San Andrónico Nikolsky de Perm, obispo neomártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Santo en su atuendo episcopal.

Fotografía del Santo en su atuendo episcopal.

Continuando con las biografías de los neo mártires cristianos de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el periodo bolchevique, hoy quisiera escribir sobre San Andrónico, obispo mártir de Perm, que durante un tiempo también fue misionero en Japón continuando con la obra del obispo Nicolás Kasatkin (San Nicolás de Japón), también destacando su posición con respecto de la monarquía, fue martirizado por odio a la fe por parte de los bolcheviques. A memoria de los mártires que fueron asesinados por regímenes totalitarios del mundo sea de la ideología a la que pertenezcan, dedico este artículo, este humilde trabajo que en Dios espero sea por su bondad darnos a conocer la vida de sus santos. Como ya se ha tratado en artículos anteriores contexto en el que vivieron los mártires, hoy omito escribir sobre ello.

Biografía
Nuestro mártir nació el 1 de agosto de 1870 en Povodnevo, perteneciente a la Diócesis de Yaroslavl, siendo bautizado con el nombre de Vladimir Nikolsky. Su padre era diácono de la Iglesia. En 1891 terminó sus estudios en el seminario de la diócesis y fue llamado a la Academia Teológica de Moscú. El 1 de agosto de 1893 con la bendición de San Juan de Kronstadt fue tonsurado monje tomando el nombre de Andrónico y el día seis del mismo mes fue ordenado diácono. En 1895 se graduó de la Academia y fue galardonado de Candidato de Teología por su trabajo “La enseñanza de la Iglesia Temprana sobre la Eucaristía en relación con la cuestión de la Redención”. El 22 de julio de 1895 fue ordenado sacerdote comenzando su servicio pastoral en el Cáucaso siendo inspector auxiliar en el Seminario Teológico de Kutaisi por lo menos un año y en 1896 fue nombrado profesor e inspector del seminario misionero de Ardón.

Pero al año siguiente fue nombrado miembro de la misión de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Japón. Nuestro santo reaccionó a este nombramiento con estas palabras: “Me hizo tan triste que lloré y habría estado muy contento si no hubiera pasado, pero esto me llevó a la idea de que uno no debe vivir como uno quiere, sino como Dios manda.” El hieromonje Andrónico describió su viaje a Japón en un libro: “Un viaje misionero a Japón” editado en Kazán en 1899. El 21 de septiembre de 1897 dejó San Petersburgo y el 26 de octubre dejó Odessa con el archimandrita Sergio Stragorodsky (el futuro Patriarca Sergio I) y llegó a Japón el 26 de diciembre después de parar sucesivamente en Grecia, Italia, Francia, Inglaterra y los Estados Unidos.

Otra fotografía del Santo.

Otra fotografía del Santo.

En 1899 regresó brevemente a Ardón para asistir a la consagración episcopal de su amigo e instructor del seminario misionero Elías Ivanovich Alexeyev. En octubre de 1900 a petición del obispo Antonio Khrapovitsky el padre Andrónico fue nombrado rector del seminario mismo con el rango de Archimandrita. En 1901 fue galardonado con la Orden de Santa Ana de segunda clase y en 1905 con la Orden de San Vladimir de cuarta clase.

En ese mismo año tras los sucesos revolucionarios, el Zar Nicolás II convoca a una Asamblea Constitutiva (La Duma) y declara un manifiesto sobre las libertades civiles. En ese momento el archimandrita Andrónico hizo un llamado a la población para que vuelvan al trabajo pacíficamente. Se demostraba ese momento que el régimen zarista que durante siglos se constituía una monarquía fuerte estaba apolillado política y socialmente. Más tarde decía lo siguiente acerca de los acontecimientos de Rusia: “Es necesario trabajar de una manera tal, como para organizar al pueblo en una sola familia, firme y consciente de pie por el patrimonio santo e histórico del pueblo –La fe cristiana y el autocrático zar- son necesarias para mantenerse alejado de todas las partes, y para preservar la gente, precisamente como pueblo ajeno a todo espíritu de partido, por donde quiera que haya espíritu de partido, hay división, hay lucha, hay para no deber ser buscado, y el conjunto se une a desintegrarse. Y por eso, cuando se dice que entre las partes existe un partido de Rusia, esto es, ya sea una mentira o un malentendido. No, es el pueblo ruso sí, el desplume de coraje, de manera consciente mirando a su alrededor en todos los lados y decidir firmemente en reposo durante su tesoro y no ceder a los esquemas de la astucia de sus enemigos…”

“Mantenerse al margen de todas las partes favorecedoras, que quieren robar de sus más sagrados sentimientos; conocer a Dios y Su autocrático zar, de manera que a través de su esfuerzo y unanimidad que sea verdaderamente un autócrata, por lo que puede ser la fuente de la justicia en tierra. Recuerde que todas estas partes que han aparecido no tiene su buena en mente, sino que están destinadas únicamente a reinar sobre vosotros: los cadetes estarán en la mayoría en la Duma, como lo fueron en la Duma anterior – y ellos gobernarán. Por la fuerza a través de todo el mundo; habrá socialistas y otros izquierdistas – y van a hacer lo mismo, nadie será capaz de contenerlos hasta que algún otro partido gana una mayoría Pero lo más importante es que todas estas partes están tratando de destruir el. La fe en su tierra – que la fe por la que han vivido durante mil años; y, al mismo tiempo que están tratando de separarte de tu zar y entonces por completo va a deshacerse de él – que el zar quien tenéis. Sobre ti delante de Dios, y que se rige de acuerdo a la conciencia…”

Icono ortodoxo del Santo, con su nombre en caracteres cirílicos, chinos y japoneses.

Icono ortodoxo del Santo, con su nombre en caracteres cirílicos, chinos y japoneses.

El 5 de noviembre de 1906, Andrónico fue consagrado como obispo de Kioto y asistente del Obispo San Nicolás. Fue el primer obispo de la diócesis en aquellos momentos de la formación de la Iglesia Ortodoxa de Japón, pero fijó su residencia en Osaka por ser la segunda ciudad importante del país y donde residían la mayoría de los cristianos ortodoxos japoneses. Al llegar a la zona comenzaron para él los problemas de salud y en un estado convaleciente comenzó a ejercer sus funciones episcopales.
Después de servir tres meses como obispo pidió permiso para renunciar y en 1907 volvió a Rusia. El 26 de octubre del mismo año, fue nombrado adjunto del obispo Eulogio de Kholm y tomó el control temporal de la diócesis. El 14 de marzo de 1908 fue nombrado obispo de Tijvin, un vicariato de la diócesis de Nóvgorod. Un contemporáneo suyo recuerda de él: A primera vista su figura delgada, la oración asidua y sus cordiales palabras hicieron una impresión más agradable.

Continuó siendo un firme partidario de la monarquía zarista, ya que en ella veía la firme defensora de la fe ortodoxa y del pueblo Ruso: “Si bien entre los otros pueblos de Europa el poder de los príncipes y reyes conquistado los pueblos y en relación con ellos era el esclavizador de los rebeldes, pero débil – que, en el por otra parte, nosotros creamos nuestro propio poder y se colocaron los príncipes – los prototipos de nuestros zares -. Sobre nosotros mismos. Así fue que en el reconocimiento de Ryurik y sus hermanos, a los que nuestros antepasados ​​aquí, cerca de lago Ilmen, colocados sobre sí mismos para gobernar a una momento en el que habíamos hecho más que empezar a ser conscientes de nosotros mismos como pueblo, cuando nuestra condición de Estado fue fundada con la aceptación del cristianismo este poder otorgado por el pueblo a los príncipes recibió una santificación divina de lo alto: los príncipes se convirtieron en los ungidos de Dios, recibiendo alta autoridad sobre el pueblo de Dios, a fin de gobernar al pueblo bajo Dios. Por otra parte, como la Gran Rusia creció y se hizo más fuerte, el poder de los príncipes, que más tarde fueron llamados autocráticos zares, se hizo más alto, siendo obligado a responder por el poder que les fue dado sobre el pueblo delante de Dios y su conciencia. Entonces, cuando por el permiso de Dios no teníamos zar en Rus, después de haber sobrevivido a los terribles años bajo diversos tipos de administraciones, y no encontrar en ninguno de ellos la salvación de la destrucción que amenazaba, rápidamente y por unanimidad (con la excepción de unos buscadores de poder y los intrigantes) restauró nuestro tratado y la forma de poder sobre el reino probado: haber elegido a Michael Fyodorovich al reino, hemos confiado toda la autocracia zarista sobre nosotros mismos a él ante Dios y en el nombre de Dios, el Omnisciente. Y no nos equivocamos en nuestro sabio razonamiento este tiempo: nuestro reino medio destruido y agotado recogió rápidamente la fuerza y ​​se regeneró y fortalecido en todos los aspectos, incluso alcanzar incomparablemente mayor gloria y la prosperidad que en los tiempos anteriores a la Era de los Trastornos. Hemos salido a nuestro camino histórico.”

A pesar de ser firme partidario del Zar Romanov recalcaba la comunión mutua del Estado con su pueblo, no apoyando a la tiranía propia del primero. En 1913 recibió la sede de Omsk y el 30 de julio de 1914 fue nombrado obispo de Perm y de Solikamsk. Unos días antes de su consagración el 19 de julio de 1914 fiesta de San Serafín de Sarov, la Primera Guerra Mundial comenzó. Durante su episcopado se dedicó con esmero a la construcción de 570 iglesias y monasterios en medio de una región de un millón y medio de habitantes, así también dio una importancia a la prensa publicando folletos sobre la vida monástica y crónicas sobre los 300 de gobierno de la dinastía Romanov. También dedicó con gran celo a las obras misionales, a los conciertos de música sacra en las iglesias, a las discusiones espirituales y a las exhortaciones al pueblo a servir a la Patria.

Icono ortodoxo ruso con el martirio del Santo.

Icono ortodoxo ruso con el martirio del Santo.

En 1916 viajó a la sede del ejército y el 12 de agosto mantiene una entrevista con el zar para advertirle del peligro que suponía la influencia de Rasputín pero no obtiene ningún resultado positivo, sin embargo el monarca apreció el regalo de parte del obispo, unas botas militares. En 1917 se convirtió oficialmente en Obispo de Perm y Kungur y se convirtió a la vez en uno de los siete jerarcas del Consejo Local de la Iglesia Rusa; siendo vicepresidente de la sección sobre los Viejos Creyentes (una escisión de la Iglesia Rusa que mantiene los viejos cánones sobre la fe). Con la abdicación del zar, el obispo Andrónico insiste a los fieles en permanecer en oración para que no les deje mucho tiempo sin un nuevo zar “como niños sin una madre”.

Revolución Rusa y martirio
Con la Revolución Rusa comenzó una fase de abierta hostilidad hacia la Iglesia y con ella la persecución. Tras el ascenso en el poder de los bolcheviques, como sabemos abiertamente anticristianos, el Consejo en diciembre de 1917 hizo un llamamiento a su rebaño para incitarlos a permanecer fieles a la fe y en defensa de la Iglesia, pero en 1918 se publicó en Perm el decreto sobre la libertad de conciencia así como la separación entre la Iglesia y el Estado. Así el robo de las propiedades eclesiásticas que había tenido lugar el año anterior, se convierte en confiscación “legal”. En su diócesis Andrónico insta a las personas fieles a defender el patrimonio del clero, sin embargo los bolcheviques saquean las parroquias y los monasterios haciendo correr también sangre inocente.

En febrero de 1918 en Perm bajo la cobertura de las ametralladoras, el Ejército Rojo saquea el Monasterio de Belogorsky matando a muchos fieles; de esta masacre escribe el obispo Andrónico: “Que el Señor para hacer reposar, y perdona los pecados, voluntarios e involuntarios, de todos los monjes ortodoxos y laicos muertos en la ciudad de Perm de la Santa Fe y la Iglesia en el Podvorye Belogorsky. Que el Señor bendiga el celo de todos los que en ese momento se mantuvieron firmes por las cosas santas de la Iglesia, por temor a sólo Dios, y no a los sobresaltos enemigos. Se puede alentar a todos los cristianos ortodoxos en reposo [celosamente] por la Santa Iglesia, a fin de no permitir que el enemigo de nuestra salvación profanar nuestra herencia sagrada. [Todos] los que se levantan contra la Santa Iglesia y se burlan de ella y sus sirvientes maldigo en el nombre de Dios… Si no se arrepienten , entonces yo los rechazo, como enemigos de la Iglesia, de la sagrada comunión y de la esperanza de la salvación eterna. Y si alguno de ellos en secreto o engañando al sacerdote recibe la comunión, a continuación, que la Comunión será para él con Judas Iscariote para la condenación eterna. Esto ha de ser proclamado en todas las iglesias de la ciudad de Perm y Motovilikhi”.

El patriarca Ticón eleva a Perm al rango de Arzobispado y tras una procesión con cruz en honor de San Esteban de Perm (de quien escribiré en otra ocasión) el Arzobispo Andrónico leyó la carta del Consejo de Moscú en respuesta al decreto sobre la separación del Iglesia y el Estado, los bolcheviques son anatematizados quienes se introdujeron en el Templo del Señor hasta que se retracten de sus errores. Durante todo mayo los comunistas aumentaron la presión sobre el arzobispo, y el 4 de junio fue detenido por el ejército rojo; en respuesta a su encarcelamiento el clero local y los feligreses organizan una huelga general, deteniendo todos los servicios litúrgicos excepto el bautismo y la extremaunción.

Poco antes de su asesinato Andrónico dijo: “Tal vez yo ya no estaré en este mundo, pero no estoy privado de la esperanza y la certeza de que Rusia será resucitada y volver a Dios. Exhortar a todos y reconciliar. La amargura de la vida, se vierte en ellos los principios de la vida radiante de acuerdo con el Evangelio de Cristo. Nuestro trabajo es reunir el rebaño de Cristo… para que los que han perdido la ilusión de toda clase de fiesta aquí, en la Iglesia y en medio de los creyentes, podrían encontrar un refugio de vida y buen reposo el alma de la gente será resucitado -… y su cuerpo, nuestra condición de estado sano, también será resucitado que el Señor nos ayude Perdonar y rezar por los pecadores Arzobispo Andrónico quien invoca la bendición de Dios sobre ti… “

Hay varias versiones sobre la muerte del Arzobispo, una de ellas declara que fue detenido por un destacamento de 1500 hombres bajo la dirección de un tal Miasnikov, le cortaron las orejas y la nariz, le sacaron los ojos y las mejillas y, paseado por las calles de la ciudad, a las afueras fue enterrado vivo y lo remataron de un disparo. El mismo Miasnikov cuenta en sus memorias que entre el 6 y el 7 de junio lo condujeron a lo largo de la carretera de Siberia y ordenaron al Arzobispo cavar la fosa tanto como se requiere, cuando estaba lista, Andrónico se puso a orar durante diez minutos, entonces lo metieron al hoyo cubriéndolo de tierra y le pegaron dos tiros.

La Iglesia Ortodoxa Rusa lo canonizó en el año 2000 como uno de los Neo mártires y Confesores de Rusia, su fiesta se conmemora el 4 de junio.

René

Webs consultadas (01/07/16):
https://orthodoxwiki.org/Andronik_(Nikolsky)_of_Perm
http://www.orthodox.net/russiannm/andronicus-archbishop-and-hieromartyr-of-perm-and-those-with-him.html
https://en.wikipedia.org/wiki/Andronik_(Nikolsky)

preguntasantoral_anticopia_articulo20160707

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es