Iglesia de San Salvatore in Onda

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada del templo.

Iglesia S. Salvatore in Onda
Via dei Pettinari, 51
Roma

La Iglesia de San Salvatore in Onda es recordada por primera vez en una bula del Papa Honorio III, del año 1127, la cual menciona a un “presbiter Crescentius Salvatoris in unda” entre los rectores de la Fraternidad Romana. Inicialmente fue puesta bajo la advocación de los santos Salvador y Cesareo, pero quizás porque cerca de ella ya existía una iglesia de San Cesareo (hoy desaparecida), permanece por tanto solo su primer titular. La iglesia se llamó “in unda” (en Onda) debido a las inundaciones del rio Tíber, por las que estaba continuamente amenazada.

La iglesia actual es de finales del siglo XI. En un códice de la Biblioteca Apostólica Vaticana se reproduce un fresco que en un tiempo estuvo en la iglesia: representa a un monje anciano de nombre Bonino (que se identifica con su fundador) en actitud de tener en sus manos una iglesia con un campanario. En las partes superiores del edificio, sobrevive parte de la mamposteria medieval. A finales del siglo XVII y principios del XVIII, la iglesia fue realzada y durante las obras, se eliminaron las ventanas con arcos de medio punto, mientras que las columnas fueron escondidas dentro de los pilares.

Los trabajos realizados en el 1878, han sacado a la luz las doce columnas lisas o acanaladas (cuatro de granito, tres de mármol blanco, dos grises, una de “cipolino”, dos griegas bandeadas y una de “pavonazzetto”), junto con capiteles románicos, uno de los cuales es de época medieval (de los siglos IX al XII). Bajo el presbiterio se encuentra la cripta medieval, perteneciente a la primera edificación de la iglesia. Se accede a través de una escalera de piedra que está colocada en la Casa de los religiosos palotinos. Sin embargo, en sus orígenes, la cripta debió tener dos ingresos laterales situados a los lados del actual presbiterio, al fondo de una pequeña nave.

La cripta (que está sobre los restos de un edificio romano del siglo II), es de planta rectangular y las columnas son romanas sosteniendo delicadas bóvedas. A lo largo de todas las paredes están empotrados los restos arquitectónicos de la época imperial, comenzando por dos esbeltas columnas, con algunos capiteles ovalados y trozos de entablamentos.

Vista del presbiterio y altar del templo.

El edificio medieval atestigua la reutilización de cualquier elemento encontrado y que estuviera abandonado, utilizados para crear las propias paredes. Los tambores de las columnas pertenecen al mismo elemento que los porta; éste ha sido cortado en tres trozos, pero solo dos fueron reutilizados (del tercero no se sabe nada). Los capiteles jónicos pertenecen a los edificios ya destruídos o despojados, así como el gran capitel corintio que sirve de altar.

En el corredor de ingreso al Retiro, a la izquierda de la iglesia, se conservan algunos epígrafes de la antigua iglesia de San Salvador.

En esta iglesia, al cuidado de la cual están los religiosos palotinos, se encuentra el cuerpo de San Vicente Palotti, que fue un santo romano, nacido el 21 de abril de 1795 y que murió junto a esa iglesia, el día 22 de enero del 1850. El cuerpo está revestido con los ornamentos sacerdotales y tiene una máscara de plata sobre el rostro y las manos. Como podemos ver en la foto adjunta, está visible dentro de una urna junto al altar mayor. Previamente estuvo puesto en el primer altar de la izquierda. Este santo, del que seguro se escribirá más extensamente en otro artículo, fue beatificado en el año 1950 y canonizado por el Papa San Juan XXIII, el 20 de enero de 1963. Es el fundador de la Sociedad del Apostolado Católico (Palotinos).

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es