Santa Maxellendis: patrona de la vista

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Maxellendis devuelve la vista a Arduino. Imagen procesional. Caudry (Francia)

Pregunta: Otra santa de la que me gustaría saber es Santa Maxellendis, asi que cuando tengas tiempo, ¿puedes hacer el favor de hablarnos de ella? Gracias.Colombia

Repuesta: Claro que sí, para eso estoy aquí. Santa Maxellendis, virgen y mártir (13 de noviembre) es muy venerada en Caudry, diócesis de Cambrai (Francia), de donde era oriunda, y se la invoca como patrona de la vista a nivel local. Ahora veremos por qué.

Maxellendis vivió en el siglo VII, en tiempos de Vindiciano, obispo de Cambrai (673-675). Nació en esta diócesis gala y era hija de padres nobles, de nombres Hunlino y Ameltrudis. Como se solía hacer con las hijas de buena familia, fue prometida a un hombre en contra de su voluntad.

Este hombre, Arduino de Solesmes, obtuvo del padre cierto compromiso que lo obligaba a presentar a su hija en una reunión familiar, para darle el beneplácito y para presentarle la dote, cosa que hacían los futuros contrayentes. Esto ya consistía por sí solo un compromiso y obligaba a ambas partes (esta costumbre ha sido documentada como propia de aquel tiempo y aquella zona).

Pero llegado el día de la reunión, Maxellendis reveló que no tenía intención alguna de asistir al compromiso, y mucho menos contraer matrimonio, porque se había ofrecido a Cristo como esposa y había hecho voto de castidad. Por desgracia para ella, le tocó vivir en una de tantas épocas en las que ni la voluntad ni la palabra de una mujer contaba para nada, así que el padre, haciendo caso omiso de ella, aceptó la dote que Arduino ofrecía, lo que definitivamente la obligaba a casarse con él.

Ella se encerró en su casa mientras esperaba el día de la boda. Pero un día que sus padres habían salido a un banquete y ella se hallaba sola en su casa, Arduino se presentó de repente para intentar secuestrarla. Ella se escondió en un baúl o armario para intentar darle esquinazo, pero al encontrarle él, intentó huir.

Arduino, enfurecido, se arrojó sobre ella, la derribó de un golpe, la asió por los cabellos y la arrastró por el suelo, la molió a golpes y patadas hasta desfigurarla, tratando de que se retractara de sus intenciones. Como esto fue en vano, ciego de ira, desenvainó la espada y la degolló.  Dice la tradición que en el momento en que la sangre de Maxellendis le salpicó la cara, se quedó ciego. Era en torno al año 670.

Urna con los restos de la Santa. Caudry (Francia).

El cadáver de la joven fue sepultado en la iglesia de San Sulpicio de Pommereul (norte de Francia), y tres años después, trasladado a la iglesia de San Vedaste de Caudry por orden de Santa Ameltrudis y el obispo Vindiciano. Dicho obispo levantó allí un monasterio en su honor. Durante aquel traslado solemne apareció el doliente Arduino, que iba siguiendo el cortejo guiado por un criado, mientras lloraba y se lamentaba, pidiendo perdón a la mujer que había asesinado. Y entonces, acabado el traslado, recuperó de nuevo la vista.

Esta pérdida y recuperación de la vista hace que Santa Maxellendis sea patrona de la misma y de los males oculares en Caudry, en sustitución a la otra mártir tradicionalmente invocada para esto, Santa Lucía de Siracusa (13 diciembre). La mártir de Caudry aparece representada como una joven doncella con un puñal clavado en el pecho y tocando los ojos de Arduino, arrodillado ante ella. Es decir, en el acto simbólico de devolverle la vista.

Cabe decir que toda la información que acabo de proporcionar procede de su passio, que fue escrita en el siglo IX. Teniendo en cuenta que la mártir vivió en el siglo VII, hay doscientos años de diferencia, aunque como ya adelantaba las costumbres de matrimonios concertados están bien documentadas. Las reliquias de la Santa han experimentado otros traslados: a la iglesia de San Martín cerca de Cambrai, y luego a la misma catedral, ya en el siglo IX. En el siglo XI fueron a la iglesia de San Andrés en Cateau.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es