Cuarenta y dos santos mártires de Amorium

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Sinaxis de los 42 mártires de Amorium. Icono ortodoxo griego popular.

Pregunta: Hola, me gustaría que me pudieran resolver una pregunta. De los numerosos mártires que se festejan colectivamente en el calendario se encuentran los 42 Mártires de Amorium cuya festividad es el 6 de marzo, esa localidad que creo es Samarra, en Turquía. De la manera en que se conocen todos los nombres de los 40 Mártires de Sebaste (10 de marzo), o de diferentes grupos de mártires durante la Revolución Francesa o de la Guerra Civil española, de los Mártires de Amoriun sólo he podido extraer alrededor de 4 nombres y en diferentes fechas. Por favor, ¿saben ustedes el nombre de los 42 mártires? ¿Existe algún libro donde se puedan localizar? Gracias de antemano por su labor.

Respuesta: Teresa, es normal que se conozcan los nombres de los mártires españoles del 1936 o de los de la Revolución Francesa, pero de ahí a que se conozcan los nombres de todos los mártires de Sebaste, de Amorium y algunos otros de aquellas épocas, esto ya es cosa de otro cantar. ¿Qué te quiero decir? Que no, que no se conocen los nombres aunque haya documentos que los nominen. De todos modos vamos a hablar de estos mártires y contar cómo fue su martirio.

El emperador de Oriente, Teófilo el Iconoclasta (829-842), desde el principio de su reinado tuvo que empeñarse en diversas campañas militares para intentar rechazar las invasiones de los árabes en el Asia Menor. Estas batallas tuvieron sus altibajos y el 24 de septiembre del año 838 (según otras fuentes, el día 12 de agosto del mismo año) tuvo que sufrir la humillación de ver cómo Mocasín, califa de Bagdad y su ejército sarraceno conquistaron la ciudad de Amorium en Frigia, al suroeste de Pesinunte. Esta ciudad era la patria de Miguel II, el padre de Teófilo y era una ciudad que gozaba de gran esplendor; de ahí la humillación sufrida con la caída de Amorium en manos enemigas, ya que era la cuna de los emperadores de dicha dinastía.

Se dice que la ciudad cayó en manos de los sarracenos por la traición que sufrió Teófilo por parte de un cristiano apóstata llamado Baditze que era el comandante militar de la ciudad y claro, esto lo irritó aún más. En la batalla y toma de la ciudad fueron masacradas unas cuatro mil personas, entre soldados y civiles y no se respetaron ni a las mujeres ni a los niños. Los que quedaron con vida, en su mayoría fueron deportados o vendidos como esclavos.

Cuarenta y dos altos cargos militares y civiles de la ciudad se salvaron y fueron conducidos como prisioneros a Samarra en Mesopotamia, entre los cuales se recuerdan los nombres de Teodoro Cratere protospatario (del griego πρωτοσπαθάριος, o sea que era el jefe de la guardia personal del emperado), Constantino drungario (que era un grado militar en el ejército bizantino), Calixto, Ezio y Meliseno (que eran generales de noble linaje), el patricio Teófilo y Bassoes.

Se dice que Teodoro Cratere había sido sacerdote pero que había abandonado su ministerio para dedicarse a la carrera militar. Algunos historiadores bizantinos dicen que después de ganar una batalla, el emperador Teófilo tenía la costumbre de organizar una gran fiesta y que Teodoro se indignó al comprobar cómo todos se divertían al ver a un sarraceno que daba pruebas de su habilidad y pericia cabalgando sobre un caballo llevando dos lanzas. Él lo desafió y lo golpeó tirándolo del caballo (!!!)

San Teodoro Cratone derriba al sarraceno de su montura. Iluminación de un manuscrito griego. Monasterio Vatopedi, Monte Athos (Grecia).

El martirio de estos cuarenta y dos oficiales y altos funcionarios de Amorium es narrado en una “passio” de la que existen varias redacciones aunque independientes entre si. Los bolandistas, en el año 1735, publicaron una atribuida a un monje llamado Evodio, contemporáneo de los mártires y que se conserva en tres manuscritos que se guardan en Roma.
En el año 1898, el ruso A. Vasiliev publicó otra narración de este mismo martirio recogiendo algunos documentos guardados en la biblioteca del Patriarcado de Moscú, siendo este documento ruso mucho más sobrio y mucho más preciso.

Estos cuarenta y dos mártires estuvieron siete años encarcelados en unas prisiones lúgubres y espeluznantes, viviendo en condiciones miserables, llenos de chinches y piojos y faltándoles la comida que se limitaba a un poco de pan y agua. En algunas ocasiones los dejaban vagar por la ciudad como mendigos a fin de que fueran despreciados por el pueblo. Durante este tiempo hubo varias tentativas para que apostataran del Cristianismo y se convirtieran al Islán y así, les obligaron a confrontar sus creencias con sabios musulmanes que se esforzaban en demostrarles la validez de la doctrina de Mahoma, argumentando, por ejemplo, que el islamismo se había expandido mucho más rápido que el cristianismo porque era una religión superior, pero todo fue en vano ya que ellos resistieron y rechazaron estas propuestas por lo que sufrieron amenazas y malos tratos.

El apóstata Baditze junto con algunos nobles que se acercaban con el pretexto de darles limosnas también intentó hacerlos apostatar pero resultó inútil. Intentaron convencerles incluso prometiéndoles honores y riquezas ofreciéndoles además la posibilidad de encontrarse con sus familiares. Todo resultó inútil y ellos, al unísono rechazaron públicamente a Mahoma diciendo que los profetas del Antiguo Testamento, desde Abrahán hasta Juan el Bautista habían dado testimonio anunciando la venida de Cristo, mientras que Mahoma se proclamó profeta a si mismo sin que nadie lo anunciara en el Libro Sagrado.

La narración sigue diciendo que los sarracenos insistían: “Nuestra fe es superior a la vuestra como lo demuestra el que Dios nos ha concedido a nosotros la victoria en la batalla y reinamos en muchos más territorios que todos los reyes cristianos juntos”. Los mártires respondieron: “Si ese argumento es válido, entonces los egipcios, babilonios, griegos y romanos, todos ellos idólatras e incluso los persas que adoraban al fuego y que se fueron conquistando unos a otros, tendrían la verdadera fe, cosa que vosotros mismos no reconocéis. Es evidente que la victoria, el poder y la riqueza no prueban que la fe de quienes lo detentan sea la verdadera”.

El 5 de marzo del año 845, o sea, siete años después de ser apresados, fue publicada finalmente la sentencia de muerte. El traidor y apóstata Baditze, fue en secreto a la cárcel sugiriéndoles a Constantino y a Teófilo que escaparan sin renunciar a su fe. Constantino lo rechazó haciendo la señal de la cruz y reunió a todos sus compañeros pasando toda la noche cantando los salmos. Por la mañana se presentaron los guardias y nuevamente intentaron que le rogasen al califa el perdón, pero los mártires lo rechazaron diciéndoles que ellos solo le rogaban a Cristo para que les iluminase en sus últimos momentos.

Miniatura del asedio de Amorium. Manuscrito griego del monasterio Vatopedi.

Entonces, los ataron por la espalda y los arrastraron hasta las orillas del río Eufrates donde había una gran muchedumbre para presenciar la ejecución. Un oficial llamó a Teodoro Cratere y le reprochó que había abandonado el sacerdocio para convertirse en un soldado asesino, lo que presuponía que poco tenía que fiarse de Cristo cuando lo abandonó voluntariamente. Sin embargo, él se defendió diciendo que no había abandonado a Cristo y que había dejado el sacerdocio porque se sentía indigno, por lo cual, derramar su sangre por Cristo era su principal aspiración y borraría todas sus culpas. Al terminar de hablar y con la bendición de Teófilo, hizo una breve oración e inclinó la cabeza ante el verdugo siendo decapitado. A todos los demás y ante la admiración de los sarracenos por su valentía, los fueron decapitando uno a uno arrojando sus cuerpos al río, pero como flotaban, fueron recogidos aguas abajo por los cristianos quienes les dieron honrosa sepultura.

En un documento escrito por Simora el Logoteta se cuenta que también fue asesinado el apóstata Baditze y su cuerpo también fue echado al río Eufrates aunque fue devorado por los cocodrilos!!!!
En la Vita del emperador Basilio IV el Macedonio, redactada por el escritor bizantino Porfirogenito se afirma que este emperador construyó una iglesia dentro de su palacio, iglesia dedicada a estos santos mártires.
Los menologios griegos y el Martirologio Romano conmemoran a estos cuarenta y dos mártires de Amorium el día 6 de marzo.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es