Santos de nombre Antíoco

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Procesión de San Antíoco de Sulcis en la localidad de Sant’Antioco (Italia).

Procesión de San Antíoco de Sulcis en la localidad de Sant’Antioco (Italia).

Pregunta: Aunque suene a raro, me llamo Antíoco porque mi abuelo también se llamaba así. Se que hay varios santos con ese nombre y que se celebran en distintas fechas. Os agradecería me dieseis algunas pinceladas de algunos de ellos a fin de escoger a uno y empezar a celebrar mi onomástica pues se que esto le haría ilusión a mi hija. Muchas gracias.

Respuesta: Pues desde luego, rarito sí que es tu nombre. Yo concretamente nunca me he encontrado a nadie llamado así, pero veamos el santoral, cuantos Antíocos hay y te daremos algunos datos sobre algunos de ellos.

San Antíoco, mártir de Sulcis
He empezado por este porque precisamente hoy el Martirologio Romano conmemora su fiesta, aunque la Iglesia de Cerdeña lo festeja exactamente un mes antes y lo hace con un Oficio y una Misa propia extraídos de un códice del siglo XVI que se conserva en el Vaticano.

Sin embargo, existe una “passio” más antigua, del siglo XI, en la cual aparece como una especie de calco de otro Antíoco venerado como mártir en Sebaste. Según esta “passio”, Antíoco era un médico en Galacia y Capadocia que se dedicaba no sólo a ejercer la medicina, sino a convertir a la gente al cristianismo. Fue arrestado por orden del emperador Adriano, atormentado de mil maneras y como todos los tormentos resultaban inútiles, lo exiliaron en la isla de Sulcis, donde se escondió en una cueva cercana al mar llevando vida de ermitaño. En realidad Sulcis no es una isla, sino que es un archipiélago de varias islitas, dos de ellas algo más grandes, que están situadas a muy poca distancia de la costa suroccidental de la isla de Cerdeña.

Presunta tumba de San Antíoco de Sulcis en las catacumbas de su iglesia homónima.

Presunta tumba de San Antíoco de Sulcis en las catacumbas de su iglesia homónima.

Aunque aquello parecía un lugar seguro, fue descubierto y denunciado ante el gobernador de Cagliari – que es la ciudad más grande de Cerdeña -, el cual envió a varios soldados para que lo arrestaran. Él, antes de acompañarlos, les pidió un poco de tiempo para rezar en su cueva y rezando, se murió. En Cerdeña se dice que fue el primer cristiano martirizado en la isla y el primero que fundó una comunidad cristiana. Se le relaciona con las antiguas minas de plomo explotadas por los romanos en Cerdeña, donde estuvo condenado a trabajos forzados, pero esto es simplemente una leyenda sin ninguna base histórica.

El culto de San Antíoco en Sulcis es muy antiguo, pues en una inscripción del siglo VIII (que parece ser copia de otra mucho más antigua), encontrada en el año 1615 sobre su presunta tumba en las catacumbas situadas bajo la iglesia actual dedicada al santo, se hace alusión a una iglesia anterior revestida de mármoles y que estaba también a él intitulada, desde los tiempos de un obispo llamado Pedro que había vivido en el siglo VI. Esa inscripción es en realidad el documento mas antiguo existente sobre el santo y dice: “+ Aula micat ubi corpus sci Anthioci quiebit in gloria virtutis opus reparante ministro pontificis Xri sic decet esse domum quam Petrus antistes cultu splendo renobabit marmoribus titulis nobilitate fidei dedicatu D/XII K. Febru”. En base a ella, algunos autores llegan a afirmar que Antíoco era un obispo.

Con todos estos documentos, en realidad es imposible determinar la verdadera identidad del santo, si es un santo local del que sin embargo no se sabía nada hasta que se compuso la “passio” o si esta fue una adaptación a la de su homónimo de Sebaste, o si incluso estamos ante otro caso de duplicidad o desdoblamiento ocasionado por el hecho de que en Sulcis se conservaran algunas reliquias. Aun con todas esas dudas, se le venera hoy como mártir, aunque muriese de muerte natural mientras rezaba, ya que con anterioridad había sido martirizado y murió en el exilio. He mencionado a San Antíoco de Sebaste diciendo que este de Sulcis puede ser un desdoblamiento suyo, pero la realidad es que del santo de Sebaste, con certeza solo se sabe que vivió en el siglo III y que fue martirizado en Sebaste junto con San Ciríaco; el resto es también leyenda. Es conmemorado el 15 de julio.

Reliquias de San Antíoco de Sulcis en Carbonia, Iglesias, Cerdeña.

Reliquias de San Antíoco de Sulcis en Carbonia, Iglesias, Cerdeña.

San Antíoco el Sabaita, monje
En el “Canon de los Santos Padres” de San Teodoro Studita, después de un invitatorio en el que se celebra a todos los santos ascetas de Egipto, Tebaida y Libia, se recuerda entre otros a un Antíoco monje, muerto alrededor del año 630.

Según este texto, habría nacido en Medosaga, aldea situada a unos cuarenta kilómetros de Ancira (la actual Ankara), en Galacia, habiendo ingresado como monje en la Laura de San Sabas, en el desierto de Israel no lejos de Jerusalén. Cuando el rey persa Cosroes, en el año 614, masacró y saqueó la ciudad de Jerusalén y sus monasterios cercanos, robando incluso la Santa Cruz, Antíoco pudo escaparse y a instancias de un tal Eustacio, archimandrita del monasterio de Atalia, cercano a Ancira, habría escrito una obra titulada “Recopilación de las Sagradas Escrituras”. Esta obra, dividida en ciento treinta capítulos u homilías, definía la moral cristiana sirviéndose de los textos de las Sagradas Escrituras y de las obras de los Santos Padres. El último capítulo contiene una relación de todas las herejías, que continuó Epifanio de Salamina en su famoso “Panarion” (Παναρίου).

En una carta dirigida a Eustacio, Antíoco hizo un relato minucioso de la caída de Jerusalén, del saqueo de la Laura de San Sabas y de la crueldad que sufrieron sus monjes, que fueron masacrados por los invasores persas. Antioco también escribió una obra llamada “Penitencia”, en la que le solicitaba a Dios evitara su ira contra Jerusalén. También se le atribuye una “Narratio compendiaria vitae sancti Euphrosyni coqui coenobialis” y un escrito denominado “De Eucharisto”. Las obras de San Antioco el Sabaita han sido editadas por la “Patrologia Graeca” y su fiesta se celebra el día 22 de enero.

San Antíoco, obispo de Lyon
El Martirologio Jeronimiano lo conmemora el 13 de agosto, mientras que Adón, arbitrariamente lo transfirió a su martirologio el día 15 de octubre. De esta fecha lo tomó el cardenal Baronio para introducirlo en el Martirologio Romano.

De este santo se sabe muy poca cosa. Las pocas noticias que nos han llegado de él están incluidas en la biografía de uno de sus predecesores, el obispo Justo. En ella se dice que cuando Justo dejó su cátedra episcopal para retirarse a Egipto a fin de vivir como ermitaño, Antíoco, que era un sacerdote de Lyon, afrontando un pesado y largo viaje fue a visitarlo a Egipto, siendo elegido más tarde, obispo de Lyon, sucediendo al obispo Martín a mediados del siglo V, gobernando su diócesis con firmeza y sagacidad.

Laura de San Sabas en el desierto de Israel. Fuente: www.lookatisrael.com.

Laura de San Sabas en el desierto de Israel. Fuente: www.lookatisrael.com.

Fue sepultado en la iglesia dedicada a los hermanos Macabeos, situada en las afueras de la ciudad, a la cual había sido trasladado también el cuerpo del obispo Justo – que había sido traído desde Egipto -, y al que más tarde, se le dedicó la citada iglesia. En el siglo XVI, esta fue destruida por los calvinistas, perdiéndose los cuerpos de los dos obispos. En Lyon se le conmemora el 16 de octubre y el pueblo lo conoce cariñosamente con el nombre de “Andeolo”.

Existen otros santos con este nombre, pero pertenecen a grupos de mártires de Cesarea, de Galacia y de Jerusalén. Hay también un sacerdote de Bayeux que lleva su nombre y del que no se sabe prácticamente nada y un eremita sirio discípulo de San Juan el Ermitaño, del que tampoco se sabe casi nada. Por eso, te he descrito sólo a estos tres porque de los demás, aun se sabe menos. Desde mi punto de vista, el que tiene más signos de verosimilitud histórica es San Antíoco el Sabaita, pero ya te digo, que ese no se celebra hoy, sino el 22 de enero. Espero haberte aclarado algunas cosas.

Antonio Barrero

Bibliografía
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Enlace consultado (22/11/2014):
– www.comune.santantioco.ca.it/cms/la-storia.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es