Eudocia Mahankova, “loca por Cristo” (Santa Dunyasha)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Santa.

Fotografía de la Santa.

La información que se tiene sobre su vida es bastante inconsistente ya que no existe ninguna prueba documental y muchos de los detalles de su biografía están cubiertos de leyendas. Expondré lo que de cierto se sabe sobre ella.

Eudocia Mahankova, a quién desde pequeña se la conoció como Dunya, nació en el año 1870 en la localidad de Chudinov, perteneciente a la provincia rusa de Orenburg, en lo que ahora es la región de Chelyabinsk, en el seno de una familia campesina formada por Ticón Mahanek y Daría. Cuando Dunya tenía solo siete años de edad, su madre murió y su padre contrajo segundas nupcias con una mujer que le dio dos hijos, pero que fue una verdadera madrastra para la niña. Como en realidad no existía ninguna relación afectiva entre Dunya y su madrastra, su padre la llevó a un pueblo cercano donde se puso a trabajar como niñera en casa de una familia que tenía hijos pequeños. Ella, como no era rencorosa y tenía muy buen corazón, cuando le daban un día de descanso, iba a su pueblo a llevarles algunas golosinas a sus dos hermanastros.

Un día, cuando iba a su casa, fue atacada por un ladrón y arrastrada hasta una cabaña en un bosque a fin de que le ayudara como criada en el cuidado de una pequeña huerta. Cuando la niña no estaba labrando la tierra, la tenía abandonada, a veces atada a un abedul, hasta el punto de que un cierto día fue atacada por un lobo que de un mordisco le arrancó las falanges de algunos dedos. La leyenda dice que estando atada al abedul durante varios días, fue atacada por los insectos que le produjeron una gran hinchazón en el cuerpo y que por la noche se le acercó un lobo que quiso ayudarla a cortar las cuerdas que la ataban al árbol y fue por eso por lo que le dañó los dedos. Estas heridas de los dedos nunca se le curaron.

Una noche, mientras dormía dentro de la cabaña, tuvo un sueño en el que escuchó unas voces que le pedían que dedicara su vida a Dios y creyendo que ese era su destino, cuando ya llevaba retenida unos dos años, consiguió escapar encontrando en su camino un icono de la Santísima Virgen, icono que hoy se encuentra en la iglesia de San Demetrio en Troitsk. Una de las leyendas dice que ese icono ya ella lo había visto anteriormente entre los cuernos de una de las vacas que cuidaba en aquella pequeña granja. Ella también contaba que aunque el ladrón la hacía trabajar duramente, nunca intentó violarla, por lo que una vez muerto, lo vio en el cielo con un ramo de “flores del paraíso” como recompensa por respetar su virginidad.

En la primera fila, en el centro, está la Santa.

En la primera fila, en el centro, está la Santa.

Cuando tuvo unos veinte años de edad, vivió como vagabunda en Yachmenkov y como Dunya se ofrecía a atender a los necesitados en sus casas, parte de la población la admiraba pero otra parte la tenía como una desequilibrada. Cerca de la Yachmenkov, en una cueva, vivía un ermitaño llamado Anastasio perteneciente a la secta de los “Viejos Creyentes”. Ella lo visitaba a menudo y el ermitaño la enseñó a leer y escribir. Pasado un tiempo, el ermitaño le reveló que en realidad era una mujer que había llevado una vida mundana, pero que se había disfrazado de hombre para vivir en soledad como eremita. Algunas personas del pueblo se percataron de las visitas de Dunya al ermitaño y comenzaron a levantarle calumnias, llegando a denunciarla a la policía. La detuvieron y en la cárcel la torturaron vertiendo sobre ella más de cuarenta cubos de agua helada. Dice la leyenda que, una mujer que estaba presente durante la tortura llegó a decir: “Si Dunya es inocente, que mi hija se congele” y así sucedió, pues mientras que a Eudocia no le ocurrió nada, la hija de esa mujer murió de frío.

Al haber sido alfabetizada por el ermitaño, se dedicó a leer las Sagradas Escrituras (especialmente el Libro de los Salmos), biografías de santos y a aprenderse de memoria numerosas oraciones que repetía casi continuamente. Llevaba una vida conforme al evangelio y poco a poco, la gente comenzó a recurrir a ella para pedirle consejo y ayuda. Toda su vida la pasó viviendo como una “loca por Cristo”, vagabunda, sola y dedicando muchísimo tiempo a la oración. Trabajaba sin cobrar, solo pedía lo justo para poder subsistir y pasaba horas interminables en el templo de la Ascensión Chudinovskikh. Como no disponía de vivienda, por las noches se quedaba a dormir dentro o en el atrio de la iglesia.

Sepulcro de la Santa. Fuente: www.foto-planeta.com

Sepulcro de la Santa. Fuente: www.foto-planeta.com

Aunque no disponía de medios económicos, ayudada por la Sociedad Imperial Ortodoxa Palestina – sociedad que se había creado para ayudar a los peregrinos necesitados -, realizó algunos viajes a Jerusalén y a los lugares más sagrados de Italia: Roma, para venerar las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo y Bari, para venerar la de San Nicolás, del cual era muy devota. En estos viajes acumuló ciertas experiencias que posteriormente le sirvieron para ayudar a los demás.

En el año 1922, las autoridades decidieron cerrar las iglesias y ella, que no tenía lugar donde habitar fue llevada a un hospital psiquiátrico al considerarse que estaba loca. Como curiosidad digamos que en el año 1924 fue incluida en la llamada “Lista consolidada de las personas privadas de sus derechos electorales en las elecciones a los soviets de Chudinov”. Ella aparecía en el número 43 de la lista calificándola como “monja servidora del culto”, cosa que nunca fue.

El 25 de noviembre de ese mismo año, el periódico “Pravda” publicó un artículo titulado “La santa Dunya”, en el que un autor anónimo se burlaba de ella diciendo que era una loca que engañaba a todos los tontos de la región en la que vivía. Aunque este artículo era despectivo da a entender cómo la santidad de Dunya traspasaba las fronteras y era estimada incluso en otras regiones rusas. Perseguida por el régimen soviético, en el año 1939 fue internada en la cárcel, pero después de pasados unos años, fue puesta en libertad volviendo a la localidad de Chudinov, donde murió en paz el 5 de marzo del año 1948, con setenta y ocho años de edad. Algunas personas que estuvieron presentes en el momento de su muerte, como por ejemplo, la señora Irina Pavlovna, dicen que después de su muerte, su rostro se volvió terso desapareciéndole todas las arrugas propias de su edad.

Un obispo ortodoxo venerando el sepulcro de la Santa.

Un obispo ortodoxo venerando el sepulcro de la Santa.

Se le atribuyen numerosos milagros realizados en vida e incluso el don de profecía, pero el principal signo de su santidad es la cantidad de gente que atrajo a la Iglesia para que se reconciliara con Dios. Se dice que profetizó la destrucción del templo de la Ascensión, cosa que ocurrió en los años treintas del siglo XX. En el año 1903, mientras se celebraba la canonización de San Serafín de Sarov con la asistencia de toda la Familia Imperial Rusa, ella visitó el monasterio de Sarov donde veneró las reliquias del santo. Se dice que durante esta visita, en el banquete que se ofreció después de la celebración religiosa, cuando el zar Nicolás II estaba sentado a la mesa, Dunya se le acercó con unas toallas. El zar se puso de pié y, bromeando, las colocó en el asiento de su silla diciendo que el trono no se pierde. Ella le contestó: “Si se pierde, Señor, y el momento está cerca. Prepárate, Señor, pues te llegarán grandes sufrimientos”. Todos sabemos que la Familia Imperial Rusa, que está canonizada por la Iglesia Ortodoxa Rusa, fue asesinada en Ekaterimburgo en la noche del 17 al 18 de julio del año 1918.

La tumba de Eudocia Mahankova está situada en el antiguo cementerio de la localidad de Chudinov, a unos treinta kilómetros de la ciudad de Ekaterimburgo. En torno a ella se ha construido una pequeña capilla en forma de invernadero para proteger a los visitantes de las inclemencias del tiempo, capilla que se ha convertido en un lugar de peregrinación, no solo de la gente que vive en la región de Chelyabinsk, sino de otras regiones de Rusia. Muy cerca de la tumba de Eudocia, en la misma región de Chelyabinsk (concretamente en Chebarkul) existe otra tumba considerada milagrosa: la del niño Vyacheslav Krasheninnikov, pero de este caso escribiremos en otro artículo.

Sepulcro de la Santa.

Sepulcro de la Santa.

Eudocia Mahankova, oficialmente, aun no está canonizada pues se está en la fase de recopilación de documentos, pero muchos fieles ortodoxos ya la consideran una santa, debido a la vida que llevó y a los milagros que se han producido junto a su tumba. En una de las fotos que acompaña el artículo podemos ver como un obispo ortodoxo venera la tumba de la “santa”. Estos milagros, se transmiten de boca en boca y abarcan todo tipo de eventos: curaciones de enfermedades, resolver disputas familiares, solucionar problemas financieros básicos, etc. Hay un dicho que dice: “no existen problemas graves que no los pueda solucionar Dunyaska”.

Antonio Barrero

preguntasantoral_anticopia_articulo20160101

Bibliografía:
– Berezhnov, A.S., “Leyenda de Eudocia Chudinovskij”, Emanzhelinsk, 2013
– Lobashëv, A., “La fe conquistada”, Chelyabinsk, 2007.

Enlaces consultados (14/12/2015):
– http://troitsk-eparchy.ru/
– www.xn--74-6kca2cwbo.xn--p1ai/tourism/mystery/mogila_dunyashi

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Hieroskemamonje Nil Dorobanțu, loco por Cristo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de Nil Dorobanțu.

Fotografía de Nil Dorobanțu.

El hieroskemamonje Nil Dorobanțu es una persona recientemente recuperada en el discurso público de la cristiandad rumana. Ha sido este año, después de un escándalo sobre la obligatoriedad de la asignatura de Religión en las escuelas, cuando ha sido publicado un pequeño opúsculo sobre él, titulado “Cristo predica en la escuela”. A partir de entonces, se ha publicado una biografía y el segundo, sobre su “Mística”, está a punto de salir. Esta biografía muestra un personaje atípico en Rumanía, el loco por Cristo.

La biografía de Nil Dorobanțu se ha compilado en este artículo a partir, especialmente, de su autobiografía, escrita durante uno de sus arrestos por la Securitatea (Seguridad) rumana, el 2 de abril de 1970. Otras informaciones proceden de diferentes testimonios, todos incluidos en el libro biográfico Hieroskemamonje Nil Dorobanțu, loco por Cristo, y la llama viva del monasticismo rumano en el siglo XX, compilado por Ionel Dumitru Adam, un sacerdote del condado de Mehedinți, donde vivió Nil Dorobanțu.

Primeros años
Nacido el 1 de agosto de 1920 en la aldea de Crainici, comarca de Bala en el condado de Mehedinti, de una antigua familia de propietarios libres en la provincia de Oltenia (suroeste de Rumanía), el joven Nicolae Dorobanțu siguió los tres primeros cursos en su aldea y se trasladó al cuarto a Bucarest con algunos parientes, donde fue a la escuela primaria del Ateneo Popular, teniendo entre sus compañeros al rey Mihai. Después del instituto en el Colegio de San Sabas, el mejor de Bucarest, entró en clase de octavo en la Escuela Militar Alexandru Sturdza en Craiova.

Se graduó en la escuela militar como oficial activo, siendo segundo lugarteniente, y comenzó su carrera militar, como su tío, el general Gheorghe Dorobanțu. No estuvo mucho tiempo, porque, como él mismo declara, no quería luchar en una guerra tan injusta como lo fue la Segunda Guerra Mundial. Siendo abiertamente opositor a la guerra, huyendo de su base en Pedreal, a través del sur de los Cárpatos hasta su aldea, fue primero declarado desertor. El castigo por este delito era, durante la guerra, la pena de muerte. Después de ser clínicamente examinado, se declaró que tenía “dromomanía epiléptica” y fue desmovilizado en diciembre de 1942.

Nicolae Dorobanțu en su uniforme de teniente segundo.

Nicolae Dorobanțu en su uniforme de teniente segundo.

Tras abandonar su carrera militar, estudió matemáticas y biología y se examinó en la facultad de silvicultura (forestal), donde fue aceptado. En cualquier caso, finalmente escogió la teología, donde entró como escolar y tomó clases de algunos de los más grandes profesores de ese tiempo. Paralelamente accedió a la facultad de filosofía y letras y la facultad de derecho, donde se examinó en sesiones extraordinarias. Terminó Teología en 1947 y Filosofía en 1948 con calificación de “magna cum laude”. En diciembre de 1947 inició el doctorado en teología con la tesis “La teoría del Logos encarnado en la vida espiritual” con el padre Dumitru Stăniloae, el teólogo rumano más famoso de todos los tiempos.

Antes de ser ordenado monje, asistió a diferentes cursos como estenodactilografía, publicó monografías de diferentes aldeas rumanas y no compartió la tendencia de la mayoría respecto a ideas políticas. De hecho, no se interesó en absoluto por la política. Su saludo habitual, como la monja Verónica de Vladimirești afirmó, era “Cristo ha resucitado, tanto de civil como de monje.

Monje
Fue tonsurado como monje el Domingo de Ramos de 1947 por el archimandrista Partenio Buscu, abad del monasterio de Radu Vodă en Bucarest. Su nombre de monje fue Nechifor. Un año después, fue ordenado hierodiácono el 23 de abril de 1948 en Zaclău, condado de Tulcea (la aldea enfrente de Galați, más allá del Danubio) y sacerdote en la aldea de Florești, en el condado de Tecuci (baja Moldavia) el 22 de septiembre.

Como sacerdote ordenado para el pequeño monasterio de Mușunoaiele no estuvo mucho tiempo. Incluso antes de ser conocido por vivir una vida muy ascética, empezó una auténtica campaña de iniciación a la enseñanza de la ortodoxia predicando en iglesias, pero también en aldeas, ciudades e incluso en los bosques deshabitados, siempre “con la iglesia detrás”, es decir, con el antimension bizantino, algo de pan y vino, celebrando la liturgia prácticamente cada día.

Ornamentos sacerdotales de Nil Dorobanțu.

Ornamentos sacerdotales de Nil Dorobanțu.

Itinerarium
Como monje no pudo quedarse en un único lugar, como exigen las normas monásticas ortodoxas. Su biografía muestra muchos traslados de un monasterio a otro, de ser un simple sacerdote, a convertirse en profesor y pedagogo en la escuela de cantores eclesiásticos en Galați en 1949, posteriormente confesor en el monasterio de Sihastru, la sketa de San Juan en Panciu y el monasterio Tarnița en el condado de Putna (baja Moldavia), y más tarde sacerdote en diferentes monasterios de los condados de Bacău, Neamț y Buzău, en la región de los Subcárpatos.

Sus constantes cambios de status se debían a su carácter. Predicaba mucho, siendo muy estricto con la moralidad de la gente y siendo él mismo un buen ejemplo de verdadera vida cristiana. Prácticamente rechazaba dormir en una cama, ofrecía repetidamente las ropas y zapatos que recibía y despreciaba el dinero. Por su comportamiento lo apodaron “Zănatecul” (el Loco, o más bien, el embaucador). Le gustaba caminar descalzo, con los mechones de pelo al viento, con ropas sencillas y ceñido con una cuerda. Mucha gente confiesa que fue bendecido por Dios con muchos dones, y que incluso podía desaparecer y aparecer instantáneamente e incluso estar en dos lugares al mismo tiempo. Por ejemplo, una vez que estaba siendo buscado por la Securitate, huyó a través del bosque y llamó al monasterio para decir que ya estaba lejos, en Bicaz (a 200 km).

En el monasterio Vladimirești se dice que una vez el archimandrita ordenó a las monjas darle buenas ropas y zapatos al padre Nechifor sólo durante los oficios y de recuperarlos después, para que él no pudiese regalárselos a nadie más. No le avergonzaba desafiar a los abades y monjes si no respetaban las reglas predicadas por la Iglesia y solía hacer cosas absurdas, como dar extrañas enseñanzas. Por ejemplo, cuando mujeres que habían abortado acudían a él, les ofrecía cajas con huesos exhumados de las tumbas del monasterio. Durante la construcción del monasterio Vladimirești se atrevió a hacer que mujeres ricas realizaran tareas pesadas como cargar arena, ladrillos o cemento, y le obedecieron sin protestar. Amonestaba duramente a los sacerdotes que solían fumar y una vez ofendió a un sacerdote que lo había invitado a una opulenta comida, tomando sólo zanahorias.

Fotografía de Nil Dorobanțu en 1977, cuando tenía 56 años de edad.

Fotografía de Nil Dorobanțu en 1977, cuando tenía 56 años de edad.

El hieromonje Nechifor recibió el gran skema siendo recomendado por el abad Benedicto Ghius en el monasterio de Sihăstria el 5 de agosto de 1952. Fue tonsurado por el abad Daniil Sandu Tudor y recibió el nombre de Nil.

Cuando pidió ser trasladado posteriormente a Transilvania, al famoso convento de Nicula en 1953, el obispo Teofil Herineanu escribió en una carta sobre él: “En lugar de realizar su noviciado bajo un abad mayor en un monasterio tradicional, él sigue su propio modelo de comportamiento, el cual, si no se analiza detenidamente, podría generar prejuicios por parte de la Iglesia y de la sociedad. Respecto a cuestiones materiales está total y permanentemente indiferente. Lleva una vida austera, desde la perspectiva de los placeres de la comida y el descanso. No rechaza ninguna privación. Su celo, siempre despierto y brillante, necesita la barrera de la prudencia, para no caer en una exaltación contra el sentido común y la razón. Respecto al dinero, el vino y los placeres corporales, no se le puede tentar de ninguna manera. Pero no es tan inmune respecto al orgullo. Quizá a eso se deba que el fracaso durante una misión lo desalienta rápidamente, y si se encuentra en un lugar espiritualmente difícil y resistente a la predicación, lo abandona y se marcha, intentando encontrar otro lugar más propicio”.

Después de Nicula y un pequeño descanso en Râmeți y Arnota, llegó incluso a un monasterio en la Rumanía oriental, en Banat. Posteriormente volvió a Moldavia, pidiendo al obispo Teofil Herineanu aceptarlo de regreso y se obligó a sí mismo a:
“1. Tener estabilidad.
2. No peregrinar.
3. No dejar la sketa nunca más.”

Aislándose en la sketa de Nechit el 10 de mayo de 1954, el abad Zenovie Ghidescu alabó su conducta y celo. Pero al estar enfermo, el abad se tuvo que ir al hospital y dejó la dirección del convento en manos del skemamonje Nil. En su ausencia, Nil entregó todas las posesiones de la sketa, incluyendo el dinero, los rebaños, los cereales, los muebles e incluso la cama del abad a los pobres. Cuando el abad regresó, se enfadó, dio una paliza a Nil y lo echó de allí. Desde ese momento predicó como sacerdote itinerante, al margen de las normas de la Iglesia, en las aldeas de Bacău y el condado de Neamț.

La situación personal de Nil Dorobanțu: sus continuos traslados de un lugar a otro.

La situación personal de Nil Dorobanțu: sus continuos traslados de un lugar a otro.

Arrestado
Siendo arrestado en dos ocasiones, primero en el monasterio de Tismana en 1952 después de las quejas de la abadesa Tatiana, y después el 26 de octubre del mismo año en Craiova, sospechoso de itinerancia, su tercera detención fue muy dura para él. Lo arrestaron el 3 de enero de 1956 en una aldea del condado de Neamț y lo encarcelaron 120 días en un lugar frío, sin comida ni bebida. Su mayor terror no se debió a causa de las torturas y los interrogatorios, sino porque los comunistas le confiscaron el antimension y el pan y el vino ya consagrados, transformados en el Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor.

El disidente anticomunista Petru Baciu escribió en su libro “Răstigniri ascunse” (Crucifixiones ocultas) sobre “Zănatecul”: “Su rostro estaba intensamente pálido, con el ceño ligeramente fruncido y las mejillas chupadas (…) parecía un icono viviente (…). En su camisa había trazado una gran cruz con una sustancia oscura. Era una sencilla y áspera ropa, llevaba la cruz en la mano y un bastón de palo de trigo en la otra mano”.

Su proceso comenzó el 13 de marzo en Iași y fue alternado con interrogatorios y torturas. Según la sentencia núm. 83 del Tribunal Militar en Iași, fue acusado de agitación pública, abuso de sus funciones, realizar oficios religiosos sin el consentimiento de la Iglesia y predicar contra la doctrina comunista de retirar los iconos de las clases. El primer examen médico lo declaró como que estaba bajo “un delirio místico, sistematizado sobre una base epiléptica” y afirmó que el hieroskemamonje Nil no era capaz de distinguir entre el mundo real y sus fantasías.

Portada de su obra "Mística".

Portada de su obra “Mística”.

En su “Mística” él describe esta situación: “Habéis hecho que me vuelva loco, para que me jacte y predique lo que he sufrido por mi Dios, mientras vosotros me vilipendiáis y creéis que soy una plaga. Pero yo me complazco en mis dolores y sufrimientos por Dios, que ha sufrido por mí tanto ¡y que todavía sufre hasta el final! Cada día muero por Cristo y subo al Calvario, lejos de tus altares, oh Señor, que tanto he amado. Y me devora el celo por tu casa, porque la abominación de la desolación ha llegado al lugar santo. Esperamos el nuevo cielo y la tierra nueva y la transfiguración por la virtud y la gracia, entrando por el camino estrecho y la puerta de la vida, por los escalones de la perfección hacia el Reino de los Cielos”.

Durante estos interrogatorios, confesó sus teofanías y visiones y fue ridiculizado, pero siguió confesando a Cristo ante los agentes de la Securitate. Incluso se atrevió a amonestar a un interrogador que estaba fumando, quitándole el cigarro de la boca. Por esta razón y porque maldecía a los demonios repetidamente, todos creyeron que estaba loco. El 23 de abril, tras un examen médico, los doctores lo declararon mentalmente sano y el segundo día, el 24 de abril, sin embargo, amonestó a los jueces llamándolos “satanases” y “anticristos”. Fue finalmente liberado el 5 de mayo, Sábado Santo. Sus dones sagrados estaban intactos y su felicidad fue indescriptible. Después de peregrinar por varias parroquias y monasterios, volvió a la sketa de Nechit.

Apartado del sacerdocio
Desgraciadamente, debido a su comportamiento y seguramente bajo presión de los comunistas, fue apartado del sacerdocio el 27 de noviembre de 1956. Visitó diferentes monasterios y sketas, y finalmente regresó a casa de su madre en Crainici, donde ya no hizo ninguna propaganda ni se dejó ver.

En 1964, tras la muerte de Stalin, intentó recuperar la normalidad, solicitando una partida de nacimiento, un DNI, pidiendo a diferentes diócesis que lo readmitieran, pero fue rechazado. El obispo Teofil Herineanu, que entonces era arzobispo de Cluj, lo rechazó, diciendo que no quería un nuevo “Maglavit” (refiriéndose a un lugar de peregrinación que surgió tras las visiones de un laico llamado Petrache Lupu). Dos de sus primos, Iulian Dracea, rector de la Universidad de Agronomía en Timișoara y Valerian Popescu, rector de la Universidad de Estomatología en Bucarest, le pidieron que se examinara e iniciara una carrera universitaria, pero él lo rechazó y, en su lugar, publicó en la prensa un anuncio de su muerte.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150731

Fotografía de Nil Dorobanțu para el DNI que solicitó en 1964.

Fotografía de Nil Dorobanțu para el DNI que solicitó en 1964.

Entonces empezó a peregrinar de nuevo, escondiéndose durante 14 años en diferentes casas, siendo protegido por dos ex-monjas y estudiando ciencias, psicología, tecnología y escribiendo mucho. A diferencia de 1952-1956, no celebró la Divina Liturgia clandestinamente hasta que regresó a su hogar, donde se construyó su propio altar en la leñera de su casa. Aquí reanudó la misa diaria y su canon monástico de ayuno y oración. En cualquier caso, la gente a su alrededor se dio cuenta de su presencia y creyó que llevaba una vida viciosa junto con algunas mujeres ancianas, todas ellas místicas exaltadas.

Siendo arrestado de nuevo, escribió su autobiografía en la sede de la Securitate en Turnu Severin, el 2 de abril de 1970. Al ser liberado, regresó a casa, pero siendo continuamente vigilado por la Securitate. Su ficha contiene muchas notas informativas sobre su vida cotidiana. Continuó su vida privada junto a tres mujeres jubiladas, a quienes él “adoctrinaba religiosamente”. De vez en cuando iba a Bucarest, encontrándose casualmente con viejos conocidos que luego darían testimonio de su vida ascética.

Algunos testimonios posteriores dan fe al menos de una visita a Bucarest. La monja Ecaterina Iordache, del monasterio de Măgura Ocnei, dijo que se encontró con él en una peregrinación para venerar las reliquias de San Demetrio el Nuevo y que estaba muy delgado, desdentado, vestido como un civil y probablemente llevando el epitraheilon (estola) bajo el abrigo.

En marzo de 1977 Nil fue llevado de vuelta a casa en Crainici con un fuerte golpe en el pecho. Nadie sabe qué le pasó. No quiso estar con nadie fuera de su hermana Paulina. El 27 de marzo, con 56 años de edad, anciano, pero muy enfermo, partió al Señor y fue enterrado en el cementerio de la aldea de Crainici.

Tumba de Nil Dorobanțu en Crainici, Rumanía.

Tumba de Nil Dorobanțu en Crainici, Rumanía.

Veneración
La vida y obras del padre Nil quedaron en silencio durante muchos años, de modo que hasta 2015, prácticamente sólo unos pocos recordaban al loco Nil. Ha sido gracias a una investigación del sacerdote Ionel Dumitru Adam que ha empezado a ser conocido. Las fuentes de esta investigación son los archivos del Comité Nacional de Investigación de los Archivos de Seguridad (CNSAS), la Dirección del Archivo Militar de Pitești, diferentes archivos diocesanos y los escritos del padre Nil.

Actualmente hay un folleto y un opúsculo sobre el padre Nil. Su biógrafo ha prometido publicar nuevos trabajos. El siguiente, titulado “Mistica”, ya se puede encontrar en Internet en la web dedicada a él. Los otros son: Teofanías del Paterikon, Palabras celestiales, Lógica, El bien en las escuelas, Apologética, Ciencia, Estética, Dios en la naturaleza, La mujer, Fumar, Ética, Comentarios a los cánones y Comentarios a Molitfelnic (Libro de Oración).

Varios testimonios sobre él pueden hallarse en la misma web. La próxima publicación de su obra revelará la compleja personalidad del hieroskemamonje Nil Dorobanțu, quien es, probablemente, el primer loco por Cristo de Rumanía.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
Ieroschimonahul Nil Dorobanțu „nebun pentru Hristos” și flacăra vie a monahismului secolului XX, Editura Babel, București, 2015.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XXVII)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto de San Bartolomé Bondarenko, “loco por Cristo” del siglo XX.

Foto de San Bartolomé Bondarenko, “loco por Cristo” del siglo XX.

Pregunta: Hace unas pocas semanas escribieron ustedes sobre San Miguel Samuel, seglar ortodoxo ruso “loco por Cristo”. He tenido conocimiento de que en Ucrania también acaban de canonizar a otro “loco por Cristo”, muerto en los años treinta del siglo pasado. ¿Podríais darme alguna información sobre este nuevo santo?

Respuesta: Te estás refiriendo a San Bartolomé Bondarenko, que nació en Chyhyryn (Ucrania) en el año 1870. Ya desde joven se hizo pasar por loco, dedicándose totalmente a la oración y a la contemplación, lo que llamaba la atención de sus conciudadanos, pues aunque parecía un demente, sus oraciones eran escuchadas por Dios, que a través de él realizaba numerosas curaciones.

Como vivía muy cerca del monasterio de la Santísima Trinidad, las monjas de dicho cenobio y su abadesa, Santa Rafaela Tertatska, lo veneraban profundamente. Cuando los bolcheviques tomaron el poder de la ciudad en el 1927, las monjas tuvieron que abandonar el convento, aunque la abadesa se negó, por lo que fue brutalmente sacada del monasterio, golpeada y enterrada viva. Bartolomé fue perseguido por los comunistas que al tomarlo por loco lo encerraron en un manicomio. Ya anciano, murió el 17 de octubre del año 1931, siendo enterrado en su ciudad.

Debido a la ininterrumpida veneración popular, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana decretó su canonización el 16 de septiembre del año pasado, celebrándose la correspondiente ceremonia en la eparquía de Cherkassy, el pasado 7 de diciembre del 2014.

Monjes del monasterio Mgarsky martirizados en 1919.

Monjes del monasterio Mgarsky martirizados en 1919.

Pregunta: Yo sé que cuando en algún país se ha perseguido a la Iglesia, en general, los mártires han sufrido diversos tipos de tormentos. Sin embargo, tengo entendido que cuando en la antigua URSS los bolcheviques persiguieron a la Iglesia, casi todos los mártires murieron fusilados. ¿Es esto cierto?

Respuesta: Por supuesto que no. Es cierto que de los miles de mártires ortodoxos y católicos que cayeron durante la Revolución Bolchevique, una gran mayoría fueron fusilados, bien en un paredón o con un simple tiro en la nuca, pero en los gulags rusos muchos murieron de hambre, de frío o simplemente como consecuencia de las enfermedades cogidas en aquellas malsanas condiciones de vida y trabajos forzados.

Pero se dieron muchos otros tipos de martirio y sólo te pondré algunos ejemplos, a fin de no hacerme excesivamente pesado: el arcipreste San Juan Kochurov fue sometido a durísimas palizas y posteriormente tirado a las vías de un tren para que muriera atropellado; el obispo San Teófano Solikamsky Ilmensky fue ejecutado públicamente por inmersión periódica en un agujero hecho en el hielo, muriendo congelado suspendido por los pelos; el obispo San Miguel Isidoro Bell murió empalado; el obispo San Andrónico Nicholas fue enterrado vivo; el arzobispo San Joaquín Levitsky fue ahorcado en una plaza pública; el obispo Ambrosio Serapulsky fue atado a la cola de un caballo y murió a consecuencia de los golpes recibidos; el archimandrita San Barlaám Konoplev fue arrojado al río Kema con unas piedras atadas al cuello y prefiero no seguir. Como verás, se hicieron auténticas barbaridades, simplemente por su condición de cristianos.

Foto del siervo de Dios Francisco Javier Truong Buu Diêp

Foto del siervo de Dios Francisco Javier Truong Buu Diêp

Pregunta: Muchas gracias por su maravilloso blog, al que accedo diariamente y del que estoy aprendiendo muchas cosas que desconocía. Quisiera preguntarles si es cierto que va a ser beatificado el sacerdote vietnamita Francisco Javier Truong Buu Diêp, que murió mártir por salvar a sus feligreses. Muchísimas gracias.

Respuesta: La beatificación del Siervo de Dios Francisco Javier Truong Buu Diêp no es nada inminente, ya que el “nihil obstat” de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos es del pasado 31 de octubre, por lo que ahora se está iniciando el proceso en la diócesis de Xuan Loc, a propuesta de la asamblea de obispos vietnamitas celebrada en abril del año 2012. A esta Causa todavía le queda un largo camino por recorrer; lo que pasa es que como el padre Diêp es muy conocido entre los católicos vietnamitas, las noticias provenientes de la archidiócesis de Ho Chi Minh ha provocado gran alegría entre los fieles.

El padre Francisco Javier Truong Buu Diêp nació en el año 1897 en un pueblecito de la provincia de An Giang, que estaba bajo la jurisdicción del entonces Vicariato Apostólico de Phnom Penh. Estudió en el seminario mayor del Vicariato y se ordenó de sacerdote en la capital de Camboya en el año 1924. Desde el año 1930 hasta la fecha de su martirio, estuvo destinado en la parroquia de Tac Say. Cuando se inició la “Việt Nam Ðộc Lập Ðồng Minh Hội”, o sea, la guerra para conseguir la independencia de Francia, muchos sacerdotes abandonaron sus parroquias, pero él decidió quedarse con sus feligreses. El 12 de marzo del año 1946 fue detenido junto con sesenta de ellos y viendo cómo los iban a matar, él solicitó ser ejecutado a cambio de la liberación de los sesenta detenidos. Fue ejecutado y está sepultado en la iglesia de Tac Say, en la actual diócesis de Cân Tho. Su tumba es un continuo ir y venir de peregrinos, no sólo católicos sino del resto de religiones existentes en Vietnam, ya que es considerado como un héroe nacional.

Tumba de siervo de Dios Francisco Javier Truong Buu Diêp.

Tumba de siervo de Dios Francisco Javier Truong Buu Diêp.

El cardenal Juan Bautista Pham Minh Man, arzobispo emérito de Ciudad Ho Chi Minh, que lo conoció cuando sólo tenía ocho años de edad y ha sido uno de los principales impulsores de su Causa, decía recientemente: “Era un santo sacerdote, siempre preocupado por el futuro de la Iglesia y listo para alentar a los fieles, para que ellos se comprometieran profundamente con la religión católica. Dondequiera que iba, se comprometía a construir un lugar de culto y casas para sus fieles. Él vivió y murió por ellos”.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Panagias (Paisio) Basìas de Cefalonia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto del santo.

Foto del santo.

Panagias Basìas nació en Lixouri, Cefalonia, en el año 1801. Era hijo de Miguel Tipaldou-Basias y Regina Della Porta, matrimonio culto y piadoso. De sus padres aprendió el italiano, el francés y el latín, sintiéndose posteriormente atraído por la filosofía y la teología. A principios de su carrera fue ayudante de profesor, ejerciendo desde el año 1820 la función de maestro, pero inspirado en los predicamentos radicales de Kosmas Flamiatou y Eusebio Panas, que manifestaban que los británicos, en vez de ser unos mecenas de las siete islas, en realidad eran unos tiranos que conspiraban contra las creencias ortodoxas de los griegos, dejó la escuela pública y continuó ejerciendo por libre en su casa.

Cuando tenía unos veinte años de edad, después de la muerte de su padre, sintiéndose especialmente influenciado por la personalidad de su santo patrono, el gran asceta San Gerasimos de Cefalonia, lo abandonó todo y, sin escuchar las súplicas de su madre y de su hermana, se marchó a Xiroskopelo, que era una pequeña isla donde los británicos habían exiliado a algunos sacerdotes, entre ellos al famoso clérigo de Zakinthos, Nicolás Kantounis. En 1927 abrazó la vida monástica entrando en el monasterio Blacherna en la pequeña isla de Dias, cercana a Cefalonia, donde tomó el nombre de Paisio y donde quiso vivir como asceta, completamente solo.

Pero las continuas súplicas de su viuda madre lo indujeron a retornar a su tierra dos años más tarde, donde en el año 1836 fue ordenado de diácono y de presbítero por el arzobispo de Cefalonia Partenios Makris, haciéndose cargo de la iglesia de San Espiridión en Platis Gialos, donde multitud de fieles atraídos por su caridad y por el don de profecías, acudían en masa a escuchar sus sermones. En el 1845, viendo que su fama se acrecentaba, comenzó a simular que tenía episodios de locura, comportándose como si fuera “un loco por Cristo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Cuando el 21 de mayo de 1864 las islas jónicas fueron unidas a Grecia, aunque los momentos políticos y sociales eran muy difíciles, él se dedicó a mantener y promover las tradiciones ortodoxas, pero sin abandonar sus compromisos sociales. Se distinguía por su amor y entrega a sus compatriotas y eso lo llevaba a la práctica mediante su vida de pobreza y su intenso apostolado entre los más humildes, atendiendo sus necesidades espirituales y materiales. En 1867 cuando el terremoto de Palliki demolió la casa donde vivía tuvo que alojarse en casa de un primo suyo llamado Juan Geroulanou, padre de un famosísimo cirujano llamado Marino Geroulanou.

Después de muerta su madre, ingresó en el monasterio de San Espiridión, en las cercanías de su pueblo natal, donde al poco tiempo fue elegido como egumeno, responsabilidad que compatibilizaba con su intenso y multiforme apostolado fuera del monasterio, cosa que incrementó aun más su popularidad, cosa que él trataba de compensar mediante algunas de sus locuras.

Durante los últimos cinco años de su vida tuvo que permanecer mucho tiempo en cama, pero aun así, continuaba su apostolado, asesorando y consolando a la gran cantidad de fieles que lo visitaban tanto de día como de noche. Uno de sus asiduos visitantes era el arzobispo Germanos Calligas, a quien le predijo que sería arzobispo de Atenas.

Murió el 7 de junio de 1888 y, después de tres días de velatorio, su funeral fue oficiado por el propio arzobispo Germanos de Cefalonia, siendo sepultado en las cercanías de la iglesia de San Espiridión en Lixouri. Inmediatamente después de su muerte, el pueblo lo consideró santo, debido sobre todo a las numerosas curaciones efectuadas mediante su intercesión.

El 6 de junio de 1976 sus restos fueron exhumados y trasladados a la iglesia. Diez años más tarde, el 4 de febrero de 1986, el Sínodo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, presidido por S.S. Demetrio I, lo canonizó oficialmente, estableciendo su festividad el día 7 de junio, día de su muerte.

Reliquia del santo en la iglesia de san Espiridión de Lixouri.

Reliquia del santo en la iglesia de san Espiridión de Lixouri.

Gerasimos Drakopoulos nos narra la siguiente anécdota de San Panagias: En la ciudad de Argostolion en tiempos de “Papa Basías”, vivía una familia muy noble y muy rica, compuesta por los esposos y dos hijos varones. Aunque la familia era muy generosa y piadosa, se distinguía especialmente la madre. El esposo murió y la dejó viuda con los dos hijos; sin embargo, ella extendió aun más su actividad humanitaria ayudando a los pobres, visitando a los enfermos en sus casas y hospitales, a los presos en las cárceles, dándoles siempre, además de ayuda material, consuelo espiritual. Una noche, después de cenar sentados en el comedor, uno de sus hijos – que tenía ya veintiún años de edad -, sintió un terrible dolor de cabeza. Inmediatamente cayó inconsciente y tuvo que ir el médico de urgencias, que le dijo a su madre que se preparara para lo que parecía inevitable. La madre se pasó toda la noche rezando, pidiendo la salvación de su hijo, pero por la mañana, el niño murió.

A pesar de esta desgracia y de este dolor, ella continuó con sus actividades humanitarias y, pasado un año, al otro hijo le volvió a ocurrir exactamente lo mismo. Inmediatamente llamó al médico, quien determinó que le ocurriría lo mismo que un año antes le había sucedido a su hermano. Ella, desesperada, se pasó toda la noche rezando, pero el hijo también murió a la mañana siguiente. Ante esto, el carácter y la actitud de la madre cambiaron de manera radical, alejándose de Dios, blasfemando continuamente y sumiéndose en una profunda desesperación, pensando sólo en sus dos hijos. Dio dos fotos de sus hijos al célebre pintor Kalon, a fin de que pintara dos cuadros de tamaño normal, los cuales puso en el lugar más honorífico de su casa, con una vela encendida delante de cada uno de ellos.

Cráneo del santo en la misma iglesia.

Cráneo del santo en la misma iglesia.

Un día, “Papa Basías” fue desde Cefalonia a Argostolion y se presentó en casa de esta señora. Ella abrió la ventana, vio a un sacerdote y comenzó a blasfemar y a burlarse de él. El santo sacerdote, sin molestarse, le dijo: “O me abres la puerta o la abro yo”, y haciendo la señal de la cruz, la puerta se abrió automáticamente, entrando el sacerdote. Ella se quedó pasmada, sin habla, y el santo se fue directamente a la sala donde estaban los dos cuadros de sus hijos, diciéndole a la madre que lo siguiera y se sentara en una esquina de la habitación. El santo comenzó a rezar y las dos fotos cayeron al suelo. Entonces, los dos retratos tomaron vida, se fueron al centro de la habitación y, cogiendo dos revólveres, comenzaron a disparar el uno contra el otro, cayendo los dos al suelo, muertos. La mujer estaba aterrorizada. Entonces, San Panagías le dijo a la mujer: “Señora, Dios en su infinito amor, a fin de evitar que vieras en vivo lo que acabas de ver en figurado, se llevó junto a Sí a tus hijos mediante una muerte natural, pues cuando ambos se hubieran hecho hombres, se habrían enamorado de una misma mujer, matándose mutuamente de la manera en la que lo has visto. Por esta razón, deberías arrepentirte, dar gracias a Dios, que evitó que los hermanos se mataran entre sí, y continuar con tu anterior modo de vida cristiano”. La mujer, arrepentida, se dedicó aún más a realizar obras de misericordia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Gerulanos, M., “Lixouri”, Atenas, 1956.
– Mastrogiannopoulos, I., “Panagis Basias”, Atenas, 1953.
– VV.AA. “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1999.

Enlace consultado (10/01/2015):
– www.saint.gr/495/saint.aspx

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Eufrosina Kolyupanovskaya, loca por Cristo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortoxo ruso de la Santa.

Icono ortoxo ruso de la Santa.

Hoy quiero escribir sobre una santa rusa, princesa de nacimiento que, harta de la vida de la corte, renunció a todo, se hizo pasar por demente y llevó una vida de penitencia hasta su muerte. Por eso es venerada como una santa “loca por Cristo”. Se llamaba Eudoxia Vyazemskaya y había nacido en el año 1758 en un pueblecito de la provincia de Tula, en el seno de la familia del príncipe Grigori Ivanovich Viazemskii, luego ella también era princesa. En el año 1776 se graduó en la Sociedad Educativa de las Damas Nobles, ligada al monasterio Smolny, consiguiendo de esta forma entrar en la corte de la emperatriz Catalina II. Debido a su origen noble, estaba muy familiarizada con la alta sociedad de su tiempo, incluyendo al comandante Alejandro Surovov y al príncipe Yuri Dolgoruki, que más tarde llegaría a ser el más alto representante del gobierno local de Moscú.

Se desconoce el tiempo en el que Eudoxia estuvo en la corte imperial, aunque sí se conoce un curioso hecho protagonizado por ella: cuando estaba junto a dos damas de honor, fingió su propia muerte, por lo que las dos muchachas huyeron despavoridas. Las causas y las circunstancias de este acto son desconocidas, aunque según un sacerdote cercano a ella, pretendía fugarse para poder consagrarse a Dios: “Desapareció de palacio, por lo que se dieron órdenes de buscarla por todos los caminos, pero ella se vistió con ropas de campesina y marchó camino de Moscú. Aunque la emperatriz la trataba con mucho aprecio, ella determinó dedicarse al servicio divino y entrar en un monasterio, liberándose de sí misma de esta manera”.

Después de desaparecer de la corte, durante más de diez años vagó por varios monasterios, entre ellos el de Spaso Sumorin, donde veneró las reliquias de San Teodosio Totemsky. Agotada de tanto vagar y casi sin fuerzas, llegó a Moscú, donde en el año 1806 se reunió con el metropolita Platón Levshin; quien, después de escuchar su historia, le dio su bendición, considerándola como una “loca por Cristo”, y enviándola al monasterio Vvedenskii de Serpukhov con el falso nombre de Eufrosina, aunque contándole a la abadesa cuál era su verdadero nombre y su origen. Fue aceptada en el monasterio, se instaló en una pequeña cabaña cercana y estuvo trabajando en la enfermería. Eufrosina vestía con una camisa de tela gruesa, una capucha y un abrigo, pero ocultando bajo su cuello una cadena de hierro con una gran cruz de cobre; a veces usaba un trapo o un sombrero en la cabeza y siempre andaba descalza, incluso en pleno invierno. Se sabe que emitió los votos monásticos, pero se desconoce la fecha.

Retrato de la Santa, sin el hábito de monja ortodoxa.

Retrato de la Santa, sin el hábito de monja ortodoxa.

En su choza, Eufrosina tenía dos gatos, tres perros, pollos y pavos, durmiendo ella junto a los animales. Cuando un día le preguntaron por qué hacía eso, ella respondió: “¿Es que yo soy mejor que un perro?”. Para mortificarse, no limpiaba la choza y vivía entre los excrementos de los animales, por lo que aquélla desprendía un pestilente hedor. Una vez la egumena le dijo: “Madre, ¿por qué vives así?”, a lo que ella respondió: “Para contrarrestar los lujos y lisonjas de la corte”. Su choza era un horno en verano y una nevera en invierno. Por la noche, se levantaba y se dedicaba a dar vueltas alrededor del monasterio cantando salmos, y por las tardes se dedicaba a buscar flores para la iglesia y hierbas medicinales para sus pacientes en la enfermería. Frecuentaba una capilla situada junto al monasterio, aunque para asistir a la liturgia visitaba la iglesia monacal. Por humildad sólo comulgaba una vez al año – el Jueves Santo – y durante la Teofanía se sumergía en el agua helada diciendo: “Vamos a darnos un baño caliente”. Durante su estancia en el monasterio se reunió en varias ocasiones con San Filareto Drozdov, metropolita de Moscú y Kolonna, quien sentía por ella verdadera veneración, hasta el punto de llegar a besarle las manos.

Al morir la egumena del monasterio, la recién nombrada, sintiendo envidia y malicia hacia Eufrosina, comenzó a hacerle la vida imposible, hasta el punto de asesinar a sus tres perros. Entonces ella, en el año 1845, tomando un icono de la Virgen y otro de San Nicolás, abandonó el monasterio y se trasladó a la aldea Kolyupanovo en la provincia de Tula. Allí se instaló provisionalmente en una casa de madera que le regaló un admirador suyo, el terrateniente Natalio Alekseevny Protopopov, pasando allí los últimos diez años de su vida. Ella construyó una casa aparte para atender a las mujeres ancianas y se quedó en una habitación pequeña viviendo junto a una vaca. Hizo lo mismo que había hecho en el convento: vivir con animales.

San Filareto Drozdov visita a la Santa.

San Filareto Drozdov visita a la Santa.

El sacerdote Pablo Prosper, de la iglesia de la Madre de Dios de Kazán de Kolyupanovo, fue su confesor, y aunque ella se hacía pasar por una mujer demente, pronto se extendió su fama de santidad, yendo muchos fieles a visitarla. Ella se apartó a una especie de tienda de campaña, lejos del pueblo, donde se instaló con un gato y un perro. Sentía un gran afecto por el dueño de una pequeña ferretería, llamado Alexei Tsemshu, a quien llamaba “hijo” porque había construido una pequeña cabaña para refugio de algunas mujeres.

Para orar en soledad se retiraba a una especie de barranco que había a orillas del río Oka, en las proximidades de la aldea. En el fondo del barranco, cavó un pozo del que extraía agua que distribuía entre sus pacientes. Existen testimonios de que, a través de esta agua, realizó numerosas curaciones, aunque yo sólo voy a relatar someramente tres de ellas:

– A Natalio Protopopov, que sufría de hinchazón en las piernas y de una avanzada hemoptisis, lo metió en un baño de dicha agua, calentada en un horno con estiércol de caballo, e inmediatamente salió curado del baño.

– A un sobrino de Natalio, que se puso gravemente enfermo en la víspera de su boda, le preparó un baño con hierbas recolectadas en el campo y también lo sanó de inmediato.

– A una mujer, de apellido Korelova, que aunque estaba de parto llevaba un atraso de tres días, corriendo peligro la vida del niño y de la madre, le frotó el vientre con una especie de mantequilla hecha con serrín y agua, e inmediatamente dio a luz a un hermoso niño.

Asimismo, tenía el don de clarividencia, y pongo también sólo dos ejemplos: predijo con años de antelación que una monja del monasterio Sezenovskij llegaría a ser la abadesa del cenobio, y a un sacerdote llamado Demetrio Muretova que llegaría a ocupar por este orden las sedes episcopales de Tula, Jerson, Yaroslavl y Rostov, Volyn y Zhitomir, y finalmente Kherson y Odessa; y así ocurrió. Este obispo, cuando accedió a la sede de Tula, lo primero que hizo es ir a Kolyupanovo y reunirse con ella.

Casa de la Santa en Kolyupanovo.

Casa de la Santa en Kolyupanovo.

Tres semanas antes de su muerte le dijo a Natalio Protopopov: “He visto salir de la iglesia a dos ángeles vestidos de blanco; me han llamado y me han dicho: Eufrosina, ya es hora de que vengas con nosotros”. Protopopov no supo callarse y rápidamente se extendió la noticia de que Eufrosina iba a morir, por lo que la gente comenzó a acudir a su choza con cruces e iconos, a fin de solicitarle su bendición. Natalio le envió una carta al obispo Demetrio, solicitándole autorización para enterrar a Eufrosina en el interior de la iglesia de Kazan de Kolyupanovo cuando falleciera, y el obispo lo autorizó.

Santa Eufrosina murió tranquilamente a las tres de la tarde del día 3 de julio del año 1855, después de recibir la Sagrada Comunión. Su funeral fue multitudinario y, conforme a su voluntad, fue revestida con los atuendos monásticos. Su ataúd siempre estuvo rodeado de velas y diariamente se celebró una “pannihida” (oficio de réquiem). El día 7 de julio, presidida por su confesor, el padre Pablo Prosper se concelebró la Divina Liturgia y fue sepultada en el suelo de la iglesia, poniendo encima una lápida sepulcral de madera e hierro bendecida por San Filareto Drozdov: “Eufrosina, desconocida para el mundo pero bendita a los ojos de Dios”. Inmediatamente después de su muerte comenzó a ser venerada. Como se le atribuían la realización de numerosos milagros, el obispo de Tula decretó fueran anotados en una especie de libro-registro, que fue publicado en el año 1911 y en el que se reconocían cincuenta y cinco hechos milagrosos.

La Santa en su lecho de muerte.

La Santa en su lecho de muerte.

En el año 1910 una peregrinación encabezada por Yevdokim Meschersky, obispo de Kashira y vicario de la diócesis de Tula, visitó su tumba sobre la cual, en el año 1914, fue erigido un dosel de madera dorada y una especie de piscina donde se bañaban los enfermos. En el año 1931, en plena revolución bolchevique, se quemó la iglesia de Kazan y su tumba y piscina fueron abandonadas.

En el año 1988, Eufrosina Kolyupanovskaya fue canonizada a nivel local por la diócesis de Tula y le fueron compuestos akathisto, troparion y kontakion propios. En 1993 se inició la construcción de una nueva iglesia sobre la anterior quemada y, dos años más tarde, con la bendición del obispo de Tula y mediante decreto del Patriarca Alexis II, se estableció allí un monasterio femenino, eligiéndose como abadesa a la monja Mariya Kushnir, que tomó el nombre de Eufrosina. Terminado el nuevo templo, las reliquias de la santa fueron trasladadas a una nueva urna de mármol blanco, puesta bajo un dosel de madera tallada. El templo está decorado con frescos que representan escenas de la vida de la santa. En la diócesis de Tula, su fiesta se conmemora el 16 de julio según el calendario juliano y el 22 de septiembre.

Urna de la Santa.

Urna de la Santa.

La primera biografía de la santa fue escrita por su confesor, el Padre Pablo Prosper, siendo publicada en el año 1862. En el año 1903, Juan Matveyevich Surikov, publicó otra biografía titulada: “Biografía de la bendita asceta Eufrosina, loca por Cristo y dama de honor de la emperatriz Catalina II”, cuya segunda edición fue publicada por la Lavra de la Trinidad y de San Sergio. En el año 2002 este trabajo fue enriquecido con elementos adicionales facilitados por el monasterio de Kolyupanovo. La escritora rusa Anastasia Tsvietáieva, durante su exilio en Siberia, en base a los datos facilitados por Surikov, dibujó un retrato de la santa en acción de gracias por haberse curado de una grave enfermedad de la garganta, curación que atribuía a la intercesión de la Santa Eufrosina.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Kochetov, D., B., “Eufrosina Kolyupanovskaya”, Enciclopedia Ortodoxa, Moscú, 2008.
– Surikov, J.M., “Biografía de la bendita asceta Eufrosina, loca por Cristo y dama de honor de la emperatriz Catalina II”, Posad, 1911.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es