Beatos Àngel Maria Prat Hostench y compañeros carmelitas mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa de los Beatos mártires carmelitas de Cataluña, España.

Los beatos Àngel Maria Prat Hostench y dieciséis compañeros mártires carmelitas dieron testimonio de su fe en Cristo durante la guerra de 1936 en España.

Àngel Antoni Prat Hostench había nacido en Banyoles (Girona), el día 30 de abril de 1896 y entró muy joven en la Orden de los Carmelitas, asumiendo el nombre de Àngel Maria cuando emitió sus votos el 2 de septiembre de 1912. Fue ordenado de sacerdote el 21 de diciembre de 1918 y se distinguía por una intensa vida interior y una tierna y especial devoción mariana que intentaba contagiar a todos mediante sus predicaciones y sus escritos.

Durante muchos años fue prior de algunas comunidades carmelitas de la Provincia Carmelitana de Cataluña. Pertenecía a la comunidad carmelita de Tàrrega (Lleida) y cuando se inició la guerra civil española, la comunidad tuvo que abandonar el convento, siendo descubiertos por los milicianos republicanos en la estación ferroviaria de la localidad, cuando intentaba escapar con otros once religiosos de su comunidad. Fueron conducidos al Clots dels Auben, en la vecina localidad de Cervera, donde fueron fusilados en la mañana del día 29 de julio de 1936, por el mero hecho de ser religiosos.

Los miembros de dicha comunidad, que estaban con él y que sufrieron la misma suerte, fueron: los padres Eliseo Maria Maneus Besalbuch (maestro de novicios), Anastasio Maria Dorca Corominas (perteneciente a la comunidad de Olot y que se encontraba en Tárrega predicando una novena) y Eduardo Maria Serrano Buf y los jóvenes estudiantes profesos simples, Pedro Maria Ferrer Marín, Andrés Maria Solé Rovira, Miguel Maria Solé Sala, Juan Maria Puitmitija Rubio, Pedro Tomás Maria Prat Colldecarrera, el hermano laico Eliseo Maria Fontdecava Quiroga y los novicios José Maria Escoto Ruiz y Elías Maria Garre Egea. Están sepultados en el convento carmelita de Tárrega.

En la noche del 13 de agosto de 1936, una monja carmelita que huía del incendio de su monasterio, fue descubierta por los milicianos y fusilada cerca de la iglesia de San Martín de Ruideperas mientras defendía su virginidad. Estoy refiriéndome a la Beata Maria del Patrocinio de San José Badia Flaquer, natural de Bigas (Barcelona) y que con veintinueve años de edad había profesado como monja carmelita. Hizo sus votos religiosos el 13 de abril de 1931 y destacaba por su generosidad y por una especial devoción a la Eucaristía.

Vista del altar del convento carmelita de Tàrrega, en Lleida (España). Bajo el altar está la urna con las reliquias de los mártires.

Asimismo, el Cataluña y en este mismo período de tiempo, fueron fusilados por odio a la fe, otros religiosos carmelitas que previamente habían sido sometidos a interrogatorios y diversas torturas; me estoy refiriendo a los carmelitas Ludovico Maria Ayet Canos y Ángel Maria Presta Batllé, asesinados en el cementerio de Tarrasa, el día 13 de octubre de 1936. Del primero de ellos (Ludovico María), que era oriundo de mi ciudad, ya escribí sobre él en el artículo publicado el 29 de octubre del año pasado. El padre Fernando Maria Llovera Pulgsech (prior de la comunidad de Olot), fue asesinado en los fosos de Santa Elena en Montjuich el 22 de noviembre de 1936 y el subdiácono Eufrosino Maria Raga Nadal, también de la comunidad de Olot, fue fusilado el 3 de octubre del mismo año.

Al crecer la fama del martirio de estos religiosos carmelitas, en el arzobispado de Barcelona se inició el proceso informativo el 16 de septiembre de 1959 y la investigación sobre sus escritos, el 28 de octubre siguiente. El 6 de junio de 1964 se comenzó el proceso de “non culto”, clausurándose los tres procesos el 27 de junio del año 1965. A continuación, toda la documentación se envió a Roma, a la Sagrada Congregación de Ritos, que el 18 de agosto siguiente procedió a su apertura. La votación de los teólogos censores de los escritos de estos mártires, se realizó en el año 1969. Todos ellos fueron beatificados por el Papa Benedicto XVI en Roma, el 28 de octubre del año 2007, dentro de un grupo de cuatrocientos noventa y ocho mártires españoles.

Abel

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es