San Flaviano y Santa Filomena en la Sierra Norte de Puebla, México

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Flaviano mártir en Tlatlauquitepec, Puebla.

San Flaviano mártir en Tlatlauquitepec, Puebla.

Pregunta: Saludos y felicidades por tan interesante página, mi duda con respecto a San Flaviano surge con su investigación acerca de los corposantos y una mía acerca de mi pueblo de origen: Tlatlauquitepec. En esta población se encuentra este tipo de relicario dedicado a San Flaviano, según una fuente, este corposanto fue traído gracias al cura Ambrosio López del Castillo desde Roma y contiene sus reliquias, ¿es posible que en verdad sean sus reliquias?, además ¿quien fue este santo?. Otra duda surge con respecto a Santa Filomena, pues en el pueblo cercano de Hueyapan existe un corposanto dedicado a ella, ¿sería posible que también contenga alguna reliquia? Ante su respuesta gracias.

Respuesta: Gracias a ti por tus comentarios y un saludo de regreso. Como sabes, el tema de los corposantos ha dado lugar a muchos debates y aún se requiere más investigación para conocer estos relicarios tan especiales. Los casos que nos comentas son similares a varios que ya hemos expuesto aquí en el blog y solamente haré algunas precisiones. Comenzaré hablando sobre San Flaviano.

San Flaviano se encuentra resguardado en una capilla de la iglesia del ex convento franciscano de Santa María de la Asunción, en Tlatlauquitepec, Estado de Puebla, México. Como bien señalas, se trata de un cuerpo relicario o corposanto, elaborado en cera. De acuerdo con la fotografía que nos compartes, en la urna se puede leer S. FLAVINVS M. N.P., las últimas siglas significan que posee “nombre propio”, esto significa que el nombre real del mártir aparecía en la lápida que cerraba su tumba.

Ambrosio López del Castillo. Tomado de: http://www.vivetlatlauqui.mx/historia/attachment/cura-ambrosio/

Ambrosio López del Castillo. Tomado de: http://www.vivetlatlauqui.mx/historia/attachment/cura-ambrosio/

Tú nos comentas que fue Ambrosio López del Castillo quien lo trajo, y aumentando un poco la información que proporcionas, he encontrado una referencia acerca de este hecho. En el Diario de un cura de pueblo y la relación de los señores curas que han servido la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Tlatlauqui, escrita por el señor cura don Ramón Vargas López, el texto señala que:

“Y últimamente, con el cuerpo de este santo mártir [San Flaviano] y reliquias que le fueron enviadas por nuestro santo Padre, que desde Roma, que desde Roma hizo venir, costéandolo todo el digno cura de su peculio particular”. [1]

Si Ambrosio López del Castillo ejerció su curato entre 1856 y 1864, San Flaviano llegó en una fecha indeterminada entre estos dos años y fue donado por el papa Pío IX, cuyo pontificado abarcó hasta el año de 1878. Lamentablemente no contamos con la auténtica que seguramente acompañó a este cuerpo relicario, documento con el que sería posible saber de qué catacumba se extrajeron los restos o en qué fecha llegó a tierras mexicanas.

Respondiendo a tu pregunta, de acuerdo con los datos que ya tenemos, sabemos que las reliquias de San Flaviano, (aunque no se precisa si es la osamenta completa o solamente algunos huesos) fueron extraídas de alguna catacumba romana, donadas por el papa Pío IX y traídas a México por solicitud del cura Ambrosio López del Castillo. No debemos confundirlo con ninguno de los Flavianos del santoral (San Flaviano de Constantinopla, San Flaviano de Montefiascone, etc.), pues se trata de un santo de catacumba. Además de su nombre y el vas sanguinis que acredita su muerte violenta, no podemos tener más datos sobre su vida.

Un rasgo interesante es que la urna de San Flaviano se encuentra cubierta por un “antependio”: una pintura del mártir en su urna, que se abre para revelar al relicario. La pintura reproduce con exactitud la urna actual, pintada de rojo y dorado y con un pequeño cortinaje, así como la postura del mártir, que lleva una mano en el pecho y la otra sosteniendo la palma del martirio. El vas sanguinis se puede apreciar a sus pies, aunque en la foto actual no es completamente visible debido a los floreros que lo adornan.

Antependio de San Flaviano mártir. Fotografía cortesía de Eduardo Limón.

Antependio de San Flaviano mártir. Fotografía cortesía de Eduardo Limón.

Santa Filomena. Gracias a las fotografías de Catedrales e Iglesias de México, pude conocer esta imagen. Es la segunda patrona del poblado de Hueyapan, Estado de Puebla, México y su festividad se celebra el 11 de agosto. Se encuentra resguardada en capilla propia.

El Diario de un cura de pueblo… menciona que fue Ambrosio López del Castillo quien inició la construcción de la capilla de Santa Filomena y de su ornato: “En el pueblo de Hueyapan, a las continuas exhortaciones y excitaciones que se ha hecho, se debe la continuación del templo de Santa Filomena, para cuyo culto y mejor ornato, se ha comprado un precioso ornamento”. [2]

Podemos inferir que para cuando Ambrosio López del Castillo llegó al curato de Tlatlauquitepec, ya existía un culto a Santa Filomena, aunque carecía de capilla propia. Observando las fotografías podemos ver que cuentan con dos imágenes: la que se encuentra en el altar mayor y una réplica más pequeña para uso procesional.

Santa Filomena en Hueyapan, Puebla. Fotografía cortesía de "Catedrales e Iglesias".

Santa Filomena en Hueyapan, Puebla. Fotografía cortesía de “Catedrales e Iglesias”.

Analizando la escultura me parece que se trata de una “imagen yacente” réplica de Santa Filomena de Mugnano del Cardinale, Italia, y no de un corposanto o cuerpo relicario. Recordemos que la devoción a esta virgen y mártir cobra gran importancia durante el siglo XIX, por lo que no resulta extraño encontrar réplicas de su imagen en otros sitios del mundo, por ejemplo: Santa Filomena en Guadalajara, Jalisco, México; o Santa Filomena en Gaillac, Francia. Para conocer la historia de esta célebre Santa, te invito a leer los siguientes artículos.

En conclusión, San Flaviano es un auténtico mártir de catacumba, traído desde Roma por el cura Ambrosio López del Castillo, elaborado en cera, presenta la marca simbólica del martirio y está acompañado por la palma del martirio y el vas sanguinis, elemento que inequívocamente nos señala que tuvo una muerte violenta. Santa Filomena en Hueyapan se trata solamente de una imagen yacente que no posee reliquias (hasta donde podemos saber debido a que no tenemos contacto directo con las personas que la resguardan), no posee vas sanguinis ni otro elemento que nos indique que se trata de un cuerpo relicario. Es importante señalar que no todos las esculturas yacentes de mártires son relicarios, algunos solamente reproducen la imagen sin que obligatoriamente resguarden reliquias.

Santa Filomena en Gaillac, Francia. Fotografía de Montserrat Báez.

Santa Filomena en Gaillac, Francia. Fotografía de Montserrat Báez.

Galería de fotografías de Santa Filomena.

MontseB


[1] Diario de un cura de pueblo y la relación de los señores curas que han servido la parroquia de nuestra señora de la asunción de tlatlauqui, escrita por el señor cura don ramón Vargas López, Investigación, transcripción paleográfica, estudio preliminar, notas y edición (con la colaboración de Ramiro Navarro de Anda) de Ernesto de la Torre Villar, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial, Instituto de Investigaciones Históricas/ Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Antropología e Historia/Gobierno del Estado de Puebla, Secretaría de Cultura de Puebla/ Universidad de las Américas, Puebla, 2006, p.126.
[2] Ibid., p.156

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es