San Fridolino, abad de Säckingen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de San Fridolino en una tabla gótica. Museo de Bellas Artes de Dijón, Francia (siglo XVI).

Detalle de San Fridolino en una tabla gótica. Museo de Bellas Artes de Dijón, Francia (siglo XVI).

Los historiadores no se ponen de acuerdo sobre la identidad del santo, e incluso Meyer von Knonau niegan su existencia, lo que ya es considerado como excesivo. Existe una “Vita” escrita alrededor del año 1000 por un monje llamado Balther, a la que no se le concede ningún valor histórico y que viene a decir que Fridolino era hijo de unos nobles irlandeses ricos, pero que renunció al mundo, repartió sus posesiones y decidió enclaustrarse en un monasterio. Desde Irlanda pasó al continente y después de predicar por el territorio de los francos, se estableció en Poitiers, junto a la tumba de San Hilario, donde construyó un monasterio. Junto con el obispo de Poitiers viajó hacia donde estaba el rey Clodoveo I, a fin de que diera el visto bueno al recién construido cenobio. El rey le prometió su apoyo no sólo en ése, sino en futuros proyectos que tuviera el santo.

Fridolino curó milagrosamente al obispo de Poitiers, que se vio afectado por una parálisis, y en sueños, recibió el encargo del obispo San Hilario de que fundara otros monasterios e iglesias, cosa que hizo en tierras que hoy pertenecen a Alemania y Suiza, hasta llegar a una isla deshabitada en el río Rin, al este de Basilea. Aunque la resistencia de la población fue grande, como tenía las bendiciones del rey Clodoveo, continuó su labor. Al llegar a un determinado lugar, ya muy cansado, se echó a dormir debajo de un árbol, colgando en una de sus ramas la bolsa en la que llevaba parte de las reliquias de San Hilario. El árbol se inclinó reverentemente y Fridolino tomó esa señal como que aquél era el sitio donde tenía de establecerse de manera definitiva, y fundó un monasterio.

Cuando Clodoveo murió, los habitantes del lugar quisieron echarlo, pero Dios obró el milagro de que un afluente del río Rin que siempre estaba seco, se inundara, Fridolino pasara mientras que el pueblo no pudo atravesar dicha barrera fluvial. Fridolino, desde allí, se dedicó a evangelizar la zona del Alto Rin, realizó innumerables milagros e incluso pudo evitar una guerra. La “Leyenda Aurea” incluso habla de que resucitó a un tal Urso, quien le donó una gran extensión de terreno en lo que hoy es el cantón suizo de Glarus, aunque tuvo que enfrentarse con Landolfo, hermano de Urso, con quien finalmente hizo las paces. Allí construyó una iglesia en honor a San Hilario.

San Fridolino pasa el río Rhin. Relieve gótico tardío, catedral de Säckingen (Alemania).

San Fridolino pasa el río Rhin. Relieve gótico tardío, catedral de Säckingen (Alemania).

Esta “Vita”, escrita en la Edad Media y que he resumido todo lo posible, dice que era contemporáneo del rey Clodoveo, cosa que niegan la mayor parte de los hagiógrafos. Para algunos, San Fridolino era un misionero franco-irlandés, que fue monje en Luxeuil y que en la mitad del siglo VII fundó el monasterio de Säckingen, que es el monasterio más antiguo del sur de Alemania y que fue el lugar del que salieron los evangelizadores del actual Baden-Württemberg. Eso se corresponde con una antigua tradición del monasterio de San Galo donde, en sus listados litúrgicos posteriores al siglo X, se le menciona como abad y confesor, conexionado con otros misioneros franco-irlandeses. Sin embargo, Malnory piensa que San Fridolino debe identificarse con San Fridoaldo, monje sacerdote seguidor de San Columbano, del que se habla en la “Vita Sancti Germani Grandival”.

A favor de que el monasterio de Säckingen fue fundado por un monje procedente de Luxeuil está el hecho de que los primitivos patronos del monasterio eran San Pedro y la Santísima Virgen. Posteriormente, se puso bajo la protección de San Andrés, como lo atestigua una carta del año 878, escrita después del traslado de una reliquia de la cruz del apóstol que se hizo en época carolingia. Más tarde, en los siglos XII-XIII este patronazgo fue sustituido por el de San Hilario y San Fridolino. Como he dicho más arriba, esa “Vita” legendaria dice que San Hilario se le presentó en sueños, le dijo que construyera un monasterio en una isla en el Rin y que Fridolino, desde Luxeuil hasta Säckingen le fue dedicando iglesias por todo el camino y como llevaba consigo las reliquias de San Hilario, desde entonces se le representa junto a un esqueleto.

Relicario de San Fridolino en Feldkich (Austria).

Relicario de San Fridolino en Feldkich (Austria).

Pero aún hay más, porque Lanigan y otros hagiógrafos ven en San Fridolino a un anglosajón, cuyo primitivo nombre era Fritold y que habría fundado Säckingen a principios del siglo VIII. Y para más “inri” Schulte dice que San Fridolino fue monje de Poitiers y que únicamente sus reliquias fueron a parar al monasterio de Säckingen. Sin embargo, si que es posible que San Fridolino fuera originario de Poitiers (o sea, ni anglosajón, ni irlandés, sino franco) y que fuera él quién transfiriera las reliquias de San Hilario a Säckingen. O sea, como vemos, no se niega su historicidad, pero no todos los historiadores se ponen de acuerdo en cuál era su origen, aunque si leemos cualquier biografía que encontremos en Internet, la cosa se simplifica diciendo simplemente que era un monje de origen irlandés.

El nombre de San Fridolino se menciona en unas letanías del siglo IX escritas en un misal de Zurich y desde allí, su culto se extendió por el sur de Baden, en los cantones suizos del Rin y en el de Glarus, que desde el siglo XII lo veneraban como su santo apóstol y como su patrono, pues aquellas tierras eran propiedad de Säckingen. El nombre del santo aparece en el Martirologio germánico desde el siglo X y desde el siglo XVII aparece también en el Martirologio irlandés. Desde muy antiguo su fiesta se conmemora en las diócesis de Basilea, Chur, Freiburgo, Saint-Gallen y Viena y a partir del siglo XV, en las de Poitiers y Luçon, en Francia.

Su tumba fue abierta el 14 de diciembre del año 1357, lo que supuso la “invención” del cuerpo, o sea, su canonización. Su cuerpo se encuentra actualmente en la iglesia abacial de Bad Säckingen, convertida en parroquia y todos los años es sacado en procesión, vistiendo los portadores los típicos trajes de caballeros medievales. El sarcófago romano en el que originariamente fue sepultado San Fridolino se encuentra en la cripta de Säckinten. Hay reliquias suyas en Saint-Blasien, Holderbanck, Feldkich y algunas otras localidades del entorno germánico-suizo-austríaco. Las que estaban en el cantón de Glarus quedaron destruidas en el año 1861 durante un incendio en la iglesia que las custodiaba. En la sacristía de la basílica de Rankweil existe una piedra que la tradición dice que fue usada por el santo y sobre la cual apoyan sus rodillas aquellos que padecen de artrosis.

Urna de San Fridolino en Säckingen (Alemania).

Urna de San Fridolino en Säckingen (Alemania).

A pesar que no era un monje benedictino, se le representa como tal, siempre acompañado de un esqueleto, que algunos dicen que corresponden a las reliquias de San Hilario, mientras que otros afirman que es el esqueleto de Urso, a quien resucitó. En otras representaciones aparece con la cruz abacial en una mano y el esqueleto en la otra. En el escudo de armas del Cantón de Glarus, aparece vestido de peregrino. Es el santo patrono de Bad Säckingen, Naefels, Schneider y el cantón de Glarus, se le considera protector del ganado y de las enfermedades producidas de una u otra manera tanto por el fuego como por el agua. Tanto en Occidente como en Oriente se le conmemora el día 6 de marzo y sólo en la diócesis de Estrasburgo se le celebra un día más tarde.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Barth, M., “San Fridolino y su culto en la región alemana”, Freiburg, 1955.
– Bautz, F.W., “Fridolin”, Volumen II de la Enciclopedia Bio-bliográfica de la Iglesia, Hamm, 1990.
– Gazeau, R., “Saint Fridolin abbé de Saint-Hilaire de Poitiers”, publicado en la revista Mabillón, volumen LII, 1962.
– Gougaud, L., “Les Saints irlandais, hors d’Irlande”, Lovaina, 1936.
– Meer, G., “S. Fridolin, der Apostel Alemanniens”, Zurich, 1889.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo V”, Città N. Editrice, Roma, 1991.

Enlaces consultados (31/01/2015):
– www.keltoi.ch/Fridolin.html
– http://de.wikipedia.org/wiki/Fridolin_von_S%C3%A4ckingen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es