Beato Federico Bachstein y trece compañeros franciscanos mártires en Praga

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo de los Beatos mártires franciscanos de Praga.

Hoy, la Iglesia Católica beatifica a catorce frailes franciscanos martirizados en Praga en el año 1604. La ceremonia de la beatificación se celebrará en la catedral de San Vito en Praga y será presidida en nombre del Papa, por el cardenal Angelo Amato.

Los franciscanos hoy beatificados ocuparon en el año 1604 las ruinas del monasterio de Nuestra Señora de las Nieves y comenzaron su reconstrucción; procedían de Italia, España, Alemania y Holanda y otros países y algunos de ellos ya llevaban algún tiempo en la actual República Checa tanto en Brno como en Olomouc.

A finales de enero del año 1611, la ciudad de Praga fue invadida por el ejército católico de Leopoldo de Passau con el fin de mantener el poder vacilante del emperador Rodolfo II, medio demente y sin descendencia legítima. Las tropas católicas alemanas cometieron auténticas atrocidades por lo que se encontraron con la resistencia del propio Nuncio del Papa en Praga, de los católicos y de los protestantes locales, aunque esto sirvió de pretexto para que algunos activistas protestantes atacaran a los católicos, especialmente a los religiosos, invadiendo y destruyendo los conventos, con la excusa de que en ellos se acogían a los invasores y se escondían sus armas.

El 15 de febrero, que era martes de Carnaval se atacó el colegio Klementinum que los jesuitas tenían cercano al puente Carlos, pero estos fueron capaces de defenderse y repeler el ataque. También fue atacado el convento franciscano existente en la parte vieja de la ciudad, cercano a la iglesia de Santiago, aunque en un principio fue defendido por algunos luteranos locales que sabían de la inocencia de los frailes. Pero sobre las once de la mañana, el convento de Nuestra Señora de las Nieves fue rodeado por alrededor de setecientos atacantes, dirigidos por un tal Mateo Hovorcovsky, aventurero de las Montañas Kolivé.

Martirio de los franciscanos de Praga.

La muchedumbre intentó invadir el convento aunque se encontraron con que la puerta que comunicaba la iglesia con el convento estaba cerrada. Cuando la rompieron, encontraron a cuatro frailes que inmediatamente fueron asesinados: el hermano Christopher, de origen holandés, el clérigo Clemente de Suabia, al diácono milanés Fray Jerónimo Conde de Ares que estaba rezando en una capilla interior y, finalmente, en la enfermería, al sacerdote francés Fray Simón que estaba herido en la cama.

Después de algún tiempo de revuelo por el interior del convento, los atacantes descubrieron las escaleras que llevaban al piso superior del claustro y allí encontraron al padre vicario, que también fue asesinado. El padre guardián estaba ausente y por eso se libró de la masacre. Junto al padre Federico, fue asesinado su hermano menor Fray Manuel y los novicios, Juan y Antonio; estos dos últimos, eran checos. Los cadáveres de los cuatro fueron arrojados desde la bóveda de la iglesia destrozándose al chocar contra el pavimento de la misma.
Finalmente subieron a las torres del campanario y allí asesinaron a los hermanos legos Kaspar Daverio, Juan Didak y al clérigo Santiago de Augsburgo. Los cadáveres de los tres fueron arrojados al patio.

Después de asesinar a todos los frailes, se dedicaron a destruir el convento, robar los objetos litúrgicos, destruir los documentos e incluso profanar la tumba de un fraile difunto. Los cadáveres desnudos y mutilados de los mártires permanecieron sin recibir sepultura hasta el sábado siguiente, cuando fueron enterrados sin ataúdes en el suelo del convento cerca de la puerta del claustro.
En abril del mismo año fueron condenados a muerte los asesinos de los catorce frailes franciscanos y estos, ocuparon de nuevo el convento el día 14 de octubre siguiente. Este conflicto bélico marcó el final del reinado de Rodolfo II.

Vista de la exhumación de los restos de los mártires de su tumba en Praga.

Los mártires son:
Beato Federico Bachstein, vicario del convento, de origen checo que murió con unos cincuenta años de edad.
Beato Juan Martínez, sacerdote español de unos cuarenta años.
Beato Simón, sacerdote francés de unos treinta años de edad.
Beato Bartolomé Dalmasoni, sacerdote italiano que fue el encargado de dirigir la restauración de la iglesia y del convento.
Beato Jerónimo Conde de Ares, diácono italiano de veinticuatro años.
Beato Kaspar Daverio de Bost, corista italiano de veintisiete años.
Beato Santiago de Augsburgo, fraile alemán de votos temporales de veinte años.
Beato Clemente de Suabia, fraile alemán de votos temporales, de veinte años.
Beato Christofer Zelda, hermano lego cocinero de setenta años.
Beato Juan Didak, hermano lego sastre, de unos cuarenta años.
Beato Juan Rode, hermano lego italiano, jardinero y sacristán, de unos treinta años.
Beato Enmanuel, hermano lego checo de treinta años.
Beato Juan, novicio checo de dieciocho años.
Beato Antonio, novicio checo de veinte años.

En el año 1616, el arzobispo de Praga, Jan Lohelius, ordenó exhumar los restos de los mártires y enterrarlos en el cementerio del convento, convirtiéndose el lugar del enterramiento en una capilla lateral de la iglesia. Allí estuvieron sepultados hasta hace unos meses, cuando fueron exhumados con motivo del reconocimiento canónico previo a la beatificación.

Detalle de los restos mortales de los mártires.

En la década de los setenta del siglo XVII se iniciaron los trámites del proceso de beatificación; sin embargo, aparecieron una serie de obstáculos que hizo que el proceso quedara suspendido. En el año 1907 nuevamente se retomó la Causa que nuevamente fue interrumpida. La fase diocesana del proceso se terminó entre los años 1933-1944 y en el año 1947 fue enviada al Vaticano toda la documentación, pero en febrero de 1948, nuevamente fue interrumpido. En 1992 se solicitó la reapertura, que fue concedida en 1994. Finalmente, el pasado 10 de mayo fue aprobado el Decreto de reconocimiento de martirio, paso previo a la beatificación, que como dije al principio, se realizada en el día de hoy en la catedral de San Vito de Praga.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es