San Evaristo, papa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Grabado del Santo, obra de Jacques Callot.

Grabado del Santo, obra de Jacques Callot.

La historia de los Santos de la era paleocristiana en general es muy oscura y muchas veces llena de información que no se puede comprobar. Al dar la noticia sobre San Evaristo, el Martirologio Romano dice lacónicamente en su elogio: “En Roma, San Evaristo, papa, que fue el cuarto sucesor de San Pedro y rigió la Iglesia romana en tiempos del emperador Trajano”. Tal referencia omite completamente algunos datos registrados sobre lo más relevante de su pontificado e incluso no le da el título de mártir, a pesar de que, tradicionalmente, se le da este apelativo a todos los papas que rigieron la sede de Roma durante las persecuciones que los césares hicieron contra los cristianos durante los primeros tres siglos del cristianismo.

Tanto Eusebio de Cesarea como de San Ireneo de Lyon lo registran en el cuarto lugar en los listados de los obispos de Roma, el Catálogo Liberiano lo refiere, en cambio, con el nombre de Aristus y lo coloca inmediatamente luego de San Cleto o Anacleto, y no tras San Clemente.

Siguiendo con cuidado las noticias que nos da el Liber Pontificalis, se dice que era griego, hijo de padre judío, y que había nacido en Belén. Fue elegido Papa luego de San Clemente I, mártir, cargo que desempeñó durante nueve años, diez meses y dos días. Instituyó que hubiera siete diáconos que asistieran al obispo de Roma en todas las celebraciones litúrgicas y también estableció las primeras divisiones territoriales en Roma, dividiéndola en veinticinco títulos. Ordenó dos obispos, diecisiete presbíteros y quince diáconos. Estableció que la celebración del sacramento del matrimonio se celebrara ante la comunidad, con la bendición del sacerdote. Estas noticias también son inciertas, pues parece que se quisiera legitimizar a las instituciones eclesiásticas a razón de su antigüedad y con el prestigio de haber sido instituidas por la jerarquía.

Escultura del Santo en la Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Escultura del Santo en la Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Sobre su muerte se dice que, durante la celebración de una Eucaristía en las catacumbas, hubo una redada, muchos fieles fueron apresados y llevados al circo para ser sacrificados; en tanto el papa Evaristo fue decapitado. Cuando los militares abandonaron las catacumbas, los cristianos se presentaron en el lugar y con gran devoción lo sepultaron en un lugar cercano al sepulcro de San Pedro. Esto habría sucedido el séptimo día de las calendas de noviembre, que corresponde al 26 de octubre.

Esta noticia de martirio no tiene confirmación, sin embargo, por tradición se le ha dado la palma del martirio. Ante la falta de más datos firmes, sólo se puede añadir que la etimología de su nombre significa “buenísimo”. Curiosamente, la última educación del Martirologio Romano ha colocado su memoria en el día 27 de octubre, un día posterior al que, por siglos, se vino conmemorando.

Humberto

Bibliografía:
– S/A, El Santo de Cada Día, Susaeta Ediciones S.A. Madrid, 1983 pp. 237.
– VVAA, Año Cristiano, XI, Noviembre, editorial BAC, Madrid 2006, pp. 710.
– VVAA, Diccionario de los Santos, Volumen I, Ediciones San Pablo, Madrid, pp.753.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es