San Honorato, mártir romano

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Busto relicario de San Honorato, mártir de las catacumbas venerado en Molise, Italia.

Busto relicario de San Honorato, mártir de las catacumbas venerado en Molise, Italia.

San Honorato mártir romano, venerado en Molise (CB)
Con el término cuerpo santo se identifica a aquellas reliquias óseas que, provenientes de las catacumbas romanas y de otras, fueron trasladadas a la ciudad de Roma en un período de tiempo comprendido desde finales del siglo XVI hasta la segunda mitad del siglo XIX. ¿Y por qué se llama “cuerpo santo” y no “santo cuerpo”? La diferente posición del atributo (santo) con respecto al objeto (cuerpo) determina una diferencia sustacial: podemos definir con certeza la identidad del sujeto. El “cuerpo santo” es un objeto en sí mismo; es el cuerpo de un difunto de las catacumbas, que con posterioridad tiene un valor sagrado.

Pero, ¿cómo reconocer a un “cuerpo santo” en las catatumbas? ¿Todas las sepulturas eran de mártires? Este es un asunto muy complejo tratado por muchos estudiosos y aquísólo queremos referirnos a Marcantonio Boldetti (famoso custodio pontificio, encargado de la extracción de los cuerpos de las catacumbas), que era quien daba por seguros los restos descubiertos atribuyéndolos a un mártir de los tres primeros siglos.

Los símbolos que identificaban la sepultura de un mártir eran: la palma, el XP, el escrito BM (Beato mártir) y en su interior, un vaso con la “sangre”. A veces había una placa que llevaba el nombre del mártir. En caso contrario, después de la extracción se le atribuía un nombre según unos criterios muy variados: por ejemplo, el nombre de un obispo diocesano, el nombre del Papa en aquel momento, el nombre del santo titular del templo que acogía a dicho “cuerpo santo”, el nombre de la catacumba de la que fue extraido, etc. Lo importante, hoy por hoy, es el valor simbólico del “cuerpo santo”: un cristiano de la Iglesia de los primeros siglos (ya en Roma o en comunión con la Santa Sede), que da un testimonio veraz del Evangelio, entregando su vida con el martirio.

En fin, el culto de las reliquias deriva del honor dado a los difuntos y hoy es recomendado, aunque no impuesto, por la Iglesia. El Concilio de Trento, en su veinticuatrogésima sesión, modificó los excesos y el Concilio Vaticano II dice: “La Iglesia, de acuerdo con su tradición, venera a los Santos, a sus reliquias auténticas y a sus imágenes. El culto de los “cuerpos santos” es hoy diverso: en olvido y con las reliquias desaparecidas; muy vivo o de afecto vivaz, siendo el “mártir” patrón de alguna localidad.

Por lo que respecta al cuerpo santo de Honorato, extraído de las catacumbas de Calepodio un hueso del brazo, llevado en 1716 por el barón local. La reliquia se guarda en la parroquia de San Nicolás. San Honorato es patrono de Molise (CB) y su fiesta se celebra dos veces al año: 5 de julio y 22 de diciembre (fecha en que el Martirologio Romano recuerda a San Honorato de Tolosa).

Oración:
Dios omnipotente y misericordioso, que has dado a San Honorato una invicta constancia en los tormentos del martirio, manténnos serenos en las pruebas de la vida y sálvanos de las insidias del maligno. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es