Beatas de nombre Hildegunda

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Beata Hildegunda de Meer. Estampa italiana de la serie del ilustrador Bertino.

Pregunta: Desearía información sobre Santa Hildegunda. España.

Respuesta: Estimado amigo, siento decirte que no existe ninguna santa con ese nombre. Sin embargo hay tres “supuestas” beatas que si lo llevan y de ellas podemos decir algunas cosas, entre ellas, que sus cultos jamás han sido aprobados oficialmente, por lo que realmente ni son santas ni son beatas.

Beata Hildegunda, condesa de Meer:
Ella era la condesa de Meer y se casó con el conde Lotario, cerca de Neuss, en Colonia; a la muerte de éste peregrinó a Roma para visitar los sepulcros de los Santos Pedro y Pablo y para intentar conocer cual era la voluntad de Dios y a qué debía dedicarse.
Así, decidió abandonar el mundo destinando todos sus bienes a la fundación del monasterio premonstratense de Meer, del que fue su primera abadesa.
Se distinguió por su humildad, por sus obras de caridad y su amor y misericordia con sus monjas. Murió el día 6 de febrero del año 1183.

Aunque los premonstratenses tanto la titulan santa como beata, jamás se le ha concedido culto litúrgico, aunque hay que destacar que si que hay una cierta veneración popular hasta el punto de que existen oraciones destinadas a ella y su cinturón y sus peines son llevados por las mujeres que están a punto de dar a luz.

Beata Hildegunda, virgen:
Era hija adoptiva del conde Göswin de Höchstadt, en Aich, lugar cercano a Nuremberg. Murió el 14 de octubre de aproximadamente el año 1100.
Existe una “Vita” escrita por un monje anónimo de Münchaurach y que fue publicada por Oefelius. Según este relato, era de noble cuna pero como sus progenitores murieron prematuramente, un pariente suyo, Göswin, la adoptó llevándola consigo a Höchstadt. Ella, en secreto, había hecho voto de castidad cosa que se descubrió cuando un joven duque solicitó su mano y su padre adoptivo accedió. Ella murió rezando, la noche en que se vio forzada a contraer matrimonio.

Esta “Vita” narra supuestos milagros acaecidos por su intercesión. Todo parece legendario pero si es verdad (en base a un documento fechado en el año 1158) que, poco después del año 1129, el monasterio de Münchaurach, fue fundado con la dote de Hildegunda, probablemente sobre el lugar en el que estaba sepultada. En dicha fundación participaron tanto su padre adoptivo Göswin como San Otón obispo de Bamberg.

El monasterio fue abandonado en el año 1547 y de su tumba no se sabe nada. No ha sido ni canonizada ni beatificada y no recibe culto oficialmente, aunque en algunos lugares hacen memoria suya el día 14 de octubre.

La Beata a la puerta del monasterio. Dibujo del siglo XVI. Germanischen Nationalmuseum, Nuremberg (Alemania).

Beata Hildegunda (Hermano José) de Colonia
Nació en Colonia muriendo su madre en el parto. Su padre hizo voto de que si su hija sobrevivía irían en peregrinación a Tierra Santa para visitar el Santo Sepulcro cuando la niña fuera algo mayor. Durante el viaje, ella se cortó los cabellos, se vistió de hombre y se hizo llamar José.

Ya de regreso, su padre enfermó y murió en la ciudad de Tiro. Ella estaba acompañada por un sirviente, pero este también la abandonó, quedando sola. En Tiro tuvo que estar mendigando durante un año a fin de poder sobrevivir y después de innumerables aventuras, la prendieron y juzgaron por un robo que no había cometido, siendo condenada a morir colgada.

Descubierto el verdadero ladrón, este fue colgado pero sus parientes, en venganza, también colgaron a Hildegunda. Socorrida por un ángel, fue liberada por unos niños, comunicándole el ángel que volviese a su tierra porque moriría tres años más tarde. Ella, en agradecimiento a Dios por los beneficios que había recibido, volvió a su tierra y entró en el monasterio cisterciense de Schoenau, cerca de Heidelberg, simulando que era un hombre, por lo que fue llamada “hermano José”.

Pasados los tres años, murió el día 20 de abril del 1188, que era el primer miércoles después de Pascua. Cuando los monjes fueron a amortajar el cuerpo descubrieron que el hermano José era una mujer. Los cistercienses la tienen inscrita en su Menologio pero Roma nunca ha aprobado su culto.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es