San Esteban Mahrischsky, el hacedor de milagros

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso del Santo.

Icono ortodoxo ruso del Santo.

La fuente para reconstruir la biografía de San Esteban de Machrisca (Mahrischsky) es una “Vita” que, con la bendición del metropolita San Macario de Moscú, escribió Joasaf, egumeno del monasterio Danilov hasta el año 1560 y posteriormente obispo de Vologda. En la primera parte de esta “Vita” dice que San Barlaán, egumeno del monasterio de la Trinidad de Machrisca (1557-1570) habría encontrado un escrito sobre San Esteban, perteneciente a su bisabuelo, el sacerdote Serapión, que había conocido personalmente a San Esteban. El egumeno Joasaf se sirvió de los datos de San Barlaán y a éstos añadió la narración de los milagros ocurridos en la tumba de Esteban. Así que todo este material fue la base para la redacción de esta “Vita”.

En este relato se insertan unas notas biográficas sobre los monjes San Gregorio y San Casiano de Avnega, que fueron discípulos y compañeros de Esteban y que fueron martirizados por los tártaros. Asimismo, en esta “Vita” se encuentran elementos extraídos de las “Vitas” de San Sergio de Radonezh y San Cirilo de Beloozero. En otra parte de la “Vita” de San Sergio – redactada por San Epifanio el Sabio -, a San Esteban se le recuerda en un breve capítulo sobre la fundación del monasterio de la Anunciación en Kirzhach, y en la “Vita” de San Cirilo, escrita por Pacomio el Serbio, la figura de San Esteban se relaciona con la vocación monástica de San Cirilo. Como podemos comprobar, existen documentos más que suficientes para hacernos una idea de cómo fue la vida de este santo, del que hoy escribimos.

Aún así, de la infancia y juventud de San Esteban se sabe muy poco, ni siquiera su nombre de pila. Nació en Kiev a principios del siglo XIV y estuvo trabajando muchos años en la Pechersky Lavra (Laura de las Grutas de Kiev), donde finalmente se tonsuró como monje tomando el nombre de Esteban, en honor del diácono protomártir. En la Laura de las Grutas fueron contemporáneos suyos San Silas el eremita, el archimandrita San Ignacio, los santos reclusos Lorenzo y Rufo, el monje San Hipacio, el diácono San Macario y otros monjes santos cuyas reliquias son aún veneradas en los subterráneos de aquel gran monasterio. Sin embargo, existe otra redacción de la historia de Joasaf sobre los santos Gregorio y Casiano, en la que se dice que San Esteban fue monje del monasterio de la Epifanía.

Reunión entre San Esteban y San Sergio de Radonezh.

Reunión entre San Esteban y San Sergio de Radonezh.

Su vida monástica fue ejemplar, servía a los monjes con humildad y paciencia, era el primero en entrar en la iglesia y el último en salir de ella, y durante el tiempo de oración permanecía completamente inmóvil. Pero su permanencia en Kiev se vio interrumpida a causa de la progresiva influencia de los latinos sobre los habitantes de la ciudad. En efecto, a mitad del siglo XIV la parte sur de la Rus’ estaba sometida al principado de Lituania y, posteriormente, al reino de Polonia. Numerosos obstáculos y medidas vejatorias oprimían al clero y a los fieles de tradición bizantina, muchos de los cuales se vieron obligados a alejarse para refugiarse en lugares más solitarios e incluso desconocidos. Según la “Vita” a la que hemos hecho referencia, estas fueron las causas que motivaron la salida de Kiev de San Esteban, pero el historiador E. Golubinskij dice que en Kiev, en el año 1320, los invasores lituanos eran paganos y no ponían obstáculos a la práctica de la religión ortodoxa, luego no había interferencias de los “uniatas”.

En todo caso, alrededor del 1355, San Esteban se marchó de Kiev hacia Moscú. Allí, el gran príncipe Juan II de Moscú le propuso elegir un monasterio donde poder continuar viviendo como monje, pero San Esteban prefirió alejarse a un lugar más solitario en dirección noreste. Llegó a un lugar boscoso pero desierto llamado Machrisca, a treinta y cinco kilómetros del monasterio fundado por San Sergio de Radonezh, en el antiguo principado de Pereyaslavl-Zaleski, y allí plantó una cruz de madera, construyó una cabaña y limpió de maleza el terreno alrededor de la misma, con la intención de poder cultivar la tierra. Así, vivió en soledad, pero poco a poco, su fama se extendió y comenzaron a unirse a él algunos campesinos que querían vivir como monjes. Así, se constituyó en torno a él una pequeña comunidad que en el 1358, con la bendición de San Alejo, metropolita de Moscú, se convirtió en un verdadero monasterio. Construyeron una iglesia que dedicaron a la Santísima Trinidad, un refectorio y algunas celdas y un muro que las rodeaba. San Esteban Mahrischsky fue ordenado de sacerdote y el metropolita lo puso al frente del nuevo monasterio.

San Cirilo de Beloozero pronuncia sus votos.

San Cirilo de Beloozero pronuncia sus votos.

La “Vita” escrita por Joasaf da algunos datos acerca de la espiritualidad de San Esteban Mahrischsky, muy parecida a la de San Sergio de Radonezh. Era rígido consigo mismo, pero indulgente con los demás, no se enojaba con nadie, trabajaba manualmente como el primero, daba constante ejemplo de pobreza y austeridad y vestía un rudo hábito cubierto de parches. Tanto los monjes como los habitantes de alrededor lo admiraban por su santidad y sencillez.

Un tal Gregorio que vivía cercano al monasterio, donó a Esteban sus tierras y sus bienes, se hizo monje y fue su discípulo predilecto. Cuando alrededor del año 1370, San Sergio de Radonezh tuvo que alejarse del monasterio que había fundado a causa de algunas tensiones internas entre los monjes; fue acogido por San Esteban, al que solicitó le facilitara un monje que pudiera indicarle un lugar más solitario. Caminaron por muchos lugares y finalmente se encontraron uno de gran belleza al lado del río Kirzhach, donde ahora está situado el monasterio de la Anunciación de la Purísima Madre de Dios.

Sin embargo, San Esteban también tuvo que alejarse de su monasterio, ya que la unión de algunos terrenos a las propiedades del monasterio de Machrisca, provocó una violenta reacción de cuatro hermanos que vivían en Yurtsovo, localidad cercana, los cuales, temiendo que ellos perderían sus tierras, amenazaron con matar a San Esteban con el objetivo de alejarlo de aquellos lugares. Esteban, después de confiar su comunidad al hieromonje Elías, secretamente se marchó acompañado de su discípulo Gregorio, se estableció en la región de Vologda, cerca de los ríos Sukhona y Avnega y allí construyeron dos pequeñas iglesias, una dedicada a la Santísima Trinidad y la otra a San Jorge y algunas celdas o cabañas. De esta manera se erigió el eremitorio Troickij Avnezskij.

El primer monje tonsurado en este monasterio fue el propietario de aquellos terrenos, Constantino Dmitrijevic. Según la “Vita”, “Constantino ofreció a Esteban no pocos bienes para la construcción del monasterio, dio abundantes limosnas a los monjes y suplicó al santo que lo revistiera con el hábito monástico”. Se hizo monje con el nombre de Casiano y junto con Gregorio, fueron martirizados en el año 1392 durante una incursión de los tártaros capitaneados por el príncipe Behtuta. Las Iglesias Ortodoxas los veneran como santos mártires.

Fresco representando la muerte del santo.

Fresco representando la muerte del santo.

La fama de santidad de Esteban llegó hasta Moscú y el gran príncipe San Demetrio Donskoj, muerto en el 1389, donó al monasterio abundantes libros litúrgicos, llamando junto a sí a Esteban tres años antes de su muerte, o sea, en el 1386. Esteban dejó el monasterio al cuidado de Gregorio, nombró a Casiano como ecónomo y partió hacia Moscú. En el camino, hizo una parada en el monasterio de Machrisca, donde fue recibido con gran alborozo.

En Moscú conoció a un personaje influyente, cercano a la corte: Timoteo Vasilevic Veljaminov, con el cual vivía un pariente llamado Cosme, que estaba deseoso de abrazar la vida monástica. Pacomio el Serbio, en la “Vita” de San Cirilo de Beloozero, narra detalladamente el encuentro entre Cosme y San Esteban: “hombre lleno de virtud, cuya vida era conocida por todos, conociendo la llegada de Esteban corrió con alegría hacia él, se echó a sus pies y llorando le suplicó que lo vistiera con el hábito monástico”. Sabiendo Esteban que Timoteo, tutor de Cosme, se oponía, ideó una estratagema: “No lo tonsuró, pero lo vistió de monje como si ya hubiese realizado la profesión monástica”. Así, se presentó con el joven – que había asumido el nombre de Cirilo – ante Timoteo. Timoteo “se enojó y lleno de amargura manifestó a Esteban su desaprobación”. Solamente la mediación de la mujer de Timoteo, llamada Irina, hizo reconciliar a su esposo con Esteban al cual “Timoteo pidió perdón y concedió a Cosme – llamado Cirilo -, que viviera como quisiera, según su deseo”. Y así, el futuro San Cirilo de Beloozero, fue acogido en su monasterio por parte del egumeno San Teodoro obispo de Rostov.

Monasterio de la Trinidad de Machrisca.

Monasterio de la Trinidad de Machrisca.

San Esteban pasó los últimos años de su vida en el monasterio de Machrisca, donde volvió a petición del gran príncipe de Moscú. En el monasterio introdujo la regla cenobítica y guió a la comunidad hasta que tuvo una edad muy avanzada. Antes de morir, recibió el “skema”, dejando la comunidad a cargo del monje Elías. Murió el 14 de julio del año 1406, siendo sepultado junto a la pared del templo.

Las primeras trazas de un culto local a San Esteban Mahrischsky son algunos testimonios de los años veinte del siglo XVI. Según la tradición, Jonás, egumeno del monasterio de Machrisca y el anciano monje Germán vieron sobre la tumba del santo un fuego que iluminaba a todo el monasterio. Desde entonces ha sido venerado ininterrumpidamente hasta ahora. En la “Vita” de San Arsenio Komelskij se dice que, inmediatamente después de aparecer este fuego milagroso, Arsenio, que era egumeno del monasterio de la Trinidad y de San Sergio, el cual tenía jurisdicción sobre el monasterio de Machrisca, “ordenó construir un sepulcro sobre el lugar donde había sido inhumado, cubrirlo con un velo bordado y colocar sobre él un gran cirio. El mismo Arsenio celebró allí el Oficio Divino y desde aquel momento ordenó que todos los monjes celebrasen cada año su memoria”.

Urna del santo en su monasterio.

Urna del santo en su monasterio.

A finales del siglo XV, el monasterio fue destruido por un incendio. En el año 1550, durante la construcción de la nueva iglesia de la Trinidad, fue encontrado el cuerpo incorrupto de San Esteban y según Golubinskij –historiador del que hemos hablado antes-, alrededor del 1560 se fijó la memoria litúrgica de San Esteban, al mismo tiempo que se establecía la fiesta de los santos Gregorio y Casiano, sus discípulos. Los actuales menologios rusos lo conmemoran el 14 de julio y su nombre está incluido entre los santos conmemorados en Vladimir el día 23 de junio. Existen dos oficios litúrgicos en honor del santo: uno compuesto por el egumeno Joasaf del monasterio Danilov en el 1570, y otro compuesto por el monje Simeón Polockij en el año 1680. Las reliquias del santo son veneradas en la iglesia del monasterio de la Trinidad en Machrisca. En el año 1997 fue reconstruida la urna donde descansan sus reliquias, ya que la anterior fue destruida en el año 1943.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Chorosev, A.S., “Historia política de las canonizaciones en Rusia durante los siglos XI-XVI”, Moscú, 1986.
– Golubinskij, E., “Menologio completo de todos los santos rusos”, Moscú, 1903.
– Hieromonje Anfiloquio, “San Esteban, egumeno de Machrisca”, Moscú, 1994.
– Markelov, G.V., “Santos de la antigua Rusia”, San Petersburgo, 1998.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1999.

Enlace consultado (31/12/2014):
– www.stefmon.ru

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es