar los sacerdotes a recortar la imagen, ésta cambió su rostro mostrando un gesto de aflicción y sudó profusamente. Recientemente se ha descubierto en los archivos de la Basílica un documento notarial de la época donde se asienta bajo juramento este hecho como aparente milagro. Cierto o no, la imagen fue transformada a su actual apariencia.

Detalle del busto de la venerada imagen.

Detalle del busto de la venerada imagen.

Descripción de la imagen
La imagen de Nuestra Señora de la Salud, del tamaño casi natural, mide aproximadamente un metro y medio de altura y parece que desde su única restauración en el año de 1690, no ha tenido ningún otra; conserva por lo mismo su primitivo color y barniz en el rostro y las manos, que los siglos no han podido decolorar. Está dorada y redondeada y a los lados de sus pies le salen los “cuernos” de una media luna plateada.

Su rostro está un poco inclinado hacia el lado derecho y sus facciones semejan a una indita purépecha, lo que indica que un indígena estuvo en sus hechuras y que no podía reproducir toda la hermosura de la Madre de Dios. Las manos las lleva juntas ante el pecho, un poco cargadas hacia su izquierda y como siempre entre los católicos se ha representado a la Concepción Inmaculada. Sus ojos de mirada bellísima, son pintados y sobrepuestas las pestañas y por el barniz tan brillante parecen ser de porcelana. Toda la imagen se asienta sobre una rica y antigua peana plateada con una concha del mismo material simulando nubes repujadas y con ocho querubines (angelitos) de cada lado. Sobre una concha cae tanto la túnica bordada como el manto. Su vestido siempre es de color blanco y su manto azul intenso (sólo en la festividad del 15 de agosto el manto es rojo). Su cabellera rizada con mucha gracia que en bucles cae sobre sus hombros y a su espalda. El manto es tan largo, que cuelga hacia atrás como una gran cauda, de modo que los devotos pueden cubrirse con él a placer cuando se les permite subir al camarín donde actualmente se encuentra colocada la imagen.

La imagen quedó terminada entre 1538 o 1539, fecha que aparece incierta en los archivos documentales; no obstante, sí se sabe que ya en 1540 se le rendía culto público a la virgen michoacana, considerada como la primera imagen de la Virgen María realizada en tierras americanas. Esta imagen la colocó don Vasco de Quiroga en un principio en el templo del Hospital Principal de Pátzcuaro, llamado de Santa Marta, como titular y fueron tantos los favores y curaciones de enfermos que obtuvieron los indígenas, que el mismo Vasco de Quiroga mandó grabar a los pies de la imagen este epígrafe de las letanías de Loreto: “Salus infirmorum” (Salud de los enfermos). Desde entonces se le nombró y sigue llamándose hasta la fecha, la Virgen de la Salud.

Estampa de la Virgen de Pátzcuaro. Fotografía de A. Escobedo que capta el busto de la imagen desde otra perspectiva.

Estampa de la Virgen de Pátzcuaro. Fotografía de A. Escobedo que capta el busto de la imagen desde otra perspectiva.

Debido a que desde ese preciso momento comenzó a manifestar milagrosas curaciones y por ser una imagen de la Purísima Concepción de María, se le impuso el nombre de María Inmaculada de la Salud, nombre que hasta la fecha conserva y es su nombre oficial.

Primeros cultos a la imagen
Fueron tan grandes los favores recibidos de la santa imagen, que el pequeño templo del Hospital de Santa Marta resultó insuficiente para dar cabida a las multitudinarias peregrinaciones de gente proveniente de todas partes del país para venerarla, por lo que en 1691 se inició la construcción de un templo mayor que recibió el nombre de Sagrario, hecho con piedra y bóvedas muy altas, modificado hacia 1874 y donde estuvo la Virgen de la Salud por 191 años hasta su traslado a su actual recinto, la Basílica Menor.

En 1747 se fundó un convento de religiosas dominicas dedicadas al cuidado y mantenimiento de la imagen, y a partir de entonces sólo ellas podían tocarla y atenderla, como sucede hasta nuestros días. El convento se haya hoy en un amplio terreno tras la basílica, siendo las religiosas además criadoras del Achoque o Ajolote de agua dulce de cuya carne se obtienen remedios naturales para enfermedades pulmonares.

La Basílica de la Salud
Los orígenes de la actual Basílica se remontan a los primeros días de Vasco de Quiroga en Pátzcuaro, cuando soñaba con lo que sería la gran catedral de esta ciudad, con cinco naves en forma de mano extendida y que pudiera albergar a 30 mil fieles. La construcción de tan magna obra se inició en 1543; pero por irregularidades en el terreno o bien porque las autoridades eclesiásticas cancelaron la edificación al trasladar la sede episcopal a Valladolid (hoy Morelia), nunca llegó a concluirse tal como se diseñó en principio y solamente se terminó la nave central, que funcionó como catedral entre 1565 y 1580. A partir de entonces y hasta 1908, el templo fungió como parroquia hasta que en ese mismo año fue elevada a la categoría de Basílica. Hacia finales de 1880, la imagen de la Virgen de la Salud fue trasladada del Templo Parroquial del Sagrario a éste, lugar que desde ese entonces se reconoce como su hogar y adonde cada 8 de diciembre acuden miles de personas a venerarla y contemplarla. El templo es de planta basilical con una sola torre, capilla para el sagrario y un mausoleo donde reposan los restos de Don Vasco. En el camarín del Altar Mayor se venera la imagen. A esta Basílica acude cada año en peregrinación todo el presbiterio de la arquidiócesis el 12 de julio por ser esta fecha en que el Papa Pío XII confirmó por decreto pontificio a esta imagen como Patrona Primada del arzobispado de Morelia y del Estado de Michoacán.

Vista de la fachada de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Pátzcuaro, México.

Vista de la fachada de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Pátzcuaro, México.

El 8 de diciembre de 1899 se efectuó, en medio de una gran festividad, su coronación canónica, que el Papa León XIII había decretado por breve pontificio el 5 de abril de 1898 y casi moribundo, el excelentísimo Arzobispo José Ignacio Árciga y Ruíz de Chávez, colocó la corona sobre las sienes de la imagen, un tiempo después falleció el anciano prelado.

El atentado
El pleno siglo XX la imagen sufrió un atentado por parte de un desequilibrado que le disparó a corta distancia diez disparos con un máuser; admirablemente la sagrada imagen quedó intacta, considerándose un milagro.

Según cuentan las crónicas periodísticas, el 22 de diciembre de 1962, un individuo disparó diez balazos con un rifle de largo alcance a poca distancia de la virgen; tres de las balas iban dirigidas al rostro y las siete restantes al cuerpo. Sin embargo, la imagen no resultó dañada, pues varias balas se desviaron inexplicablemente y otras perdieron toda su fuerza y cayeron aplastadas justo delante del pedestal de la imagen. Para mayor sorpresa el enorme vidrio que cierra el camarín con los orificios de las balas permaneció entero por algún tiempo hasta que con un fuerte seísmo se despedazó. Pudiendo caer sobre la imagen los grandes pedazos pudieron destruirla, pero se despedazaron entre el altar y la imagen, sin dañar ni a la Virgen ni a los fieles que pasaban frente al camarín. Como evidencia de tan extraño suceso, en la sacristía de la Basílica se conserva el rifle del atentado y algunos pedazos del cristal con la huella de los impactos.

Vista del interior de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, Pátzcuaro, México.

Vista del interior de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, Pátzcuaro, México.

Ante esta imagen se han postrado todos los obispos y Arzobispos, nuestro primer santo San Bernabé de Jesús y varios prelados notables, como el Card. Norberto Rivera que recoronó la imagen en el año 2000 con motivo del Centenario de la Coronación Pontificia, y el Card. Sean O´Malley, Arzobispo de Boston.

Su fiesta principal es el 8 de diciembre en que es bajada de su camarín y sacada en procesión por las calles de Pátzcuaro siendo curioso que los primeros en llevarla en andas con los obispos y sacerdotes concelebrantes. Con motivo del centenario de su coronación recorrió casi toda la ciudad durante la noche del 8 al 9 de diciembre, visitando los diversos templos de la localidad. Nunca ha salido de la ciudad lacustre, son imágenes peregrinas suyas las que visitan periódicamente la ciudad episcopal, el seminario y las diversas parroquias y localidades del estado y de la república. También se le celebra el 12 de julio con motivo de la peregrinación diocesana y el patronazgo canónico, el 15 de agosto por la Fiesta de la Asunción y el 1° de noviembre con motivo de Todos los Santos y Día de Muertos.

Oración a María Inmaculada de la Salud
¡Oh María, Salud de los enfermos del alma y del cuerpo Que para todos tienes entrañas de piedad y misericordia!; por ti los pecadores se mueven a penitencia y alcanzan el perdón de sus pecados; por ti las almas débiles obtienen la fortaleza para combatir las pasiones y triunfar de ellas; por ti los corazones tibios llegan a inflamarse en el fuego del amor divino.; por ti los justos reciben extraordinarias gracias para alcanzar la perfección. Tu consuelas a los afligidos y los enseñas a llevar con resignación los sufrimientos de este valle de lágrimas. Tu remedias las miserias espirituales que son como dolorosas llagas que enferman nuestras almas; tu alivias al enfermo en el lecho del dolor haciéndole suaves y meritorios sus padecimientos; tu asistes amorosamente al moribundo en el tránsito de su agonía; Tu, cuando conviene y así lo quiere Dios, imperas a la enfermedad y la obligas a dejar a su presa para que, reconociendo ésta el poder de Dios y el valor de tu intercesión alabe al Señor y bendiga la dulcísima clemencia de tu corazón inmaculado. Nuestra salud ¡Oh María! está en tus piadosísimas manos y en tus dulcísimos ojos míranos compasiva y alegres serviremos a Jesús, nuestro Divino Rey.

Vista de una peregrinación de indios purépechas en honor a la Virgen de la Salud.

Vista de una peregrinación de indios purépechas en honor a la Virgen de la Salud.

Danos la salud del alma y del cuerpo, protégenos con tu inefable poder, tu admirable sabiduría y tu maternal amor, líbranos de las tristezas de la vida presente y alcánzanos las eternas alegrías de la vida inmortal. Amén.

Daniel

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo de la Inmaculada por el pintor barroco español Francisco de Zurbarán (1630-1635). Museo Diocesano de la catedral de Sigüenza, España.

Pregunta: ¿Podrían decirme cual es el color de la cinta de Santa Teresa? ¿Y el de Purificación?

Respuesta: Este es un tema nada fácil de explicar porque no existen “cintas de colores normalizadas” para cada santo. Cada uno, cuando se cuelga una medalla, se pone un cordón, cinta o similar del color que quiere. De todos modos he hablado con un fraile carmelita, amigo mío, al que le he preguntado lo relativo a santa Teresa. El dice lo mismo que yo y que, desde luego, cada vez se ven menos las medallas de la santa y que si habría que asignarle un color a las cintas, cosa que él duda, debería ser el marrón pues ese es el color de los carmelitas, aunque a veces se pongan encima unas capas blancas.

En cuanto a Purificación, quiero decirte que existe una santa Purificación mártir (es Santa Mundicia) virgen mártir extraída de las catacumbas y venerada en Munich, pero de ella no conocemos ninguna medalla. Por otro lado a la Inmaculada Concepción también se la conoce como la Purísima Concepción y de hecho casi todas las personas que se llaman Purificación celebran su onomástica el 8 de diciembre en vez del 2 de febrero. Y de la Inmaculada si hay multitud de medallas. Normalmente las cintas son de color celeste (azul claro) porque existe el privilegio de que en España y países latinos, el color litúrgico de ese día sea ese. En el resto del mundo es el blanco, por lo que las cintas también podrían ser blancas.

Pregunta: Hola a todos. Vivo en Lisboa y me especializo en “Rubricismo”; trabajo con los libros existentes en castellano y en latín: Solans, Martinucci, March, etc, pero colecciono misales. Soy de fe ortodoxa aunque me gustan las liturgias latinas; mi pregunta sería para alguien que hable serbio y castellano ya que necesito comprar y no se donde, un Misal (podría ser en PDF) en lengua eslava (glosolítico) y mi mayor necesidad es por la transliteración, a fin de escuchar liturgias celebradas en esa lengua y poder acompañar la lectura textual, con el propósito de redactar un librito en castellano que pueda ayudar a los liturgistas de Latinoamérica a comprender la belleza fonética de esta liturgia. Portugal

Vista de una tabla con los símbolos del alfabeto glagolítico de la antigua Iglesia eslava.

Respuesta: Supongo que te estarás refiriendo al glagolítico. El Glagolítico es uno de los alfabetos que se usaron en Croacia. En alfabeto glagolítico hay un misal con transliteraciones en latín, que lo puedes ver en este link.

Junto a la Liturgia, que es la romana antigua, está también el llamado canto glagolítico, con bastantes influencias orientales pero de temática católica, ya que ni el glagolítico es un rito, ni es ortodoxo. Lo que no se ya es si los rutenos utilizaron también el alfabeto glagolítico en las trascripciones de la Divina Liturgia, pero desde luego en Serbia, no. En Serbia siempre se ha utilizado la Liturgia de San Juan Crisóstomo o San Basilio en alfabeto cirílico y en eslavo eclesiástico. Si lo que buscas es una Liturgia Ortodoxa en eslavo eclesiástico transliterada con caracteres latinos, eso no existe.

Para conseguirte esta respuesta he tenido que recurrir a un buen amigo que habla serbio y castellano.

Fotografía de la Santa en su hábito de carmelita.

Pregunta: He oído a varias personas, incluso sacerdotes, decir que Santa Teresa de Lisieux fue declarada por Pío XI, aunque de forma no solemne, co-patrona de Rusia y de México y esto debido a las persecuciones en ambos países. No he encontrado información al respecto, salvo de Rusia a quién encomendó el Papa. ¿Podrían decirme si esta información es cierta? En unión de oraciones.

Respuesta: La verdad es que Santa Teresa de Lisieux fue para el Papa XI una santa muy especial: él tenía en la mesa de su despacho el diario de Teresa de Lisieux y la “Historia de un alma” y tanto le caló, que impulsó rápidamente el proceso de beatificación, la beatificó (29 de abril de 1923) y la canonizó dos años más tarde (17 de mayo de 1925), la declaró “estrella de su pontificado” y patrona de las misiones junto con San Francisco Javier, patrona de la Obra de San Pedro apóstol para el clero nativo y co-patrona de Francia con Santa Juana de Arco e impulsó la construcción de su santuario en Lisieux, aunque al principio se encontró con una fuerte oposición por parte del clero de la diócesis (no sé el por qué), pero lo consiguió.

En el año 1927, en uno de los momentos más difíciles de la persecución contra la Iglesia en México (la época de los santos mártires mexicanos), el Papa consagró el país a la protección de Santa Teresa, llegando a escribirle a los obispos mexicanos: “Cuando la práctica religiosa quede restablecida en México, deseo que Santa Teresa del Niño Jesús sea reconocida como la mediadora de la paz religiosa en vuestro país”.

En los encontronazos que tuvo con el gobierno fascista italiano en el año 1931 a cuenta de la ilegalización de la Acción Católica Italiana, también decía: “Mi pequeña santa, haz que todo se arregle en la fiesta de la Virgen” y efectivamente, todo se arregló el 15 de agosto del mismo año. En cuanto a si encomendó a Rusia a Santa Teresa, no sé nada.

Imagen contemporánea del Santo. Asilo-Casa de la Misericordia de Bilbao, España.

Pregunta: Quisiera saber un poco más sobre las reliquias de San Mamés y si es auténtica la reliquia del santo existente en el campo de fútbol del Atlético de Bilbao.

Respuesta: Te amplio un poco más lo que ya relato en el artículo sobre San Mamés publicado en el blog el día 17 de agosto del año pasado.

San Mamés fue sepultado en Cesarea de Capadocia y hasta finales del siglo VI no aparece ninguna información acerca del traslado de sus reliquias. Es la monja Baudovinia la que al escribir en el año 587 la vida de Santa Radegunda, nos dice que esta santa reina de los francos envió a Jerusalén al sacerdote Reoval a fin de conseguir una reliquia para llevarla a su monasterio de la Santa Cruz en Poitiers. Este sacerdote consiguió que el patriarca jerosolimitano le facilitara un dedo del santo niño mártir. Sin embargo, hay quienes afirman que esta reliquia no era de este santo, sino de otro santo del mismo nombre sepultado en Jerusalén ya que las reliquias de nuestro San Mamés no habían sido trasladadas desde Cesarea de Capadocia hasta Jerusalén. El peregrino Teodosio confirma por aquellas fechas que el cuerpo permanecía en Cesarea.

En el año 1069, Nicetas Serronio asegura que en aquellas fechas el cuerpo del santo fue trasladado a Constantinopla, desde donde se hicieron algunos repartos de reliquias a determinadas iglesias tanto de Oriente como de Occidente, pero quedando siempre en Constantinopla la mayor parte del cuerpo del mártir.

En el año 1075, el obispo Reinaldo de Langrés obtuvo del Patriarca de Constantinopla la concesión de uno de los brazos del santo para llevarlo a su diócesis, pero como le he dicho en mi respuesta anterior es en el año 1204 cuando los cruzados robaron el cráneo y lo llevaron también a Langrés. Esto lo confirma el sacerdote Walon de Dampierra quién lo obtuvo un año más tarde del cardenal Pietro de Capua y que fue quién lo llevó personalmente a dicha ciudad francesa. En el año 1726 una pequeña porción de dicha reliquia fue cedida por los canónigos de Sangres a la iglesia de Sceaux, cercana a París.

Vista del célebre estadio de San Mamés, sede del club de fútbol Athletic de Bilbao (España), donde se dice que se venera una reliquia del Santo.

Es verdad que en el año 1695, el Papa Inocencio XII dice en una bula papal que entrega el cráneo del santo al Inquisidor Don Juan de Texada el cual lo llevó a la Iglesia de la Magdalena de Zaragoza, pero está meridianamente claro que se trata de una reliquia falsa, no auténtica, (pudo ser de un cuerpo santo extraído de las catacumbas) porque la robada en Constantinopla jamás ha salido de Langrés.

A esta “supuesta reliquia” existente en Zaragoza se le extrajo un pequeño trozo en el año 1946 y se llevó al asilo de San Mamés de Bilbao y exactamente no se adonde se encuentra actualmente, pero es seguro que ni esa porción ni la reliquia existente en Zaragoza, son del cráneo auténtico del santo. Otras muchas ciudades manifiestan tener reliquias suyas y las hay quienes aseguran tener el cuerpo completo. Por supuesto se trata de cuerpos santos extraídos de las catacumbas romanas a los que se les ha puesto ese nombre. Algo parecido puede suceder con la que se dice está en el estadio del Atlético de Bilbao.

Óleo de la conversión de San Pablo, obra del pintor barroco Peter Paul Rubens (1620). Gemäldegalerie de Berlín (Alemania), desaparecido en 1945.

Pregunta: Tengo entendido que la cristología o teología sobre Cristo y especialmente su divinidad, está basada fundamentalmente en los escritos de San Pablo. ¿Eso es cierto?

Respuesta: La Teología es una disciplina muy amplia y compleja y en su conjunto está basada en las Sagradas Escrituras, especialmente en el Nuevo Testamento, en la doctrina de los Concilios Ecuménicos y en los escritos de los Santos Padres de la Iglesia. No está basada únicamente en las epístolas de San Pablo, aunque bien es verdad que este apóstol tiene las ideas muy claras cuando escribe sobre nuestro Señor: Para él, Cristo es Dios hecho hombre. Te reseñaré algunos apuntes sacados del libro “Teología de San Pablo” editado por la BAC.

“Cristo, Dios bendito sobre todas las cosas, amén” (Romanos, 9, 5). Este es el texto griego: ὧν οἱ πατέρες, καὶ ἐξ ὧν ὁ Χριστὸς τὸ κατὰ σάρκα: ὁ ὢν ἐπὶ πάντων θεὸς εὐλογητὸς εἰς τοὺς αἰῶνας, ἀμήν”. La traducción exacta sería “… a quienes pertenecen los patriarcas y de quienes es Cristo en cuanto a la carne, quién es sobre todas las cosas Dios bendito por los siglos, Amen”. Hagamos hincapié en que equipara, iguala, identifica a Cristo con Dios, “Χριστὸς” con “θεὸς”. Dios con mayúsculas. Más claro que el agua. Para San Pablo, Cristo es Dios bendito.

En el texto griego de la Epístola a Tito, 2, 13: “προσδεχόμενοι τὴν μακαρίαν ἐλπίδα καὶ ἐπιφάνειαν τῆς δόξης τοῦ μεγάλου θεοῦ καὶ σωτῆρος ἡμῶν Χριστοῦ Ἰησοῦ”, que significa: “guardando la dichosa esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo”, nuevamente iguala a Dios con Jesucristo: “θεοῦ” con “Χριστοῦ Ἰησοῦ”. Como vemos en este texto original griego, “gran Dios y Salvador nuestro” están precedidos de un solo artículo y seguidos del sustantivo “Jesucristo”. Si San Pablo hubiese querido distinguir entre el “gran Dios” y el “Salvador nuestro Jesucristo” disponía de dos medios sencillos: o duplicar el artículo o interponer el sustantivo (“del gran Dios y del Salvador nuestro” o “del gran Dios y de Jesucristo, Salvador nuestro”); sin embargo, no los emplea. Y no es que no los conozca, pues se vale bien de ellos cuando le interesa. Al principio de la misma Epístola dice: “Gracia y paz de parte de Dios Padre y de Jesucristo, nuestro Salvador” (Tito, 1, 4). “χάρις καὶ εἰρήνη ἀπὸ θεοῦ πατρὸς καὶ Χριστοῦ Ἰησοῦ τοῦ σωτῆρος ἡμῶν”.

Icono ortodoxo americano de la visión mística de San Pablo en el templo.

Si Dios no es aquí Cristo, ¿por qué le dice grande? Es extraño llamar a Dios Padre el gran Dios, porque San Pablo nunca lo utiliza. Atribuida a Cristo, esta expresión tiene razón de ser porque la denominación Dios, sin otra limitación o añadidura, San Pablo solo la reserva a Dios Padre o a Dios en cuanto prescinde de la pluralidad de Personas. Cristo es el gran Dios, expresión que sin rebajar o atenuar la significación de la palabra Dios, es muy apta para designar a una persona divina distinta del Padre.

En la Segunda Epístola a los Corintios, 13, 13, le dirige una fórmula trinitaria, equiparándolo al Padre y al Espíritu Santo. Dice el texto griego: “χάρις τοῦ κυρίου Ἰησοῦ Χριστοῦ καὶ ἡ ἀγάπη τοῦ θεοῦ καὶ ἡ κοινωνία τοῦ ἁγίου πνεύματος μετὰ πάντων ὑμῶν”, que traducido textualmente es: “la gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo, sea con todos vosotros”. Recordemos aquí lo dicho en Mateo, 28, 19: “…bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

En el texto cristológico de Filipenses, 2. 5-11, dice: “…ἐν Χριστῷ Ἰησοῦ, ὃς ἐν μορφῇ θεοῦ ὑπάρχων οὐχ ἁρπαγμὸν ἡγήσατο τὸ εἶναι ἴσα θεῷ……ἵνα ἐν τῷ ὀνόματι Ἰησοῦ πᾶν γόνυ κάμψῃ ἐπουρανίων καὶ ἐπιγείων καὶ καταχθονίων…..θεοῦ πατρός”, que significa: “…en Cristo Jesús, que existiendo en la forma de Dios… para que en el nombre de Jesús, toda rodilla se doble, de los seres celestes, de los terrenales y de los infernales… Dios Padre”.

Utiliza la palabra “μορφῇ, o sea “forma”. “Forma” a diferencia de “figura”, significa algo íntimo y característico del ser. Forma de Dios es, consiguientemente, el ser propio de Dios. En este sentido usaban esta expresión los griegos en tiempos de San Pablo. En nuestra terminología, forma equivale a naturaleza o esencia de Dios. “Forma” siempre será el conjunto de rasgos característicos que distinguen una cosa, sea cual sea el matiz particular que se le de o el origen filosófico que se le atribuya. Y aplicada a Dios, no puede ser sino el conjunto de los atributos distintivos de Dios, que es en definitiva, su naturaleza, esencia o sustancia. Y de esta “forma” de Dios, no dice San Pablo que Jesucristo la tomó o que fue hecho en forma de Dios, sino que “existía en forma de Dios”, que equivale a decir que poseía como propia la naturaleza divina, que realmente, era Dios. Al final dice que Jesucristo es Señor y que en razón de su señorío, toda rodilla se dobla ante Él y toda lengua confiesa que Él es el Señor.

San Pablo redactando sus Cartas. Óleo barroco de Valentin de Boulogne o Nicolas Tournier (ca. 1620). Museum of Fine Arts, Houston (EEUU).

Isaías, en 45, 18-24 dice: “Yo soy Señor y no hay otro… Ante mi se doblará toda rodilla y jurará toda lengua por Dios”. San Pablo cita este mismo texto, algo libremente, cuando le dice a los Romanos (14, 11): “Vivo yo, dice el Señor, que a mi se doblará toda rodilla y toda lengua alabará a Dios”.

En este texto, tanto el profeta como el apóstol, no solo hablan de Dios en cuanto Dios, sino que le presentan como reclamando para si exclusivamente honores y derechos privativamente divinos. Estas prerrogativas son tres: el nombre o título de Señor, el que toda rodilla se doble ante Él y el que toda lengua jure por Él y lo alabe. Ahora bien, estos tres honores que Dios reclama para sí, San Pablo los atribuye a Jesucristo, sin limitaciones ni atenuantes. Y quién así habla es un judío obstinadamente monoteísta, enemigo nato de toda usurpación sacrílega de los derechos divinos y de toda profanación de la divinidad. Que el texto de Isaías, aplicado antes por él mismo a Dios en cuanto Dios, lo aplique ahora a Jesucristo, en lo que tiene de más crudamente divino, no se concibe si San Pablo no mira y adora como Dios a Jesucristo.

Recordemos otra vez a Isaías, 42, 8 y 48, 11. “Yo soy el Señor, Yahvé: tal es mi nombre. Mi gloria a otro no daré ni mi honor a los ídolos”. Pues esta gloria intransferible, esta gloria divina de ser en sentido trascendente Señor, la comunica Dios Padre a Jesucristo porque, con ser personalmente distinto, no es otro Dios, sino un solo Dios y Señor con Él. Dice el texto griego traducido: “que el Señor Jesús está en la gloria de Dios Padre”. Por este consorcio de la gloria de Dios Padre, llama el mismo apóstol a Jesucristo, “el Señor de la gloria” (1ª Corintios, 2, 8)

San Pablo predicando a los atenienses. Cartón para tapiz de Raffaello Sanzio (1515-1516). Victoria and Albert Museum, Londres (Reino Unido).

En la Epístola a los Hebreos 1, 6 dice: “ ὅταν δὲ πάλιν εἰσαγάγῃ τὸν πρωτότοκον εἰς τὴν οἰκουμένην, λέγει, καὶ προσκυνησάτωσαν αὐτῷ πάντες ἄγγελοι θεοῦ” o sea, “Y otra vez, cuando introduce a su Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios”. Solo se adora a Dios y Dios mismo manda que adoren a Cristo todos los ángeles. Podríamos seguir poniendo citas de San Pablo, pero yo creo que con estas es más que suficiente para demostrar que, para San Pablo, Cristo es Dios. Sin embargo te quiero reiterar nuevamente que no son estos los únicos textos bíblicos que hacen referencia a la divinidad de Cristo.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La Inmaculada Concepción y Sor Juana Inés de la Cruz

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

«La Apoteosis de la Inmaculada Concepción ante los Reinos españoles». Francisco Antonio Vallejo, Museo Nacional de Arte de Ciudad de México. Foto de Alonso Díaz.

El privilegio de la Concepción Inmaculada, Pura y Limpia de María Santísima fue causa de polémica antes de su Definición Dogmática por el Papa Beato Pío IX en 1854 mediante la Bula “Innefabilis Deus”. Entre los defensores destacados de este privilegio de la Virgen antes de dicha proclamación podemos citar a San Ildelfonso, la Seráfica Orden de San Francisco con el Beato Juan Duns Scoto, la monja concepcionista María de Jesús de Ágreda, o San Alfonso María de Ligorio. En la nación española, dada su acendrada devoción mariana tuvo gran aceptación en el pueblo, convirtiéndose así en un gran difusor de ella en todos su dominios que contagiados por el fervor inmaculista, se fundaban pueblos, ciudades, ríos, o se juraba defender este privilegio de Nuestra Señora. Ya en los siglos XVI, XVII, y XVIII, en España y sus colonias hacían rimbombantes fiestas por la jura o solemnidad de tal misterio, involucrándose en ellas las autoridades civiles, religiosas y educativas.

Con todo esto, en el Virreinato de la Nueva España, hoy México, nace en 1651 Juana de Asbaje, una de la figuras más extraordinarias de la lírica hispanoamericana que al tomar el hábito de religiosa en la Orden de San Jerónimo cambió su nombre por el de Sor Juana Inés de la Cruz. Al igual que todos los intelectuales de su tiempo Sor Juana defendió, exaltó y cantó con especial fervor con un verdadero amor el misterio de la Purísima Concepción.

«Patronato de la Inmaculada Concepción sobre los Reinos españoles». Museo Soumaya de Ciudad de México. Foto de Mario Sarmiento.

Ella misma hizo una defensa de este privilegio mariano la cual trascribimos:
“DOCTA EXPLICACION DEL MISTERIO Y VOTO QUE HIZO DE DEFENDER LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN DE NUESTRA SEÑORA, LA MADRE JUANA INÉS DE LA CRUZ.”
Yo, Juana Inés de la Cruz, la más mínima de los esclavos de María Santísima Nuestra Señora, debajo de la corrección de la Santa Madre Iglesia Católica Romana, cuyo dictamen siempre seguiré; delante de la Santísima Trinidad y de la misma Virgen Madre del Verbo Eterno Encarnado, nuestro Señor, y de todos los ciudadanos de la Corte Celestial, especialmente el Gloriosísimo Patriarca San José, el Santo Ángel de mi Guarda, mi padre San Pedro, San Jerónimo, Santa Paula, San Agustín, San Ignacio, Santa Rosa, San Felipe de Jesús, Santa Eustoquio y todos los santos y santas patronos, abogados y tutelares de mi Nación y Patria, y de todas las creaturas del Cielo y de la Tierra, a quienes hago testigos de este acto, libre y espontáneamente, de todo mi corazón, siento y pronuncio: que María Santísima Nuestra Señora, siempre Virgen y verdadera Madre de Dios Hombre, en el instante primero que fue criada su purísima alma y unida a la materia de su virginal carne, de que se concibió y formó su dichosísima humanidad, fue adornada con la gracia santificante, y prevenida por singular don y privilegio de la Santísima Trinidad, para no incurrir en la culpa original, de la cual, no hubo sombra ni vestigio en ninguna prioridad de tiempo y en ningún instante real en su purísimo espíritu; antes bien, tengo por verdadero y seguro que fue tálamo donde descanso todo el Poder del Padre, la Sabiduría del Hijo, la Bondad del Espíritu Santo, mediante la infusión y comunicación real y verdadera de la gracia habitual, que como Sol puro y resplandeciente no permitió que entrara en su purísima alma la oscura sombra de la culpa y la noche ciega del pecado; sin que se oponga con esta pureza original el beneficio de la Redención con que fue redimida por los méritos de la Pasión y Muerte de su precioso Hijo: antes bien, fue la preservación de la culpa original un linaje de redención más alta, más noble, más amante, más copiosa; prevista, determinada, predefinida, y aceptada en el Consejo de la Santísima Trinidad antes del origen de los siglos y, después en la sucesión de los tiempos, liberal y amorosamente ejecutada.

Retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, pintado por Fray Miguel de Herrera.

Y así, para gloria de Dios Omnipotente y en reverencia de su Madre Santísima, testifico y afirmo su Concepción Purísima libre de toda mancha y torpeza original, y juro a la Santa Cruz y hago voto sobre estos cuatro Evangelios, de creerla, afirmarla, confesarla y defenderla con todo el caudal de mis fuerzas, hasta derramar la sangre: el cual voto y juramento ceda en mayor honra y gloria de Dios y su Purísima Madre Señora nuestra, en bien universal de la Santa Iglesia, en paz generalísima de los príncipes cristianas, en destierro de las herejías, en mayor devoción de este sagrado misterio de la Concepción. Así lo voto, lo juro, afirmo, prometo y ratifico en diez y siete de febrero de mil seiscientos y noventa y cuatro años.

Juana Inés de la Cruz

Este voto lo reitera en la protesta que hace de su renuncia a los estudios humanos:
“Asimismo reitero el voto que tengo ya hecho de creer y defender que la siempre Virgen María nuestra Señora fue concebida sin mancha de pecado en el primer instante de su ser purísimo; y así mismo creo que ella sola tiene mayor gracia a que corresponde mayor gloria que todos los ángeles y santos juntos; y hago voto de defender y creer cualquiera privilegio suyo que no se oponga a nuestra santa Fe, creyendo que es todo lo que no es ser Dios; y postrada con el alma y corazón en la presencia de esta divina Señora y de su glorioso Esposo el Señor San José, y de sus santísimos padres Joaquín y Ana, les suplico humildemente me reciban por su esclava, que me obligo a serlo toda la eternidad.
Y en señal de cuánto deseo derramar la sangre en defensa de estas verdades, lo firmo con ella en cinco de marzo del año de mil seiscientos y noventa y cuatro.»

Juana Inés de la Cruz

La Madre Juana también compuso villancicos que se cantaban en la Catedrales de Puebla y México. En especial en la catedral angelopolitana, pues en ese misterio mariano estaba consagrada la sede catedralicia. Uno de tales villancicos cantados en los Maitines solemnes en dicha catedral en 1689 reza así:

Escudo de monja novohispana pintado por Manuel Garcia. Museo Andrés Blaistein de Ciudad de México.


¡Oigan un misterio, que
Aunque, no es de fe, se cree!
-Verdad es, en mi conciencia:
Que para mi es evidencia,
y la evidencia no es fe.

Si para Madre querida
Fue María preservada
Luego antes de ser criada
Estaba ya prevenida….

Madre de Dios y pecado,
Es cosa tan repugnante,
Que aún para el más ignorante
Queda el misterio aclarado…

Dice el Génesis sagrado,
Que fue la Creación del Hombre
La perfección de los cielos
Y el complemento del Orbe.
Luego pecando él, por fuerza
Todo el universal orbe,
Aunque en la partes perfecto,
Quedo, cuanto al todo, informe.

Mas preservando a María
De los comunes horrores,
Dios en Ella restituye
Al Orbe sus perfecciones.

El todo del Universo,
Que fue imperfecto hasta entonces,
Por su ultimo complemento
Su Pureza reconoce.

Pues ya que toda creatura
Quedó deudora a María
De perfección y alegría,
Del ornato y hermosura
Canten su Concepción pura

Pues la perfección encierra
Del Hombre, del Ángel, del Cielo y la Tierra.

Sor Juana Inés de la Cruz es de los pocos casos relevantes en la escritura novohispana en la que la mujer podía expresar sus conceptos religiosos de una manera abierta. Pero sin duda esta monja mexicana, al igual que muchos escritores de la tradición católica, contribuyó a manifestar a través de sus obras el amor por la Madre del Redentor.

Dedicado este artículo a la Madres Concepcionistas del Monasterio de San Francisco de Michac, Tlaxcala y a Fr. Alberto Martínez Galindo, O.F.M. por la festividad de su santa patrona.

Tacho Juárez Herrera

Bibliografía:
Obras Completas de Sor Juana Inés de la Cruz. Tomo II. Villancicos y Letras Sacras. Edición, Prólogo y Notas de Antonio Méndez Plancarte. Biblioteca Americana, Fondo de Cultura Económica. Quinta Reimpresión. México D.F. Septiembre de 2004.
Obras Completas de Sor Juana Inés de la Cruz. Tomo IV. Comedias, Sainetes y Prosa. Edición, Prólogo y Notas de Antonio Méndez Plancarte. Biblioteca Americana, Fondo de Cultura Económica. Quinta Reimpresión. México D.F. Septiembre de 2004.
Mística Ciudad de Dios, Vida de la Virgen María. María de Jesús de Agreda. Imprenta FARESO. Madrid, 1970. Reimpresión, 1982.
Monjas y Beatas. La Escritura femenina en la espiritualidad barroca Novohispana. Siglos XVII y XVIII. Asunción Lavrin y Rosalva Loreto. Archivo General de la Nación/Universidad de la Americas Puebla. Primera Edición. México, 2002.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es