Traian Dorz, poeta cristiano (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de Traian Dorz.

Fotografía de Traian Dorz.

Vida cristiana hasta el final
El tema principal de su obra es el sufrimiento de Cristo en la cruz y el monte Gólgota como “el origen del amor eterno e interminable”. Sus poemas están llenos de esperanza, porque la resurrección de Jesús significa que la crucifixión termina con la victoria del bien. Pero la victoria nunca llega sin sufrimiento. En su libro “Hristos, mărturia mea” (Cristo, mi testimonio) él dice: “En la misteriosa y santa obra de Dios, no estamos solos, sino unidos como miembros en la carne, como está escrito: sois miembros unos con otros… y así como en el cuerpo hay un equilibrio, sin el cual la vida sería imposible, así en el misterioso Cuerpo de Cristo, que es su Iglesia viviente, se necesita un equilibrio para existir y perdurar. Si algunos miembros son más débiles, otros deben ser más fuertes. Si algunos están enfermos, es necesario que haya más salud en otros. Si algunos están exentos, otros necesitan asumir mayores cargas. Cuando un hombro no quiere cargar con más peso, el otro hombro debe cargar por los dos. Si algunos pecan, otros deben expiar… Así pues, uno debe sufrir porque hay muchos pecados en otros. Cuando un lado de la balanza tiene peso, en el otro lado necesitamos poner lo contrario para lograr equilibrarla. De este modo, cuando algunos ríen tanto, es necesario que otros lloren mucho. Cuando unos se sacian, otros deben ayunar. Si algunos no rezan nunca, otros deben rezar por la noche. Cuando unos no renuncian a nada, es necesario que otros se abstengan de todo”. Éste es un testimonio terrible del modo en que él, probablemente, interpretó sus dificultades, torturas y otros problemas que sufrió sin tener culpa alguna.

En su volumen “Minune și taină” (Maravilla y misterio) él incluyó muchos himnos dedicados a la Santa Virgen María, retratada como madre de todas las madres y mujeres. El volumen que me ayudó a aprender las historias bíblicas fue la ”Biblia versificată” (Biblia en verso), que tuvo un gran impacto entre los niños.

Portada de la "Biblia versificata" de Traian Dorz, con el detalle de Moisés salvado de las aguas.

Portada de la “Biblia versificata” de Traian Dorz, con el detalle de Moisés salvado de las aguas.

Traian Dorz sufrió porque Oastea Domnului fue condenada, no sólo por las autoridades comunistas, sino también por la Iglesia oficial. Había muchos que creían que este tipo de misión, muy inspirada en métodos protestantes, vendría seguido de un cisma en la Iglesia y muchos irían a refugiarse en el sectarismo neoprotestante. Contra esto, Traian habría dicho: “Mis hermanos y hermanas soldado (ya que los miembros de la Oastea -Armada- eran llamados soldados), si os echan fuera de la Iglesia, por favor permaneced bajo su autoridad, no la abandonéis de ningún modo”. En los años 80 quedó patente que Traian quería restablecer las buenas relaciones entre el movimiento y la Iglesia, e incluso intentó, durante una audiencia con el patriarca Iustin en 1986, convencerlo para que defendiera la legalidad de Oastea, pero no tuvo éxito.

Otra anécdota nos recuerda que Traian, en los años 80, se encontró, de camino a la iglesia, con algunas personas, entre ellas, cristianos de otras confesiones. Uno de ellos le preguntó: “¿Cómo puedes ir a la iglesia? Sabes que allí van todos los ladrones, borrachos, fornicadores y gente con todo tipo de pecados. Ven conmigo a nuestro encuentro, para que veas qué bien te sentirás, no como en la Iglesia Ortodoxa”. Él respondió: “Hermano, la iglesia es casa de oración y no un tribunal. Voy allí a rezar, a contemplar y lavar mis propios pecados, y no a mirar ni juzgar a otros. Ante Dios vamos a arrepentirnos y a rezar, no a cotillear ni a criticar a nuestro vecino”.

Fotografía de Traian Dorz, ya anciano.

Fotografía de Traian Dorz, ya anciano.

La última década de comunismo fue un relajamiento para la manifestación religiosa. Aunque era controlado constantemente por agentes de la Securitate, que intentaban convencerle de que dejara su misión e incluso llegaron a amenazar a sus hijos, poco después le fue permitido explícitamente predicar y hablar en público. Aquí podéis ver un discurso suyo un mes antes de su muerte.

Los últimos años estuvieron marcados por su insistencia entre los miembros del Santo Sínodo para legalizar oficialmente la actividad de Oastea Domnului dentro de la Iglesia. Según dos memorias escritas el 4 de mayo de 1986 y el 14 de septiembre de 1988, él prácticamente visitó a casi todos los obispos del país, intentando convencerles de que Oastea Domnului no era un grupo sectario. Al final no hubo ninguna decisión oficial del Sínodo, no se sabe con claridad si esto sucedió debido a las actividades de algunos grupos locales de Oastea, que actuaron específicamente contra la Iglesia, o a causa de presiones comunistas.

Traian se sintió enfermo los últimos años y no supo exactamente cuál era la razón. Fue llevado de un hospital a otro sin lograr un diagnóstico concreto, aunque la gente de su alrededor suponía que padecía cáncer de estómago. Murió la mañana del 20 de junio de 1989, sin ver impreso ningún otro trabajo suyo desde 1947, salvo los poemas publicados en Europa occidental. Pero su popularidad era ya enorme. Su funeral fue una auténtica peregrinación, en torno a 10.000 personas de todo el país acudieron a Mizieș, donde fue enterrado, como puede verse en las imágenes aquí y aquí filmadas. La gente reunida cantaba canciones basadas en sus poemas.

Veneración
En la cruz de su tumba está escrito: “Traian Dorz, el apóstol, el mártir y el cantor del Gólgota”, y éstos son los mejores atributos que caracterizaron su vida. Desafortunadamente, en 2008 las autoridades rumanas rechazaron darle el título de luchador anticomunista y, quizá, estuvieron acertadas en ello: él nunca luchó contra el comunismo ideológicamente, sino que su lucha fue por la causa de la vida cristiana. Las conmemoraciones realizadas a los 10 y 20 años después de su muerte muestran que permanece en los corazones de miles de cristianos como un gran hombre, y me atrevería a decir que incluso como un santo.

Tumba de Traian Dorz.

Tumba de Traian Dorz.

Traian Dorz murió con un gran dolor en el alma, porque no logró re-legalizar a Oastea Domnului, a pesar de los largos viajes que hizo incluso estando enfermo, dolorido y anciano. Después de la Revolución Rumana en 1989, el primer número del Boletín Oficial del Patriarcado, “Vestitorul Ortodoxiei” (El Heraldo de la Ortodoxia) fue dedicado a Oastea Domnului manifestándose a favor de su re-inclusión en la Iglesia. Esto ocurrió, por fin, oficialmente, el 28 de septiembre de 1990. La primera decisión del Santo Sínodo fue la cancelación del injusto retiro del sacerdocio de Iosif Trifa y la re-inclusión del movimiento en la Iglesia. Eso ocurrió con la sentencia civil nr. 1002 de marzo de 1990 del tribunal de Sibiu, que aceptó Oastea Domnului como una entidad legal sin ánimo de lucro y no gubernamental. El Sínodo decidió que el vicario obispo Serafim de Sibiu debía supervisar las actividades del movimiento (hasta 1994, cuando se convirtió en metropolita de los rumanos en Europa central). En 1991 la imprenta del movimiento comenzó un rico trabajo misionero, que ha llegado hasta hoy con gran fuerza a los medios (prensa, imprenta, radio).

El trabajo de Traian Dorz fue publicado póstumamente en 29 volúmenes de 4000 poemas, 7 volúmenes de 700 proverbios versificados, 4 volúmenes con la historia de Oastea Domnului y muchos otros. Muchos de sus poemas son recitados y cantados en las iglesias, especialmente en Transilvania, ya que la ética que él desarrolló fue muy popular entre la ortodoxia de Rumanía occidental. Sus poemas son también muy populares en la literatura religiosa para niños. Hay también varios libros sobre el movimiento Oastea Domnului y el papel de Traian Dorz en la resistencia cristiana contra el comunismo.

Aunque no hay ninguna declaración oficial de la Iglesia sobre su futura canonización, la popularidad de la que aún hoy disfruta lo ha hecho ya como si fuera un santo. Su poema más cantado es “Blândul Păstor” (El Gentil Pastor), que reproducimos aquí.

Odată L-am văzut trecând
Cu turma pe Păstorul Blând.
Mergea cu turma la izvor,
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Pe-o oaie ce căzuse jos,
A ridicat-o El frumos;
Şi-a dus-o-n braţe iubitor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Pe alta care la pământ
Zăcea cu picioruşul frânt,
El o lega mângâietor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

El le-a iubit cu dor nespus
Şi viaţa pentru oi şi-a pus,
Şi pentru mântuirea lor,
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Iar mai târziu L-am întâlnit:
Cu spini era împodobit
Într-o mulţime de popor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Când L-am văzut, L-am întrebat,
Cine sunt cei ce Te-au scuipat?
Atunci a suspinat uşor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Şi Mi-a şoptit duios şi lin:
Cei ce Mi-au pus cununi de spini
Sunt oile ce le-am fost lor
Un Blând Păstor, un Blând Păstor.

Iar cei ce Mă batjocoresc
Şi cei ce crucea-Mi pregătesc,
Sunt cei la care iubitor
Le-am fost păstor, le-am fost păstor.

Iar cei ce Mă lovesc turbaţi,
Sunt oile care pe braţ
Le-am dus la câmp şi la izvor
Ca un păstor, ca un păstor.

Tăcu. şi ochii lui senini,
De lacrimi limpezi erau plini,
Plângea de mila oilor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.

Şi-atunci oile au venit,
Pe cruce sus L-au răstignit;
Iar El plângea de mila lor
Blândul Păstor, Blândul Păstor.
Una vez le vi pasar
Al Gentil Pastor con el rebaño
Él pasaba con su rebaño hacia el manantial
El Gentil Pastor, el Gentil Pastor

Una oveja que se cayó
Él la recogió dulcemente
y Él, lleno de amor, la tomó en sus brazos
El Gentil Pastor, el Gentil Pastor

A otra, que en el suelo
yacía con su pata rota
Él vendó cuidadosamente
El Gentil Pastor, el Gentil Pastor

Él las amó con gran desprendimiento
Y dio su vida por las ovejas
y por su salvación
El Gentil Pastor, el Gentil Pastor.

Y después le encontré:
estaba adornado con espinas
en medio de mucha gente
el Gentil Pastor, el Gentil Pastor.

Cuando le vi, pregunté:
"¿Quiénes son esos que te escupen?”
Entonces él suspiró levemente
El Gentil Pastor, el Gentil Pastor.

Y él susurró suave y dulcemente
"Los que me han puesto coronas de espinas
son las ovejas para las cuales fui
un Gentil Pastor, un Gentil Pastor.

Y los que se burlan de mí
Y los que preparan mi cruz,
son aquellos para los que, lleno de amor,
fui un pastor, fui un pastor.

Y los que me golpean como locos
Son las ovejas, que en mis brazos
llevé hacia el campo y el manantial
como pastor, como pastor”.

Se calló, y sus serenos ojos
de claras lágrimas se llenaron.
Lloraba por las pobres ovejas
el Gentil Pastor, el Gentil Pastor.

Y entonces llegaron las ovejas,
Lo colgaron alto, en la cruz;
y él lloró por ellos
el Gentil Pastor, el Gentil Pastor.

Mitrut Popoiu

preguntasantoral_anticopia_articulo20150912

Bibliografía:
– Traian Dorz, Hristos – mărturia mea, Editura Oastea Domnului, Sibiu, 2005.
– Monalisa Hihn, Remember: Traian Dorz – istoria unei Jertfe, en: Replica, nr. 379, 4-10 march 2010.
– Corneliu Clop, Înmormântarea fratelui Traian Dorz (20-22 iunie 1989)/The funeral of Traian Dorz, 20-22 june 1989, Oradea, 2011.
– Adrian Nicolae Petcu, Închisorile lui Traian Dorz, en: Ziarul Lumina, 14 April 2011.
– Adrian Nicolae Petcu, Traian Dorz sub persecuția comunistă, en: Ziarul Lumina, 14 march 2012.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Traian Dorz, poeta cristiano (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de Traian Dorz a los 18 años de edad.

Fotografía de Traian Dorz a los 18 años de edad.

Traian Dorz fue un poeta cristiano y político prisionero en Rumanía, que sufrió mucho a causa de su talento especial, tanto en prisión como en trabajos forzados. Muchos de sus poemas se cantan hoy en las iglesias por los adeptos de la “Armada del Señor”, movimiento ortodoxo de la renovación de la fe.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150911

Infancia
Traian Dorz nació el día de Navidad, 25 de diciembre de 1914, en la aldea de Râturi de la comunidad de Mizieş, condado de Bihor, que en esa época quedaba en algún lugar del centro de Hungría, y hoy en la parte occidental de Rumanía. Sus padres, Constantin y María, vivía en una comunidad de lengua rumana y se les respetaba por su honestidad e integridad, viviendo como buenos cristianos. Traian era el único hijo de sus padres, y ellos esperaban que permaneciese junto a ellos, para ayudarlos en su vejez. En cualquier caso, era un alumno eminente, solía leer mucho y pronto la biblioteca del colegio se quedó pequeña para él.

Durante los exámenes finales de las siete clases de primaria, que tuvo lugar en Beiuş el 7 de junio de 1930, él dio las mejores respuestas en asignatura de religión. El sacerdote-maestro le dio como premio el libro “El arca de Noé”, escrito por el sacerdote Iosif Trifa, el fundador del movimiento cristiano “Oastea Domnului” (“La Armada del Señor”, establecida el 1 de enero de 1923 en Sibiu, la capital de la ortodoxia en Transilvania. El movimiento promovía una renovación moral y espiritual de los creyentes ortodoxos rumanos, y en esa época era muy popular en la reunida Gran Rumanía entera, teniendo millones de adeptos). El libro fue como una epifanía para el joven graduado. El 8 de junio, Domingo de Pentecostés, Traian finalizó el libro. Su propósito fue cambiar la vida del lector, y Traian sintió que así debía hacerlo.

Primero escribió una carta al padre Iosif Trifa y le pidió hacerse miembro del movimiento. También deseó encargarse del semanario “Oastea Domnului”, suplemento del diario “Lumina Satelor” (“La luz de las aldeas”).

Fotografías de Traian niño y de sus padres, Constantin y María.

Fotografías de Traian niño y de sus padres, Constantin y María.

La misión
Poco después de esto decidió dejar la aldea para solicitar la admisión en la Escuela de Bellas Artes de Beiuş, el centro urbano local. Esto ocurrió sin que su padre lo supiera, quien le prohibió ir a la escuela, como ocurrió después, cuando entró en el Instituto Militar de Târgu Mureș. Él respetó estas decisiones, pero pronto empezó a escribir poesía cristiana, que enviaba al padre Trifa. Así que empezó a publicar siendo aún muy joven.

Con 18 años de edad, sus padres lo obligaron a casarse. De este modo, ellos creyeron acabar con su celo misionero, pero no fue así. Dos años después, en 1934, el padre Iosif Trifa lo llamó a Sibiu y ambos trabajaron como redactores de los periódicos “Oastea Domnului”, “Iisus Biruitorul” (Jesús el Victorioso), “Ecoul” (Eco) y otros. Su esposa, María, fue a Sibiu para convencerlo de que regresase al trabajo del campo, pero en lugar de eso, el padre Trifa la convenció de que se mudara junto a su marido, con sus tres hijos, Viorel, Florica y Nina.

En 1935, Iosif Trifa y el metropolita Nicolás Bălan de Transilvania tuvieron un conflicto respecto a la sumisión canónica. Por desgracia, el padre Iosif fue apartado del sacerdocio por el sínodo rumano al año siguiente y a principios de 1938, cuando el sacerdote murió, Traian se convirtió en el líder no oficial de Oastea. Sus contactor con los oficiales de la Iglesia Ortodoxa eran muy fríos y el movimiento empezó a parecer más bien un grupo neoprotestante, que se reunía en casas, cantaba canciones alejadas de la tradición y tenían una vida apartada de las parroquias, aunque sus miembros seguían siendo, formalmente, parte de la Iglesia.

El primer volumen de poemas de Traian, La Golgota (En el Gólgota) fue publicado en 1938. Su misión continua en 1940 en el frente de guerra, aunque a causa de una enfermedad cardíaca fue dispensado. En 1941 estuvo en contacto con el pastor protestante, de origen judío, Richard Wurmbrandt, futuro mártir de las prisiones comunistas, que lo ayudó desde el extranjero con medicinas. Algunos años después publicó la revista “Familia creștină” (Familia cristiana), prohibida en 1943. En 1945 visitó, junto a otros miembros de Oastea, algunos soldados rusos heridos en Beiuș, posteriormente, en el mismo año, fue a Moldova con comida y libros para la gente que sufría la gran hambruna del siglo.

Traian Dorz escribiendo.

Traian Dorz escribiendo.

Comprometido en la redacción de diversos periódicos cristianos en Transilvania, renunció totalmente a su sueño de estudiar. En 1947 publicó su segundo volumen: “Spre Țara dragostei” (Hacia la tierra del amor).

La persecución
El final de la Segunda Guerra Mundial supuso el inicio de la represión comunista en Rumanía. Los nuevos líderes consideraron Oastea Domnului como uno de los movimientos peligrosos para el sistema y fue expulsado en 1948. Fue prohibido por el Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana por su actividad fuera de las parroquias (decisión nr. 98/1949). Esa situación tuvo terribles consecuencias para el resto de la vida de Traian, pero, en contra de la ley que prohibía la multiplicación y difusión de los manifiestos de Oastea Domnului, él continuó con su misión.

La persecución se endureció en los años cincuenta y, acusado de actividades legionarias y otros trabajos ilegales, fue arrestado e investigado en 1952 en los cuarteles de la Securitate en Deva, Oradea y Cluj, siendo liberado poco después. Pero la situación se volvió radical en 1958. Arrestado el día de su cumpleaños, el 25 de diciembre, y después de un juicio injusto, fue sentenciando a 17 años de trabajos forzados por toda su actividad, siendo considerado enemigo del orden público. Otros 500 miembros de Oastea Domnului y otros creyentes, monjes y sacerdotes, fueron arrestados por la misma “causa”, por no obedecer “al nuevo orden”.

Fotografía de Traian Dorz.

Fotografía de Traian Dorz.

Los cinco años de prisión en los campos de Periprava (delta del Danubio), Gherla (cerca de Cluj), Caransebeșy Satu Mare fueron tiempos muy duros, donde sufrió las típicas torturas comunistas: falta de comida y humillaciones. En su libro “Hristos, mărturia mea” (Cristo, mi testigo) él escribe: “Mi celda era, exactamente, tan grande como una tumba. Cuando me ponía de pie, tocaba el techo con mi cabeza. Cuando entraba y salía, difícilmente encontraba espacio para escurrirme hasta mi cama. Cuando estaba oscuro me sentía como metido dentro de un ataúd, en la tumba. Pero el hambre era terrible allí. La comida que nos daban era tan poca y mala que todos nos convertimos en esqueletos”.

Varias veces lo sacaron con otros prisioneros a lugares donde creyó que los iban a ejecutar. Compuso en prisión unos 300 poemas que memorizó y puso por escrito después de que lo liberaran, en 1964, cuando, tras la muerte de Stalin, la Rumanía comunista emitió un decreto general de amnistía para los prisioneros políticos y religiosos. La Securitatea lo espió desde entonces hasta su muerte, siendo advertido sistemáticamente de que no debía escribir ni expresar sus creencias.

Su libertad quedó restringida a residencia forzada y convocatorias imprevistas a los cuarteles de la Securitate. Allí lo humillaban y le decían que no tenía talento poético, que era un retrógrado místico y no tenía derecho a escribir. Siendo forzado a residir en su aldea natal, lo obligaron a trabajar de sol a sol en los campos, pero al anochecer, aunque estaba exhausto, se sentaba en su cama, cubriéndose completamente con la sábana, y escribía, a la luz de la linterna, poemas y meditaciones cristianas.

Detalle de Traian Dorz en uniforme militar.

Detalle de Traian Dorz en uniforme militar.

Traian Dorz fue en décadas siguientes un auténtico “manantial” de poesía, a pesar de que después de 1947 ningún poema suyo fue impreso hasta su muerto. Aunque en esta época escribió más de 5000 poemas, proverbios versificados, períscopas versificadas y meditaciones. Algunos de sus múltiples trabajos, que eran muy populares entre los cristianos neo-protestantes, alcanzaron el mundo libre y fueron impresos en el extranjero. En los años 70 envió poemas a diversas revistas culturales, pero no recibió respuesta a causa de los censores comunistas. En agosto de 1977 envió 10 volúmenes de su trabajo a la Unión de los Escritores, Academia Rumana, Departamento de Cultos, Instituto Bíblico de la Iglesia Ortodoxa, pero sin respuesta. No había lugar para sus poemas cristianos.

El 25 de junio de 1982 recibió una citación para un proceso contra él y otros miembros de Oastea Domnului, que tuvo lugar el día 29 en Alba Iulia. Fue un proceso contra un apóstol de Rumanía en el día de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Él no intentó negar su continua acción de promover la fe cristiana a través de poemas manuscritos y meditaciones, y fue condenado a dos años más de prisión. Fue, sin embargo, liberado a los seis meses, a causa de la intervención de la opinión pública extranjera (Amnistía Internacional y Radio Europa Libre habían protestado oficialmente). Pero en esta ocasión fue duro a causa de los otros prisioneros, que lo trataron muy mal, y no le dejaban acostarse en la cama durante el día.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– Traian Dorz, Hristos – mărturia mea, Editura Oastea Domnului, Sibiu, 2005.
– Monalisa Hihn, Remember: Traian Dorz – istoria unei Jertfe, en: Replica, nr. 379, 4-10 march 2010.
– Corneliu Clop, Înmormântarea fratelui Traian Dorz (20-22 iunie 1989)/The funeral of Traian Dorz, 20-22 june 1989, Oradea, 2011.
– Adrian Nicolae Petcu, Închisorile lui Traian Dorz, en: Ziarul Lumina, 14 April 2011.
– Adrian Nicolae Petcu, Traian Dorz sub persecuția comunistă, en: Ziarul Lumina, 14 march 2012.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Hieroskemamonje Nil Dorobanțu, loco por Cristo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de Nil Dorobanțu.

Fotografía de Nil Dorobanțu.

El hieroskemamonje Nil Dorobanțu es una persona recientemente recuperada en el discurso público de la cristiandad rumana. Ha sido este año, después de un escándalo sobre la obligatoriedad de la asignatura de Religión en las escuelas, cuando ha sido publicado un pequeño opúsculo sobre él, titulado “Cristo predica en la escuela”. A partir de entonces, se ha publicado una biografía y el segundo, sobre su “Mística”, está a punto de salir. Esta biografía muestra un personaje atípico en Rumanía, el loco por Cristo.

La biografía de Nil Dorobanțu se ha compilado en este artículo a partir, especialmente, de su autobiografía, escrita durante uno de sus arrestos por la Securitatea (Seguridad) rumana, el 2 de abril de 1970. Otras informaciones proceden de diferentes testimonios, todos incluidos en el libro biográfico Hieroskemamonje Nil Dorobanțu, loco por Cristo, y la llama viva del monasticismo rumano en el siglo XX, compilado por Ionel Dumitru Adam, un sacerdote del condado de Mehedinți, donde vivió Nil Dorobanțu.

Primeros años
Nacido el 1 de agosto de 1920 en la aldea de Crainici, comarca de Bala en el condado de Mehedinti, de una antigua familia de propietarios libres en la provincia de Oltenia (suroeste de Rumanía), el joven Nicolae Dorobanțu siguió los tres primeros cursos en su aldea y se trasladó al cuarto a Bucarest con algunos parientes, donde fue a la escuela primaria del Ateneo Popular, teniendo entre sus compañeros al rey Mihai. Después del instituto en el Colegio de San Sabas, el mejor de Bucarest, entró en clase de octavo en la Escuela Militar Alexandru Sturdza en Craiova.

Se graduó en la escuela militar como oficial activo, siendo segundo lugarteniente, y comenzó su carrera militar, como su tío, el general Gheorghe Dorobanțu. No estuvo mucho tiempo, porque, como él mismo declara, no quería luchar en una guerra tan injusta como lo fue la Segunda Guerra Mundial. Siendo abiertamente opositor a la guerra, huyendo de su base en Pedreal, a través del sur de los Cárpatos hasta su aldea, fue primero declarado desertor. El castigo por este delito era, durante la guerra, la pena de muerte. Después de ser clínicamente examinado, se declaró que tenía “dromomanía epiléptica” y fue desmovilizado en diciembre de 1942.

Nicolae Dorobanțu en su uniforme de teniente segundo.

Nicolae Dorobanțu en su uniforme de teniente segundo.

Tras abandonar su carrera militar, estudió matemáticas y biología y se examinó en la facultad de silvicultura (forestal), donde fue aceptado. En cualquier caso, finalmente escogió la teología, donde entró como escolar y tomó clases de algunos de los más grandes profesores de ese tiempo. Paralelamente accedió a la facultad de filosofía y letras y la facultad de derecho, donde se examinó en sesiones extraordinarias. Terminó Teología en 1947 y Filosofía en 1948 con calificación de “magna cum laude”. En diciembre de 1947 inició el doctorado en teología con la tesis “La teoría del Logos encarnado en la vida espiritual” con el padre Dumitru Stăniloae, el teólogo rumano más famoso de todos los tiempos.

Antes de ser ordenado monje, asistió a diferentes cursos como estenodactilografía, publicó monografías de diferentes aldeas rumanas y no compartió la tendencia de la mayoría respecto a ideas políticas. De hecho, no se interesó en absoluto por la política. Su saludo habitual, como la monja Verónica de Vladimirești afirmó, era “Cristo ha resucitado, tanto de civil como de monje.

Monje
Fue tonsurado como monje el Domingo de Ramos de 1947 por el archimandrista Partenio Buscu, abad del monasterio de Radu Vodă en Bucarest. Su nombre de monje fue Nechifor. Un año después, fue ordenado hierodiácono el 23 de abril de 1948 en Zaclău, condado de Tulcea (la aldea enfrente de Galați, más allá del Danubio) y sacerdote en la aldea de Florești, en el condado de Tecuci (baja Moldavia) el 22 de septiembre.

Como sacerdote ordenado para el pequeño monasterio de Mușunoaiele no estuvo mucho tiempo. Incluso antes de ser conocido por vivir una vida muy ascética, empezó una auténtica campaña de iniciación a la enseñanza de la ortodoxia predicando en iglesias, pero también en aldeas, ciudades e incluso en los bosques deshabitados, siempre “con la iglesia detrás”, es decir, con el antimension bizantino, algo de pan y vino, celebrando la liturgia prácticamente cada día.

Ornamentos sacerdotales de Nil Dorobanțu.

Ornamentos sacerdotales de Nil Dorobanțu.

Itinerarium
Como monje no pudo quedarse en un único lugar, como exigen las normas monásticas ortodoxas. Su biografía muestra muchos traslados de un monasterio a otro, de ser un simple sacerdote, a convertirse en profesor y pedagogo en la escuela de cantores eclesiásticos en Galați en 1949, posteriormente confesor en el monasterio de Sihastru, la sketa de San Juan en Panciu y el monasterio Tarnița en el condado de Putna (baja Moldavia), y más tarde sacerdote en diferentes monasterios de los condados de Bacău, Neamț y Buzău, en la región de los Subcárpatos.

Sus constantes cambios de status se debían a su carácter. Predicaba mucho, siendo muy estricto con la moralidad de la gente y siendo él mismo un buen ejemplo de verdadera vida cristiana. Prácticamente rechazaba dormir en una cama, ofrecía repetidamente las ropas y zapatos que recibía y despreciaba el dinero. Por su comportamiento lo apodaron “Zănatecul” (el Loco, o más bien, el embaucador). Le gustaba caminar descalzo, con los mechones de pelo al viento, con ropas sencillas y ceñido con una cuerda. Mucha gente confiesa que fue bendecido por Dios con muchos dones, y que incluso podía desaparecer y aparecer instantáneamente e incluso estar en dos lugares al mismo tiempo. Por ejemplo, una vez que estaba siendo buscado por la Securitate, huyó a través del bosque y llamó al monasterio para decir que ya estaba lejos, en Bicaz (a 200 km).

En el monasterio Vladimirești se dice que una vez el archimandrita ordenó a las monjas darle buenas ropas y zapatos al padre Nechifor sólo durante los oficios y de recuperarlos después, para que él no pudiese regalárselos a nadie más. No le avergonzaba desafiar a los abades y monjes si no respetaban las reglas predicadas por la Iglesia y solía hacer cosas absurdas, como dar extrañas enseñanzas. Por ejemplo, cuando mujeres que habían abortado acudían a él, les ofrecía cajas con huesos exhumados de las tumbas del monasterio. Durante la construcción del monasterio Vladimirești se atrevió a hacer que mujeres ricas realizaran tareas pesadas como cargar arena, ladrillos o cemento, y le obedecieron sin protestar. Amonestaba duramente a los sacerdotes que solían fumar y una vez ofendió a un sacerdote que lo había invitado a una opulenta comida, tomando sólo zanahorias.

Fotografía de Nil Dorobanțu en 1977, cuando tenía 56 años de edad.

Fotografía de Nil Dorobanțu en 1977, cuando tenía 56 años de edad.

El hieromonje Nechifor recibió el gran skema siendo recomendado por el abad Benedicto Ghius en el monasterio de Sihăstria el 5 de agosto de 1952. Fue tonsurado por el abad Daniil Sandu Tudor y recibió el nombre de Nil.

Cuando pidió ser trasladado posteriormente a Transilvania, al famoso convento de Nicula en 1953, el obispo Teofil Herineanu escribió en una carta sobre él: “En lugar de realizar su noviciado bajo un abad mayor en un monasterio tradicional, él sigue su propio modelo de comportamiento, el cual, si no se analiza detenidamente, podría generar prejuicios por parte de la Iglesia y de la sociedad. Respecto a cuestiones materiales está total y permanentemente indiferente. Lleva una vida austera, desde la perspectiva de los placeres de la comida y el descanso. No rechaza ninguna privación. Su celo, siempre despierto y brillante, necesita la barrera de la prudencia, para no caer en una exaltación contra el sentido común y la razón. Respecto al dinero, el vino y los placeres corporales, no se le puede tentar de ninguna manera. Pero no es tan inmune respecto al orgullo. Quizá a eso se deba que el fracaso durante una misión lo desalienta rápidamente, y si se encuentra en un lugar espiritualmente difícil y resistente a la predicación, lo abandona y se marcha, intentando encontrar otro lugar más propicio”.

Después de Nicula y un pequeño descanso en Râmeți y Arnota, llegó incluso a un monasterio en la Rumanía oriental, en Banat. Posteriormente volvió a Moldavia, pidiendo al obispo Teofil Herineanu aceptarlo de regreso y se obligó a sí mismo a:
“1. Tener estabilidad.
2. No peregrinar.
3. No dejar la sketa nunca más.”

Aislándose en la sketa de Nechit el 10 de mayo de 1954, el abad Zenovie Ghidescu alabó su conducta y celo. Pero al estar enfermo, el abad se tuvo que ir al hospital y dejó la dirección del convento en manos del skemamonje Nil. En su ausencia, Nil entregó todas las posesiones de la sketa, incluyendo el dinero, los rebaños, los cereales, los muebles e incluso la cama del abad a los pobres. Cuando el abad regresó, se enfadó, dio una paliza a Nil y lo echó de allí. Desde ese momento predicó como sacerdote itinerante, al margen de las normas de la Iglesia, en las aldeas de Bacău y el condado de Neamț.

La situación personal de Nil Dorobanțu: sus continuos traslados de un lugar a otro.

La situación personal de Nil Dorobanțu: sus continuos traslados de un lugar a otro.

Arrestado
Siendo arrestado en dos ocasiones, primero en el monasterio de Tismana en 1952 después de las quejas de la abadesa Tatiana, y después el 26 de octubre del mismo año en Craiova, sospechoso de itinerancia, su tercera detención fue muy dura para él. Lo arrestaron el 3 de enero de 1956 en una aldea del condado de Neamț y lo encarcelaron 120 días en un lugar frío, sin comida ni bebida. Su mayor terror no se debió a causa de las torturas y los interrogatorios, sino porque los comunistas le confiscaron el antimension y el pan y el vino ya consagrados, transformados en el Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor.

El disidente anticomunista Petru Baciu escribió en su libro “Răstigniri ascunse” (Crucifixiones ocultas) sobre “Zănatecul”: “Su rostro estaba intensamente pálido, con el ceño ligeramente fruncido y las mejillas chupadas (…) parecía un icono viviente (…). En su camisa había trazado una gran cruz con una sustancia oscura. Era una sencilla y áspera ropa, llevaba la cruz en la mano y un bastón de palo de trigo en la otra mano”.

Su proceso comenzó el 13 de marzo en Iași y fue alternado con interrogatorios y torturas. Según la sentencia núm. 83 del Tribunal Militar en Iași, fue acusado de agitación pública, abuso de sus funciones, realizar oficios religiosos sin el consentimiento de la Iglesia y predicar contra la doctrina comunista de retirar los iconos de las clases. El primer examen médico lo declaró como que estaba bajo “un delirio místico, sistematizado sobre una base epiléptica” y afirmó que el hieroskemamonje Nil no era capaz de distinguir entre el mundo real y sus fantasías.

Portada de su obra "Mística".

Portada de su obra “Mística”.

En su “Mística” él describe esta situación: “Habéis hecho que me vuelva loco, para que me jacte y predique lo que he sufrido por mi Dios, mientras vosotros me vilipendiáis y creéis que soy una plaga. Pero yo me complazco en mis dolores y sufrimientos por Dios, que ha sufrido por mí tanto ¡y que todavía sufre hasta el final! Cada día muero por Cristo y subo al Calvario, lejos de tus altares, oh Señor, que tanto he amado. Y me devora el celo por tu casa, porque la abominación de la desolación ha llegado al lugar santo. Esperamos el nuevo cielo y la tierra nueva y la transfiguración por la virtud y la gracia, entrando por el camino estrecho y la puerta de la vida, por los escalones de la perfección hacia el Reino de los Cielos”.

Durante estos interrogatorios, confesó sus teofanías y visiones y fue ridiculizado, pero siguió confesando a Cristo ante los agentes de la Securitate. Incluso se atrevió a amonestar a un interrogador que estaba fumando, quitándole el cigarro de la boca. Por esta razón y porque maldecía a los demonios repetidamente, todos creyeron que estaba loco. El 23 de abril, tras un examen médico, los doctores lo declararon mentalmente sano y el segundo día, el 24 de abril, sin embargo, amonestó a los jueces llamándolos “satanases” y “anticristos”. Fue finalmente liberado el 5 de mayo, Sábado Santo. Sus dones sagrados estaban intactos y su felicidad fue indescriptible. Después de peregrinar por varias parroquias y monasterios, volvió a la sketa de Nechit.

Apartado del sacerdocio
Desgraciadamente, debido a su comportamiento y seguramente bajo presión de los comunistas, fue apartado del sacerdocio el 27 de noviembre de 1956. Visitó diferentes monasterios y sketas, y finalmente regresó a casa de su madre en Crainici, donde ya no hizo ninguna propaganda ni se dejó ver.

En 1964, tras la muerte de Stalin, intentó recuperar la normalidad, solicitando una partida de nacimiento, un DNI, pidiendo a diferentes diócesis que lo readmitieran, pero fue rechazado. El obispo Teofil Herineanu, que entonces era arzobispo de Cluj, lo rechazó, diciendo que no quería un nuevo “Maglavit” (refiriéndose a un lugar de peregrinación que surgió tras las visiones de un laico llamado Petrache Lupu). Dos de sus primos, Iulian Dracea, rector de la Universidad de Agronomía en Timișoara y Valerian Popescu, rector de la Universidad de Estomatología en Bucarest, le pidieron que se examinara e iniciara una carrera universitaria, pero él lo rechazó y, en su lugar, publicó en la prensa un anuncio de su muerte.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150731

Fotografía de Nil Dorobanțu para el DNI que solicitó en 1964.

Fotografía de Nil Dorobanțu para el DNI que solicitó en 1964.

Entonces empezó a peregrinar de nuevo, escondiéndose durante 14 años en diferentes casas, siendo protegido por dos ex-monjas y estudiando ciencias, psicología, tecnología y escribiendo mucho. A diferencia de 1952-1956, no celebró la Divina Liturgia clandestinamente hasta que regresó a su hogar, donde se construyó su propio altar en la leñera de su casa. Aquí reanudó la misa diaria y su canon monástico de ayuno y oración. En cualquier caso, la gente a su alrededor se dio cuenta de su presencia y creyó que llevaba una vida viciosa junto con algunas mujeres ancianas, todas ellas místicas exaltadas.

Siendo arrestado de nuevo, escribió su autobiografía en la sede de la Securitate en Turnu Severin, el 2 de abril de 1970. Al ser liberado, regresó a casa, pero siendo continuamente vigilado por la Securitate. Su ficha contiene muchas notas informativas sobre su vida cotidiana. Continuó su vida privada junto a tres mujeres jubiladas, a quienes él “adoctrinaba religiosamente”. De vez en cuando iba a Bucarest, encontrándose casualmente con viejos conocidos que luego darían testimonio de su vida ascética.

Algunos testimonios posteriores dan fe al menos de una visita a Bucarest. La monja Ecaterina Iordache, del monasterio de Măgura Ocnei, dijo que se encontró con él en una peregrinación para venerar las reliquias de San Demetrio el Nuevo y que estaba muy delgado, desdentado, vestido como un civil y probablemente llevando el epitraheilon (estola) bajo el abrigo.

En marzo de 1977 Nil fue llevado de vuelta a casa en Crainici con un fuerte golpe en el pecho. Nadie sabe qué le pasó. No quiso estar con nadie fuera de su hermana Paulina. El 27 de marzo, con 56 años de edad, anciano, pero muy enfermo, partió al Señor y fue enterrado en el cementerio de la aldea de Crainici.

Tumba de Nil Dorobanțu en Crainici, Rumanía.

Tumba de Nil Dorobanțu en Crainici, Rumanía.

Veneración
La vida y obras del padre Nil quedaron en silencio durante muchos años, de modo que hasta 2015, prácticamente sólo unos pocos recordaban al loco Nil. Ha sido gracias a una investigación del sacerdote Ionel Dumitru Adam que ha empezado a ser conocido. Las fuentes de esta investigación son los archivos del Comité Nacional de Investigación de los Archivos de Seguridad (CNSAS), la Dirección del Archivo Militar de Pitești, diferentes archivos diocesanos y los escritos del padre Nil.

Actualmente hay un folleto y un opúsculo sobre el padre Nil. Su biógrafo ha prometido publicar nuevos trabajos. El siguiente, titulado “Mistica”, ya se puede encontrar en Internet en la web dedicada a él. Los otros son: Teofanías del Paterikon, Palabras celestiales, Lógica, El bien en las escuelas, Apologética, Ciencia, Estética, Dios en la naturaleza, La mujer, Fumar, Ética, Comentarios a los cánones y Comentarios a Molitfelnic (Libro de Oración).

Varios testimonios sobre él pueden hallarse en la misma web. La próxima publicación de su obra revelará la compleja personalidad del hieroskemamonje Nil Dorobanțu, quien es, probablemente, el primer loco por Cristo de Rumanía.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
Ieroschimonahul Nil Dorobanțu „nebun pentru Hristos” și flacăra vie a monahismului secolului XX, Editura Babel, București, 2015.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Princesa Skema-monja Elena (Safta) Brâncoveanu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato de Elena (Safta) Brâncoveanu.

Retrato de Elena (Safta) Brâncoveanu.

La skema-monja Elena (Safta) Brâncoveanu fue una mujer famosa, princesa filantrópica y monja que vivió en Moldavia y Valaquía. Nació en Iași, capital del principado de Moldavia, siendo hija de Teodoro Bals – un noble del país, posteriormente caimacam (agregado al príncipe) de Moldavia (1856-1857) -, y de su esposa Zoe Rosetti-Bals. Al bautizarla se le impuso el nombre de Isabel, aunque por lo general, se la conoce por el apodo de Safta.

Siendo joven, Safta estudio en las escuelas más importantes del país, cuando este se encontraba bajo la influencia de familias griegas de El Fanar, un barrio de Constantinopla, las cuales gobernaron Moldavia y Valaquia por espacio de un siglo; por lo tanto, el lenguaje en el colegio era el griego, que Safta aprendió perfectamente. Su madre era una mujer muy piadosa, que le enseñó también a ser piadosa y respetuosa con las leyes de la Iglesia.

En el año 1793, teniendo unos dieciocho años de edad, Safta se casó con Gregorio Brâncoveanu Basarab (1767-1832), gran gobernador de Valaquia y descendiente de la familia Basarab que había gobernado Valaquia y que era biznieto de San Constantino Brâncoveanu, el último descendiente varón, que además era príncipe del Sacro Imperio Romano Germánico, como lo demuestran los sellos de la serie de su familia. Por desgracia la pareja no tuvo hijos, por lo que adoptaron a una hija de la hermana de Safta, llamada Zoe, que criaron y educaron hasta que se casó con Jorge Bibescu, futuro príncipe de Valaquia (1843-1848).

La principal virtud de la familia era la caridad, ya que siendo ambos muy ricos, siguieron el ejemplo de sus antepasados y ayudaron a los pobres con buena parte de su fortuna. Safta y su esposo donaron también dinero, ropa, libros, iconos y vasos sagrados a diferentes iglesias de Bucarest, a los monasterios de Oltenia que habían sido fundados por su antepasado San Constantino Brâncoveanu y a la iglesia de San Nicolás de Schei en Brasov, único vestigio oficial de templo ortodoxo rumano en aquel momento en Transilvania. También restauraron en Bucarest la iglesia “Bălașa”, construida por el príncipe del mismo nombre, hijo del gran Voivoda.

Busto de mármol de Safta Bracoveanu conservado en el hall del hospital.

Busto de mármol de Safta Bracoveanu conservado en el hall del hospital.

El hospital “Brâncovenesc
Después de muchísimos problemas y de una terrible enfermedad, Gregorio murió el 27 de abril de 1832, dejando viuda a Safta, que retornó a Iasi, a casa de su familia. Sin embargo, no estuvo allí mucho tiempo, pues el mismo año, Safta y su madre ingresaron como monjas en el monasterio de Văratec. Allí Safta se convirtió en Elena y su madre en Isabel. Es muy probable que su madre muriese ese mismo año. Safta apartó su dolor e incluso, siendo ya monja, volvió a Bucarest durante un tiempo ya que tenía intención de realizar testamento. Gregorio la había dejado como única heredera de su gran fortuna instruyéndola para que “construyese un hospital a fin de que en su memoria, fueran atendidos todos los necesitados”. La construcción comenzó en el año 1835 sobre la base de un acuerdo de caridad establecido en el año 1751 por el mismo príncipe “Bălașa”, terminándose en octubre del 1837 y estando en uso desde 1838 hasta el año 1984. Era el conocido Spitalul Brâncovenesc (el hospital de Brâncoveanu).

En el contrato de construcción que se firmó el 28 de agosto de 1835 puede verse el proyecto arquitectónico (tiene sótano, planta baja y dos pisos), los materiales necesarios (por ejemplo: un millón ochocientos noventa mil ladrillos, cal, arena, estacas), que demuestran que desde sus comienzos tenían sus principios muy claros. Todo esto fue literalmente respetado. Al final, Safta, escribió un testamento propio dejando muchas casas y seis fincas en Valaquia, por lo que el precio de su contrato de arrendamiento debería cubrir los costos del hospital. También dejó claro que ningún político – ni interno ni externo -, sometiera nunca el hospital bajo su control, no estando nadie facultado ni para vender ni para comprar los estamentos del hospital.

En un segundo documento llamado “La declaración del reglamento interno de mi hospital Brâncovenesc” y firmando con el nombre de Safta, escribió el 28 de octubre de 1838 cuales eran las competencias del “iconom” (una especie de director ejecutivo) y del resto del personal: médico, cirujano, cirujano segundo, secretaria, enfermeras, enfermera de lavandería, lavanderas, portero, etc. Estableció también claramente cuales serían sus salarios. El portero tenía que aceptar a cualquier enfermo en el hospital “sin diferencia alguna de nacionalidad, condición social, religión, e igualmente fuera hombre o mujer”. Los miembros de la “Epitropia” (Consejo del hospital) darían un informe anual de los gastos a los miembros de la sociedad civil, compuesto por los metropolitanos, obispos, nobles y dirigentes del gremio de artesanía.

Vista del Spitalul Brâncovenesc.

Vista del Spitalul Brâncovenesc.

Monja Elena
Cuando volvió al monasterio de Văratec, continuó haciendo otras donaciones a iglesias, lo que provocó cierta preocupación. Junto con dos fincas, hizo que los numerosos objetos de plata de su familia fueran fundidos para que se transformasen en engastes de los libros litúrgicos, evangeliarios, iconos, cruces, vasos sagrados y bases de altares. Con sus donaciones también se realizaron ropas para sacerdotes y obispos, como por ejemplo, los ornamentos con los que fue sepultado el obispo San Calinico en el año 1868 y que ella donó en el 1851.

En el año 1859 el escritor Demetrio Bolintineanu escribió en su obra “Viajes a Moldavia” sobre el monasterio de Văratec, definiendo a la monja Elena, o Safta, como “esa mujer extraordinaria para nuestros tiempos, porque dejó una posición brillante, gran riqueza, manteniéndose solo con una pequeña parte de sus ingresos, retirándose a este monasterio”. Este escritor sigue diciendo que Safta era muy patriótica y que tras el final de la guerra de Crimea en el año 1856, esperaba que Moldavia y Valaquia se unieran rápidamente. En aquel tiempo ella le habría dicho a las monjas: “Falta poco para que acabe mi vida y deseo ver el principado unido. Si pierdo esta esperanza, no tengo ninguna razón para vivir”.

Cuando ya fue anciana se convirtió en una skema-monja, como su madre lo había sido unos años antes. Pasó a la paz eterna el día 8 de agosto de 1857 siendo sepultada junto a la tumba de su madre, la skema-monja Isabel. El 24 de enero del 1859, Moldavia y Valaquia se unían después de haber sido elegido unánimemente el príncipe Alexandru Ioan Cuza.

Escultura de Elena (Safta) Brâncoveanu.

Escultura de Elena (Safta) Brâncoveanu.

Veneración
En su testamento, Safta Brâncoveanu escribió también una especie de “maldición”: “Quién se aleje o quién acepte añadir a sus posesiones algunas de estas (fincas) sea despedido de la presencia de Cristo (…) ya que este hospital y sus propiedades están destinados al bien de la comunidad”. A pesar de esto, el hospital Brâncovenesc empezó a tener problemas después de la reforma agraria de 1921, cuando se nacionalizaron todas sus propiedades. El rey Carlos II ayudó a la institución, por lo que se resistió durante la Segunda Guerra Mundial, aunque temporalmente se transformó en un hospital militar. En el 1946 fue expropiado por el gobierno comunista.

Finalmente, después del terremoto del 1977, el dictador Ceaușescu planeó la construcción de lo que llamó “una ciudad moderna”. Aunque el hospital no estaba en la ruta prevista del “bulevar de la victoria del socialismo”, fue demolido aunque estaba recién renovado con posterioridad al terremoto. Existe una leyenda urbana que dice que Ceausescu buscaba los tesoros de la familia Brâncoveanu que estaban ocultos en el hospital. Pero también hay otra leyenda que dice que el dictador fue golpeado por la maldición de Safta, que estaba escrita en el frontispicio del hospital y que hoy se guarda en el Museo de Historia de Bucarest: “El que se atreva a destruir este asentamiento morirá de terrible muerte en un día de Navidad. Ceausescu fue fusilado después de una revuelta popular el día de Navidad del año 1989.

Los restos de Safta Brâncoveanu fueron exhumados del cementerio en una fecha que es desconocida y están almacenados en el osario del monasterio, aunque no está claro el lugar exacto de su emplazamiento. A pesar de esto, hay un cierto renacimiento de culto popular. Frecuentemente se le recuerda relacionada con el demolido hospital, pero también se la recuerda en las Sagradas Liturgias celebradas en las iglesias a las que ayudó. Existe una estatua, en la que está representada como princesa, que ha sido recientemente erigida en el patio del monasterio Văratec, cerca del altar de la iglesia principal. En algunos sitios de Internet mencionan su santa vida y una posible canonización en el futuro.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– Bălan, I. Patericul românesc, Sihăstria, 2005, 396-397
– Bolintineanu, D. Călătorii, Bucuresti, 1987
– Bulat, T.G., Daniile domniței Safta Brâncoveanu mănăstirii Văratec, in: “Universul“, 1937, nr. 286 and 293
– Manea, P., Testamentul Saftei Brâncoveanu sau primul „Regulament de ordine interioară al unui spital din România”, consultado en 22.06.2015
– ***,In memoriam Safta Brâncoveanu, consultado en 22.06.2015

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Teófana Basarab, emperatriz de Bulgaria

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco ortodoxo de la Santa  en la catedral metropolitana rumana de Nuremberg, Alemania.

Fresco ortodoxo de la Santa en la catedral metropolitana rumana de Nuremberg, Alemania.

Teófana Basarab es el emblema de mujer noble de Europa Oriental en la Edad Media. De ancestros rumanos y conocida como la madre cultural de Bulgaria, permaneció como símbolo de madre devota, dama elegante y piadosa.

Primeros años
Nació en la familia principesca de Valaquia. Su padre, Basarab I, es el primer gobernante conocido del estado centralizado de Valaquia (1310?-1352). Sobre su madre sólo se sabe que se llamaba Margarita o Marghita (según los Sinaxarios de las iglesias en Câmpulung y Râmnicu Vâlcea), originaria de la familia húngara de Kökényes-Renold de Doboka/Dăbâca, actual Transilvania. Nacida como la hija mayor de la familia en torno a 1300-1305, fue bautizada con el nombre de Braida. Sus otros hermanos fueron una hermana, Ruxandra, junto a la cual disfrutó de la buena educación que se daba a una princesa, según la mentalidad de la Edad Media, y un hermano, Nicolae Alexandru, que fue el siguiente gobernante de Valaquia (1352-1364).

Como era usual en la Edad Media, Basarab I estaba interesado en fortalecer sus conexiones políticas con las vecinas casas reales y principescas, por ello casó a sus dos hijas con los zares de Bulgaria y Serbia. Braida se casó en torno a 1322 con el príncipe Iván Alejandro, déspota -líder regional- en Loveč, y como nieto del zar búlgaro Mihail Shishman, 1323-1330, aspirante al trono. Su hermana, Ruxandra, se casó con el príncipe serbio Stefan Uroš III Dečanski, (futuro zar de Serbia 1322 – 1331).

Emperatriz de Bulgaria
En su nueva residencia de Loveč, tomó como princesa el nombre de Teodora. Su actividad consistía en promover la vida cultural de los búlgaros. Patrocinó un gran centro cultural, es decir, una escuela medieval y un centro de copia y traducción de manuscritos del Monte Athos y Constantinopla al viejo búlgaro, o sea, a la lengua de la Iglesia Eslava, de modo que esos manuscritos pudieran ser difundidos por Europa oriental.

Miniatura del príncipe Iván Alejandro de Bulgaria, esposo de la Santa. Miniatura en los Tetraevangelia de Iván Alejandro.

Miniatura del príncipe Iván Alejandro de Bulgaria, esposo de la Santa. Miniatura en los Tetraevangelia de Iván Alejandro.

El trabajo iniciado aquí lo continuó después de que su marido se convirtiera en zar de los búlgaros en 1331 y se trasladaran a Tărnovo. Entre los manuscritos que se redactaron aquí hay una traducción búlgara de la Crónica de Masasses bizantina (1344–1345), actualmente conservado en el Vaticano; los Tetraevangelia de Iván Alejandro, hoy en la British Library; el Salterio de Tomić (1360), hoy en Moscú; y el Salterio de Sofia (1337). En la “Alabanza al zar Iván Alejandro”, comprendido en este Salterio, un fragmento se refiere a su familia de la siguiente manera: “¡Alégrate, fiel intercesor! ¡Alégrate, alabanza y gloria búlgara! ¡Alégrate, oh zar Alejandro! ¡Alégrate, Iván! ¡Alégrate con tu piadosa esposa, la zarina Teodora! Alégrate con tus dulces hijos, Miguel Asen y Stratsimir y Asen”. Es difícil saber si Teodora es descrita como piadosa simplemente por motivos poéticos o eran sus cualidades reales, pero su futuro tiende a probar una auténtica piedad.

En cualquier caso, esto es también una prueba de los hijos que nacieron de este matrimonio. Iván Alejandro y Teodora tuvieron tres hijos: Miguel Asen (conocido como Miguel Asen IV, nacido en 1322, co-emperador con su padre en Vidin desde 1331; murió en batalla en 1355), Iván Stratsimir (nacido en 1324 o 25, zar de Vidin de 1356 a 1396), e Iván Asen IV (nacido en 1326, murió en 1349 en combate) y una hija. Si su nombre era Basilisa, o Kera Tamara como indican otras fuentes, es difícil de asegurar. Kera Tamara (casada primero con un déspota llamado Constantino, y posteriormente enviudada y vuelta a casar con el sultán Murad de los otomanos (1326-1389), podría haber sido hija de la segunda esposa de Iván Alejandro, también llamada Teodora.

En sus casi dos décadas como emperatriz, Teodora llegó a ver a sus hijos lo suficientemente adultos como para ver casarse a uno de ellos, Iván Asen, con una sobrina valaquia. La muerte de Iván Asen en una batalla contra los turcos en 1349 es la única vez que ella aparece representada en las miniaturas de la Crónica de Manasses, junto al lecho de muerte de su hijo.

Muerte de Iván Asen. Miniatura de la Crónica de Manasse. La Santa aparece inclinándose sobre su hijo agonizante.

Muerte de Iván Asen. Miniatura de la Crónica de Manasse. La Santa aparece inclinándose sobre su hijo agonizante.

Repudiada de la corte real y skema monástico
Debido a su elevada educación y su especial cuidado materno, llegó a ser muy respetada por los búlgaros, quienes la alababan por su elegancia, piedad y humildad, y por sus actos de caridad. Pero esto no era atractivo para el zar. El matrimonio de Iván Alejandro y Teodoro no fue un éxito en absoluto. Iván Alejandro se enamoró de una hermosa judía llamada Sara, así que se divorció de Teodora en 1347 y se casó con ella. Para que el matrimonio fuese posible, Sara se convirtió a la ortodoxia y tomó el mismo nombre, Teodora, siendo proclamada zarina. Pasó a la historia como “la dama que ríe”. Los documentos oficiales de la corte siguen simplemente intitulándose “en nombre del zar Iván Alejandro y su esposa Teodora”. Según otras fuentes, Teodora Basarab fue repudiada por su marido en 1352, sólo después de la muerte de su padre Basarab de Valaquia.

En cualquier caso, Teodora Basarab no regresó a Valaquia, lo que hubiese causado un conflicto entre los dos países. Eligió, en cambio, ingresar en un monasterio de monjas cercano a Tărnovo, donde tomó los votos monásticos con el nombre de Teófana.

Sus hijos fueron reacios a admitir la presencia de la nueva zarina, y hay noticias de que la nueva emperatriz envenenó a dos de los tres hijos de Teófana, para imponer a su propio hijo, Šišman, como heredero del trono. En realidad, los dos murieron en batallas contra los turcos. Por supuesto, tampoco faltan suposiciones de que primero fueron heridos en combate y después envenenados, pero esto no puede confirmarse. El único que sobrevivió, Iván Stratsimir, primero co-emperador con su padre, con responsabilidad sobre la región occidental, pasó a ser plenamente independiente en su reinado de Vidin (1356). Iván Alejandro hizo a Šišman su co-emperador en Tărnovo. Šišman heredó el trono en 1371 y fue el último zar de Bulgaria. Es más, la división del país terminó con la formación del principado de Dobrotič en el este (la actual Dobrogea, parcialmente rumana), situación que condujo a una fácil conquista del país por los turcos, completada en 1395.

Mapa de Europa Oriental a mediados del s.XIV, con los reinos de Vidin y Tarnovo y el principado de  Dobruja-Valaquia-Moldavia.

Mapa de Europa Oriental a mediados del s.XIV, con los reinos de Vidin y Tarnovo y el principado de Dobruja-Valaquia-Moldavia.

Después de la secesión, en 1356 o incluso antes, Teófana abandonó el monasterio cercano a Tărnovo y se trasladó cerca de su hijo en Vidin, probablemente el monasterio Albotina (como los lugareños aún creen hoy), donde se dedicó a continuar el trabajo comenzado décadas antes en Loveč y Tărnovo. Stratsimir se casó ese mismo año o al siguiente con su prima Ana, hija del voivoda Nicolás Alejandro de Valaquia (1352-1364), otra mujer muy bien educada. Si Teodora tuvo algún papel en el arreglo de la boda entre su hijo y su sobrina, no se sabe.

Con Ana y Teófana, Vidin se convirtió en el centro cultural más importante de la Bulgaria de ese tiempo. Aquí se traducían y copiaban manuscritos, y fue compilado el interesante Florilegium (hoy en la biblioteca de la universidad de Graz), que comprendía vidas de santos y modelos de vida cristiana. La vida monástica conoció también un gran desarrollo. Se sabe que Ana encargó el Salterio de Vidin, escrito en 1359-1360, otra obra maestra artística de la Bulgaria medieval. La actividad cultural fue interrumpida por los otomanos del sultán Bayezid, que conquistó Vidin en 1396.

Veneración de Teófana
Teófana murió en Vidin o en algún lugar cercano, pero no se sabe cuándo. A pesar de que en realidad no hay mucha información escrita sobre sus obras, su vida virtuosa y ascética ha permanecido en la memoria de la gente en los Balcanes, por lo que fue canonizada por la Iglesia Búlgara. Es posible que la canonización tuviera lugar en tiempos del metropolita Joasaf de Vidin (1374-1400), que estaba bajo la jurisdicción del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla después del cisma ocurrido en la Iglesia Búlgara por razones políticas. El metropolita es también el biógrafo de otra Santa de Valaquia, Teodora de Sihla.

Icono ortodoxo rumano de las Santas Maura de Ceahlau (izqda.) Teófana Basarab (centro) y Teodora de Sihla (dcha.)

Icono ortodoxo rumano de las Santas Maura de Ceahlau (izqda.) Teófana Basarab (centro) y Teodora de Sihla (dcha.)

Las reliquias de Teófana fueron honradas en la catedral de Vidin. En 1396, tras la conquista de la ciudad por los turcos, la urna fue trasladada a Belgrado, donde permanecieron hasta 1520, cuando los turcos ocuparon también esta ciudad. Por orden del sultán Suleimán fueron trasladadas a Constantinopla, junto con las de Santa Parasceve y otras reliquias y bienes religiosos.

Cualquier intento de búsqueda sobre el posterior devenir de las reliquias y cómo ha sido venerada por los búlgaros ha sido infructuoso para mí. La poca información, con todo, no debería ser un obstáculo para considerarla una Santa, según las costumbres ortodoxas. Como sabemos, lo más importante en un proceso de canonización es la veneración popular, que sí se ha conservado. Hasta hoy hay muchas casas de cultura y organizaciones caritativas en Bulgaria que llevan el nombre “Santa Teófana Basarab”.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– Sergiu Popescu, Darul Basarabilor pentru monahismul ortodox. Cuvioasa Teofana Basarab, prinţesa cu suflet de călugăriţă, en: ZiarulLumina, 25 de agosto de 2014.
– Al. Stănciulescu-Bârda, Cuvioasa Teofana Basarab, contemporană cu Sf. Nicodim, en: *** Episcopia Severinului și Strehaiei, 600 de ani de la nașterea în ceruri a Cuviosului Nicodim cel Sfințit, Turnu Severin, 2008, 99-113.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es