Iustin Pârvu del monasterio Petru Vodă

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del padre Iustin Pârvu.

Fotografía del padre Iustin Pârvu.

El padre Iustin Pârvu, que ha pasado al Señor recientemente, es uno de los más grandes líderes espirituales de la ortodoxia rumana del siglo XX. Su popularidad en las últimas décadas se debe a los consejos espirituales que dio a todos los que acudieron a él: ciudadanos de a pie, sacerdotes, obispos, dignatarios… pero también por su gran llamada a la preservación de la identidad espiritual y la lucha contra el secularismo y el relativismo de los últimos años.

Primeros años
El padre Iustin nació el 10 de febrero de 1919 en Poiana Largului, una ciudad en la comarca de Călugăreni, en algún lugar de las montañas del condado de Neamt, al norte de Rumanía. Bautizado con el nombre de Iosif (José), tuvo cuatro hermanos mayores. Entre 1926-1931 fue a la escuela primaria en su pueblo. Con 17 años entró como hermano novicio en el monasterio de Durău, no lejos de su hogar, y al año siguiente -1937- fue enviado al seminario teológico para monjes en el monasterio de Cernica, cerca de Bucarest. Continuó sus estudios en Vâlcea y regresó a Moldavia, en Rumanía, cerca de su hogar. Fue tonsurado como monje y recibió el nombre de Iustin (Justino) en 1940, siendo pronto ordenado sacerdote, en 1941.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el padre Iustin fue misionero en el frente oriental, primero en Odessa y después acompañando a la Cuarta división de Vânători de Munte (Cazadores de Montaña) en las batallas hasta el río Don. Poco antes del fin de la guerra regresó y terminó sus estudios teológicos en Rumanía. Durante un breve lapso de tiempo sirvió como sacerdote en la catedral episcopal de Roman, hasta el arresto que sufrió durante el régimen comunista, como tantos otros sacerdotes y participantes de la guerra en el frente oriental.

Fotografía del padre Iustin Pârvu con los "Cazadores de Montaña" en el frente oriental.

Fotografía del padre Iustin Pârvu con los “Cazadores de Montaña” en el frente oriental.

En las cárceles comunistas
El archivo de persecución de Seguridad Rumana, abierto tras los años 90 por la Comisia Națională de Studiere a Arhivelor Securității (Comisión Nacional para el Estudio de los Archivos de Seguridad) contiene diversos detalles de su arresto y detención. El movimiento legionario, un movimiento extremista de derechas a finales de los años 30 y principio de los 40, que funcionó algunos años como un partido ortodoxo que promovía los valores conservadores nacionales, fue prohibido por Marshall Antonescu en 1941 por algunos abusos cometidos, incluidos el antisemitismo y la ejecución pública de diversas personalidades. Posteriormente, los comunistas acusaron de legionarismo a todos sus adversarios ideológicos, como simple método de eliminación de personas indeseadas.

En la noche del 14 al 15 de mayo, los comunistas arrestaron la mayor parte de los “sospechosos” de conspiración legionarista contra el Estado. Entre los 44 arrestados en Roman -estudiantes, maestros, médicos pero también alumnos- estaba también el padre Iustin. La mayoría de los arrestados fueron investigados mediante denuncias anónimas, que normalmente no tenían manera de verificar los cargos. El padre Iustin fue acusado de legionarismo porque tenía contacto con un antiguo legionario, Dumitru Bârjoveanu, con el cual, según las acusaciones, habría organizado encuentros legionaristas dentro del seminario teológico de Roman y habría difundido la doctrina legionarista entre los alumnos de diversos institutos de la ciudad.

Ficha del padre Iustin Pârvu en los Archivos de Seguridad del Estado.

Ficha del padre Iustin Pârvu en los Archivos de Seguridad del Estado.

El padre Iustin fue condenado a doce años de trabajos forzados en Suceava y posteriormente en Aiud y Gherla, las más famosas prisiones de exterminio comunista en Rumanía. Posteriormente fue trasladado a Baia Sprie y Cavnic, prisiones en Maramureș (al norte de Rumanía), la prisión de “re-educación” de Pitești y de nuevo a las colonias de trabajo de Periprava (delta del Danubio) y Culmea (cerca del Mar Negro). Habiendo cumplido su condena en 1960, cuando se le preguntó si todavía creía en Dios, al responder afirmativamente, fue enviado otros 72 meses a trabajos forzados, considerando que era un “peligroso legionario”.

Solía decir que durante su detención sólo era consciente de la fecha de Pascua, porque observó una vez que un guardián de la prisión tenía huevos rojos en su ración de comida, y esto fue un gran peligro para él, pues estaba prohibido que un prisionero alzara la vista del suelo. Finalmente, fue liberado el 6 de mayo de 1964 y volvió a su casa, pero con la condición de que no regresase al monasterio de Durău.

Tras su detención
De vuelta en casa, el padre Iustin dijo una vez que su madre no lo reconoció, y que al decirle quién era él, murió poco tiempo después. Al no estarle permitido regresar al monasterio, trabajó como leñador, mientras las fuerzas de Seguridad lo seguían constantemente. Entre los años 1966-1974 fue sacerdote y confesor en el monasterio Secu, y después en Bistrița (1974-1989) para regresar nuevamente a Secu en 1990.

Icono ortodoxo rumano del padre Iustin Pârvu con sus monasterios de Petru Vodă y Paltin, fundados por él.

Icono ortodoxo rumano del padre Iustin Pârvu con sus monasterios de Petru Vodă y Paltin, fundados por él.

Poco después, se decidió por una vida de soledad en los bosques cerca de su pueblo natal. Junto con los monjes Ignacio y Calínico fundó en el pueblo de Petru Vodă un monasterio dedicado a los mártires rumanos que murieron en las prisiones comunistas, bajo la protección de los arcángeles Gabriel y Rafael. El monasterio, situado en un lugar muy aislado, se convirtió en breve tiempo en un lugar de peregrinación para muchos cristianos que buscaban paz y recogimiento. En torno al año 2000 él trajo cinco cráneos de cristianos asesinados por los comunistas en Aiud e intensificó su misión de popularizar los mártires cristianos -todavía no oficialmente reconocidos por la Iglesia- entre los rumanos, algo que provocó diversas reacciones en los medios de comunicación, muchos de ellos acusándolo de legionarismo y antisemitismo. Además, su actitud contra el DNI electrónico, un instrumento de integración europea que él interpretaba como el inicio de la descristianización, fue interpretada por los medios de comunicación como retrógrada y conservadora, aunque muchos cristianos estaban de acuerdo con él.

En 1999, el padre Iustin fundó el monasterio Paltin, un convento de monjas situado a dos kilómetros de su monasterio, pero también otros monasterios y sketes como Huta (Bihor, Rumanía occidental), Sub Piatră (Alba, Rumanía central), la Cueva de San Juan Casiano y la Cueva de San Andrés (Constanța, Rumanía suroriental). Junto con los nuevos sketes, fundó una casa de acogida para personas mayores y un orfanato, y empezó a publicar en 2003 un periódico de actitud ortodoxa, Glasul Monahilor (“la Voz de los Monjes”) y desde 2008 el periódico Atitudini (“Actitudes”). En noviembre de 2008, el Patriarca Daniel le concedió el rango de archimandrita.

Funerales del padre Iustin Pârvu, el 17 de junio de 2013.

Funerales del padre Iustin Pârvu, el 17 de junio de 2013.

La popularidad del padre Iustin
El padre Iustin fue considerado el sucesor del abad Cleofás después de que éste último partiera al Señor en 1999. Sus predicaciones e instancias espirituales fueron considerados por muchos como una guía en años de dificultades y pérdida de identidad cristiana. En una entrevista concedida a los periodistas de Jurnalul Național (Diario Nacional) en abril de 2004 él afirmó que en 1989 la vida de los rumanos sufrió perjuicios porque se dejaron llevar por una loca libertad que los llevó a actitudes no cristianas e incluso anticristianas. Que habían perdido sus señas tradicionales y escala de valores, pero esto era esperable después de 50 años de ateísmo y comunismo. Lamentó el cristianismo superficial de muchos de los rumanos, que respetaban los rituales básicos sin entender qué hacían y admitió que, como confesor, afrontó una terrible época porque, oyendo tantos pecados, debía luchar no volverse ni indiferente ni demasiado sentimental, sino mantener el equilibrio y trabajar con la misma pureza concedida por el Espíritu Santo.

En los últimos años solía pasar 12 horas al día en el confesionario, y de 3 a 4 horas sirviendo en el altar, y solía recibir cientos de peregrinos al día, a quienes daba consejos espirituales, a veces considerados como profecías o actos de clarividencia. Sus predicaciones y artículos están recogidos en diversos libros, vídeos y grabaciones de audios, artículos de prensa, pero más que en ningún otro lugar, en la memoria de los cristianos.

40 días de réquiem ante el sepulcro del padre Iustin Pârvu.

40 días de réquiem ante el sepulcro del padre Iustin Pârvu.

Los últimos años sufrió de cáncer de estómago, que evolucionó en metástasis en marzo de 2013. Partió al Señor el 16 de junio de 2013, en la noche del domingo. Su entierro el 20 de junio fue un suceso registrado con gran cantidad de detalles en los medios de comunicación nacionales y su tumba sigue siendo lugar de peregrinación desde entonces. Sus representaciones en iconos bizantinos ya se han difundido en algunos monasterios e iglesias. El 16 de junio de 2014 se espera que decenas de miles de rumanos participarán en la Liturgia en Petru Vodă, en memoria del padre Iustin.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– *** Duhovnicul a zeci de mii de români (“Confesor de decenas de miles de rumanos”), entrevista en: Jurnalul Național, 5 Abr. 2004
– Gheorghe-Cristian Popa, Părintele Justin Pârvu a trecut la Domnul (“El padre Iustin Pârvu partió al Señor”), en: Ziarul Lumina, Mart, 18 Jun. 2013
– Adrian Nicolae Petcu, Părintele Iustin Pârvu în documentele Securităţii (“El padre Iustin Pârvu en los documentos de Seguridad”), en: Ziarul Lumina, Viernes, 20 Dic. 2013.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es