San Columba el Viejo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo del Santo.

Icono ortodoxo del Santo.

Es conocido también como San Columba, abad de Iona y en Irlanda también como San Columcillo. Su vida nos ha llegado con gran detalle gracias a tres fuentes de total y absoluta confianza: Cuimino, abad de Iona desde el 657 al 669, Adamnano, también abad de Iona desde el 679 al 704 y San Beda el Venerable, que como sabemos vivió desde el 673 al 735. Más fiables, no pueden ser estas fuentes.

Por ellas sabemos que San Columba nació el 7 de diciembre del año 521 en Gartan, condado de Donnegan (Irlanda), perteneciendo a la estirpe de los soberanos irlandeses, concretamente a la familia Cenél Conaill. Su formación monástica está conectada con las figuras de San Enda de Aran, San Finnian de Moville y San Finnian de Clonard, pero a su vez, el tomó la delantera como el cabecilla de una gran comunidad monástica y como fundador de varios monasterios, entre las cuales hay que destacar el de Derry en el año 546 y más tarde, el de Durrow.

Según algunas leyendas, Columba se vio obligado a abandonar Irlanda en el mes de mayo del año 563, acosado por los remordimientos que le ocasionaron su responsabilidad en la batalla de Cuil Dreimhne en el año 561, en la que murieron unas tres mil personas, pero Adamnano y San Beda dicen que su decisión estuvo unida de manera exclusiva a su deseo de ser “peregrino de Cristo”, algo muy común en aquella época entre los irlandeses.

Esa batalla a la que hemos hecho referencia tuvo su origen en una disputa entre San Columba y San Finnian de Moville acerca de un salterio (Libro de los salmos). Columba, siguiendo las órdenes de Finnian, habría copiado el manuscrito y finalmente, ambos quisieron quedárselo. Algún historiador afirma que Columba copió el manuscrito en secreto y que cuando Finnian se enteró, quiso recuperar la copia y se produjo el enfrentamiento. Fuera cual fuese el motivo, el conflicto terminó en lucha. Este salterio es el que la tradición identifica como el Cathach (Batallador) de San Columba.

Icono del Santo copiando un manuscrito.

Icono del Santo copiando un manuscrito.

Desembarcó en la península de Kintyre y desde allí, junto con doce compañeros llegó a la isla de Iona, en la costa suroeste de Escocia, la cual convirtió en un famoso centro monástico, formador de monjes ilustres y desde donde partieron numerosos misioneros hacia las propias colonias irlandesas en Escocia, los anglosajones de Northumbria y entre las tribus paganas de los Pictos, en el Norte. Como no perdió el contacto con su patria ni con la familia Dál Riad, esto le facilitó su misión entre los nobles de las tribus de los pictos. En sus monasterios supo equilibrar muy bien la práctica del ascetismo y la formación de los monjes, siéndole esto muy útil en su labor de cristianizar toda la zona de Bretaña.

En su juventud, la figura de San Columba se nos presenta como la de un hombre austero e incluso duro consigo mismo y con los demás, pero que con el paso de los años fue endulzando su carácter. Adamnano nos llega a decir que en la última etapa de su vida, Columba “se enmarcó en una perfecta serenidad”. Su vida monacal supo compaginarla con una cierta actividad política, como lo demuestra el hecho de su participación en la reunión del Druimm Cett en el año 575, donde se reguló el servicio militar, las obligaciones tributarias de los reyes de Dal Riada con los irlandeses de Ui Neill y la unción del rey Aedan Mac Gabrain. Parte de su éxito fue debido a las buenas relaciones que mantuvo con los príncipes gobernantes. Hoy diríamos que en este terreno fue un gran diplomático, aunque las leyendas inciden en que, en su afán de convertir a los pictos, realizó varios milagros.

En la “Vita” escrita por el abad Adamnano se narra un episodio que algunos han querido interpretar como la primera referencia conocida al célebre monstruo del lago Ness. Se dice que el santo encontró a una tribu de pictos que estaban dando sepultura a un hombre que había sido destrozado por un monstruo. Ante esto y para convertir a aquellos paganos, Columba dirigiéndose al lago, hizo la señal de la cruz pronunciando las palabras “No irás más lejos”, las cuales aterrorizaron al animal, el cual no volvió a atacar a ningún otro picto que nadara o pescara en el lago.

San Columba se traslada a la isla de Iona (1400).

San Columba se traslada a la isla de Iona (1400).

Mucho antes de su muerte, se convirtió en la cabeza visible de la “familia Columbae”, que fue una importante confederación monástica extendida no solo por Escocia, sino también por Irlanda. Como he dicho antes, con Irlanda siempre estuvo profundamente unido.

La autoridad, que en gran parte le provenía de su linaje, además de sus otras dotes personales como líder espiritual, pasó a sus sucesores que, en su mayor parte, también provenían de la realeza. Como San Columba, los sucesivos abades de Iona no dependían de la jurisdicción del obispo, sino que por el contrario, ellos mismos tuvieron amplia jurisdicción sobre la vasta “familia Columbae” que, con la misión de San Aidano de Lindisfarne, se había extendido hasta Northumbria, donde entró en conflicto con la delegación enviada por Roma a Inglaterra, sobre todo en lo referente a la celebración de la Pascua, aunque después del Sínodo de Whitby en el 664, la influencia de la “familia Columbae” comenzó a declinar.

Aparte de su figura histórica como tal, San Columba es muy importante en las leyendas irlandesas, como aquellas que dicen que, por contradecirlo, transformó a una reina en un pájaro. Se le atribuye un cierto don de predicción o de profecía, pero hay que reconocer que esto tiene un escaso valor histórico. Como era un hombre muy letrado también se le han atribuido la composición de algunos himnos y la copia de cientos de manuscritos, así como algunos trabajos exegéticos sobre todo sobre el Libro de los Salmos, pero esto último tampoco está suficientemente fundamentado. Lo que si es cierto es que fue un hombre muy ingenioso, divertido y generoso y que incluso, a fin de atraerlos hacia el cristianismo, mostró una cierta tolerancia con el mundo pagano, o sea, lo que hemos denominado diplomacia. Por sus escritos es considerado como el patrón de los poetas irlandeses.

Famoso relicario llamado “Brecbennoch”, o relicario Monymusk.

Famoso relicario llamado “Brecbennoch”, o relicario Monymusk.

Murió en Iona, el día 9 de junio del año 597 mientras cantaba el Oficio de Maitines y fue sepultado en el monasterio. En el siglo VIII, en Iona se confeccionó un relicario llamado “Brecbennoch” en el que se pusieron parte de las reliquias. Este relicario (conocido también como relicario Monymusk) fue llevado por el ejército escocés a la batalla de Bannockburn y aunque este ejército era inferior en número a sus atacantes, gracias a la intercesión del santo ganaron la batalla. Por eso, en el antifonario de Inchcolm hay una oración compuesta en el siglo XIII que comienza con las palabras: “¡Oh! Columba, esperanza de los escoceses”.

Su culto estuvo muy difundido durante toda la Edad Media y no solo en Irlanda y Escocia, sino en todo el continente Europeo. Su fiesta se celebra tanto en Irlanda y Escocia como en Australia y Nueva Zelanda, hoy, día de su muerte. Aunque no perteneció a la Orden de San Benito, se le representa vestido con el hábito benedictino.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Kenney, J. F., “Las fuentes de la antigua historia irlandesa”, Nueva York, 1929.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo IV”, Città Nuova Editrice, Roma, 1987.

Enlaces consultados (02/05/2015):
– www.heiligenlexikon.de/BiographienK/Kolumban_der_Aeltere.html
– http://web.archive.org/web/20110728154358/http://www.angelforce.co.uk/stmichael/columba.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es