Santos Juan Olini y León Bembo, confesores

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Tabla gótica de San León Bembo (ca. 1321) de Paolo Veneziano. Iglesia de San Blas en Vodnjan, Croacia.

Pregunta: Tengo entendido que existe una ciudad en Croacia llamada Dignano en la que se encuentran muchas momias de santos. ¿Me podría facilitar alguna información? Muchísimas gracias desde España.

Respuesta: Con mucho gusto te contesto, pero permíteme que te corrija: la ciudad se llamaba Dignano cuando pertenecía a Italia, pero desde la Segunda Guerra Mundial pertenece a Croacia y se llama Vodnjan. Y es verdad que en la maravillosa iglesia de San Blas se encuentran algunos cuerpos de santos y numerosas reliquias insignes de cerca de trescientos, que yo he tenido la suerte de ver y fotografiar. Existe un maravilloso libro escrito en croata: “Galerija Velikana”, obra de Marijan Jelenic, que fue publicado en el año 2004 y que contiene fotos de muchos de ellos; vale la pena conseguirlo. Y como estamos a 9 de agosto y precisamente hoy se festeja a dos de ellos, escribamos algo sobre los mismos.

San (Beato) Juan Olini, presbítero
Por una lectura errónea del registro de la propiedad de la iglesia de San Lorenzo en Venecia donde figuraba: “B. Ioannes olim presbiter”, el hagiógrafo Corner y la posterior tradición veneciana atribuyeron este beato a la familia de los Olini. Solo Cicogna en su obra “Delle iscrizioni veneziane, VI”, publicado en Venecia en el año 1830, dice que esto es falso. De hecho, las fuentes más antiguas lo citan como “B. Ioannes prebiter plebanus”. Como vemos, ya empezamos; los datos biográficos son inciertos.

Fiamma dice que nació en el 1225 y que murió en el 1348, pero estas fechas tampoco tienen mucho fundamento. El autor del libro del que he hecho mención, Marijan Jelenic, dice que nació en el 1215, en tiempos turbulentos, en los cuales ocurrieron algunos desastres naturales y sobre todo los disturbios religiosos entre los “guelfi” y los “ghibellini”. El se mostraba compasivo, rara vez salía por las calles de Venecia aunque la ciudad estaba llena de tiendas y entretenimientos, ya que la diversión, no le importaba. Que si que fue párroco de la de San Juan, pero que fue elegido por unanimidad de los fieles (¿en aquella época elegían los fieles a sus párrocos?!!!) Asimismo sostiene que el santo murió en el año 1300.

Pero en realidad solo podemos asegurar como más fiable, que vivió entre finales del siglo XIII e inicios del siglo XIV, que si fue párroco de San Juan en Venecia, que sobresalió por su amor hacia sus conciudadanos a los que atendió durante una epidemia de peste y que esta le ocasionó la muerte. Fue sepultado en el pórtico del monasterio de las benedictinas de San Lorenzo y su fama de santidad se difundió a partir del año 1398, después de haber realizado algunos milagros. Y no se nada más.

La exposición pública de su cadáver suscitó la hostilidad del obispo de Castello, que se opuso con todas sus fuerzas, pero que tuvo que callarse y consentirla después del recurso que realizaron las monjas ante el Papa Bonifacio IX, el cual autorizó la exposición pública mediante una bula de fecha 7 de octubre del año 1400. El cuerpo, que permanecía incorrupto, sufrió diversos traslados dentro del monasterio entre los años 1629 a 1644. Solo después de la supresión napoleónica, se convirtió en propiedad del pintor Gresler, que en el año 1818 lo regaló a la iglesia de Dignano de Istria (la actual Vodnjan, en Croacia), donde actualmente se encuentra.

Detalle del cuerpo incorrupto de San Juan Olini. Iglesia de San Blas de Vodnjan, Croacia.

Su culto fue aprobado por Decreto de la Sagrada Congregación de Ritos el día 11 de agosto del año 1691 y su festividad se fijó en el día 21 de mayo, que fue la fecha de su último traslado. Pero el bolandista Conrado Janninck mantiene que su último traslado fue el 9 de agosto, o sea, tal día como hoy. Sus reliquias son muy veneradas, especialmente por los enfermos y por quienes están en peligro de muerte.

Existe una pintura suya atribuida a Pietro Mera (siglo XVII), que se encuentra en la iglesia de la “Madonna dell’Orto” ocupando un lugar entre los santos y beatos venecianos en una especie de galería realizada en tiempos del patriarca Tiepolo. Se han perdido otras pinturas suyas que se encontraban en el monasterio de San Lorenzo y en la iglesia de San Juan, de la que fue párroco.

San (Beato) León Bembo, obispo
Las únicas noticias seguras que tenemos sobre él son algunos episodios ocurridos después de su muerte y algunas inscripciones de Paolo Veneciano del año 1321 sobre la caja que contenía los restos del beato y que se encontraba en la iglesia de San Sebastián.

El bolandista Janninck estudió tales inscripciones y dedujo que pertenecía a la noble familia veneciana de los Bembo y que había sido obispo. Sin embargo, con posterioridad, en el siglo XIX, se ha puesto en duda la originalidad de estas inscripciones y en base a esto, hoy se cree que era un religioso que, después de muerto había sido sepultado en la iglesia de San Sebastián y que en el año 1207, había sido exhumado y se le dio el título de beato; incluso hoy se le nomina como santo sin estar canonizado.

Pero en el año 1645, el fantasioso Gabriel Fiamma, sin fundamento alguno, se atrevió a escribir una biografía. En ella se cuenta que el beato León Bembo habría participado en una cruzada contra los sarracenos, con el doge veneciano Domenico Michiel y que de retorno, habría desembarcado en Modone, en el Peloponeso y que allí se convirtió en el obispo de dicha localidad. A continuación, el emperador Manuel Comneno lo habría arrestado hasta que consiguió fugarse y marchar a Venecia donde vivió prestando servicios muy humildes en el monasterio benedictino de San Lorenzo. Que murió en el año 1187 y fue sepultado en el jardín del monasterio. En el año 1207, una serie de milagros ocurridos en su tumba, hicieron que interviniera el obispo local, mons. Polani, que elevó a León Bembo al honor de los altares.

Detalle del cuerpo incorrupto de San León Bembo, venerado en la iglesia de San Blas de Vodnjan, Croacia.

Lo que si parecen verosímiles son los fenómenos sobrenaturales documentados por Paolo Veneciano, así como sus reliquias que al igual que ocurrió con las del beato Juan Olini, fueron regaladas en el año 1818 por el pintor Grezler a la localidad de Dignano en Istria. En el exterior del féretro existen una serie de pinturas de Paolo Veneziano y en su interior, otras atribuidas a Vivarini. Actualmente también se conservan en Vodnjan. Asimismo, un retrato del beato está presente en la galería de santos y beatos venecianos de la iglesia de la “Madonna dell’Orto”. Desde 1670, existe una escultura suya, de autor anónimo, en el interior de la basílica veneciana de la Salud. Su festividad era el día 8 de agosto (o sea, ayer) aunque en Venecia lo conmemoraban el 20 de octubre. Actualmente no recibe culto.

Como te he dicho, allí existen otros cuerpos y reliquias, pero otro día hablaremos de ellas.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es