San Juan Gualberto de Vallombrosa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del Santo en un retablo gótico italiano.

Detalle del Santo en un retablo gótico italiano.

La vida de este santo reformador y fundador no tiene nada de legendario, es la acción de la gracia y la mano de la Providencia que guía una obra llena de fecundidad. Es de los santos que contribuyeron a la reforma eclesiástica de los siglos X y XI.

Juan pertenecía a la nobleza de Florencia. Hugo, su único hermano y mayor que él, fue asesinado por un joven que parecía ser su amigo. Tras este asesinato consideró un deber vengar a su hermano y el odio se apoderó de su alma. A tales sentimientos lo incitaron incluso sus propios familiares. Tiempo después, en un Viernes Santo, Juan se encuentra cara a cara con el asesino de su hermano Hugo, en un paraje donde ninguno de los dos podía retroceder. Juan desenvaina la espada y el asesino, desarmado, se arrodilla y pide clemencia por los méritos de Cristo. Al instante el joven vengativo recuerda a Cristo crucificado, que perdonó a sus enemigos; y en ese momento la gracia trueca sus sentimientos, de modo que abraza al enemigo y le perdona, ambos se retiran en paz.

Juan Gualberto se dirige a la iglesia de San Miniato y ora ante Cristo crucificado, la imagen inclina su cabeza y el joven lo interpreta como el signo del perdón divino; por lo que solicita el ingreso a la abadía adjunta a la iglesia, solicitud que le es denegada, debido a los antecedentes bélicos y al posible desacuerdo de su familia. Insiste tanto que al final ingresa en el monasterio y comienza una vida llena de virtud, distinguiéndose por la disciplina, la piedad y la observancia.

Al morir el abad de San Miniato, Juan decide abandonar el monasterio, debido a la elección indigna del nuevo superior. Con otro compañero se dirige a Camaldoli, monasterio fundado por San Romualdo y decide fundar una nueva comunidad siguiendo igualmente la Regla de San Benito. La fundación se concreta en un hermoso valle cerca de Florencia llamado Vallis Umbrosa. En sencillas cabañas de madera, con extrema austeridad y fieles a los ideales benedictinos a los que aumentaban una mayor soledad, Juan se llena de discípulos que, atraídos por su ejemplo, abrazan una vida monástica radical en tiempos de relajación.

La vocación de San Juan Gualberto. Lienzo renacentista.

La vocación de San Juan Gualberto. Lienzo renacentista.

A pesar de que los benedictinos no son una orden clerical, poco a poco se dio la tendencia a la clericatura de los monjes. Juan se separa de esta tendencia y vuelve a los orígenes, introduciendo a los hermanos legos, “conversi”. Para los coristas aligeró el trabajo manual. Él mismo se negó a recibir, por humildad, las órdenes clericales.

Como a los santos de todas las épocas se le atribuyeron milagros, la mayoría relacionados con su humildad, desapego de los bienes terrenales y la compasión por los demás.

San León IX, Esteban X y Alejandro II le tenían gran aprecio y seguían sus consejos como oráculos de la Providencia. Juan, a pesar de la vida monástica que llevaba, no era ajeno a la lucha contra la simonía y las investiduras, abusos eclesiásticos comunes en la época.

Murió apaciblemente el 2 de Julio de 1073. En 1193 el papa Celestino III lo inscribió en el catálogo de los Santos. Los monjes de Vallombrosa, a pesar de ser pocos ahora, forman parte de los benedictinos y se caracterizan por su soledad casi eremítica. Su presencia está principalmente en Italia, con apenas siete monasterios.

Poncho

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es