San Cirilo Lukaris, patriarca de Constantinopla y mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo-retrato del Santo. Génova, 1632.

Lienzo-retrato del Santo. Génova, 1632.

Por sorprendente que pueda parecer, el patriarca de Constantinopla Cirilo Lukaris, personaje polémico dentro de la Iglesia Ortodoxa debido a la influencia protestante que él supuestamente tenía, es venerado como santo mártir por la ortodoxia griega, incluso siendo canonizado no hace muchos años como hieromártir por el patriarcado griego de Alejandría. Además de ser fuerte oponente a la Iglesia Católica y la unión de Brest, fue víctima de intrigas políticas en los difíciles años que siguieron a la caída de Constantinopla. Tuvo por enemigos no solo a los religiosos católicos sino entre los mismos obispos ortodoxos que teológicamente se opusieron a sus pretensiones de adaptar la doctrina calvinista a la teología ortodoxa. Su supuesta influencia calvinista sigue siendo objeto de debate en la actualidad.

Biografía
Nuestro biografiado nació el día 13 de noviembre de 1572 en Heraklion, Creta, cuando la isla estaba bajo control de la República de Venecia, sus estudios los realizó en Europa, sobre todo en Italia (Padua y Venecia), en Ginebra conoció las enseñanzas de Juan Calvino, desarrollando una fuerte antipatía hacia el catolicismo romano. No solo era conocedor del griego, sino que a fondo estudió el latín, era un erudito; fue ordenado diácono en 1593 cuando tenía 21 años y más tarde sacerdote a manos del obispo Melecio Pegas, Patriarca de Alejandría, enviándolo en 1596 a Polonia con el objetivo de encabezar la oposición ortodoxa a la Unión de Brest, que forzaba a los obispos de esa región a unirse al catolicismo. Durante un corto tiempo fue profesor en la Academia de Vilnus, Lituania siendo después elegido Patriarca de Alejandría (1601). Dedicó a la atención de su nuevo cargo diecinueve años reorganizando las finanzas del patriarcado, reparado las iglesias en condiciones deplorables, además de una vigilancia especial en la predicación.

Mantuvo correspondencia con el patriarca de Jerusalén y Chipre y en 1612 fue diputado ad ínterin del trono del patriarca de Constantinopla. El 4 de noviembre de 1620 el Santo Sínodo de la Iglesia lo eligió para tomar el puesto de Patriarca Ecuménico. Este es el periodo más conflictivo que vivió; por un lado los intransigentes ortodoxos que habían tomado una actitud apologética contra las doctrinas protestantes, por otro lado los insidiosos católicos que andaban de embajadores ante la corte del sultán otomano. Fue el primer personaje que sobresalió durante el confuso tiempo de los años posteriores a la caída de Constantinopla en 1453. Si bien algunos sectores de la cristiandad ortodoxa defienden que Cirilo fue propagador de las ideas calvinistas (que consideraban doctrina blasfema e impía), otros por el contrario ven en el como un defensor de la fe ortodoxa argumentando con una carta fechada en 1622 en la que supuestamente el patriarca declara a la doctrina protestante contraria a la ortodoxia.

Grabado coloreado del Santo en su atuendo patriarcal. Fuente: www.hellenicaworld.com

Grabado coloreado del Santo en su atuendo patriarcal. Fuente: www.hellenicaworld.com

Tuvo que sufrir la opresión turca combinada con la acción proselitista de los misioneros jesuitas entre la población griega. La falta de escuelas donde se enseñaba la fe ortodoxa y el griego como legua. Patrocinó la traducción del Nuevo Testamento al moderno griego a manos del hieromonje Máximo de Galípoli a pesar de la oposición de Melecio Sirigos. Los historiadores ortodoxos, defienden que era un firme aliado contra el papismo romano y que estas acusaciones heréticas son meras calumnias para manchar su legado, pero no pueden justificar que patrocinara que varios estudiantes de teología fueran a completar sus estudios académicos en Europa, precisamente Inglaterra y Suiza. Algunos como Crisóstomo de Etna defienden que el apoyo protestante que recibió fue un medio para luchar contra la hegemonía uniata, pero poniendo en claro la magna obra que más adelante daremos unas pinceladas como suya (aunque justifica como parte de su lucha contra el catolicismo) y su pensamiento heterodoxo. Dionisio Zakythinós dice lo siguiente:

“En la política audaz de este patriarca … encontramos mezclada y amasada muchas de las tendencias en conflicto, que distraen la comunidad griega del siglo XVII, con una multitud de influencias en conflicto – conservadurismo contra reforma; la mística ortodoxa contra el racionalismo materialista de Occidente ; bizantinismo tradicional contra el espíritu emergente de la nueva Grecia entre las autoridades otomanas, por un lado, y las potencias occidentales, por el otro, luchando contra la infiltración del catolicismo romano, Cyril Loukaris dio su propia respuesta original al problema de las relaciones entre ortodoxia y el cristianismo occidental. Al hacerlo, cristalizaron y se traducen en acción las aspiraciones confusas de una Grecia que se acaba empiezan a recoger sus pensamientos con el fin de hacer contacto con la civilización occidental. Su intento de reforma del clero, la introducción de un calendario de fecha de la Natividad de Cristo en lugar de la antigua cronología bizantino que data de la Creación, el establecimiento por Nicodemo Metaxas, en Constantinopla, de la primera prensa griega en Oriente (1627), la traducción del Nuevo Testamento al griego popular (Ginebra, 1638) ‘son obras de la marca, dando testimonio de la amplitud de visión y la audaz iniciativa de este gran reformador…”

Los embajadores de las potencias europeas, atizaban la intriga política dentro del imperio otomano, con el objetivo de que nombraran un jerarca más acorde a sus intereses (refiriéndome a una posición más pro-católica). Siendo depuesto varias veces y sucedido por Timoteo II, Gregorio IV, Antimo II, Cirilo II Kontares y Atanasio III Patelario (de quien ya se ha escrito). Siempre fue apoyado por el pueblo fiel, quien presionó para que lo reeligieran como líder de la Iglesia de Constantinopla.

Grabado del Santo.

Grabado del Santo.

He aquí fragmentos de su atribuida Confesión: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo Cirilo, Patriarca de Constantinopla, publica esta breve confesión para el beneficio de aquellos que preguntan acerca de la fe y la religión de los griegos, es decir, de la Iglesia de Oriente, en testimonio de Dios y con los hombres y con una conciencia sincera sin ningún disimulo.

Creemos que Dios misericordioso ha predestinado a sus elegidos a la gloria antes del comienzo del mundo, sin ningún tipo respecto de sus obras y que no había ninguna otra causa impulsiva de esta elección, pero sólo la buena voluntad y la misericordia de Dios. Rechazó los que Él quiso, los cuales actúan de la reprobación, si se tiene en cuenta el trato absoluta de Dios, su voluntad es la causa; pero si nos fijamos en las leyes y principios de buen orden, que la providencia de Dios está haciendo uso de en el gobierno del mundo, su justicia es la causa, ya que Dios es misericordioso y justo.

Creemos que sin fe ningún hombre puede ser salvado. Y llamamos fe que lo que justifica en Cristo Jesús, que la vida y muerte de nuestro Señor Jesucristo adquiridos, publicó el Evangelio, y sin la cual nadie puede agradar a Dios.

Creemos que el hombre es justificado por la fe y no por obras. Pero cuando decimos, por la fe, entendemos el correlato o un objeto de la fe, que es la justicia de Cristo, el cual, como si con la mano, la fe aprehende y se aplica a nosotros para nuestra salvación. Esto es lo que dicen sin perjuicio de las buenas obras, porque la verdad misma nos enseña que las obras no se debe descuidar, que son los medios necesarios para dar testimonio de nuestra fe y confirmar nuestra vocación. Pero que las obras son suficientes para nuestra salvación, que pueden permitir a uno de presentarse ante el tribunal de Cristo y la de sus propios méritos que pueden conferir salvación, testigos de fragilidad humana que son falsas; pero la justicia de Cristo que se aplica a los penitentes, solo justifica y salva a los fieles.

Creemos que el libre albedrío es muerto en el no regenerado, porque no pueden hacer nada bueno, y todo lo que hacen es pecado; pero en los regenerados por la gracia del Espíritu Santo la voluntad es excitada y en las obras de escrituras, pero no sin la ayuda de la gracia. En fin, por lo tanto, que el hombre debe nacer de nuevo y hacer el bien, es necesario que la gracia debe recorrer antes; de lo contrario el hombre es herido después de haber recibido tantas heridas como que el hombre recibió que va de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de ladrones, por lo que de sí mismo no puede hacer nada.”

Icono y reliquias del Santo.

Icono y reliquias del Santo.

El escrito se publicó en 1629 en latín en Ginebra y para 1633 se había traducido al griego, pero hasta la actualidad se debate su autenticidad; en 1638 el Santo Sínodo anatemizó a Cirilo y a su confesión, al no escribir una refutación después de su publicación. Fuera de las disputas doctrinales, el patriarca era amante de los libros y manuscritos que compiló para su biblioteca y mantuvo correspondencia con el Arzobispo de Canterbury. Como decíamos antes, fue varias veces depuesto y exiliado, las cosas empeoraban y sobre todo durante el reinado del sultán Murad IV que estaba a punto de entrar en guerra con los persas, fue detenido, acusado de instigar a los cosacos y para evitar problemas durante su ausencia fue asesinado por los jenízaros el 27 de junio de 1638, su cuerpo estrangulado fue arrojado al mar Bósforo pero pronto fue recuperado y sepultado, pero años después fue trasladado a Constantinopla. Inmediatamente fue venerado como mártir y San Eugenio de Aetolia le compuso un servicio para honrar su memoria. Finalmente el patriarcado de Alejandría lo canonizó el día 6 de octubre de 2009.

René

preguntasantoral_anticopia_articulo20160302

Webs consultadas (12/02/16):
– https://en.wikipedia.org/wiki/Cyril_Lucaris
– orthodoxwiki.org/Cyril_Lucaris
– www.crivoice.org › … › Christian Creeds
– orthodoxinfo.com/inquirers/ca4_loukaris.aspx

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es