Beata María Pilar Jordá Botella

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Beata.

Pregunta: Dime algo de la Beata María Jordá Botella, martir de Benifallín, Alicante. Es que tiene mi apellido y me gustaria saber quien es. España.

Respuesta: Por desgracia no hay mucha información disponible sobre esta mártir, ya que pertenece al gran grupo de mártires de la diócesis de Valencia –unas 233 personas, nada menos- y de cada uno de ellos no hay más que unos pocos apuntes en la web. Para ampliarlo cabría buscar publicaciones o realizar visitar a sus lugares natales y preguntar a los lugareños. Pero  en fin, vayamos con lo que tenemos.

La Beata María Jordá Botella, virgen y mártir, nació el 26 de enero de 1905 en la ciudad de Alcoi, Alacant (España). Como era costumbre en la época, recibió el bautismo tan sólo dos días después de su nacimiento, en la parroquia de San Mauro y San Francisco de la dicha ciudad, siendo llamada María Pilar. Ese mismo año, con pocos meses de vida, es confirmada (20 de octubre de 1905) de manos del obispo titular de Lorima, don Francisco García López. Tomó la Primera Comunión el 21 de abril de 1912, también, al igual que el bautismo y la confirmación, en la parroquia antes mencionada. Educada en el Colegio de San Vicente de Paúl, se destacó por su amplia cultura general. Fue admitida, tras su aspirantado, como Hija de María a sus once años de edad, el 30 de noviembre de 1915, siendo director de la Asociación de las Hijas de María Inmaculada y de la Medalla Milagrosa don Rafael Sanus Aura y la Hermana directora, Sor Rafaela Aparicio. Desde entonces cultivó ampliamente las virtudes de la pureza, humildad, caridad y obediencia, asistiendo mensualmente a todos los actos organizados en honor a la Virgen. Después de este período, fue alumna interna en el Colegio La Pureza de Ontinyent. Desde niña destacó por su intenso fervor y la asidua lectura de vidas de Santos, especialmente de mártires. Su vida piadosa le llevó a pertenecer a todas las asociaciones religiosas de la parroquia de Santa Maria de Alcoi: Hijas de María, Acción Católica, Apostolado de la Oración… y en todas llamaba la atención por su ejemplariedad en el cumplimiento de los deberes que estas asociaciones le imponían.

De carácter era optimista y alegre, y se dedicó al apostolado de la caridad y del testimonio personal. Su caridad llegó al heroísmo a través de la Confraternidad de San Vicente de Paúl, dedicándose a las labores sociales en su entorno. También fue miembro de Acción Católica y desarrolló, de acuerdo con los principios de ésta, una destacada promoción propagandística de la fe católica, por lo que ya en el año 1931 estaba en el punto de mira de los opositores a su espiritualidad y forma de pensar. Con el estallido del conflicto civil y la persecución religiosa vinculada a éste, era evidente que sería una de tantas víctimas. Pero ella no dejó de trabajar, en aquel entonces, en el Patronato de las Obreras de San Mauro, donde destacaba por su celo y era muy querida y admirada por su piedad y alegría. Siempre alentaba a sus amigas y compañeras a desarrollar mayor piedad y virtud, predicando de palabra y ejemplo, estimulando hacia el bien en medio de gran afán apostólico.

Estampa italiana de la Beata realizada para conmemorar el martirio de las mujeres españolas de Acción Católica

Cuando estalla la guerra en 1936, temiendo por su vida, se trasladó a Madrid, para vivir con un hermano suyo que era soltero. Pero fue encontrada por los milicianos, quienes la detuvieron y la trasladaron de nuevo a Alcoi, donde fue encarcelada en el Colegio de las Esclavas de la ciudad, reconvertido en checa. Allí estuvo prisionera entre el 20 y el 26 de septiembre.

Al anochecer de este sexto día, fue sacada de prisión y trasladada a Benifallim, donde había de morir. Los milicianos que la custodiaban trataron de violarla, porque era una mujer muy guapa y llamaba la atención, pero se defendió con ahínco y acabó siendo asesinada después de una dura lucha con sus agresores. Tenía 31 años de edad.

El cuerpo de la mártir, enterrado en el lugar del martirio, fue, acabada la guerra, recuperado y trasladado a Alcoi, donde fue nuevamente enterrada en el panteón familiar. Después de esto, sus restos mortales fueron nuevamente exhumados y trasladados en solemne procesión a la parroquia de San Mauro y San Francisco de Alcoi, el 31 de marzo de 1957, donde actualmente reposa y donde acuden muchos feligreses y devotos, que desde el principio le atribuyeron fama de martirio, a pedirle favores y a rezar frente a su tumba. Confirmando, pues, esta fama de santidad, fue beatificada por el papa San Juan Pablo II, junto con el resto de mártires valencianos, el 11 de marzo de 2001. Se la celebra localmente el día de su martirio, 26 de septiembre. Se cuenta entre una de las muchas laicas asesinadas en España durante la Guerra Civil por el mero hecho de pertenecer a Acción Católica, muchas de las cuales son valencianas y están igualmente beatificadas.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es