San Martín y el dragón

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional italiana del Santo, de la serie Egim Isonzo, 409.

Estampa devocional italiana del Santo, de la serie Egim Isonzo, 409.

San Martín. ¿Quién no conoce al santo caritativo de Tours, famoso por el gesto del manto?

Nació en Panonia (actual Hungría), en Sabaria, de padres paganos. Fue instruido en la doctrina cristiana, pero no fue bautizado. Hijo de un oficial del ejército romano, se enroló a su vez, jovencísimo, en la caballería imperial, prestando servicio posteriormente en la Galia. Es en esta época cuando se ubica el episodio famosísimo de Martín a caballo, que con su espada corta por la mitad su manto militar, para proteger a un mendigo del frío.

Habiendo dejado el ejército en 356, ya bautizado, quizá en Amiens, se reunió en Poitiers con el obispo Hilario, que lo ordenó de exorcista (orden menor en el camino al sacerdocio). Después de algunos viajes, Martín regresó a la Galia, donde fue ordenado sacerdote por Hilario. En 361 fundó en Ligugé una comunidad de ascetas, que es considerada el primer monasterio datable en Europa. En 371 fue elegido obispo de Tours. Durante algún tiempo, sin embargo, residió en otro monasterio por él fundado, distante quatro kilómetros de la ciudad, llamado Marmoutier. Se empeñó a fondo en la cristianización de las campiñas. Murió en Candes en 397.

He aquí la historia de San Martín. Pero el título de este artículo tiene que ver con una iconografía hallada en una librería de Monza el pasado febrero. Una estampa de la serie conocida como Egim (serie Isonzo 409) lleva la nomenclatura San Martín, sin especificar nada. Ciertamente despertó mi curiosidad, pudiera tratarse de un tebano, uno de tantos de la Legión.

Reverso de la misma estampa, con la oración al Santo en italiano.

Reverso de la misma estampa, con la oración al Santo en italiano.

Pero entonces, el reverso de la misma estampa me hizo entender que era el Santo de Tours. Si analizamos la imagen, nos damos cuenta de que es un error iconográfico. La palma y el dragón hacen de éste un soldado romano, un legionario, un mártir, probablemente San Jorge, pero ciertamente no es el Santo de Tours, como dice la oración en el reverso.

Digamos que han querido variar la iconografía del santo pastor de las Galias, utilizando un motivo que resultase llamativo, pero que en realidad sólo es un pegote iconográfico realizado por un… ignorante.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XX)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo retrato de San Francisco de Montmorency-Laval.

Lienzo retrato de San Francisco de Montmorency-Laval.

Pregunta: Me gustaría saber qué es un anatema. Muchísimas gracias.

Respuesta: Anatema es la máxima sanción que puede tomar la Iglesia contra un miembro de la misma. Es incluso peor que la excomunión. Ser anatematizado significa ser separado al completo, ser expulsado de la Iglesia. Con la excomunión, un cristiano es separado de la comunión eclesial, pero sigue siendo miembro de la Iglesia y si se arrepiente de lo hecho, vuelve al seno eclesial. El anatema es literalmente expulsado y esto normalmente se hace cuando dicha persona es contumaz en una herejía o en un cisma. La anatematización es el último recurso y siempre es precedida de numerosos intentos para hacer razonar a quien está en un error de fe.

Pregunta: Sé que el Papa Francisco ha canonizado a varios beatos utilizando la llamada “canonización equipolente”. Otros muchos Papas también lo han hecho. ¿Me podrían explicar en qué consiste este tipo de canonización? Muchas gracias.

Respuesta: En la Iglesia Católica, el único que tiene potestad para canonizar es el Papa como Sumo Pontífice, quién antes escucha la opinión de la asamblea de cardenales mediante la celebración de un Consistorio. Esto es lo habitual; pero el Papa también puede canonizar a un beato, sin utilizar este medio, mediante lo que tu has denominado “canonización equipolente”, utilizada por la Iglesia en numerosas ocasiones. Por este medio, el Papa Francisco ha canonizado a los beatos Ángela de Foligno (el 9 de octubre del 2013), Pedro Favro (el 17 de diciembre del 2013) y José de Anchieta, María de la Encarnación Guyart y Francisco de Montmorency-Laval (el 3 de abril de este año). Cinco en total. También exoneró del preceptivo milagro a San Juan XXIII, aunque su canonización se realizó de la forma habitual.

Ilustración contemporánea de San José de Anchieta.

Ilustración contemporánea de San José de Anchieta.

Mediante este método, el Papa exonera al beato de la “realización oficial” de un milagro, pero poniendo como requisitos que dicho beato reciba culto desde muy antiguo (culto inmemorial), que exista fama de que de forma no interrumpida ha realizado diferentes prodigios y que existan testimonios fiables de historiadores dignos de todo crédito acerca de las virtudes o el martirio del mencionado beato. Todos estos requisitos se han cumplido en estos cinco casos y en otros casos anteriores. El Papa, mediante este método, canoniza extendiendo el culto al nuevo santo a toda la Iglesia Universal, aunque no exista ninguna sentencia formal definitiva, aunque no se haya concluido el proceso jurídico ordinario, ni se hayan realizado las ceremonias habituales de toda canonización. Este nuevo santo lo es a todos los efectos igual a los canonizados mediante el proceso habitual.

Los dos Papas anteriores también utilizaron este método de canonización (Santa Inés de Bohemia y Santa Hildegarda de Bingen) y por enumerar sólo a los canonizados en el siglo XX mediante este método, recordemos a San Efrén el Sirio (en 1920), San Alberto Magno (en 1931), Santa Margarita de Hungría (en 1943), San Gregorio Barbarigo (en 1960), San Juan de Ávila (en 1970), Santos Nicolás Tavelic y compañeros mártires (en 1970) y a los santos Marcos de Krizevci, Esteban Pongracz y Melchor Grodziecki (en 1995).

Sobre este tema podríamos hablar mucho más, pero al tratarse de contestar brevemente a la pregunta que tú haces, con esto creo que es suficiente.

Gloria de Todos los Santos. Predela de la Pala de Fiésole, obra de Fra Angelico.

Gloria de Todos los Santos. Predela de la Pala de Fiésole, obra de Fra Angelico.

Pregunta: Hola, ¿es verdad que existen más de diez mil santos en la Iglesia Católica? Creo que existe una lista de ellos: el Acta Sanctorum. ¿Esto es real? Saludos desde Argentina.

Respuesta: Estimado amigo, no existe una lista completa de los santos venerados por la Iglesia Católica y ella misma lo reconoce cuando en el listado de cada día del año añade la coletilla de: “y en otros muchos lugares, otros muchos santos mártires, confesores y santas vírgenes”. No existe un listado completo ni puede haberlo. Pero además, yo quisiera hacerte una consideración: cuando la Iglesia nos presenta a un santo como modelo de vida, nos está garantizando que él goza de la presencia de Dios. ¿Cuántos cientos de miles de millones de seres humanos están ya ante la divina presencia? Pues todos ellos son santos, aunque no se les haya reconocido a nivel individual. Es por esto por lo que el día 1 de noviembre de todos los años celebramos la Fiesta de Todos los Santos.

Pregunta: ¿Los cristianos de Hungría son mayoritariamente católicos? Muchas gracias.

Respuesta: Comprenderás que nosotros no llevamos un recuento de los cristianos húngaros, pero por el número de diócesis existentes parece que sí.

Catedral de Esztergom, Hungría.

Catedral de Esztergom, Hungría.

Las diócesis de la Iglesia Católica son:
Arzobispado de Eger.
Diócesis sufragáneas: Debrecen-Nyiregyhára y Vác
Arzobispado de Esztergom-Budapest.
Diócesis sufragáneas: Gyór, Hajdúdorog (para los católicos de rito bizantino) y Székesfehévár.
Arzobispado de Kalocsa-Kecskemét.
Diócesis sufragáneas: Pécs y Szeged-Csanád.
Arzobispado de Veszprém.
Diócesis sufragáneas: Kaposváy y Szombathely.
Exarcado apostólico de rito bizantino de Miskolc.
Ordinario militar.

Las diócesis de las Iglesias Ortodoxas son:
Diócesis de Szentendre (dependiente del Patriarcado Ortodoxo Serbio).
Diócesis de Gyula (dependiente del Patriarcado Ortodoxo Rumano).
Como puede deducirse, mayoritariamente es católica (rito latino y rito bizantino). Las dos diócesis ortodoxas pertenecen a Patriarcados vecinos.

El dios egipcio Horus combatiendo a su tío Set en forma de cocodrilo. Museo Nacional del Louvre, París (Francia).

El dios egipcio Horus combatiendo a su tío Set en forma de cocodrilo. Museo Nacional del Louvre, París (Francia).

Pregunta: Casi siempre que vemos una imagen de San Jorge, el santo aparece matando a un dragón, cosa que sabemos que es un mito, pero he oído decir que este mito tiene unas ciertas connotaciones egipcias. ¿Qué quiere decirse con eso?

Respuesta: Los temas iconográficos no son mi fuerte, pero yo también he leído algo sobre este tema. En la leyenda del mito de Osiris se dice que este dios fue traicionado por su hermano Set, que sentía envidia al ver que todos los honores se los llevaba Osiris. La vengar su muerte, su hijo Horus luchó contra su tío Set en el desierto de Ker-Aha, muy cercano al Cairo. La escena de esta lucha aparece en todos los templos dedicados a Horus, en el que se le representa con la cabeza de un halcón arponeando a un cocodrilo que representa a su tío Set. Para los egipcios esta escena representaba la lucha entre el bien y el mal; y esta lucha es la que la iconografía cristiana ha pretendido representar con el combate entre San Jorge y el dragón.

Hay algunas representaciones que dan la impresión de que existe una cierta conexión entre ambos mitos, ya que en algunas imágenes, San Jorge aparece luchando contra un cocodrilo en vez de un dragón y para más INRI, en el Museo parisino de El Louvre se conserva una representación de San Jorge en la que el santo tiene el rostro de un halcón. No puede dudarse de que hay algunas similitudes entre estas representaciones.

Pero no olvidemos otros detalles que pudieran apoyar esta hipótesis del parecido entre estos dos mitos. Se dice que San Jorge luchó con el dragón en una ciudad de Libia. Libia geográficamente está junto a Egipto y bien pudo llegar a ella la tradición egipcia del dios Horus. Además se dice que San Jorge hirió primero al dragón y luego lo encadenó; casualmente, en la leyenda de Horus también se dice que este hirió a su tío y después lo encadenó. Extraño es, ¿verdad?

Pues para más INRI aun, un eminente egiptólogo, el profesor Hans Goedicke defiende que el nombre de Jorge-George deriva de la palabra Horus, ya que en egipcio, el nombre de este dios es Hor y se pronuncia “Jor”. Para mí lo que está claro es que esta leyenda es sólo eso: leyenda, mito, cuento chino. No es un hecho histórico.

Sepulcro del Beato Lesmes en la catedral de Burgos, España.

Sepulcro del Beato Lesmes en la catedral de Burgos, España.

Pregunta Muy buenas. Mi abuela, cada vez que tenía problemas de riñones invocaba a San Lesmes el limosnero. Siempre creí que era San Lesmes, el patrono de Burgos, pero resulta que no. Según ella está enterrado en la catedral de Burgos. ¿Sabéis algo de este santo?

Respuesta: Te estás refiriendo al Beato Lesmes (Adelelmo), que es el que está enterrado en la catedral burgalesa. Fue un sacerdote, amigo y limosnero de San Julián obispo de Cuenca, que oficialmente, no está ni siquiera beatificado y que no debe confundirse con el otro San Lesmes, que fue un monje de origen francés y que también está sepultado en Burgos, aunque no en la catedral.

Se dice que nació en Burgos y que cuando San Julián de Cuenca empezó a predicar lo acompañaba, siendo su único sirviente y limosnero. Se afirma que fue sacerdote, aunque eso no se puede probar y que se dedicaba a repartir las limosnas entre los necesitados de la diócesis que regía San Julián. También hacía cestos y con el dinero que conseguía al venderlos, compraba comida para los pobres. Era tanto el trabajo que realizaba cargando el trigo que compraba y repartía que terminó con problemas en la columna vertebral, los riñones y con una enfermedad crónica en el vientre. Cuando murió San Julián, volvió a Burgos y allí siguió realizando la misma tarea de ayuda a los pobres. Se dice que murió en el año 1218 y, efectivamente, está sepultado en la catedral de Burgos.

Precisamente por esto de su enfermedad es por lo que es invocado por quienes padecen de problemas óseos, lumbalgias y problemas renales. La gente, buscando remedio a su enfermedad, iba para refregar la espalda por su sepulcro y como esto ocasionaba problemas de paso en la catedral, su sepulcro fue trasladado a la capilla de San Juan de Sahagún. En el sepulcro se dice: “Aquí yace el beato Lesmes, hijo de Burgos y abogado del dolor de riñones”. Como te he dicho más arriba ni está beatificado ni canonizado, pero popularmente se le conoce tanto como beato Lesmes como San Lesmes.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Iglesia de San Jorge al Velabro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada del templo.

Vista de la fachada del templo.

Iglesia de San Jorge al Velabro
Via del Velabro, 19
Roma

Bella e importante basílica, aunque sin embargo famosa a causa del criminal atentado ocurrido en julio de 1993 que la ha dañado gravemente. La restauración posterior le ha devuelto a la iglesia su aspecto precedente. Es uno de los lugares más sugestivos e históricos de Roma, en el corazón del llamado Velabro, que en origen era un valle pantanoso donde, según la tradición, llegó junto al Ficus Ruminalis la cesta que llevaba a Rómulo y a Remo. Aquí surge esta iglesia, recordada desde finales del siglo VII como diaconía, es decir, como centro asistencial de la Iglesia para el pueblo romano. Fue dedicada a San Jorge en tiempos del papa Zacarías (741-752), y la presencia del santo militar se debía al vecino alojamiento de las milicias bizantinas del Palatino.

La iglesia misma debía de ser de rito griego, como atestiguan las numerosas inscripciones en esta lengua. El edificio actual fue reconstruido en tiempos de Gregorio IV (847-855), y al inicio del Duecento le fue añadido un pórtico, arquitrabado con columnas jónicas y pilastras, con hermosos adornos y decoraciones recuperadas, mientras que el campanario románico es del siglo precedente. El sugestivo pero desnudo interior es resultado de las profundas restauraciones ocurridas en el Ottocento y en los años veinte del siglo pasado; estando más bajo que el nivel de la calle y siendo muy húmedo, dividido en tres naves separadas por columnas desnudas.

Vista del interior del templo, nave central.

Vista del interior del templo, nave central.

En el presbiterio sobreelevado, el altar mayor está formado losa cosmatesca entre columnitas, mientras que en el ábside hay un fresco que representa a Cristo, la Virgen y Santos, obra de 1295 de Pietro Cavallini y sus discípulos, restaurado recientemente. En el exterior, al lado izquierdo de la iglesia está adosado el arco de los Plateros, dedicado por la corporación homónima en 204 al emperador Septimio Severo y a su familia. Hijos de este emperador fueron los dos hermanos Caracalla y Geta, que aparecían representados en el arco junto al emperador y su consorte. Una vez accedió al poder, Caracalla hizo matar a su hermano Geta y quiso destruir su memoria, barriendo de toda Roma la imagen y el nombre de su hermano. El arco no escapó a este destino. Caracalla hizo romper a golpes de martillo la figura de su hermano y borró su nombre. El arco está formado por dos ornadísimas pilastras que sostienen un arquitrabe de mármol también ricamente decorado.

Fue el papa Zacarías (741-752) quien hizo trasladar aquí la cabeza de San Jorge, mártir, descubierta en San Juan de Letrán, con una solemne procesión. La insigne reliquia, en un relicario de plata, fue guardada en San Pedro del Vaticano, pero en 1408 regresó al Velabro, donde es visible la pequeña urna que contiene una mitad (la otra mitad fue donada a Ferrara en el Seicento), bajo la fenestella confessioni del altar mayor.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Jorge, mártir de Capadocia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono del Santo en su iglesia de Kalavasos (Chipre).

Antes de hablar de este importante y venerado santo, vale la pena que mencionemos las fuentes en las que se basan estas letras. Estas son:

– La “Passio Sancti Georgii”, que está clasificada entre las obras apócrifas del Decretum Gelasianum, del 496. La redacción más antigua de este documento se conserva en la Biblioteca Nacional de Viena, está datada en el siglo V y fue publicada en el año 1858.

– Lo escrito por Teodosio Perigeta en Lydda (Palestina) donde se veneraba su sepulcro, hecho confirmado también por Antonino de Piacenza y por Adanmano.

En efecto, hoy en día son visibles los restos arqueológicos de una basílica cementerio del santo, donde se ha encontrado un epígrafe en griego, datado en el 368 y que menciona “la casa de los santos y triunfantes Jorge y compañeros mártires”.

– Unos documentos posteriores al siglo V que dan referencias sobre su culto y en los que empiezan a hablarse de la leyenda del dragón.

– Un Códice vaticano del 916, traducido al latín por Lippomano y del cual depende el Menologio de Metafraste del 964 y otras traducciones de la “passio” al copto, armenio, árabe, etc.

En estos textos se dice que Jorge estaba predestinado a grandes cosas, que nació alrededor del año 280 y que su nacimiento produjo gran alegría a su padre Geroncio, que era persa, y a su madre Policronia, natural de Capadocia, que lo educaron religiosamente hasta que entró en el servicio militar, o sea, que San Jorge era soldado. Algunos autores dice que sufrió martirio en tiempos de Daciano, mientras que otros dicen que fue bajo Diocleciano, el cual “convocó a setenta y dos reyes para decidir qué medidas tomar contra los cristianos” (!!). Jorge que era oficial de las milicias del emperador en Capadocia se confesaba abiertamente cristiano y repartía sus bienes entre los pobres, o sea, lo de siempre.

Que fue invitado por el emperador para que ofreciera sacrificios a los dioses, que se negó y que entonces empezaron los suplicios: apaleado, colgado, desgarran su cuerpo y encerrado en la cárcel donde tuvo la siempre mencionada visión. En esta “passio” se dice que en la visión, Cristo le predice siete años de tormentos, que moriría tres veces y que tres veces resucitaría (!!). (Ya es el colmo de los inventos). Que el santo convierte al mago Atanasio, por lo que fue cortado por la mitad con una rueda de clavos y espadas. Jorge resucita y convierte al “magister militum Anatalius” y a sus soldados, por lo que todos ellos fueron degollados. Que a petición del rey Tranquilino resucita a diecisiete personas muertas cuatrocientos sesenta años antes, los bautiza y los hace desaparecer. Entra en un templo pagano y soplando hace caer a los ídolos. La emperatriz Alejandra, que ve todos estos prodigios, se convierte y también es martirizada junto con sus criados Apolo, Isacio y Crótales. El emperador lo condena de nuevo a muerte y es decapitado y que esto sucedió en Nicomedia en el año 303.

El Santo torturado en la rueda. Detalle de un icono ortodoxo búlgaro.

Cómo se puede ver esta sarta de fábulas no hay quién seriamente se las pueda creer. Pues se las creyeron en la Edad Media y aún hay más. Posteriormente, en tiempos de las Cruzadas, surge la leyenda de la doncella liberada del dragón por San Jorge y un manuscrito del siglo XIII y la “Leyenda Aurea” del Beato Santiago de Vorágine, se hacen eco y le atribuyen esta hazaña prodigiosa y caballeresca. Según esta leyenda, cuando Jorge iba a incorporarse a su legión llegó a Selene, en Libia. En un pantano cercano había un dragón que nadie se atrevía a matar. Cada día le llevaban dos ovejas para que se las comiera, pero cuando se acabaron los animales, el rey del lugar ordenó que le llevaran una oveja y una doncella escogida por suerte. La suerte quiso que un día le tocara a la propia hija del rey, que con todo dolor, tuvo que cumplir lo acordado.

Cuando la doncella iba hacia la cueva del dragón, apareció un caballero armado con espada y lanza, hizo la señal de la cruz y arremetió contra el dragón atravesándolo con su lanza. Con un lazo que llevaba la joven a la cintura, ató al dragón y lo llevó a la ciudad. Allí explicó que había vencido al dragón en el nombre del Dios verdadero. Todos se convirtieron, bautizaron y Jorge dio al dragón el golpe de gracia y ¡colorín, colorado, este cuento se ha acabado! Como puede comprobarse nada de esto es cierto, entre otras cosas porque no existen los dragones. Es pura leyenda, que sin embargo, dada la gran ignorancia de la época, se difundió rápidamente por Europa y los países del norte de África.

Detalle del Santo y la princesa en una tabla de Jaume Huguet (s. XV). Museu Naciona d'Art de Catalunya, Barcelona (España).

Pero dejemos esto y hablemos nuevamente del año del martirio. Según el “Chronicon alexandrinum seu paschale” fue en el año 284. Otros dicen que entre el 249 y el 251 y otros, interpretando como Diocleciano el nombre de Daciano, lo ponen en el 303 como dije antes. Los hagiógrafos más serios dicen que lo más probable es que fuera martirizado en tiempos de Diocleciano.

Pero en la redacción más antigua de la “passio”, Diocleciano es convertido en Daciano lo que parece explicarse por la triste memoria de un cruel gobernador en Hispania llamado Daciano en tiempos de Diocleciano. Curiosamente a este cruel perseguidor de los cristianos en la Hispania romana se le llamaba el “dragón de los abismos”.

El nombre de San Jorge se difundió profusamente en todo el Oriente durante los siglos IV y V; tanto es así, que, por ejemplo, fueron varios los soberanos de Georgia llamados con este nombre. Su profesión de militar pudiera derivarse de una identificación con el tribuno que arrancó el edicto de Galerio contra los cristianos en Nicomedia, según lo cuenta San Eusebio en su “Historia eclesiástica”, pero la localización de su culto en Lydda, donde fue sepultado, hace improbable esta identificación. En cuanto a su culto tengo que decir que muy probablemente ningún otro santo haya recibido tanta veneración popular como San Jorge. Son innumerables las iglesias dedicadas a él tanto en Oriente como en Occidente.

En Jerusalén ya existía una en el siglo VI así como un monasterio a él dedicado, en Jericó también se le dedicó un monasterio en el siglo VI. En Zorava (Tracónides) una inscripción datada en el 515 narra la aparición de San Jorge a Juan, hijo de Diómedes;  en Beirut recibe gran veneración especialmente después de la victoria de los Cruzados (Analecta Bollandista, 77, editado en 1959), en Iraq, los cristianos caldeos le dedicaron numerosas iglesias, los coptos le veneran muchísimo en Etiopía y en Egipto,  los georgianos dicen que era oriundo de Georgia y según Venancio Fortunato en Maguncia (Alemania) tenía ya dedicada una basílica en el siglo VI. En los países bizantinos se le venera junto con San Demetrio mártir de Tesalónica, etc. y esto, solo por poner algunos ejemplos.

Presunta tumba del Santo en Alepo (Siria).

En Italia pasó lo mismo: ya en el año 527 Belisario puso la puerta de San Sebastián bajo la protección de San Jorge y a los dos santos les dedicó una iglesia en el Velabro, donde fue depositado por el Papa San Zacarias  (y aun se conserva) el cráneo del santo. En Ravenna, a finales del siglo VI existía una iglesia a él dedicada en el campo Coriandro, junto al sepulcro de Teodorico y esto está atestiguado en la biografía del obispo Aguello fallecido en el año 570. En Ferrara lo declararon patrono de la ciudad en el año 1110. En Cornate (Milano), el rey Cuniberto en el año 688 le dedicó una iglesia y en Nápoles, a principios del siglo V, el obispo Severo fundó la basílica de San Jorge el Mayor. A principios del siglo VI, Clodoveo rey de los francos le dedicó un monasterio en el cual difundió su culto San Germán de Paris, que murió en el 576. En Inglaterra, en la época anglosajona, la fama del santo estaba muy extendida pero su culto aún se desarrolló mucho más después de la conquista normanda en el siglo XI. Es el santo patrono de Inglaterra.

Las invasiones musulmanas interrumpieron las peregrinaciones hacia Oriente, por lo cual el culto de San Jorge decayó, pero los cruzados hicieron renacer el culto aun con más intensidad. Conquistada Jaifa y la cercana Lydda, los cruzados reconstruyeron la basílica en la que estaba su sepulcro, la cual había sido incendiada por el califa Hakin ochenta años atrás. Fue precisamente en esta época cuando se difundió por Occidente la leyenda del dragón. Ricardo I de Inglaterra durante la tercera cruzada dice que vio al santo con armadura resplandeciente guiando a las tropas cristianas (!!) y por eso, Enrique III hizo obligatoria la fiesta de San Jorge en todo su reino. Es del tiempo de Eduardo III el famoso grito de batalla: “Saint George for England”, fundando además la Orden de San Jorge en el año 1348 y en tiempos de Enrique V, el arzobispo de Canterbury ordenó celebrar la fiesta de San Jorge el mismísimo día de Navidad.

Presunta tumba del Santo en Yzra (Siria).

O sea, solo he querido poner algunos ejemplos de cómo el culto al santo fue intensísimo tanto en Oriente como en Occidente. Incluso muchas ciudades lo tienen como patrono: Génova, Venecia, Barcelona….,  así como muchas Ordenes religiosas y caballerescas, como los benedictinos, la Orden Teutónica, la Orden Militar de Calatrava, la Sagrada Orden Militar Constantiniana y de San Jorge, etc.

San Jorge, junto a los Santos Sebastián y Mauricio es el patrono de los soldados, arqueros, alabarderos, etc. y se le invoca contra las mordeduras de las serpientes venenosas (dragón), contra la peste, la lepra… ¡y la sífilis!

En cuanto a sus celebraciones litúrgicas tengo que decir varias cosas. Los calendarios orientales lo conmemoran el día 23 de abril y lo mismo hace la Iglesia Romana pues se cree que esa fue la fecha de su martirio. Solo en la Italia septentrional se le conmemora un día más tarde. En el Martirologio Jeronimiano se le conmemora además los días 15 y 25 de abril y el 7 de mayo.  El “Sacramentario Leoniano” del siglo V contiene los textos de una misa propia y la oración actual de la Misa de su festividad ya estaba en uso en los sacramentarios y misales latinos del siglo IX. El sínodo provincial de Colonia, en el año 1308, hacía de precepto el día de su fiesta y en la obra “De officiis palatii” de Jorge Codino se indica que en el día de San Jorge, el emperador participaba solemnemente en las celebraciones religiosas en Constantinopla.

Relicario del Santo en la iglesia de San Jorge al Velabro, Roma (Italia).

Como he dicho antes fue sepultado en Lydda (Palestina), pero desde el siglo VI sus reliquias fueron repartidas. Hoy, en un monasterio en Israel se veneran parte de ellas. San Gregorio de Tours, en el siglo VI, habla ya de traslados a Limoges y a Le Mans. En Roma, el cráneo del santo está en la basílica de San Jorge al Velabro desde finales del siglo VIII En el 852, Pietro Della Marca relata traslados de reliquias a España, en el 1110 el conde Roberto de Fiandre llevó un brazo a Ferrara, otro brazo fue llevado a Venecia en el año 1462 por parte del abad Teófilo Beacqui y lo puso en la Abadía de San Jorge, donde personalmente lo he visto, etc.

Decir además que numerosas fiestas están relacionadas con la conmemoración de San Jorge y se ha cantado en multitud de ocasiones su coraje al profesar la fe en Cristo, la tutela de la doncella indefensa frente al dragón así como la muerte del mismo.

En la tradición islámica, a San Jorge se le da el título de profeta y el relato de su “passio” lo cuenta el árabe Wahb ibn Munabbih en el año 728. Este autor árabe reproduce literalmente la versión siríaca de la relación más antigua de la leyenda, pero sin embargo ignora el aspecto guerrero de la figura del santo. El pueblo llano árabe islámico conserva gran veneración por San Jorge; por ejemplo, en una mezquita de Aleppo (Siria) se dice que está su tumba y lo mismo se dice en otra en Izar (Siria).

Sobre él escribieron  San Gregorio de Tours (siglo VI), Venancio Fortunato (VII), Andrés de Creta (VIII), el obispo Zacarias (XI), San Pedro Damiano (XI), el Beato Santiago de Varazze (XIII) y muchísimos otros.

Sepulcro del Santo en Lydda (Palestina).

Curiosidades: En Inglaterra numerosas posadas llevan su nombre, como lo recuerda Shakespeare en “Re Giovanni”, acto II; en Alemania le dedican el poder curativo de las fuentes medicinales, en los países eslavos celebran ciertas costumbres en su honor al inicio de la primavera, etc.

Iconográficamente, todos los artistas lo han esculpido o pintado, bien en la escena del martirio o en la leyenda del dragón. No los mencionaré, pero si haré mención de unos famosos frescos del Monte Athos, en Grecia, en particular el Protaton del monasterio Catholicon y en el monasterio Xenophon.

Muchísimo más se podría decir de sus leyendas, de su culto, de sus reliquias, de su folklore, de su fiesta, pero poquísimo de su vida, porque en realidad es muy poco lo que se sabe de él desde el punto de vista histórico. Es un santo histórico, real, pero rodeado de muchísimas leyendas.

Para hacer este artículo, he consultado: “Sanctorum priscorum patrum Vitae”, de Lippomano, Venecia, 1559;  “Il megalomartire Giorgio”, de S. Borelli,  Nápoles, 1902; “Les légendes greques des saints militaires”, de H. Delehaye, Paris, 1909; “Epigrammi di Teodoro Prodromo in onore dei santi megalomartiri Teodoro, Giorgio e Demetrio”, de C. Giannelli, Florencia, 1960 y “Leggende agiografiche cristiane dell’Islam”, de G. Levi Della Vida, Roma, 1964 y en los trabajos de Mons. Dante Balboni, asistente de la Biblioteca Apostólica Vaticana.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es