San Aníbal María Di Francia, sacerdote fundador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Santo.

Fotografía del Santo.

Este santo, fundador de las Congregaciones de los Rogacionistas del Corazón de Jesús y de las Hijas del Divino Celo, nació en Messina (Italia), el día 5 de julio del 1851. Era de familia noble, siendo el tercero de un total de cuatro hijos, fruto del matrimonio compuesto por Francisco y Ana. Aunque quedó huérfano de padre a los quince meses, desde muy niño recibió una profunda educación religiosa y cultural en el colegio que en Messina tenían los monjes cistercienses. Rápidamente progresó en sus estudios, porque era muy inteligente. De la misma manera progresaba en virtud, y con diecisiete años de edad, consiguió que su confesor le permitiera comulgar diariamente. Visitaba asiduamente la iglesia de San Juan de Malta, donde se quedaba horas enteras en oración ante el sagrario o el Santísimo expuesto, sintiendo desde entonces una profunda necesidad por rogar por las vocaciones sacerdotales. Como también tenía mucha facilidad para la escritura, con dieciocho años de edad llegó a publicar un folleto titulado: “Los primeros versos de Aníbal di Francia de Mesina”.

De manera improvisada, pero cierta e irresistible, sintió la llamada al sacerdocio, vistiendo la sotana junto con su hermano Francisco el 8 de diciembre de 1869, tiempos en los que se iniciaban las primeras sesiones del Concilio Vaticano I. Fue ordenado de diácono el 26 de mayo de 1877 y de sacerdote el 16 de marzo del 1878. Francisco se ordenaría también y llegaría a ser el vicario general de la archidiócesis de Messina y, al igual que su hermano, fundaría una Congregación religiosa: las Hermanas Capuchinas del Sagrado Corazón.

A principios del año 1878, un encuentro providencial del joven diácono con un mendigo ciego en un callejón de Messina, lo llevó al barrio más pobre y de más mala fama de la ciudad, el barrio Avignone. Aníbal le preguntó por su nombre y dónde vivía: “Me llamo Francisco Zancone y vivo en Avignone”. Le dio una limosna y le prometió visitarlo en su casa. Inmediatamente después de ordenarse de sacerdote, se metió de lleno en el barrio a trabajar con aquellas personas, a fin de convertirlos en verdaderos ciudadanos y auténticos cristianos. Ese barrio era un auténtico gueto, donde sus habitantes, y especialmente los niños, vivían en la más extrema pobreza, donde la degradación moral estaba casi generalizada y donde todo aquello que sonara a religioso, era completamente ignorado; ningún sacerdote se había preocupado seriamente de este problema y así, entre penurias, dificultades y amenazas, viendo auténticos dramas familiares, pero teniendo unas ansias enorme de salvarlos y liberarlos, comenzó su trabajo evangelizador, siendo su primera obra la creación de un orfanato femenino en 1882 y un año más tarde, la creación de otro masculino. Asimismo, creó una sastrería y una zapatería, con el fin de que los huérfanos se iniciaran en las tareas laborales y comerciales.

Fotografía del Santo.

Fotografía del Santo.

Inauguró la primera tipografía y, no encontrando ninguna oración para pedir por las vocaciones sacerdotales, imprimió la “Plegaria al Sagrado Corazón de Jesús para obtener buenos operarios para la Santa Iglesia”. Preparó una capilla en el barrio, la cual abrió al culto con el consentimiento del arzobispo el día 1 de julio de 1886, y en ella se encargó de crear nuevos apóstoles seglares que le ayudasen en la tarea evangelizadora y social que él llevaba a cabo. Los matones del barrio le decían que no lo querían allí como sacerdote, que preferían a los barbudos frailes que viven recluidos en sus conventos y nunca salen de ellos, pero él seguía con su trabajo sin acobardarse por nada.

El contacto diario con los más pobres, con los desempleados, enfermos y niños, le reveló de manera profética lo que ya desde niño él sentía, tenía “in mente”, o sea, las palabras del evangelio en las que Jesús sintiendo compasión por los más abandonados, dijo: “La mies es mucha, pero los operarios son pocos; rogad al dueño de la mies para que envíe obreros a su mies” (Mateo, 9, 37-38). Se acercó a todos, a las necesidades de los más humildes, a conocer sus problemas y ayudarles a resolverlos, a evangelizarlos pensando: “Qué pocos son los que están evangelizados en comparación con tantos millones de personas que no conocen a Cristo. Yo buscaba el remedio y lo encontré en Jesús, en su infalible Palabra”. Necesitaba muchos colaboradores, y para eso, en el año 1887 fundó, con cuatro jóvenes, las “Hermanas del Divino Celo” instituyendo con ellas la práctica del “Pan de San Antonio para los huérfanos”, panecillos que hacía en memoria de San Antonio abad y que diariamente repartía entre los niños. El 9 de enero del año siguiente moriría su madre, la señora Ana Toscano.

El 16 de mayo de 1897, con tres hermanos coadjutores, fundó la Congregación de los “Rogacionistas del Corazón de Jesús”, y el 22 de noviembre del mismo año le dio vida a lo que denominó “la Santa Alianza”, para promover entre los obispos y sacerdotes el espíritu de oración en solicitud de vocaciones religiosas. Esta “Santa Alianza” tuvo buena acogida entre más de cuatrocientos obispos. Con el mismo propósito, el 8 de diciembre del 1900, creó entre los seglares la “Pía Unión de las Rogativas Evangélicas al Corazón de Jesús” y en el 1908, creó el periódico “Dios y el Prójimo”, que era un órgano de enlace entre sus instituciones de caridad, y que llegó a tener una tirada de setecientos mil ejemplares. El espíritu de todas sus instituciones era “rogar”: “Rogad al dueño de la mies para que envíe operarios a su mies”. Necesitaba muchas manos para este trabajo y sus propósitos tuvieron favorable acogida, pues el arzobispo de Messina, el 14 de septiembre del 1901, aprobó los nombres definitivos de sus dos Congregaciones Religiosas y le prestó toda su ayuda para el crecimiento de las mismas. En enero del año 1902 inauguró un orfanato para niñas en la localidad de Taormina, orfanato que se convertiría en la primera casa filial de la incipiente Congregación.

El Santo de “cuerpo presente”.

El Santo de “cuerpo presente”.

El terremoto que sacudió Messina el 26 de junio del 1908, produjo trece víctimas entre las hijas de su Congregación femenina, pero de alguna forma, hizo que su obra se propagara por la península italiana. De esta manera, aumentaron las iniciativas sociales y aumentó el trabajo. En abril del 1909 se inauguraba en un antiguo monasterio benedictino, el orfanato femenino de Oria (Brindisi) y en septiembre del mismo año, en un antiguo convento, el orfanato masculino en la misma localidad. El 11 de julio había conseguido una audiencia privada con el Papa San Pío X, quien bendijo a sus Congregaciones, concedió indulgencias a la “Pía Unión” y accedió a que en las letanías de los santos, los miembros de sus Congregaciones incluyesen una invocación rogando por las vocaciones sacerdotales y religiosas. Esta iniciativa, el llamado “versetto rogazionista” (Rogate ergo Dominum messis ut mittat Operarios en Messem suam) fue compuesto por él mismo y promovida en el congreso eucarístico que previamente se había celebrado en Catania.

Él continuaba con su labor y en abril del 1910 abrió el orfanato femenino de Trani (Bari), en un palacio que le fue donado generosamente por el arzobispo Carrano; más tarde vendrían las aperturas de los orfanatos de Altamura (Bari), Roma y otros. El 1 de julio de ese mismo año inauguró en Messina una iglesia construida bajo el auspicio de San Pío X, que sería el primer templo dedicado a la oración por las vocaciones sacerdotales; ese templo, nueve años más tarde, en la noche del 26 al 27 de abril del 1919 fue destruido por un misterioso incendio, quizás provocado. Fue reemplazado, porque dos años más tarde, se puso la primera piedra de la ermita de San Antonio y Rogate.

Corazón incorrupto del Santo.

Corazón incorrupto del Santo.

En mayo de 1921 fue recibido por el Papa Benedicto XV, quien quería inscribirse personalmente como miembro de la “Pía Unión de Rogativas”. Dos años más tarde, el padre Aníbal haría la profesión perpetua como miembro de su propia Congregación Rogacionista. Ambas congregaciones serían aprobadas por el arzobispo Angelo Paino el día 6 de agosto del 1926. Pocos meses después, el primer día de junio de 1927, el padre Aníbal María Di Francia, moría santamente en una casa de campo en Guardia (Messina). Sus funerales fueron apoteósicos, pues hubo una inmensa y espontánea participación popular. Él soñaba con extender su obra por otras regiones y lo consiguió, aunque su más importante misión la desarrolló en su propia Messina: “Siempre me encontré comprometido de acuerdo con mi débil fortaleza, pero el consuelo espiritual y la ayuda del pueblo, nunca me han abandonado”.

Actualmente, en “Avignone” se alza el nuevo orfanato de estilo neoclásico y el Templo de las Rogativas Evangélicas-Santuario de San Antonio, cuya obra vio iniciada, pero cuya conclusión, no. En él se venera su cuerpo incorrupto, que fue exhumado y reconocido canónicamente el 1 de junio de 1990. Actualmente, sus dos Congregaciones están extendidas por todo el mundo, con más de cien casas abiertas, dedicándose a la educación de los niños, sobre todo a los huérfanos y abandonados, a socorrer a los pobres y a difundir su espíritu rogacionista, promoviendo actividades y oraciones a favor de las vocaciones sacerdotales.

Aunque San Luís Orione, ya en agosto de 1934 insistía en que tenía que iniciarse su proceso de beatificación, por diversas circunstancias, la Causa no fue iniciada a nivel diocesano hasta el 21 de abril de 1945, cuando monseñor Paino inició el proceso informativo. Después de doscientas sesenta y siete sesiones, donde fueron escuchados cincuenta y nueve testigos y con otros dos procesos rogatorios abiertos en las diócesis de Oria y Foggia, se concluyó el proceso enviándose toda la documentación a la Congregación de Ritos en el año 1952. El 12 de marzo de 1974 fueron aprobados todos sus escritos, cuya ratificación firmó un mes más tarde el Beato Papa Pablo VI.

Urna con los restos del Santo.

Urna con los restos del Santo.

El 19 de enero de 1979, por decreto de la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, se introdujo el proceso apostólico, que fue abierto en Messina un año mas tarde. Fueron interrogados nuevamente todos los testigos residentes en los alrededores de Roma y en julio de 1987 se inició en Guaxupé (Brasil) el estudio de un presunto milagro consistente en la curación milagrosa de la niña Gleida Ferreira. El decreto que lo declaraba Venerable fue firmado por San Juan Pablo II el 21 de diciembre de 1989 y, promulgado el decreto de su primer milagro, fue beatificado en Roma el 7 de octubre de 1990. Aprobado el segundo milagro, la curación milagrosa de la niña Clarisse Nicole Díaz, fue finalmente canonizado el 16 de mayo del año 2004.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– LEO, G., “Rasegna bibliografica sul P. Annibale Di Francia e le sue opere”, Rogate Ergo, V, 1977.
– SANTORO, D.S., “Breve profilo storico della Congregazione dei Rogazionisti”, Roma, 1985.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, Primo appendice”, Città N. Editrice, Roma, 1987.

 

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es