Sobre sepulcros y reliquias de Santas: dos consultas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del sepulcro de Santa Cristina en su basílica de Bolsena, Italia. La imagen yacente es obra de Benedetto Buglioni.

Detalle del sepulcro de Santa Cristina en su basílica de Bolsena, Italia. La imagen yacente es obra de Benedetto Buglioni.

Pregunta: No sé si te he comentado alguna vez que una de mis pasiones dentro de todo el tema de santos es saber donde se hayan sus cuerpos o restos. Seguro que podras ayudarme a saber en qué iglesia, basilica, convento etc y ciudad se hayan los cuerpos(o los restos más importantes o cuasi completos) de estas santas: Cristina, Inés, Cecilia, Quiteria, Lucía, Engracia (¿en qué iglesia de Zaragoza?), Eugenia (la que va acompañada de San Proto y San Jacinto), Bárbara, Dorotea (he leído sobre ella que media Europa afirma poseer sus reliquias). España

Respuesta: Me alegro de que me hagas esta pregunta, porque la mayoría de veces son datos que se ignoran y por ignorarse se pone hasta en duda la existencia de estas Santas, cuyas reliquias, por cierto, están todas autentificadas, sin posibilidad de discusión. Hasta hace relativamente poco yo no había trabajado mucho el tema, centrándome más en las vidas y certezas históricas de su existencia, pero gracias a la ayuda de Antonio Barrero he podido aprender casi todo lo que sé del tema -y lo que me queda por aprender-. Sintetizando lo máximo que puedo, aquí tienes las ubicaciones básicas:

Santa Cristina, virgen y mártir (24 de julio): La niña mártir de Bolsena está enterrada, valga la redundancia, en Bolsena (Italia). Concretamente en la Basílica de Santa Cristina, que fue construida sobre el lóculo original donde fue depositado y venerado su cuerpo después del martirio. En cierto momento su cuerpo fue desenterrado y llevado a Palermo. Luego fue devuelta, pero algunos restos se quedaron allí, en una esplendorosa tumba en el Duomo de Palermo.

Detalle del cráneo de Santa Inés. La inscripción del relicario dice: AGNE SANCTISSIMA (Santísima Inés). Iglesia de Sant'Agnese In Agone, Roma (Italia).

Detalle del cráneo de Santa Inés. La inscripción del relicario dice: AGNE SANCTISSIMA (Santísima Inés). Iglesia de Sant’Agnese In Agone, Roma (Italia).

Santa Inés, virgen y mártir de Roma (21 enero): Estuvo, tras su martirio, enterrada en la catacumba de la Via Nomentana en Roma, que tomaría su nombre. Actualmente su cuerpo está, junto con el de Santa Emerenciana, en la iglesia de Sant’Agnese Fuori le Mure. El cráneo, separado del cuerpo, se venera en la iglesia de Sant’Agnese In Agone. Por tanto, la mayor parte del cuerpo sigue en Roma. Sin embargo pequeños fragmentos de reliquias se han enviado a muchas zonas de Europa.

Santa Cecilia, virgen y mártir romana (22 de noviembre): Su cuerpo, luego de ser extraído de las catacumbas, ha reposado en la cripta de la iglesia de Santa Cecilia In Trastevere, en Roma. Son dos urnas de mármol donde están Cecilia, Valeriano y Tiburcio. No se puede acceder a ellas, están detrás de una celosía de mármol, pero un con reclinatorio frente al cual se puede rezar. La gente suele creer que el sepulcro está bajo la imagen yacente que esculpió Stefano Maderno para el altar, pero no es verdad.

Santa Quiteria, virgen y mártir (22 de mayo): Su cuerpo reposa en un hermoso sarcófago en su iglesia de Aire sur l’Adour, Landes (Francia).

Santa Lucía, virgen y mártir de Siracusa (13 de diciembre): Su cuerpo está actualmente en la iglesia de los Santos Jeremías y Lucía en Venecia (Italia). El rostro de la Santa fue recubierto con una máscara de plata ante las quejas de cierto santo varón que decía que era desagradable mirar el cadáver directamente. Un brazo, el izquierdo, fue sin embargo arrancado del cuerpo y actualmente se venera en el santuario de la isla de Ortigia, en Siracusa. También se veneran allí el vestido, el velo y las sandalias de la mártir, pero cuya autenticidad queda a la sombra de la duda. Como en las otras, existen muchas otras reliquias diseminadas por ahí, éstas son las principales.

Vista superior del cuerpo de Santa Lucía. Iglesia de los Santos Jeremías y Lucía. Venecia (Italia)

Vista superior del cuerpo de Santa Lucía. Iglesia de los Santos Jeremías y Lucía. Venecia (Italia)

Santa Engracia, virgen y mártir hispana (16 de abril): Ella, sus esclavos y las Santas Masas –también llamados los Innumerables Mártires de Zaragoza- están en la cripta de la iglesia de Santa Engracia en Zaragoza (España). Ella y los dieciocho en una urna bajo el altar, los demás, en un pozo en el suelo.

Santa Eugenia, virgen y mártir romana (25 de diciembre): Está junto con su madre Claudia, también mártir, y otros doce compañeros, en un altar de la Basílica de los Doce Apóstoles en Roma.

Santa Bárbara, virgen y mártir de Nicomedia (4 de diciembre): Al ser trofeo disputado entre católicos y ortodoxos y botín de saqueo durante las Cruzadas, su cuerpo está un poco más fragmentado. Hay una gran parte en Burano (Venecia, Italia), otra en la catedral ortodoxa de Kiev (Ucrania), y en la llamada Cripta de Santa Bárbara en Rieti (Italia). Hice hace algún tiempo un artículo con una reseña más extensa sobre las localizaciones de las reliquias, para hacerse una idea de lo “desmembrada” que está. Es la consulta que he publicado más abajo.

Santa Dorotea, virgen y mártir de Capadocia (6 de febrero): El cuerpo está bajo el altar de la iglesia de Santa Dorotea en el Transtíber (Roma). Dentro de una muñeca, por cierto, bastante decepcionante para tratarse de una santa tan famosa. Es verdad, como dices, que también hay muchas otras reliquias de ella por Europa, pero aquí está la mayor parte del cuerpo.

Meldelen

Santa Bárbara: estatus y reliquias
(Esta consulta se desarrolló como un diálogo, de modo que así lo reproduzco).

Detalle de la figura que contiene las presuntas reliquias de Santa Bárbara en Burano, Venecia.

Detalle de la figura que contiene las presuntas reliquias de Santa Bárbara en Burano, Venecia.

Comentario: Santa Bárbara siempre ha sido mi preferida de toda la corte celestial. Ella me cuida mucho y me ha hecho muchos milagros, entonces por eso le digo mi Santa Patrona. Aunque mitológica y como la quieran llamar los modernistas, ¡es mi Santa! 🙂 Estados Unidos

Respuesta: Santa Bárbara, virgen y mártir de Nicomedia en Asia Menor, conmemorada el 4 de diciembre, no es en absoluto una santa mitológica. Es una santa real, cuya existencia histórica está fuera de toda duda, después de que la Sociedad de los Bolandistas, los más prestigiosos investigadores en hagiografía, determinaran la veracidad de su existencia a través de la antigüedad de su culto y de sus reliquias. A pesar de ello fue retirada del calendario oficial romano en 1960 junto con una serie de santos considerados de dudosa existencia histórica. Es evidente que se han cometido errores en esta gestión, en principio bienintencionada, porque hemos visto rectificaciones de la misma, como el caso de Santa Catalina mártir, retirada en 1960 y devuelta al calendario en 2005.

Comentario: Ignoraba yo toda aquella información…aun así siempre la he querido muchísimo y me da mucho gusto el saber que existan datos historicos sobre ella. Lo unico que he leido de ella es el relato que se encuentra en el libro de santos de Jacopo de Voragine. Por cierto nunca la he creído mitológica en realidad, eso lo dije con tono de burla/sarcasmo/coraje en referencia a que los modernistas quieran descanonizar o llamar mitológicos a todos los santos que puedan, sobre todo cualquier santo cuya historia sea un poco dificil de creer. Ya lograron destruir la Santa Misa.

Respuesta: Los datos históricos fehacientes sobre Santa Bárbara se encuentran en la Bibliotheca Sanctorum, obra fundamental de los Bolandistas, que por desgracia se trata de una publicación extensa y carísima, de modo que sólo unos pocos privilegiados tienen acceso a ella (ya quisiera yo ser una de ellos…). En cuanto a la Leyenda Áurea de Jacopo Della Voragine, que citas, es una obra amena y entretenida para conocer leyendas de santos, pero en modo alguno es una fuente histórica: únicamente es respetable en cuanto a antigüedad y por el rico bagaje cultural que compiló Della Voragine, pero no debe tomarse en serio más allá de esto.

Relicario del cráneo de Santa Bárbara en Montecatini Alto, Italia.

Relicario del cráneo de Santa Bárbara en Montecatini Alto, Italia.

Por otra parte, no sé muy bien a quién te refieres con “modernistas”, quizás hagas referencia a las nuevas corrientes surgidas tras el Concilio Vaticano II. La retirada de los santos de dudosa existencia histórica, como digo, fue bienintencionada, pero equivocada e injusta respecto a algunos santos, como por ejemplo, Santa Catalina mártir, Santa Apolonia, y desde luego, Santa Bárbara. Ninguna de las tres es “de dudosa existencia histórica”. Quien pasa el filtro de los Bolandistas, supera la última de las barreras. Con esto no digo que sean infalibles: sólo digo que no hay quien investigue más y mejor que ellos.

Por otra parte, ningún santo se descanoniza, el culto puede seguir en ámbito local o privado. Y respecto a lo de destruir la Santa Misa, creo que más podrían contribuir otros en eso que yo, que no le veo nada malo a la misa de ahora.

Comentario: Por cierto ¿en dónde se veneran las reliquias de mi Santita?

Respuesta: Aquí he tenido que recurrir a la cortesía de mi buen amigo Antonio Barrero, experto en reliquias de santos. Él es quien me ha facilitado la lista de los lugares donde se veneran reliquias de Santa Bárbara:

Burano (Venezia): parte del cuerpo.
Rieti (Italia): sarcófago con reliquias
Mantova (Italia): presunto cráneo
Montecatini (Italia): “parte del cráneo”
Piacenza (Italia): “reliquias”
Sevilla (España): “parte del cráneo”
Pamplona (España): “reliquias”
Paternò (Catania): reliquias
Kiev (Ucrania): parte del cuerpo
Old Cairo (Egipto): reliquias
Ravello (Salerno): reliquias (creo que del cráneo)
Roma (Italia): “parte del cráneo”
Braine le Comte (Bélgica): reliquias.
Lviv (Ucrania): reliquias.
Mechelen (Bélgica): reliquias
Dignano (Croacia): pie incorrupto

Con todo, Antonio me advierte que todas no son auténticas, sino que pasa lo que a otros santos: si se juntaran sus reliquias, aparecerían varios cuerpos y varias cabezas. Las más verosímiles son las de Burano, Rieti, Dignano y de Kiev.

Detalle del pie incorrupto de Santa Bárbara en Dignano (Croacia).

Detalle del pie incorrupto de Santa Bárbara en Dignano (Croacia).

Comentario: (viendo la fotografía del pie, que también es cortesía de Antonio Barrero) WOW, que reliquia, válgame. ¡El pie sagrado de mi santita! La verdád no pense que existieran ya reliquias suyas. Gracias. Ademas gracias por cualquiera información al respeto, te agradezco muchísimo que me ayudes a saber mas de mi santita querida.

Respuesta: De nada, es un placer ayudar. Para eso estamos aquí.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Quiteria, la cefalófora

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen procesional de la Santa venerada en Fuente el Fresno, Ciudad Real (España).

Ayer, día 22 de mayo, se celebró la fiesta de una Santa relativamente poco conocida a nivel universal, pero con gran repercusión en España, especialmente en las tierras del interior, donde es patrona y co-patrona de muchos pueblos. Es muy célebre por considerarse protectora contra la rabia y muy llamativa por su iconografía, al tratarse de una santa cefalófora, es decir, que aparece portando su propia cabeza en las manos.

Pero comencemos por el principio. Pese a ser una santa muy popular en las diócesis españolas de Tarragona, Sigüenza y Palencia, las portuguesas de Evora y Coimbra, y la francesa de Aire-sur-l’Adour; realmente su existencia histórica es bastante controversial. Los distintos exámenes de su vida hagiográfica plantean un problema difícil, aún no abordado adecuadamente. Sin duda hay elementos puramente legendarios que se han ido construyendo a partir de las aportaciones falsificadas de los hagiógrafos españoles y portugueses; aunque su núcleo principal era bien conocido cuando Gregorio de Tours redactó la vida de la mártir.

Quiteria, un nombre ciertamente curioso, significa “la roja” y procede de uno de los diversos apelativos que se le daban a la diosa fenicia Astarté. Según diferentes versiones, habría nacido en Balcagia -supuesto emplazamiento de la actual Bayona, en Pontevedra (España)-; o según el Breviario de Toledo, “no lejos de la ciudad de Tuy”, aunque como veremos estos orígenes son más que polémicos.
Era hija de Lucio Catelo Severo, ex-cónsul de Roma y gobernador de la Gallaecia; y de Calsia, alta dama de familia imperial. En el año 122 lo habían destinado a la Tarraconense, de modo que Calsia, que estaba en avanzado estado de gestación, hubo de quedarse en Balcagia, esperando el parto. Llegado el momento, dio a luz un total de nueve niñas (!!) asistida por la anciana Sila, una esclava suya que era cristiana. Aterrorizada por lo inusual del parto y temiendo que su marido la acusase de infidelidad [1], Calsia ordenó a Sila que ahogase a las niñas en el río (!!). la vieja esclava, compadecida, no sólo no obedeció la orden sino que entregó las niñas a nueve familias cristianas, que las bautizaron con los nombres de Genivera (Ginebra), Basilisa, Germana, Victoria, Marina, Eufemia, Marciana, Liberata (Librada) y Quiteria.

Las ocho hermanas de Santa Quiteria representadas en una bóveda. Ermita de la Santa en Huesa del Común, Teruel (España). Foto: Chusema 2010.

No cabe pensar, en modo alguno, que estas hermanas existiesen de verdad. Algunas versiones mencionan que la expresión “nacidas de un solo parto” no significaría alumbradas por la misma mujer, sino bautizadas al mismo tiempo o que padecieron el martirio al mismo tiempo, lo cual haría más verosímil el mito. Sin embargo, hay que aceptar que la mayoría de autores coinciden en que son una asociación artificial de santas mártires célebres en toda la cristiandad que se venerarían en Galicia y que fueron juntadas por los hagiógrafos españoles (ahí un ejemplo de falseamiento). Por lo tanto, Germana podría ser la mártir africana de este nombre; Victoria, la mártir romana; Marina, la virgen mártir de Antioquía (Margarita); Eufemia, la famosa mártir de Calcedonia; Marciana, la mártir africana de la que ya hablamos en otro artículo… y así sucesivamente.

Pero volvamos a la leyenda. Parece que Catelo acabó descubriendo que tenía nueve hijas y aceptó acogerlas de nuevo bajo su techo. Cuando alcanzaron la edad núbil, dispuso el matrimonio de las muchachas con amigos suyos. Quedó consternado cuando éstas le replicaron que eran cristianas y que por nada del mundo se desposarían con paganos. Mandó encerrarlas en sus aposentos con la esperanza de que recapacitaran, pero ellas lograron ayuda para escapar. Sobre el destino de las ocho hermanas de Quiteria, se dice que todas murieron mártires. De Eufemia se comenta que se arrojó desde un alto peñasco cuando los hombres de su padre estaban por alcanzarla. Este lugar aún se conoce como Penedo da Santa (el Peñasco de la Santa). Y Liberata (Librada) es la famosa mártir crucificada cuyo culto e iconografía son tan abundantes hasta hoy, pero a ella le dedicaremos otro artículo en su debido momento.

Martirio y milagro de Santa Quiteria. Detalle del retablo de San Jerónimo, catedral de Palma de Mallorca (España). Fotografía: Ana Mª Ribes.

Quiteria fue encontrada por los hombres de su padre, quienes le mintieron diciéndole que su padre había recapacitado y que no la obligaría a casarse con un pagano, sino que, antes bien, le buscaría un marido cristiano. Con este engaño volvió la joven al hogar; pero entonces se encontró con que la iba a casar con el mismo que habían elegido para ella desde el principio, un patricio llamado Germano. De modo que Quiteria huyó de nuevo del hogar, ayudada por un ángel. Pero Germano la persiguió y alcanzó en el Valle de Eufrasia -ubicado en la actual Marjaliza, Toledo-; donde un pastor, después de verla llegar y ocultarse en un tronco de árbol mientras le pedía que no la delatase, apenas vio llegar al prometido y a su esclavo Dámaso, la delató enseguida, diciendo dónde se escondía.[2] Germano entonces la sacó a rastras de su escondrijo, arrastrándola por los cabellos, y la entregó a Dámaso, que la decapitó.
Se dice que entonces la mártir se levantó, tomó su cabeza cortada en las manos y echó a andar, buscando un lugar más digno que reposar.[3] Al fin, su cuerpo exámine fue hallado por los campesinos de la zona, que la enterraron en una iglesia dedicada a San Pedro. Los perros de caza que traía Germano, al lamer la sangre de la Santa que se había derramado, rabiaron y saltaron sobre el pastor traidor, al que destrozaron a dentelladas.

Ésta es una versión de la vida de la Santa, existen muchas otras. La más corta, por citar un ejemplo, convierte al senador Catelo en el “rey” Catilio, hace a su madre Calsia familiar de Juliano el Apóstata; dice que Quiteria se escondió en el territorio del rey arriano Lentiniano y fue ejecutada por su prometido el 22 de mayo de 477, según consta en las Actas conservadas en la cartuja de Koblenz (alemania) y también en las Crónicas de Böddecken.
Como se puede ver, los documentos conservados no son fiables ni en cuanto a la época (122-477??) ni en cuanto al lugar donde vivió Quiteria (Hispania-Lusitania-Galia??). Los célebres hagiógrafos Adón y Usuardo no la mencionan. Sin embargo, San Gregorio de Tours la incluyó entre las vírgenes no mártires; y a partir del siglo VIII comienzan a atribuírsele milagros y a ser venerada como mártir (!!), momento en que su culto se difunde de forma especial por la Gascuña.

Vista del sarcófago de la Santa. Cripta de la iglesia de San Pedro, Le-Mas-d'Aire (Francia).

Si bien hay cantidad de presuntas reliquias suyas diseminadas por su amplia geografía de culto, su artístico sarcófago y la mayor parte de las reliquias se conservan en la iglesia de San Pedro de Le-Mas-d’Aire, diócesis de Aire-sur-l’Adour, departamento de Les Landes (Francia). Se la conmemora el 22 de mayo, como decía, desde que Baronio la inscribió en el Martirologio Romano (donde tampoco aparecía), basándose en la Flos Sanctorum del hagiógrafo Alfonso de Villegas.

En resumen: lo que se sabe con certeza de esta Santa es bien poco, por no decir nada. La leyenda conocida, multiplicada en mil versiones, no tiene ni un solo tinte de realidad histórica. Las nueve hermanas son sólo un recopilatorio artificial de santas mártires famosas veneradas en Galicia, como ya he dicho. El centro principal de culto, y donde se conservan las reliquias con más visos de ser “auténticas”, es el de Aire-sur-l’Adour; por lo que la Santa, antes que hispana o lusitana, habría sido gala, pero ni siquiera esto se puede afirmar con rotundidad. Tampoco se puede asegurar que fuera mártir, recordemos que fue primero venerada como virgen, tal cual la menciona Gregorio de Tours, hasta que en el siglo VIII la hacen mártir.

¿Quién es Santa Quiteria? Ni se sabe, ni creo que se vaya a saber, dada la inexactitud de los datos y el pésimo trabajo de los hagiógrafos ibéricos, rellenando con puros inventos los simples vacíos de su vida. Sólo Dios sabrá quién fue y si existió. Por si acaso: Santa Quiteria, ruega por nosotros.

Aprovecho una vieja consulta para comentar con más detalle la iconografía de la Santa y ampliar el tema con una reflexión.

Óleo de la Santa, obra de Pascual Pérez "El Mixtequito". Camarín de San José, parroquia de homónima de Puebla, México. Fotografía: Montserrat Báez.

Pregunta: ¿Puedo saber quién es esta horrible Santa? Hay una imagen de ella en este país donde aparece llevando su cabeza. Me pregunto por qué su iconografía es así. Creo que espanta a la gente. ¿Por qué no le pusieron simplemente una palma y una espada? Filipinas

Respuesta: Santa Quiteria, virgen y mártir, pertenece a ese curioso grupo iconográfico de Santos conocidos como los cefalóforos, palabra que si traducimos literalmente del griego, significa “los portadores de cabezas”. Normalmente, se asocian a un milagro recurrente en las leyendas de los santos, y totalmente inverosímil: después de decapitados, estos mártires se levantarían, recogerían su cabeza cortada e irían con ella a donde creyesen oportuno reposar, por no querer que otros decidieran eso.

Santa Quiteria es una santa muy venerada en España y forma parte de la leyenda de las nueve hermanas mártires que fueron masacradas por negarse a abandonar su fe. Es tan sólo una leyenda y de hecho Quiteria es la única de estas nueve que se asocia al fenómeno del “cefaloforismo”, si es que tal palabra existe. De todos modos, debes saber que ésta no es la representación más frecuente de esta Santa en nuestro país, sino aquella en la que lleva la palma y un perrito con correa, por su patronazgo sobre el mal de la rabia.

Hay más santos de éstos de lo que comúnmente se cree. Una lista no exhaustiva de los mismos podría ser:
Santa Quiteria
San Dionisio de París
Santa Noyale de Pontivy
Santa Restituta de Córcega y compañeros mártires
Santos Régula, Félix y Exuperancio
Santa Tancha
Santa Estela
Santa Valeria de Limoges
San Lamberto

Los santos cefalóforos, por cuidar de su cabeza y trasladarla a un lugar seguro, son abogados contra los dolores de cabeza y otros males similares, entre otros santos.

Cerámica votiva de la Santa con su iconografía más habitual: asociación con el mal de la rabia (perros). Almassora, Castelló (España).

Y para acabar, no creo que sea una iconografía horrible. He visto cosas enteramente peores en la representación de los Santos. Sí es cierto que no es precisamente agradable, pero tiene un gran valor cultural y tradicional en los lugares donde se los venera. Son especiales en ese sentido y además resultan inconfundibles como mártires, más que una palma o una espada, iconografía harto habitual y repetida. Lo que yo me pregunto es, ¿debemos realmente desterrar la iconografía desagradable, la sangre y las heridas, los tormentos, de las representaciones de nuestros santos mártires? Personalmente creo que no: nunca hay que olvidar el alto precio que se paga con el martirio, las terribles e inmediatas consecuencias de ese sacrificio. Estos elementos permiten identificar a los mártires, preguntarse por sus vidas y martirios, y meditar y valorar el sacrificio que llevaron adelante. No es el espectáculo morboso de un enfermo sádico, es saber y conocer hasta dónde llega la crueldad humana y la generosidad de un sacrificio voluntario.

Es mi valoración personal que no obligo a nadie a compartir; sólo digo que, cuando yo era niña, fue la garganta abierta y sangrante de una santa mártir entonces desconocida para mí lo que me inspiró a investigar y aprender sobre este grupo de santos. Probablemente, sin la cruda imagen de esta herida, nunca se hubiese atraído mi atención (bueno, ya se sabe cómo son los niños). Y creo que debemos mantener esta iconografía, por dura que sea, como legado de nuestros antepasados en el arte y en el culto, como patrimonio único e indestructible, no sólo religioso, sino también cultural.

Meldelen


[1] Los partos múltiples, al igual que el nacimiento de gemelos o de niños deformes, eran considerados de mal augurio en la Antigüedad grecorromana. Se consideraba que estos nacimientos eran un aviso de los dioses, previsor de males y catástrofes. Los niños nacidos en este tipo de partos eran eliminados en expiación del mal augurio.
[2] Este pasaje del escondrijo y la delación de la Santa está idénticamente copiado de la passio de Santa Bárbara.
[3] Este pasaje se encuentra también, de forma idéntica, en todos los relatos de los mártires cefalóforos mencionados en este artículo.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es