Las Santas Doncellas de Tolosa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la curiosa escultura de las Santas, en Tautavel (Francia).

Vista de la curiosa escultura de las Santas, en Tautavel (Francia).

Pregunta: He encontrado en internet esta foto de un relicario de Toulouse. En él dice “Saintes Puelles” (Santas Niñas). ¿Qué puede ser? No tengo ni idea. España.

Respuesta: Son las Santas Doncellas de Tolosa (17 de octubre). Según la tradición, tras el martirio de San Saturnino, que quedó con el cráneo y el cuerpo destrozados tras haber sido arrastrado por toda la ciudad atado a la cola de un toro, sus discípulos tenían miedo de recoger su cadáver por miedo a los perseguidores. Pero dos mujeres que habían sido bautizadas por él sí se atrevieron a hacerlo.

Fueron primero a las gradas del capitolio, donde el mártir se había roto el cráneo, y recogieron la sangre y los sesos esparcidos, guardándolos en una vasija. Luego se procuraron un ataúd de madera y colocaron en él el cuerpo del mártir, cavaron una fosa y lo colocaron allí, para luego cubrir y disimular el lugar del entierro para evitar su profanación.

Por esta acción, fueron detenidas y llevadas ante el prefecto que había condenado a Saturnino, y tras afearles su conducta, mandó desnudarlas y llevarlas por las calles de Tolosa a golpes de látigo, entre las burlas y las injurias del populacho. Finalmente fueron expulsadas de la ciudad.

Alegres de haber padecido por la causa cristiana, se dirigieron a Carcasona y moraron en un lugar llamado Recaudo (hoy día Mas-Saintes-Puelles, en honor a ellas), donde vivieron dedicadas a ejercicios de piedad y buenas obras, hasta su muerte. Los habitantes del lugar las honraron inmediatamente y fueron enterradas en una capilla vecina a la actual parroquia de San Miguel. Cuando este santuario fue destruido, las reliquias de ambas fueron trasladadas a esta parroquia local.

Las Santas son azotadas y expulsadas de la ciudad. Oratorio Saint Michel, Mas-Saintes-Puelles, Francia.

Las Santas son azotadas y expulsadas de la ciudad. Oratorio Saint Michel, Mas-Saintes-Puelles, Francia.

Tolosa siempre ha guardado el recuerdo de estas dos mujeres y ha celebrado su fiesta. En 1537 ya tenían una misa expresamente dedicada a ellas (Sanctarum Puellarum), como se despreden de un Breviario de Tolosa hoy conservado en la Biblioteca Nacional de París. Posteriormente algunos críticos lograron suprimir el culto a estas heroínas. Imagino que la relación está en que la existencia de ambas se desprende únicamente del relato del martirio de San Saturnino. Algunas teorías extrañas afirman que son un desdoblamiento del culto a las dos Marías (la Magdalena y la de Betania), confundiendo a la Santa Doncella que lleva el tarro con los sesos del mártir, con María Magdalena llevando el vaso de perfume (!!). Pero sinceramente me parece una tesis muy forzada.

Asimismo, y a partir del estudio de una curiosa y simpática escultura doble de las Doncellas, se ha llegado a creer que serían siamesas (!!) por estar las dos figuras fusionadas, lo cual no tiene sentido; en primer lugar, porque las personas nacidas con esta malformación congénita no sobrevivirían -se practicaba el infanticidio con este tipo de neonatos- y porque la fusión de las figuras es un recurso artístico, no la representación natural de una malformación. Y en segundo lugar, porque la interpretación de la figura no es segura: hay quien afirma que podría tratarse de una noble de Huesca y su criada (?).

Sea como fuere, el culto a estas dos Santas fue restituido a finales del siglo XIX. Yo, personalmente, las considero mártires aunque no acabaran sus vidas con una muerte violenta, pero sí sufrieron humillación pública y tortura por haber ejercido la caridad de recoger y dar sepultura al cadáver de un mártir expuesto de forma vergonzosa.

Relicario de las Santas conservado en Tolosa, Francia.

Relicario de las Santas conservado en Tolosa, Francia.

La iconografía las representa juntas, una llevando la vasija con la sangre y los sesos de San Saturnino, y otra portando un libro. Te agradezco mucho la fotografía porque hasta hoy no tenía ninguna imagen relacionada con ellas.

Los nombres, por cierto, de una y de otra, son absolutamente desconocidos; y lo más curioso es que nadie ha intentado inventárselos, lo que hubiese sido más frecuente, de ahí que se las siga llamando simplemente “Santas Doncellas”. Lo que nos debería hacer reflexionar sobre la gran cantidad de santos y mártires cuyos nombres nunca sabremos.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es