Santa Ninfa de Palermo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de la Santa venerada en su iglesia de Palermo, Italia.

Pregunta: Hola Meldelen 🙂 Podrías escribirme algo sobre Santa Ninfa? Fué de Palermo? Es una de las tantas martires sicilianas? Suecia

Respuesta: El asunto de Santa Ninfa tiene tela, la verdad, y se me hace complicado resumir o sintetizar la problemática que rodea a esta mártir, pero voy a intentarlo. El Martirologio Romano la recuerda el día 10 de noviembre junto a los mártires Trifón y Respicio, pero sólo aparece mencionada en este documento y en los demás martirologios históricos a partir del siglo XI –nunca antes-, y sólo porque sus restos se veneran, junto a los de estos dos santos, en la iglesia del Espíritu Santo en Sassia (aunque la cabeza, arrancada del cuerpo en 1593, se venera actualmente en la misma catedral de Palermo).

La historicidad de la leyenda que conocemos de Santa Ninfa ha sido puesta en duda por diversos autores especializados. La passio de la santa, escrita, también, en el siglo XI por un devoto, la asociaba al legendario obispo palermitano San Mamiliano; para el bolandista Stilting, no es más que una fábula. Pero veamos su contenido.

Ninfa era la joven hija del prefecto de Palermo, Aureliano, que en tiempos de Constantino (280-337) fue perseguidor de los cristianos. La muchacha fue convertida a la fe por el obispo Mamiliano junto con otras 30 personas. Al saberlo, Aureliano lo hizo arrestar con otros 200 cristianos –la cifra está más que exagerada- y en un aparte trató de convencer a su hija de que renunciara a su nueva fe. Ante su negativa, la hizo torturar [1], y como no pudiera vencer su resistencia mandó arrojarla a la cárcel. Pero un ángel se le apareció en la celda y la liberó a ella y a Mamiliano, ambos fueron guiados por este ángel a la orilla del mar, donde les esperaba una barca que los condujo a Isola del Giglio (la Isla del Lirio) donde pasaron mucho tiempo en soledad y continua oración. Una nueva orden celestial les impulsó a visitar Roma, y fueron a desembarcar en Bucina. Tras visitar los sepulcros de los apóstoles, Mamiliano murió plácidamente y Ninfa lo sepultó allí. Un año después la muerte le llegaba a ella y la enterraron con los mártires, de ahí que se supusiera posteriormente, que ella también lo había sido.

El nombre de Ninfa aparece citado también en la passio de la familia de mártires Mario, Marta, Habacuc y Audifax, además de en la de Trifón y Respicio, porque todos ellos –Ninfa incluida- están en la mencionada iglesia de Sassia. Si nos apuramos, la noticia más antigua corresponde al siglo IX, donde el papa León IV (847-855) hace mención de una donación que hizo a la iglesia de Santa Ninfa en la zona Portuense, lo que indica que ya existía esta iglesia y el culto a esta Santa. Pero es una noticia igualmente tardía respecto a la época de Constantino en la que supuestamente vivió. Los Bolandistas defienden que el término de “Santa Ninfa” seguramente haga referencia, más que a una persona real, al lugar donde fueron enterrados los mártires mencionados (“locus ad Nymphas dictus”, en el lugar llamado de la Ninfa) lugar lleno de santidad, pero no aludiendo a la existencia de una “Ninfa” que sea Santa.

Parte de las reliquias de la Santa -junto a las de San Silvio- se veneran en este altar de la iglesia de Sant'Agostino in Campo Marzio, Roma (Italia).

Queda claro pues, que Santa Ninfa parece ser una santa puramente legendaria y cuya entidad se debe a traducciones erróneas y corruptas del latín –de las cuales, por desgracia, hay muchas- y no se trate realmente de una santa mártir. Aunque, pensándolo bien, los restos calificados “de Santa Ninfa” que reposan junto a estos mártires y la cabeza que está en Palermo deben ser de alguien, digo yo… se llame Ninfa o no.

Meldelen


[1] La iconografía de la Santa, que aparece portando una antorcha encendida, y el relieve de su iglesia en Palermo que la presenta introducida en un caldero, sugieren el tormento del fuego.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es