Contestando a algunas breves preguntas (XXVI)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Ficha de Santa Ana Ivanovna en el archivo policial, cuando fue arrestada por el régimen comunista.

Ficha de Santa Ana Ivanovna en el archivo policial, cuando fue arrestada por el régimen comunista.

Pregunta: ¿Es cierto que a una santa rusa la martirizaron los comunistas por el solo hecho de ser escritora? Gracias por tu respuesta. España.

Respuesta: Pues sí que es cierto. Se trata de Santa Ana Ivanovna Zertsalova, escritora de temas religiosos, nacida en Moscú en enero de 1870. El 27 de octubre del año 1937, los bolcheviques la encarcelaron en la prisión de Butyrka, en Moscú, y durante el interrogatorio se le preguntó si era la autora de la biografía del padre Valentín Amfiteatrov.

Ella, después de identificarse, contestó que sí era la autora y que lo había hecho porque este santo sacerdote había obrado milagros tanto en vida como después de muerto. Dijo que en 1910, dos años después de su muerte, había escrito el primer libro y que antes de la revolución había editado cuatro libros más, con una edición de mil copias de cada libro y que, después de la revolución, al comprobar una nueva curación ocurrida por intercesión del santo sacerdote, había escrito otro libro más que, aunque no había podido imprimirlo, lo había reproducido escribiéndolo a máquina veinticinco veces para repartirlo, de lo cual no se arrepentía.

Por esto, la Troika NKVD de la región de Moscú la condenó a morir fusilada, cosa que ocurrió el 27 de noviembre de 1938 en Butovo, siendo sepultada en una fosa común con otros muchos fusilados. Fue canonizada junto con otros muchos mártires rusos en el mes de agosto del año 2000.

Urna del cráneo del padre Manuel de Solórzano

Urna del cráneo del padre Manuel de Solórzano

Pregunta: Soy natural de Badajoz en España y asiduo visitante de vuestro blog. ¿Me podríais facilitar alguna información sobre la Causa de beatificación del padre Manuel de Solórzano? Muchísimas gracias.

Respuesta:Pues que yo sepa, el padre Manuel de Solórzano, jesuita nacido en Fregenal de la Sierra en el año 1649, no tiene aún abierta ninguna Causa de beatificación, aunque murió martirizado en el año 1684. Él marchó como misionero a las Islas Marianas, se estableció en la isla de Guam, en la cual durante varios años estuvo evangelizando a los nativos. En 1684, durante un levantamiento de los isleños, lo martirizaron cortándole una mano y dándole tres machetazos en el cráneo. Como no acababa de morir, finalmente lo degollaron.

Los jesuitas trajeron a España el cráneo del mártir y se lo entregaron a su familia en Fregenal. Desde entonces, a causa de los desplazamientos familiares, esta reliquia ha estado en varios pueblos de tu provincia, hasta que en el verano del 2013 volvió a Segura junto con unas noventa cartas autógrafas del sacerdote. Entre estas cartas hay una en la que los testigos que presenciaron su muerte cuentan cómo fue la misma. Recientemente, Monseñor Anthony Apuron, arzobispo de Guam, se ha mostrado interesado en abrir la Causa de beatificación y ha solicitado que la reliquia sea devuelta a la isla, cosa que se ha realizado hace muy poco tiempo. Es ahora cuando se va a abrir la Causa, pero aún no se ha hecho.

Pregunta: Leyendo sobre la historia de la Iglesia me he encontrado varias veces con el término “Pentarquía”. ¿Qué se quiere decir con esto. Muchas gracias desde Ecuador.

Respuesta: Desde el punto de vista etimológico, pentarquía (Πενταρχίας) significa gobierno conjunto de cinco personas, siendo este un término muy utilizado cuando se escribe sobre la historia de la Iglesia. En la antigua cristiandad existían cinco importantes sedes episcopales en los dominios del Imperio Romano: Jerusalén, Antioquía, Alejandría, Roma y Constantinopla. Eran las llamadas iglesias patriarcales existentes cuando la Iglesia aún no se había dividido, cuyos obispos eran llamados patriarcas que tenían la condición de primados. El obispo de Roma (el Papa) era considerado el primero entre iguales.

S.S. Bartolomé I, Patriarca Ecuménico de Constantinopla.

S.S. Bartolomé I, Patriarca Ecuménico de Constantinopla.

La primera diócesis que se fundó fue la de Jerusalén. Podríamos decir que su fundación coincidió con el día de Pentecostés. Ese día quedó formalmente constituida la comunidad de seguidores de Cristo en aquella ciudad santa, y fueron los propios apóstoles quienes la fundaron. Su primer obispo fue el apóstol Santiago Alfeo, que murió mártir en el año 62.

La segunda en orden cronológico fue la sede de Antioquía en Siria, que fue fundada por los cristianos que huyeron de Jerusalén cuando fue martirizado San Esteban, aunque la tradición nos dice que su primer obispo fue el propio San Pedro. Éste consagraría a San Ignacio, que después de San Evodio, sería su sucesor. La tercera sede fue la de Alejandría en Egipto, fundada por San Marcos, quien sería su primer obispo.

Posteriormente, los apóstoles Pedro y Pablo fundaron la sede de Roma, siendo Pedro su primer obispo. Esto no sólo lo sabemos por tradición, sino porque existen documentos redactados por San Ireneo de Lyon y San Eusebio de Cesarea, entre otros. Finalmente, está la sede de Constantinopla, cuya fundación se le atribuye al apóstol San Andrés, el hermano de San Pedro.

En la actualidad, las cinco sedes son Patriarcados, luego podríamos decir que existen cuatro patriarcados en Oriente (Jerusalén, Antioquia, Alejandría y Constantinopla) y uno en Occidente (Roma). El Santo Padre no es sólo obispo de Roma, sino también Patriarca de Occidente. No entro en los otros “títulos” o responsabilidades que le damos los católicos, porque quiero contestarte a esta pregunta de la manera más aséptica posible.

Pregunta: En el mes de noviembre del año pasado el Papa Francisco visitó Turquía y dentro de esa visita, al Patriarcado de Constantinopla. ¿Es cierto que deliberadamente escogió el día del inicio de la visita porque en ese día se festejaba a un santo local? Gracias por vuestra contestación.

Fotografía del encuentro entre el Beato Pablo VI y el Patriarca Ecuménico Atenágoras I.

Fotografía del encuentro entre el Beato Pablo VI y el Patriarca Ecuménico Atenágoras I.

Respuesta: Es cierto que el Santo Padre visitó Turquía en el mes de noviembre pasado, pero no es cierto que la visita se iniciara el día 28 en Ankara porque ese día fuera la fiesta de San Esteban de Constantinopla. Desde que en el año 1964, el Beato Papa Pablo VI y Su Santidad Atenágoras I de Constantinopla iniciaran en Jerusalén la reconciliación de ambas Iglesias, levantando las mutuas excomuniones, se inició la costumbre de que una delegación de la Iglesia de Roma visitaba el Patriarcado Ecuménico el día del apóstol San Andrés, y una delegación del Patriarcado Ecuménico visitaba el Vaticano en la festividad de los apóstoles Pedro y Pablo. Alguna vez, esa representación romana fue presidida por el Papa, y varias veces la representación constantinopolitana ha sido presidida por el Patriarca.

Este año pasado el Papa Francisco ha querido presidir esta representación y ha aprovechado la ocasión para visitar oficialmente Turquía. Tú sabes que previamente ha estado en Brasil, Tierra Santa (Jordania, Palestina e Israel), Corea del Sur, Albania y el Parlamento Europeo. Bueno, pero como decimos en España: “Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid”, como tocas el tema del santo constantinopolitano, te diremos algo sobre él.

Fresco ortodoxo de San Esteban de Constantinopla.

Fresco ortodoxo de San Esteban de Constantinopla.

San Esteban nació en Constantinopla y es uno de los mártires más famosos de la persecución iconoclasta. Con quince años entró en el monasterio de San Auxencio cerca de Calcedonia, siendo elegido egumeno del mismo monasterio cuando murió el abad Juan. Era un monasterio troglodita, o sea, constituido por varias celdas (oquedades) desperdigadas en una montaña. Él se instaló en la que en altitud estaba más arriba y allí se dedicó a la oración y a escribir.

Eran los tiempos en los que gobernaba el emperador Constantino V Coprónimo, hijo de León III Isáurico que había declarado la guerra al culto a las imágenes. Estamos hablando del siglo VIII. El emperador encarceló a Esteban porque se había opuesto a la celebración de un sínodo convocado en Hiera para tratar el tema del culto a las imágenes, y lo sometió a un interrogatorio en el monasterio de Crisópolis. Al preguntarle el por qué se había opuesto a la celebración de ese sínodo, el santo le respondió que porque no había sido convocado ni por los Patriarcas ni por el Papa, luego no era ecuménico y porque además, él estaba a favor de la veneración de las imágenes sagradas. Lo trataron brutalmente y lo desterraron a la isla de Prokonnesos.

Dos años más tarde, el emperador ordenó que lo encerraran en una cárcel en Constantinopla y unos días después, lo llamó a su presencia y le preguntó si creía que pisotear una imagen era lo mismo que pisotear a Cristo. Esteban dijo que no, pero cogió una moneda, la tiró al suelo y le preguntó al emperador si pisotear su cara en la moneda era lo mismo que pisotearlo a él. El emperador enfureció y entonces Esteban, valientemente, le dijo: “¿Así que es un crimen enorme insultar la imagen del rey de la tierra y no lo es el arrojar al fuego las imágenes del Rey de los cielos?”. El emperador se puso aun más furioso y ordenó azotarlo. Posteriormente fue asesinado en el propio palacio imperial el 28 de noviembre del año 764.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es