San Nicolás, obispo de Myra

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo. Escuela Teológica de Chalki, Heybeliada (Turquía).

Es uno de los santos más populares de toda la Cristiandad en Oriente porque allí vivió y murió y en Occidente, porque están sus reliquias. Se calcula que actualmente hay varios miles de templos dedicados a él en todos los países cristianos. Se le denomina el “gran taumaturgo de Myra” y tanto los griegos como los latinos han escrito muchísimo sobre él.

La “Vita per Michaelen” de autor anónimo es de principios del siglo IX y en ella se basa el Patriarca Metodio de Constantinopla en su escrito “Metodius ad Theodorum”. Sobre esta recopilación de Metodio está basada la primera versión latina, que la redacta Juan el diácono en Nápoles a finales del mismo siglo, el siglo IX.

En el año 1298, el Beato Jacobo de Varezze se basa en ella cuando escribe la Leyenda Aurea. Otra recopilación griega fue compuesta por Simón Logoteta (Metafraste) en la segunda mitad del siglo X y esta fue traducida al latín por el veneciano Leonardo Giustiniani en el año 1446. Se han escrito otras muchas obras sobre él, tanto en prosa como en verso, obras de escaso valor histórico y biográfico. Al haberse escrito tanto es difícil distinguir entre lo histórico y lo legendario.

Desde el punto de vista etimológico, Nicolás significa “protector y defensor del pueblo”. Nació en Patara, región de Licia (en el Asia Menor) alrededor del año 270. Era hijo único de padres ricos y piadosos, lo que hizo que desde pequeño destacaran en él la piedad y la caridad. Al morir sus padres dedicó todos sus bienes a socorrer a los más necesitados. De él se cuentan varias historias; una es que tres jóvenes muchachas, por no tener dotes para el matrimonio, fueron vendidas; su padre, había perdido todos sus recursos. Nicolás se entera y de noche, se escapa de casa con una bolsa llena de oro. Hace lo mismo dos noches más y ¡oh sorpresa! El padre de las muchachas comprueba como día tras día, una dote bajaba del cielo e iba dejando a sus hijas fuera de peligro. Pero a la tercera vez, el padre de las muchachas que estaba al acecho, lo sorprende y le pregunta que quién es. Él le dice:“no me descubras” y el padre le replica:”Si no os descubro, dirán que he robado las tres dotes” y claro, lo tuvo que descubrir.

Historia de las tres jóvenes. Miniatura del siglo XIII. Salterio de Arrás (Francia).

De joven, entró como monje en un monasterio siendo ordenado sacerdote por un obispo tío suyo: San Nicolás Zio.

Marchó a Myra (la actual Dembre) en Turquía y como el obispo de la ciudad había muerto y los electores no se ponían de acuerdo para elegir al sucesor, decidieron consagrar como obispo al primer sacerdote que entrara en el templo al día siguiente. Nicolás entró muy de mañana y fue elegido obispo y aunque él se resiste, finalmente acepta. Se distinguió por su ardiente celo pastoral, su inmensa bondad y por su poder como taumaturgo. Ordenó derribar todos los templos paganos de lo que podríamos decir era su diócesis.

En la “Praxis de Stratelate”, del siglo VI, que es la más antigua mención de Nicolás, se dice: “Logró la libertad de tres oficiales condenados injustamente a muerte por el emperador Constantino”. Se cuenta también que resucitó a tres jóvenes clérigos asesinados por un hospedero. Parece que San Nicolás está asociado al número tres: tres jóvenes muchachas, tres oficiales condenados, tres clérigos resucitados.

En un “Passionarium” de la época de San Gregorio Magno se dice:”Nicolás sufrió prisión por defender la fe en tiempos de Diocleciano, le quemaron la barba y recuperó la libertad con Constantino”. Participó en el Concilio de Nicea, en el año 325, Concilio que condenó el arrianismo, doctrina que negaba la divinidad de Cristo y murió un 6 de diciembre de un año comprendido entre el 345 y el 352. Fue sepultado en Myra (Dembre) donde estuvo hasta el año 1087.

En el año 1087 unos marineros llevaron sus restos a Bari (Italia), donde se erigió en su honor un gran templo que es meta de peregrinaciones tanto de católicos como de ortodoxos. El traslado de las reliquias fue organizado por dos sacerdotes: Lupo y Grimoaldo, que estaban presentes en el barco, que se dedicaba a llevar grano desde Antioquia hasta Bari. Un documento del siglo XII narra los nombres de los sesenta y dos marineros que participaban en la expedición, argumentando que hicieron eso porque Myra estaba dominada por los sarracenos (turcos) y querían llevas las reliquias a tierras cristianas. Los venecianos habían intentado lo mismo.

Vista del primitivo sepulcro del Santo en Dembre (Turquía).

Y, ¿cómo lo hicieron? Estando la nave en el puerto de Andriaco enviaron un explorador a Myra. Este comprobó que las reliquias solo estaban custodiadas por cuatro monjes, así que, de noche, desembarcaron cuarenta y siete marineros y los dos sacerdotes, se presentaron “armados” en la iglesia y, bajo amenazas, compraron las reliquias a los monjes, se las llevaron  a Bari, llegando a dicha ciudad el día 9 de mayo del año 1087. Allí fueron recibidas con todos los honores y el obispo Urso quiso depositarlas en la catedral a lo que se opusieron los marineros que exigieron se erigiese un templo al santo. Intervino el abad Elías para apaciguar los ánimos y consiguió que las reliquias se depositaran en su monasterio benedictino hasta la construcción de la iglesia. Esta se construyó en dos años con la ayuda de Ruggero el Normando, duque de Puglia. El 29 de septiembre del 1089, el Papa Urbano II puso las reliquias en la cripta y nombró al abad Elías arzobispo de Bari. En esta cripta, el Papa Urbano II convocó un Concilio para tratar de reunificar a las iglesias latina y griega.

En Oriente, el culto a San Nicolás era ya muy intenso a principios del siglo VI. Justiniano le había dedicado una Basílica en Constantinopla (VI), Basilio el Macedonio le construyó un oratorio en el propio Palacio Imperial (VII) y desde el siglo V existieron peregrinaciones a la tumba, en Myra.

En Occidente, San León IV (847-855) le erigió un oratorio junto a la basílica in Agro Verano y otro junto a la iglesia de los Cuatro Santos Coronados al Monte Celio. Nicolás I (858-867) construyó una capilla en el Laterano y un oratorio junto a la iglesia de Santa Maria in Cosmedin.  Roma llegó a tener ventisiete iglesias erigidas en su nombre.

Sepulcro actual del Santo en Bari (Italia), bajo el altar.

Aparte de Bari y Roma, el santo adquiere gran popularidad en el resto de Italia, en Francia (donde llegó a tener más de dos mil iglesias en el siglo XII), en Alemania, Inglaterra, Irlanda, España, etc.

Se le nombró santo patrono de los marineros, de los artesanos, de los viajantes y prisioneros, de los criados y de los oprimidos y fue invocado contra las tempestades y naufragios, contra toda clase de enfermedades especialmente la peste, contra los ladrones, protector de las familias y de la tranquilidad doméstica e incluso, patrono de la infancia y de todas las novias que buscaban dote. Y se originó una leyenda que decía que un hospedero había robado a tres niños, los destrozó para servirlos como comida en su hostal y San Nicolás los resucitó, de ahí que en muchas de sus representaciones aparezca con tres niños metidos en una cuba a sus pies.

Se dice que salvó de zozobrar al rey Luís de Francia y a su familia cuando regresaban de la séptima cruzada y que libró al Caballero de Lorena Conón de Réchicourt, que estaba prisionero de los turcos y que le invocó. Es patrono de muchísimas ciudades y he dicho que es patrono de la infancia: se le representa como una persona mayor, vieja y generosa, con larga barba blanca, que lleva regalos a los niños la noche de Navidad (Santa Claus, que es corrupción de Sanctus Nicolaus).

Aunque pequeñas reliquias del santo existen en medio mundo, tanto Bari como Venecia se disputaban tener el cuerpo del santo. Durante el pontificado del papa Pío XII, el día 6 de mayo del año 1953 se hizo el reconocimiento canónico de las reliquias. Se nombró una comisión especial que comprobó que el esqueleto de Bari estaba incompleto, se le hizo un minucioso examen antropológico-anatómico y se precisaron exactamente los huesos que faltaban. Con posterioridad, en el año 1957, se comprobó que casi todos esos huesos que faltaban en Bari, estaban en Venecia. Tanto a unos como a los otros se les hizo las pruebas de ADN y se comprobó que pertenecían a una misma persona, varón y de avanzada edad. ¿Cuándo se hizo ese reparto entre Bari y Venecia? No se sabe. El Martirologio Romano conmemora el “dies natalis”, el 6 de diciembre y el traslado de las reliquias a Bari, el 9 de mayo. La primitiva sepultura en Myra fue restaurada en el año 1042 por Constantino IX Monomaco y en el año 1860, los rusos reconstruyeron la basílica donde está la tumba.

Sepulcro del Santo en Lido, Venecia (Italia).

Los iconos bizantinos lo representan con vestiduras episcopales (felonion y omoforion), casi siempre con la cabeza descubierta, con un libro en la mano izquierda y bendiciendo con la derecha.  Destacar: un mosaico del siglo X en Santa Sofía (Constantinopla), otro también del mismo siglo en la Catedral de Santa Sofía en Kiev, un tercer mosaico del siglo XII en el monasterio Vatopedi del Monte Athos, bellísimos iconos rusos de los siglos XI y XII que se encuentran en el Museo del Hermitage y del Krenlim. Frescos del siglo XIII en la iglesia de Borana (Rumanía), pinturas en las iglesias rupestres de la Capadocia turca, pinturas del siglo XIV en el monasterio de Curtea de Arges (Rumania), otras en el monasterio Dateliano en Serbia, etc.

Y en Occidente, destacar los frescos del siglo VIII en la iglesia romana de Santa Maria Antiqua, los del siglo XI en la iglesia de San Sabas en Roma, los mosaicos del siglo XII en la basílica de San Marcos en Venecia, los mosaicos del siglo XII de las catedrales de Monreale y Cefalú, en Italia, etc.

Lo han pintado todos los grandes pintores: Bernardo Daddi, Lorenzo Bici, Boccaccio Boccacini, Moretto, Velásquez, Ticiano, Giotto, etc. y vidrieras dedicadas a él en las catedrales de Auxerre, Chartres, Bourges, Le Mans, Tours (Francia) y muchísimas otras en España, Inglaterra, Alemania, etc.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es