Beato Pedro Donders, el ángel de Batavia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa brasileña del Beato basada en el tapiz de su beatificación.

Nació en Tilburg, Holanda, el 27 de octubre de de 1809, de Arnoldo Donders y Petronila Van den Brekel. La familia era muy pobre y por esa razón trabajó desde muy chico, interrumpiendo sus estudios. Desde niño Pedro quiso ser sacerdote, finalmente con la ayuda del párroco de su iglesia, pudo empezar sus estudios en el Seminario Menor, a la edad de 22 años. Fue ordenado sacerdote el 5 de junio de 1841.

Mientras estudiaba Teología obtuvo el permiso de sus superiores del seminario para ir a la misión de Surinam, colonia de Holanda. Arribó en Paramaribo, el 16 de septiembre de 1842 y de inmediato se ocupó de los trabajos pastorales que ejercitaría hasta su muerte, siendo nombrado Misionero Apostólico.
Sus primeras labores consistieron en visitar regularmente las plantaciones a lo largo de los ríos de la colonia, predicando y administrando los sacramentos, principalmente a los esclavos. Sus cartas expresan su indignación por el trato cruel hacia los africanos forzados al trabajo de las plantaciones.

En 1856 fue enviado al leprosorio de Batavia; aquí desarrolló, con algunas interrupciones, todo su apostolado por el resto de su vida. En su caridad no solamente proveía los beneficios de la religión a los pacientes, sino que personalmente los aseaba y cuidaba, hasta que consiguió de las autoridades los servicios adecuados de algunas enfermeras.
En muchas ocasiones persuadió a las mismas autoridades, gracias a su vigorosa insistencia, una mejor forma de vida y condiciones de los leprosos.

En 1866 llegaron los Redentoristas al Surinam, para hacerse cargo de la Misión y Donders pidió ser admitido en la Congregación. Hizo su noviciado bajo el Vicario Apostólico, Obispo Juan Bautista Swinkels, y profesó el 24 de junio de 1867; a continuación regresó a Batavia.
Mientras se encontraba en Batavia, se dio tiempo para realizar un sueño que tenía desde hacia mucho tiempo atrás: evangelizar a los indígenas de Surinam, sin duda ahora más animado y contagiado por el amor a salvar almas que consumía a san Alfonso María de Liguori. Empezó por aprender las lenguas nativas y a instruir a los indígenas en la fe Cristiana y si eso no fuera poco, también aprendió a tocar algunos instrumentos musicales para recreo de los mismos naturales, pero no tuvo éxito en esta empresa.

Icono moderno del Beato imitando el estilo ortodoxo.

La fuerza que recibía este hombre se debe a su gran imitación a Cristo, modelo de los misioneros, pero sobre todo su gran unión sacerdotal a través del Misterio Eucarístico. Su amor filial a la Madre de Jesús, que lo distinguió en toda su vida, se palpó en el leprosorio de Batavia al llamarla con el título de Salus Infirmorum; Pedro Donders fue uno de los primeros redentoristas que entronizaron el venerable icono de la Virgen del Perpetuo Socorro, en una misión. (La imagen había sido entregada a la Congregación del Santísimo Redentor en 1865, en la persona del Superior General el P. Nicolás Mauron por parte del Papa Pío IX pidiendo: “Denla a conocer por todo el mundo”.)

Pedro Donders murió el 14 de enero de 1887. La fama de su santidad se extendió por Surinam y su nativa Holanda. Fue beatificado por el papa San Juan Pablo II el 23 de Mayo de 1982.

Tacho de Santa María

Bibliografía:
– Taller de Profundización: Espiritualidad Misionera Redentorista. Cap. 19 Julio de 2000. San Luis Potosí, S.L.P. México.
La vida espiritual del Beato Pedro Donders. Espiritualidad Redentorista, Vol. 9. Jean Marie Sègalen. Roma, Italia 1994.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es