Contestando a algunas breves preguntas (XXXIV)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Tríptico de los mártires ingleses del Ushaw College de Durham.

Tríptico de los mártires ingleses del Ushaw College de Durham.

Pregunta: Saludos y muchas gracias por leer esto. Mi pregunta y duda es la siguiente: ¿Cuáles son los nombres de estos mártires que aparecen en este tríptico? Solo he logrado identificar a dos de ellos y que están en el centro y que son Santo Tomás Moro mártir de Inglaterra y Gales al igual que San Juan Fisher, obispo mártir ¿Me podrían ayudar a saber cómo se llaman el resto de los mártires?

Respuesta: Con mucho gusto lo hacemos aunque hemos tenido que asesorarnos previamente por el Ushaw College de Durham, que es donde se encuentra. De izquierda a derecha de la foto que nos has proporcionado, aparecen:

En el panel de la izquierda: Los Mártires de los Condados del Norte;
1.- Beato Tomás Percy, conde de Northumberland, decapitado en York en el año 1569 (a la izquierda)
2.- Beato Ricardo Hurst, granjero, ahorcado en Lancaster en el año 1628 (fondo central, vestido de verde)
3.- Beato Tomás Plumtree, sacerdote, ahorcado en el mercado de Durham en el año 1570 (a la derecha)
4.- Santa Margarita Clitherow, ejecutada en York en el año 1586 (en primer plano centro)

En el panel central:
5.- San Juan Fisher, obispo de Rochester, decapitado en Tower Hill el 22 de junio 1535 (izquierda, vestido de rojo)
6.- Santo Tomás Moro, decapitado en Tower Hill el 6 de julio de 1535 (derecha, vestido de gris oscuro)
Detrás de los dos santos está la Torre de Londres.

Los escudos de debajo de los dos santos son:
a) Diócesis de Rochester (izquierda)
b) Juan Fisher (centro)
c) Tomás Moro (derecha)

En el panel de la derecha: Mártires del Colegio de Douay;
7.- San Juan Boste, sacerdote del seminario, ejecutado en Durham en el 1594 (izquierda, sosteniendo un crucifijo)
8.- Beato Tomás Sherwood, estudiante de la iglesia, ahorcado en Tyburn en el 1577 (centro, sostiene el papel enrollado)
9.- Beato Juan Ingram, sacerdote del seminario, condenado con Boste, ejecutado en Gateshead en el año 1594 (derecha)
10.- San Cutberto Maine, protomártir de todos los sacerdotes del seminario, ejecutado en Launceston, Cornualles en el año 1577 (en primer plano, arrodillado y con un libro dorado).
Detrás de los cuatro santos aparece el Colegio de Douay.

Fachada de la Basílica de María Auxiliadora en Turín.

Fachada de la Basílica de María Auxiliadora en Turín.

Pregunta: He leído el artículo que publicaron ustedes el día 15 de diciembre del 2014 sobre los santos Octavio, Solutor y Adventor. ¿Me podrían decir qué relación tienen estos santos mártires de Turín con los salesianos? Muchas gracias por vuestra amabilidad.

Respuesta: Aunque solo de pasada este tema ya se tocó en nuestro artículo publicado el 24 de mayo del año 2013; por eso, yo te lo amplío más. La tradición dice que la actual basílica de María Auxiliadora está construida sobre el lugar donde dos de estos mártires sufrieron el martirio. Los salesianos, que tienen en la cripta de esta basílica las reliquias de algunos mártires de las catacumbas de Roma, consideran que el suelo sobre el cual está edificada la basílica es una tierra santificada por la sangre de estos mártires.

La tradición salesiana dice que fue la Virgen la que indicó a San Juan Bosco donde quería que edificara su templo, como así nos lo cuenta el propio Don Bosco en uno de sus sueños: “Recurrí de nuevo a la amable Señora y Ella me mostró otra iglesia bastante grande y con una casa al lado. Me llevó un poco más allá hasta un terreno cultivado y me dijo: “En este lugar, donde los gloriosos mártires de Turín, Adventor y Octavio sufrieron el martirio. Sobre esta tierra bañada y santificada con su sangre quiero que Dios sea honrado de modo muy especial”. Y así diciendo, adelantó un pie hasta ponerlo en el punto exacto donde tuvo lugar el martirio y me lo indicó con precisión”.

Si lees de nuevo el artículo que escribimos sobre estos santos comprobarás que Adventor y Octavio fueron martirizados en Turín, pero Solutor fue sacrificado a orillas del río Doria Riparia, que es un afluente del Pó, o sea, que lo que dijimos en el artículo es coincidente con lo dicho por Don Bosco: en territorio ocupado por la ciudad de Turín, solo fueron martirizados dos de ellos. Aunque las reliquias de estos tres santos no se conservan en la basílica de María Auxiliadora, sin embargo, en su fachada exterior hay estatuas de ellos.

Vista del conjunto escultórico de los Santos, obra de Nanni di Bianco (1408-1415). Iglesia de Orsanmichele, Florencia (Italia).

Vista del conjunto escultórico de los Santos, obra de Nanni di Bianco (1408-1415). Iglesia de Orsanmichele, Florencia (Italia).

Pregunta: El San Severino que el Martirologio Romano menciona el 8 de noviembre y del que dice que era un soldado romano martirizado en tiempos de Diocleciano, ¿es uno de los cuatro mártires de la Vía Labicana?

preguntasantoral_anticopia_articulo20150901

Respuesta:
Bueno, esta es una pregunta que no es fácil de contestar y que daría para un artículo mucho más completo y también mucho más complejo. Aun así, comprendiendo que el artículo sería engorroso, prefiero darte una respuesta más corta que espero te aclare algo o quizás, te suscite nuevas dudas.

Entre los siglos VI-VII el culto de estos cuatro mártires de la Vía Labicana se confundió e incluso se mezcló con el de los mártires de Panonia, que estaban en la basílica romana del Monte Celio, muy cerca de la Vía Labicana, y cuyos restos habían sido trasladados a la ciudad a fin de protegerlos de las incursiones de los bárbaros, que como bien sabes, se iniciaron a finales del siglo V. Esta asimilación o confusión del culto podría explicar el por qué Severino se convierte en Severiano, nombre de uno de los mártires de Panonia (los Cuatro Coronados), que a su vez fue tomado del grupo de los cuatro mártires de Albano (Segundo, Severiano, Carpóforo y Victorino).

Este lío del Martirologio entre los mártires de Panonia, los mártires de la Vía Labicana y los cuatro mártires de Albano, ha hecho que muchos hagiógrafos hayan ido de cabeza realizando numerosos estudios históricos, por lo que la última palabra aun no está dicha, aunque algunos han pretendido reconstruir los nombres de los mártires de Panonia, que como bien sabes son conmemorados el 8 de noviembre. En este ir y venir se ha perdido la conmemoración de los cuatro mártires romanos de la Vía Labicana, que incluso han sido suprimidos en la última edición del Martirologio Romano. Hay quienes defienden que es “probable” que los restos de un San Severino que el Papa Gregorio XVI regaló a la iglesia de los Santos Francisco y Mateo en Nápoles y que finalmente fueron donados a mediados del siglo pasado al “Opus Dei”, sea el de uno de estos mártires de la Vía Labicana, cuya conmemoración también se celebraba el día 8 de noviembre.

Martirio de los Santos. Lienzo barroco de Jacopo Ligozzi, s.XVII.

Martirio de los Santos. Lienzo barroco de Jacopo Ligozzi, s.XVII.

Este San Severino ¿era un soldado mártir en tiempos de Diocleciano? ¿Fue martirizado el 8 de noviembre? Eso nadie lo puede afirmar por completo. Como he dicho antes este Severino sería producto de la asociación al culto que en Roma se tributada a los Cuatro Coronados, uno de ellos llamado Severiano. Hay quienes incluso ha llegado a llamarlo Severo. En Roma su culto fue en detrimento, mientras que en Nápoles fue en aumento.

¿Se puede asegurar al cien por cien que este Severino procedía de la basílica al Celio o era uno de los cuatro de la Vía Labicana? Pues no, porque en tiempos de Gregorio XVI, el culto a estos últimos mártires había caído en el olvido y se le llamaba Severino a uno de los mártires de Panonia y no al mártir de la Vía Labicana. Todo un lío, ¿verdad?

Si algún día pudiera demostrarse que este San Severino que envió el Papa Gregorio XVI a Nápoles fue sacado de las catacumbas romanas (o sea, que es un cuerpo santo) y no las sacó de la basílica al Celio, podríamos pensar que la identificación de este Severino con el festejado el 8 de noviembre es puramente casual, y que lo mismo que se llama Severino, se podría haber llamado Félix, Teodoro, Victorio o cualquiera de los otros nombres inventados a tantos cuerpos santos innominados inicialmente. Ya en este blog hemos escrito en abundancia acerca de la extracción de cuerpos santos de las catacumbas entre los siglos XVI al XIX.

Aun así, ¿por qué la Congregación del Culto Divino, al incluirlo en el Martirologio Romano, lo hizo romano y martirizado en tiempos de Diocleciano, lo ha querido vincular a este Severino con el 8 de diciembre, dando a entender que es uno de los cuatro mártires de la Vía Labicana? Pues vete tú a saber el por qué: posiblemente, por el capricho de un alto jerarca en ese Dicasterio. Este tema podríamos complicarlo aun mucho más si nos atenemos a los nombres que otros hagiógrafos dan a los Cuatro Coronados llamándolos Claudio, Nicostrato, Simproniano y Castorio, según una inscripción atribuida al Papa San Melquíades, pero, ¿para qué vamos a liar más la guita?

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XXVIII)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Siervo de Dios Guido Vidal França Schäffer practicando surf.

Fotografía del Siervo de Dios Guido Vidal França Schäffer practicando surf.

Pregunta: Soy surfista y creo que estoy de enhorabuena, porque acabo de enterarme de que ya tenemos un santo patrono. Con el surf descargo mi adrenalina y paso mis mejores horas de diversión. Soy católico practicante y el tener un patrón que fue surfista como yo, me hace mucha ilusión, ya que así podré encomendarme a él cuando practique este deporte. Gracias.

Respuesta: Pues yo me alegro de que tengas esta diversión tan sana aunque arriesgada, pero creo que te precipitas, porque no hay ningún santo que haya sido surfista y que sea vuestro patrono. Como decimos por mi tierra, tú “has oído campanas, pero no sabes dónde” y me explico: la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos dio el visto bueno (Nihil Obstat) el pasado 16 de octubre para que la archidiócesis brasileña de Río de Janeiro iniciase la apertura del proceso de beatificación de Guido Vidal França Schäffer, que era un seminarista muy comprometido con los pobres de Río de Janeiro y que murió muy joven, el día 1 de mayo del año 2009, cuando practicaba el surf en la playa de Recreación, en Río, ya que ésta era una de sus aficiones favoritas. Había nacido el 22 de mayo de 1974 en Volta Redonda y estaba punto de ser ordenado como sacerdote.

Ahora se pone en marcha la Causa y, como comprenderás, a ésta le queda un largo camino por recorrer, porque hay que analizar con lupa su vida y sus compromisos con las causas sociales, y el por qué “estaba tan enganchado” al surf, deporte que no abandonó ni cuando estaba en el seminario. Él también era médico y trabajaba de manera altruista en la Santa Casa de la Misericordia de la ciudad carioca. Si la Causa sigue hacia delante, y hay muchos visos de que así sea, algún día será beatificado, y entonces sí que podría ser declarado vuestro patrono. Aun así, ya es considerado Siervo de Dios y tú te puedes encomendar a él para que te proteja cuando practiques ese arriesgado deporte.

Reliquia del cráneo de San Lucas en Praga (República Checa).

Reliquia del cráneo de San Lucas en Praga (República Checa).

Pregunta: He leído el artículo que habéis publicado sobre el estudio de las reliquias de San Lucas evangelista y lo he leído con mucho interés porque me llamo Lucas, visité su sepulcro en Padua hace algunos años y siempre me ha interesado todo lo que he encontrado escrito sobre él. Por supuesto, he leído en numerosas ocasiones su Evangelio y el Libro de los Hechos de los Apóstoles. Pero mi pregunta va por otro camino. He leído que cuando se analizaron sus huesos se descubrió que padecía de una enfermedad dental y como soy odontólogo, esto me ha llamado la atención y la verdad es que quisiera saber algo más, si es que vosotros lo sabéis. Muchísimas gracias y saludos desde Argentina.

Respuesta: Cuando el día 23 de septiembre del año 2013 publicamos el artículo sobre la autenticidad de las reliquias de San Lucas, sabíamos que dejábamos algunas cosas en el tintero, pero lo hicimos adrede a fin de no alargar excesivamente el artículo. No hace falta recordar lo dicho en ese texto, pero sí incidir en que estos restos fueron analizados por un equipo interdisciplinario y entre ellos estaba el odontoestomatólogo Antonio Beltrame, quien investigó los pocos dientes que le quedaban al cráneo, que como sabes, es el que se encuentra en Praga y no en Padua. Este especialista comprobó que los dientes estaban muy desgastados, especialmente en sus coronas, y determinó que San Lucas padecía de bruxismo, que como tú sabes mejor que yo, es hacer rechinar los dientes de manera rítmica y espasmódica principalmente durante la noche mientras se duerme. Esto antes, era considerado una manía, pero en realidad es una enfermedad que difícilmente se puede controlar, salvo que te pongas en tratamiento, y ya me dirás tú que tratamientos había en el siglo I, aun cuando él mismo fuera médico. El profesor Beltrame dedujo que debido a esto, San Lucas debió tener serios problemas al masticar. Es lo único que puedo decirte sobre este tema.

Fotografía de algunos de los mártires cistercienses que van a ser beatificados.

Fotografía de algunos de los mártires cistercienses que van a ser beatificados.

Pregunta: El pasado día 23 de enero el Papa Francisco promulgó varios decretos de la Congregación de los Santos, y entre ellos estaba el de dieciocho mártires trapenses. Supongo que publicaréis algún artículo sobre estos mártires, pero tengo entendido que el martirio fue una auténtica bestialidad. Aunque sea de manera breve, me podríais adelantar alguna información. Muchísimas gracias.

Respuesta: En efecto, muy probablemente escribiremos sobre ellos cuando sean beatificados, pero bueno, para atenderte te adelantaremos ese dato que nos preguntas. Estos mártires pertenecían a la Abadía cisterciense de Viaceli, de la que fueron expulsados de mala manera el 8 de septiembre de 1936, metidos en prisión, pero posteriormente liberados. Ellos se dispersaron en tres grupos, intentando llevar vida de comunidad de forma clandestina.

A los miembros de uno de estos grupos los volvieron a detener y, en las noches del 2 y del 3 de diciembre, los montaron en camiones para asesinarlos. A algunos los llevaron a la bahía de Santander donde los embarcaron en una barcaza y, como iban rezando, les cosieron las bocas con alambres. Cuando estaban a bastante distancia de la costa, les ataron piedras a los pies y los arrojaron al Mar Cantábrico, donde murieron ahogados. Hay quienes afirman que fueron arrojados al mar desde las rocas del faro de Santander. Al resto, después de torturarles, los fusilaron. Varios de ellos eran postulantes y novicios menores de 25 años de edad. Daremos más detalles en el artículo que publiquemos en su día.

Los Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales, católicos. La horca identifica a los que murieron ahorcados. Lienzo de Daphne Pollen.

Los Cuarenta Mártires de Inglaterra y Gales, católicos. La horca identifica a los que murieron ahorcados. Lienzo de Daphne Pollen.

Pregunta: Sabemos que durante el reinado de Enrique VIII de Inglaterra y algunos de sus sucesores fueron martirizados innumerables católicos que no quisieron renunciar a su fe en la Sede de San Pedro. Sé que de algunos de ellos ya habéis escrito en este blog. ¿Me podríais decir cuantas Causas fueron abiertas? Muchas gracias.

Respuesta: Si no me equivoco, de los mártires ingleses y galeses hay cinco Causas distintas, todas ellas iniciadas en Westminster:

– La primera es la de los Santos Juan Fisher y Tomás Moro, cuyo culto se confirmó el 29 de diciembre de 1886 (no hubo beatificación) y que fueron canonizados el 29 de diciembre de 1935.

– La segunda es la encabezada por San Cutberto Mayne y que está compuesta por un total de 40 mártires (del 1535 al 1679), cuyo culto también se confirmó el 29 de diciembre de 1886, pero que si fueron beatificados el 15 de diciembre de 1929 y canonizados el 25 de octubre de 1970.

– La tercera es la encabezada por la Beata Margarita Pole y 39 compañeros mártires (del 1535 al 1583) cuyo culto se confirmó también el 29 de diciembre de 1886, luego sólo son beatos, aunque no ha habido ceremonia de beatificación.

– La cuarta es la encabezada por el Beato Hugo Faringdon y 8 compañeros mártires (del 1539 al 1572), cuyo culto fue confirmado el 13 de mayo de 1895, luego sólo son beatos, sin ceremonia de beatificación.

– La quinta es la encabezada por el Beato Tomás Hemerford y 106 compañeros mártires (del 1541 al 1680), que sí fueron beatificados el 15 de diciembre de 1929 junto con Cutberto Mayne y compañeros, pero que no han sido aún canonizados.

– Y por último hay una sexta Causa, en la que se incluyeron algunos mártires escoceses, encabezada por el Beato Jorge Haydock y 84 compañeros mártires (del 1584 al 1679), que fueron beatificados el 22 de noviembre de 1987.

Grabado de mártires ingleses sufriendo el suplicio "hang, drawn and quartered".

Grabado de mártires ingleses sufriendo el suplicio “hang, drawn and quartered”.

Todas fueron abiertas en Westminster y ¿por qué han seguido distintos caminos? ¿Por qué algunos beatos lo son sólo por confirmación de culto, sin ceremonia de beatificación? ¿Por qué se beatifican en un mismo día a los componentes de dos Causas distintas y luego sólo los de una de ella han sido ya canonizados? Éste es un tema muy complejo, del que yo no sabría decirte por qué cada Causa ha seguido caminos distintos.

Además, hay otra cosa que me extraña: sé que en aquella época hubo muchos mártires más, pero ni siquiera se les ha abierto Causas, ¿por qué? No lo sé. ¿Habrá influido en todo esto los vaivenes de la política de relaciones entre las Iglesias Católica y Anglicana? ¡Vete tú a saber!

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Felipe Howard, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato del Santo.

Retrato del Santo.

Introducción
La Iglesia que fundó Jesucristo se ha visto escandalosamente dividida en varios puntos de la historia a causa de los pecados de sus discípulos. Por soberbia, deseos de poder y avaricia de unos y tibieza, cobardía y negligencia de otros, ella se ha visto fragmentada y confrontada al interior y al exterior, causando por ello guerra, destrucción, llanto, dolor y muerte. De esta manera el cristianismo se ha visto imposibilitado de anunciar integralmente su mensaje de salvación a la humanidad, que le observa incrédula por su falta de unidad.

En este artículo se aborda la vida de un mártir de Inglaterra, víctima directa del cisma generado por Enrique VIII, que para poder llevar a cabo sus planes de gobierno, no dudó separarse de la sede romana y oponerse a sus indicaciones que mostraban su postura en el problema de la sucesión del trono inglés. El monarca decidió erigirse como cabeza visible de la Iglesia de Inglaterra y por ello muchos creyentes padecieron la persecución y la muerte, porque fieles a su conciencia y sabedores que Cristo fundó una única y verdadera Iglesia, permanecieron firmes ante la dificultad y distinguieron siempre que la autoridad visible de la Iglesia Católica esta instituida sobre la fe de San Pedro y de sus sucesores. Por ello, estos mártires reciben con toda justicia el nombre de mártires católicos, que entre los siglos XVI y XVII, bajo el gobierno de los reyes de Inglaterra, testimoniaron de palabra y con su sangre su fidelidad a la religión transmitida por sus ancestros y su obediencia y veneración al Papa. Entre los mártires elevados al honor de los altares encontramos hombres y mujeres, nobles, plebeyos, sacerdotes, religiosos, esposas y madres de familia, ancianos y jóvenes; todos ellos, conforme lo descrito en el libro del Apocalipsis, han lavado sus vestiduras en la sangre del Cordero y se han convertido por ello en miembros de su cortejo.

Infancia
Felipe nació el 28 de junio de 1557 en Londres, hijo de Thomas Howard, cuarto duque de Norfolk; y de María Fitzalan, cuyo padre era el décimo noveno conde de Arundel. Fue bautizado como católico por el arzobispo de York en la capilla del castillo de Withehal y su nombre le fue impuesto en honor del rey Felipe II de España, que fue su padrino en este sacramento. A pesar de esto, el Santo fue educado en el protestantismo. Fueron sus mentores Juan Fox y Gregorio Martin, con cuya influencia, su inclinación a esa religión se hizo más evidente.

Retrato del Santo a los 18 años, obra de George Gower.

Retrato del Santo a los 18 años, obra de George Gower.

Estudió dos años en la Universidad de Cambridge, donde fue indiferente a la práctica de la religión. Cuando contaba entre doce y catorce años, contrajo matrimonio con Ana Dacres, hija de lord Dacres de Guilleslant. En 1572 la reina Isabel I de Inglaterra mandó decapitar a su padre, pues estuvo involucrado en el asunto político de la reina María Estuardo de Escocia; a causa de esta sentencia, no pudo heredar el ducado de Norfolk, aunque en 1580 pudo heredar de su madre los condados de Arundel y Surrey.

Vida en la corte y conversión
Pese al antecedente de la condena de su padre, Felipe vivió en la corte de la reina Isabel y llegó a ser uno de sus favoritos. Allí vivió de manera frívola y disipada, dejándose arrastrar por los lujos palaciegos y cayendo en vicios y pecados que le hicieron olvidar el respeto a su esposa y el cuidado de sus dominios. Pero en algún momento se dio cuenta de su equivocación y que en este género de vida no era feliz y decidió cambiar de vida. En 1581 fue testigo de una discusión entre San Edmundo Campion y San Rodolfo Sherwin, ambos jesuitas, frente a algunos teólogos protestantes. Se convenció entonces que la verdad estaba de parte de los católicos y optó poner su vida en paz. El 30 de noviembre de 1584, Felipe se reconcilió con la Iglesia Católica junto con su esposa Ana, a quien volvió a mostrar cariño y fidelidad. Este proceso estuvo a cargo de P. Guillermo Weston, S.J.

Este acontecimiento no tardó en ser notado, las sospechas tenían tiempo gestándose y su notorio cambio de conducta hizo que sus enemigos redoblaran sus intrigas en contra de él. Tanto Ana como Felipe eran vigilados constantemente y éste llegó a estar bajo vigilancia en su propia casa. Así, con un ambiente enrarecido, Felipe determinó huir con su esposa, su hermano Guillermo y otros católicos a Flandes, vía Canal de la Mancha. En una carta dirigida al monarca, Felipe le exponía: “Me veía obligado a escoger entre la pérdida de los bienes materiales y la pérdida del alma”.

La nave fue capturada el 25 de abril de 1585 y Felipe fue a parar a la Torre de Londres. Allí, luego de un año, no se le pudo comprobar ningún delito, mucho menos el de alta traición contra la Corona; fue juzgado por delitos menores y se le impuso una multa de 10000 libras y a permanecer encarcelado hasta que la reina dispusiera. Allí en prisión se le hizo un nuevo proceso, acusándolo nuevamente de alta traición, favoreciendo así a los enemigos de Isabel I. Aunque las acusaciones carecían de fundamento y sin testigos válidos, pues los que presentó la parte acusadora habían sido torturados y confesaron por miedo, Felipe fue condenado a la pena capital en 1589. Sin saber por qué razón, la sentencia no se cumplió y el Santo permaneció en la Torre de Londres otros seis años más.

Graffiti escrito por el Santo en la Torre de Londres, Inglaterra.

Graffiti escrito por el Santo en la Torre de Londres, Inglaterra.

Prisión y muerte
San Felipe Howard pasó en prisión diez años. Su paciencia y su conducta fueron heroicas. Su conversión fue sincera y por ello pasaba la mayor parte del tiempo escribiendo y copiando libros piadosos. A su trabajo se debe la traducción al inglés del Carmen de la Doctrina; en su prisión también compuso poemas espirituales, himnos y traducciones del latín de la obra del místico alemán Johann Landsberger. También tradujo un poema de Marulic, al que le dio nuevo título: “A dialogue teween a christian and Jesu Christ hanging on the crosse”. La traducción de este poema es un muy buen trabajo que deja entrever, además de la calidad del poeta, la profundidad de su piedad y el amor que lo inspira. La trama del poema trata sobre un diálogo entre Cristo en la cruz y un cristiano.

Además de la pena de su confiamiento, mientras pudo, ayunaba tres veces por semana. Se levantaba diariamente a las cinco de la madrugada para hacer oración y hacía penitencia, particularmente por las infidelidades y malos tratos que ocasionó a su esposa. En una carta a San Roberto Southwell dice: “Nuestro Señor es testigo de que ninguno de mis pecados me hace sufrir tanto como el haber ofendido a mi esposa”. Y a ella le escribe: “Aquel que todo lo ve, sabe que lo sucedido es como un clavo en mi corazón y constituye la carga más pesada que llevo en la conciencia, tengo la intención de hacer toda la penitencia que me permitan mis fuerzas”.

El Santo prisionero en la Torre de Londres. Ilustración romántica de William Barraud.

El Santo prisionero en la Torre de Londres. Ilustración romántica de William Barraud.

En otra carta escrita cuando esperaba la ejecución dice: “En cuanto sé, la única razón por la que he sido arrestado y por la que estoy pronto a morir es mi fe”. Por haber rehusado participar en un servicio protestante, se le negó el permiso de ver a su esposa en su lecho de muerte y de conocer a su hijo. La reina Isabel le propuso que si participaba en dicho servicio, además de esa aprobación, se le restituirían sus propiedades y se rehabilitaría su apellido, recuperando también su favor real. A lo que San Felipe le mandó decir: “Díganle a su Majestad que es por mi religión por la que sufro y que siento no tener más que una vida que perder”. Él moriría sin volver a ver a su esposa y sin conocer a su hijo.

San Felipe Howard no murió martirizado, falleció a consecuencia de los malos tratos que sufrió en prisión, probablemente a causa de disentería, aunque hay opiniones que aseguran que fue envenenado. Aunque no derramó su sangre, se le considera mártir conforme a la antigua tradición de dar este nombre a quien sucumbe en prisión dando testimonio de su fe. Murió el 19 de octubre de 1595 y contaba entonces con treinta y ocho años de edad.

En la Torre de Beauchamp de la Torre de Londres se puede ver todavía dos inscripciones, una grabada por San Felipe en junio de 1587 y otra, conmemorativa de su muerte, grabada por un prisionero católico de apellido Tucker en 1595. La hecha por él dice: “Quanto plus afflictiones pro Christo in hoc seculo, tanto plus gloriae cum Christo in futuro” (Cfr. Rom 8). “Cuanto suframos por Cristo en esta vida, tanto más tendremos de gloria con él en la vida futura”. Fue sepultado en el subsuelo de la capilla de San Pedro ad Vincula de la Torre de Londres. Veintinueve años después, su viuda y su hijo obtuvieron del rey Jacobo I el permiso para trasladar sus restos a la capilla Fitzalan en el castillo de Arundel.

Sepulcro del Santo. Catedral de Arundel-Brighton, Reino Unido.

Sepulcro del Santo. Catedral de Arundel-Brighton, Reino Unido.

Culto
Beatificado en compañía de otros mártires víctimas de la persecución en Inglaterra y Gales en 1929 por el Papa Pío XI, fue canonizado por el Beato Pablo VI el 25 de octubre de 1970 junto con otros treinta y nueve Beatos seleccionados de varios grupos de mártires, cuyo elenco encabeza San Cutberto Maine. La ceremonia de canonización provocó una masiva afluencia de peregrinos, muchos de ellos anglicanos, por ello, el Beato Pablo VI tuvo un gesto muy particular para que todo el ritual y la homilía no hiciera susceptibilidades a los anglicanos presentes, a cuya comunión pertenecieron en su día los verdugos de estos Santos.

Sus reliquias, que no se perdieron en estas guerras de religión, reposan desde 1971 en la catedral de Arundel-Brigthon, iglesia que en sus orígenes estaba dedicada a San Felipe Neri, pero que cuando se erigió esa diócesis en 1965, fue dedicada a la Santísima Virgen María y a San Felipe Howard en 1970. El Santo también es patrono de esta diócesis.

Humberto

Bibliografía:
– VVAA, Año Cristiano, X Octubre, Editorial BAC, Madrid, 2006, pp. 511-520.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Juan Southworth, sacerdote mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono del Santo.

Icono del Santo.

San Juan Southworth es uno de los cuarenta mártires ingleses y galeses canonizados por el Beato Papa Pablo VI en el año 1970. Había nacido en Lancashire, alrededor del año 1592 y pertenecía a una antigua y noble familia inglesa, que siempre se había mantenido fiel a su fe católica a pesar de los sufrimientos morales y daños económicos a los que se vieron sometidos durante la persecución contra la Iglesia Católica.

Bajo el nombre ficticio de Juan Lee entró el 14 de julio del año 1613 en el Colegio inglés de Douai (Francia), recibiendo la ordenación sacerdotal el 14 de abril de 1618. A fin de completar su propia instrucción eclesiástica, estuvo un año más en el seminario, el cual abandonó el 28 de junio de 1619 para marcharse a una abadía benedictina con la intención de convertirse en monje benedictino. En “The Douay College diaries third, fourth 1598-1654”, dice que lo hizo “ut monasticam vitam secundum regulam Sancti Benedicti capesseret”. Pero una vez allí y comprobando cómo era la vida comunitaria, no sintiéndose preparado para llevar ese tipo de vida, el 13 de diciembre salió con la intención de misionar en su tierra natal: Inglaterra.

No se sabe absolutamente nada en concreto acerca de cómo fue su labor evangelizadora, salvo que fue en Londres y sus alrededores y que empezó inmediatamente después de abandonar el monasterio. El 24 de marzo de 1624 fue de nuevo al colegio de Douai, donde estuvo hasta el 29 de julio cuando se fue a Bruselas “ubi non ita post in monasterio monialium Sancti Benedicti confesarii munus explevit”, como sigue diciendo el diario antes mencionado. De vueltas a Inglaterra, intentó establecerse en Lancashire, donde en el año 1627 cayó en manos de los protestantes. Aunque fue procesado y condenado a muerte por ser sacerdote católico, se salvó aunque lo recluyeron en el castillo de Lancaster, donde permaneció tres años, hasta que fue enviado a la prisión de Clink, siendo poco después liberado: concretamente, el 11 de abril de 1630, junto con otros quinces sacerdotes, a instancias de la reina Enriqueta María.

Cabeza embalsamada del Santo.

Cabeza embalsamada del Santo.

Desterrado de Inglaterra, no abandonó su patria y siguió ejerciendo su ministerio sacerdotal, siendo nuevamente capturado en el año 1632. Encerrado de nuevo en Clink, a pesar de la oposición del perseguidor Juan Gray, tenía cierta libertad de movimiento al igual que todos los sacerdotes católicos que estaban allí semidetenidos. Aprovechándose de esta libertad se fue a Clerkenwell, donde se dedicó a asistir a los enfermos afectados por la epidemia de peste que arrasó Londres en 1636, haciéndolo con total despreocupación ante el peligro de contagio y con un espíritu de sacrificio que llamaba la atención de cuantos protestantes contactaban con él. Aunque con absoluta entrega estaba dedicado a esta labor humanitaria, fue nuevamente encarcelado debido a la denuncia del vicario protestante de Santa Margarita en Westmister, Roberto White, quién escribió una carta al arzobispo protestante de Canterbury, acusándole de que se aprovechaba de la atención a los enfermos de peste hablándoles de la religión católica e induciéndoles a reconciliarse con la Iglesia. Es cierto que llegó a convertir a muchos enfermos.

Después del 16 de junio de 1640, fecha de su última excarcelación, se le pierde el rastro hasta el año 1654, cuando fue nuevamente denunciado por un tal Jefferies y definitivamente arrestado de madrugada por el coronel Worsley. Fue llevado ante la corte de Old Bailey y juzgado. Ante el tribunal confesó abiertamente que jamás había abandonado su actividad apostólica como sacerdote de la Iglesia Católica Romana, y como fue acusado de alta traición, declaró que de ningún modo se sentía culpable de ningún tipo de traición, porque su deber era propagar el mensaje de Cristo. Pese a la intervención en su favor por parte de los embajadores de Francia y de Portugal, fue condenado a muerte por ser sacerdote católico, muriendo ahorcado y posteriormente descuartizado, en Tyburn (Londres) el día 28 de junio de 1654.

Cadáver del Santo.

Cadáver del Santo.

El embajador español, Don Flento de Cárdenas, consiguió que le facilitaran el cuerpo, el cual recompuso y embalsamó, llevándoselo al Colegio inglés de Douai donde permaneció hasta el año 1793, cuando por culpa de la Revolución Francesa, dicho Colegio fue clausurado. A fin de salvarlo de la profanación, enterraron el cuerpo dentro de un ataúd de plomo, en una fosa anónima muy profunda en el interior del mismo Colegio, permaneciendo allí ciento treinta y cuatro años, hasta que el ataúd con los restos del mártir fue encontrado el 15 de julio de 1927, durante unas excavaciones que se realizaron en el lugar.

Fue identificado y devuelto a Inglaterra, donde lo depositaron en la capilla del Colegio de San Edmundo de Ware, Colegio que desde el mismo año 1793, continuó con la labor docente y apostólica del antiguo Colegio de Douai. El día de su beatificación, el cuerpo fue llevado a la capilla de los mártires ingleses en la catedral de Westminster, donde aun es venerado.

Urna con el cuerpo del Santo en la catedral de Westminster, Londres (Reino Unido).

Urna con el cuerpo del Santo en la catedral de Westminster, Londres (Reino Unido).

Fue beatificado por el Papa Pío XI, el 15 de diciembre de 1929 y canonizado, como dije al principio del artículo, por el Beato Papa Pablo VI, el día 25 de octubre de 1970. Su fiesta se celebra el 28 de junio.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– PURDIE, B., “The life of blessed John Southworth, priest and martyr”, Londres, 1930.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctorum, tomo XI”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XV)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura del Venerable Mateo Talbot en Dublín (Irlanda).

Escultura del Venerable Mateo Talbot en Dublín (Irlanda).

Pregunta: Leí hace un tiempo un artículo sobre la vida de un Santo cuyo nombre no recuerdo y me gustaría recordarla y releerla nuevamente. Lo único que se me viene a la memoria era que, por desgracia, bebía mucho y padeció de alcoholismo y que gracias a su fe y oraciones, se curó y llegó a ser un gran Santo. Tengo un amigo con un problema parecido y me gustaría saber de qué Santo se trata para encomendarle su curación y que cambie de vida. Muchas gracias.

Respuesta: Te estás refiriendo al Venerable Mateo Talbot, seglar irlandés que murió en el 1925, que era alcohólico, que llegó a vender los bienes de su madre para conseguir alcohol, pero que cuando tenía 24 años de edad, lo dejó bruscamente y se dedicó a llevar una vida ascética. Murió con 69 años. Un día le dedicaremos un artículo.

Pero también tenemos a San Marcos Ji Tianxiang, un laico chino que fue asesinado en 1900, junto con docenas de otros católicos en su aldea, en la feroz persecución contra los cristianos durante la rebelión de los Boxer. San Marcos no era alcohólico, pero sí era un adicto al opio, por lo que se le prohibió recibir los sacramentos en los últimos 30 años de su vida. No podía recibir la comunión porque su adicción era considerada un pecado, pero él oraba para liberarse de este vicio, aunque no lo conseguía. Sin embargo, seguía siendo un católico creyente. Cuando los boxers lo apresaron, se le dio la oportunidad de renunciar a su fe, pero él se negó y cantando las letanías a la Santísima Virgen fue conducido al martirio. Tenía 66 años de edad.

Pregunta: En la abadía Downside de Inglaterra se veneran a varios santos y beatos mártires ingleses. ¿Me podrían decir cuáles son y darme algunos breves datos de ellos?

Respuesta: Efectivamente, en esa abadía son venerados los siguientes Santos y Beatos mártires benedictinos, de los que brevemente te daré algunas reseñas biográficas, dejando para otro momento el escribir más extensamente sobre ellos:

San Juan Roberts
Monje benedictino galés, que fue ordenado de sacerdote en Santiago de Compostela en el año 1602 y que cuando regresó a su país fue arrestado, encarcelado y desterrado en cuatro ocasiones. Finalmente fue capturado en Londres después de celebrar la Santa Misa y el 10 de diciembre del año 1610 fue llevado a Tyburn, donde fue ahorcado y descuartizado por no haber querido prestar juramento en contra de la autoridad del Papa.

Abadía de Downside, en Inglaterra.

Abadía de Downside, en Inglaterra.

San Ambrosio Barlow
Había nacido en Lancaster, pero estudió en el seminario de Valladolid, en España. Posteriormente marchó a Holanda e ingresó en la comunidad benedictina de Douai, donde fue ordenado de sacerdote en el año 1617. Fue destinado a Inglaterra, donde también fue detenido en cuatro ocasiones por el crimen de ser sacerdote católico. Fue ahorcado y descuartizado en Lancaster el día 10 de septiembre del año 1641.

Beato Jorge Gervase
Era natural de Sussex y con treinta años de edad se hizo católico. Fue ordenado en Douai en el año 1603 y un año más tarde fue enviado a Inglaterra como misionero. Allí fue detenido y devuelto a Holanda, donde ingresó como novicio benedictino en el monasterio de San Gregorio de Douai. Fue destinado nuevamente a Inglaterra y allí, condenado a muerte por su negativa a jurar fidelidad al rey de Inglaterra como cabeza de la Iglesia. El 11 de abril del 1608, con treinta y nueve años de edad, fue martirizado brutalmente.

Beato Felipe Powell
Galés, que estudió en Londres y que ingresó como novicio en el monasterio benedictino de Douai, donde fue ordenado de sacerdote. Regresó a Inglaterra, siendo el capellán de la familia Poyntz en Somerset. Fue arrestado y llevado a Londres donde reconoció que era monje benedictino y sacerdote. El 30 de junio del año 1646, fue ahorcado en Tyburn y luego descuartizado.

Reliquias de los Santos mártires Ambrosio Barlow y Juan Roberts en la abadía de Downside; Inglaterra.

Reliquias de los Santos mártires Ambrosio Barlow y Juan Roberts en la abadía de Downside; Inglaterra.

Beato Mauro Scott
Sus padres eran protestantes, pero él conoció a San Juan Roberts y se hizo católico, entrando en un monasterio benedictino español, donde se ordenó de sacerdote en el año 1610. Luego, pasando por Douai, marchó a Inglaterra, donde llegó a tiempo de presenciar el martirio de quien le había iniciado en el catolicismo. Allí fue arrestado y encarcelado durante un año antes de ser desterrado a Francia. Al cabo de varios meses, volvió a Inglaterra, siendo detenido. El 25 de mayo de 1612 fue juzgado por el Old Bailey y condenado a muerte por ser sacerdote católico. Lo llevaron a Tyburn donde fue ahorcado.

Beato Tomás Pickering
Con cuarenta y un años de edad entró como hermano lego en el monasterio benedictino de San Gregorio en Douai. Cinco años más tarde, en 1665 fue enviado a Londres para ser el prioste de los monjes benedictinos que eran capellanes de la esposa católica del rey Carlos II. Fue arrestado en el 1678 bajo la acusación de intentar matar al rey, pero como se demostró que la acusación era falsa, el rey lo indultó. Quienes lo acusaron falsamente siguieron insistiendo ante el rey, por lo que el 9 de mayo del 1679 fue llevado a Tyburn, donde fue ahorcado y descuartizado.

Asimismo, en esta abadía benedictina están parte de las reliquias de San Oliverio Plunkett, arzobispo mártir de Armagh, a quién le dedicaremos un artículo en exclusiva.

Foto del Beato Marcel Callo.

Foto del Beato Marcel Callo.

Pregunta: Me gustaría que me hablaseis del Beato francés Marcel Callo, que murió en un campo de concentración nazi y cuya fiesta se celebra el 19 de marzo.

Respuesta: Pues sí, hoy se celebra la fiesta de este joven mártir francés. Era el más joven de una familia de nueve hermanos y se crió en un ambiente profundamente cristiano. Con doce años de edad era aprendiz de tipografía en Rennes y, mientras uno de sus hermanos ingresó en el seminario, él se unió a la Cruzada Eucarística. Posteriormente entró en la Juventudes Obreras Católicas, donde se planteó santificarse en el mundo del trabajo, llegando a ser presidente de una de las secciones de las JOC. Sin embargo, era de fuerte carácter, algo terco y pretendiendo llevar siempre la razón. En las JOC se hizo novio de una de las muchachas afiliadas a ese movimiento.

Cuando los alemanes invadieron Francia, las JOC se vieron obligadas a entrar en la clandestinidad, ya que sus actividades fueron oficialmente prohibidas. Tras el bombardeo de Rennes el día 8 de marzo de 1943, donde murió una de sus hermanas, se vio obligado a realizar trabajos forzados en el campo alemán de Zelha-Melhis, bajo la amenaza de que si se negaba tomarían represalias contra su familia. Sin embargo, como buen jocista manifestó: “Yo no voy como trabajador, sino como misionero entre mis compañeros”. Allí, aunque pasó momentos de angustia y de desaliento, hizo realidad lo que había dicho de trabajar como misionero y por eso, el 19 de abril del 1944 lo arrestaron bajo la acusación de ser “demasiado católico”, enviándolo a la prisión de Gotha, donde permaneció durante cinco meses. El 4 de octubre de 1944 fue internado en el campo de concentración de Mauthausen.

Allí, tanto él como los demás detenidos, sufrieron de manera terrible hambre y sed, torturas y frío, pero él siguió con su labor evangelizadora, instruyendo a los prisioneros y encabezando las oraciones de los mismos. Fue obligado a realizar trabajos forzados y finalmente sólo les daban patatas podridas para comer y agua sucia para beber, por lo que los últimos seis meses de su vida su estado de salud era tan débil que dejaron que se quedara en la cama, acompañado de los cadáveres de los compañeros que iban muriendo. Padeciendo de fortísimos dolores de estómago, con algo más de veintitrés años de edad, murió de agotamiento y de disentería el 19 de marzo del año 1945. Uno de los carceleros, el coronel Tibod, que había presenciado la muerte de miles de prisioneros, llegó a decir emocionado que “Marcel, al morir, tenía el aspecto de un Santo”. Fue beatificado por el Papa San Juan Pablo II, el día 4 de octubre del 1987.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es