Dos santos de nombre Kuksha

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto de San Kuksha de Odessa cuando estaba en la Laura de las Grutas de Kiev.

Foto de San Kuksha de Odessa cuando estaba en la Laura de las Grutas de Kiev.

Se llamaba Cosme Kirillovic Veliko y había nacido en la localidad ucraniana de Arbuzynka, en el distrito de Kerson (Jerson), el día 12 de enero del año 1875, en el seno de una familia de campesinos, llamándose sus padres Cirilo y Caritina. La familia tuvo tres hijos más: Teodoro, Juan y María. Su madre Caritina (Haritina) en su juventud quiso ser monja, pero como sus padres la obligaron a casarse, oraba continuamente a Dios para que alguno de sus hijos fuera lo que ella no pudo ser, y ocurrió que a Cosme, desde muy pequeño, le encantaba la oración y la soledad y conforme fue creciendo, compaginaba la oración con la atención a los enfermos.

Con veinte años de edad fue en peregrinación a Tierra Santa, viviendo durante seis meses en la ciudad de Jerusalén, y en el camino de regreso, visitó el Monte Athos, sintiéndose atraído hacia la vida monacal. A fin de recibir la bendición de sus padres, regresó a su pueblo. La madre accedió encantada, pero inicialmente su padre se opuso. La insistencia y las lágrimas de su hijo vencieron la oposición inicial del padre, y en el año 1896, con un icono de la Madre de Dios de Kazán que le dio su madre y que guardó hasta el día de su muerte, volvió a Athos, ingresando como novicio en el monasterio ruso de San Pantaleón. Por obediencia tuvo que volver a Jerusalén a fin de servir dentro de la basílica del Santo Sepulcro durante un año y medio; y de regreso de nuevo a la Montaña Sagrada, fue encargado de atender un hospicio para peregrinos, donde estuvo destinado once años. Cuando fue tonsurado como “rassophore” tomó el nombre de Constantino, y el 23 de marzo del 1904, como monje (pequeño skema), tomó el nombre de Jenofonte. Como era prácticamente analfabeto, no sabía escribir y leía con muchísima dificultad, tuvo que aprenderse de memoria los salmos, himnos y lecturas del Oficio de las horas canónicas.

En el año 1912, en el Monte Athos hubo una pequeña revuelta originada por los monjes de la llamada tendencia religiosa “imjaslavcy”, y aunque el monje Jenofonte era completamente ajeno a ella, las autoridades griegas, por temor a la propagación de los disturbios, expulsaron a los monjes rusos del monasterio de San Pantaleón – entre ellos a Jenofonte -, que tuvo que marcharse a Rusia, estableciéndose en el monasterio de las Grutas de Kiev y desde 1914 a 1916, junto con otros monjes, trabajó como enfermero en el tren hospital que transportaba los heridos desde Kiev hasta Lviv. En el año 1931, en plena Revolución Bolchevique, Jenofonte (que tenía cincuenta y seis años de edad) cayó gravemente enfermo y no queriendo morir como un “pequeño skema”, decidió ser tonsurado como gran skema, tomando el nombre de Kuksha en honor del santo mártir Kuksha, cuyas reliquias se encontraban en la Lavra de las Grutas de Kiev y del que hablaremos a continuación.

Primera tumba de San Kuksha de Odessa.

Primera tumba de San Kuksha de Odessa.

Después de realizar los votos, se recuperó de manera milagrosa y el 3 de abril de 1934 fue ordenado de diácono, y el 3 de mayo de ese mismo año fue ordenado de sacerdote. Tras el cierre de la Lavra de las Grutas en el año 1938, desarrolló su apostolado sacerdotal en la iglesia de la Resurrección Slabodka, que era la única que permanecía abierta en Kiev, ya que todos los monasterios e iglesias habían sido cerrados por los bolcheviques. En Kiev se distinguía por su humildad y por su dulzura, por lo que empezó a tener algunos hijos espirituales, a los que nunca abandonó, ni siquiera en las desventuras que le iban a suceder.

En el año 1938 fue arrestado y condenado a cinco años de prisión en un campo de concentración en Siberia, concretamente en Wilma Solikamsky, distrito Molotov (hoy región de Perm). Allí estuvo sometido a trabajos forzados: cortando árboles en los bosques, padeciendo hambre y sufriendo las burlas de otros prisioneros, lo que inevitablemente hizo que enfermara gravemente. Fue liberado en el 1943, pero confinado durante otros cinco años en una aldea en los alrededores de la ciudad de Kungur (también en la región de Perm), donde vivía debajo del campanario de una vieja iglesia y donde, de manera ocasional, podía celebrar alguna vez la Divina Liturgia.

Después de sufrir este largo calvario, en el año 1948, sus hijos espirituales le ayudaron a regresar a Kiev, donde fue acogido en la Lavra de las Grutas, que no había sido destruida por las autoridades soviéticas y había sido reabierta por las autoridades alemanas. Allí pudo celebrar diariamente y de manera gozosa la Divina Liturgia. Por su humildad y generosidad, por estar siempre dispuesto a atender cualquier petición, por estar lleno de una gran alegría espiritual, se ganó un inmenso afecto por parte de todos los fieles y como tenía fama de taumaturgo (realizar milagros) y de preveer lo que iba a ocurrir, la gente acudía masivamente a él.

Urna relicario actual de San Kuksha de Odessa.

Urna relicario actual de San Kuksha de Odessa.

Regularmente se dedicaba a confesar a los peregrinos y visitantes del monasterio y esto tuvo como consecuencia el que su fama se extendiese por toda Rusia, lo que preocupó a las autoridades, que le obligaron a marcharse en el 1953 a la Lavra de la Dormición de la Madre de Dios de Pochaev. Allí confesaba a miles de personas y diariamente seguía celebrando la Santa Liturgia. Siendo mal visto por algún envidioso superior de este monasterio, cuatro años más tarde lo enviaron al lejano monasterio de San Juan el Teólogo en la diócesis de Chernivtsi. La llegada a este monasterio fue muy beneficiosa para él que ya se sentía débil, por lo que solía decir: “Aquí estoy en mi casa, aquí estoy como en el Monte Athos”, pero poco le duró la tranquilidad, pues inmediatamente se vio asediado por miles de peregrinos que acudían de todos los lugares de la URSS.

A pesar de todo este ajetreo, él sobre todo se consideraba un monje, por lo que intentaba suscitar en los jóvenes la vocación hacia la vida monacal, demostrándoles que para llegar a serlo no era necesario tener ni una gran cultura ni una gran posición social. Los exhortaba a tener mucho cuidado con las actitudes arrogantes, con la vanidad, no permitiéndoles realizar duras prácticas ascéticas sino enseñándoles a realizar un trabajo sistemático y condenando siempre cualquier signo de fanatismo.

En el año 1960 el monasterio de San Juan el Teólogo fue cerrado y Kuksha fue trasladado al eremitorio de la Dormición, cercano a la residencia de verano del Patriarca Alexis I en Odessa, quien todos los veranos lo invitaba en alguna ocasión a tomar con él alguna taza de té, mientras recordaban sus estancias en Jerusalén y en el Monte Athos. Allí gozó del afecto del metropolita de Kiev, aunque casi siempre estuvo acosado por uno de sus superiores. Las autoridades soviéticas quisieron separarlo de sus numerosísimos hijos espirituales, por lo que en los últimos años de su vida intentaron eclipsarlo mediante la persecución y el aislamiento; estaba constantemente acosado por las autoridades civiles, que intentaron por todos los medios aislarlo de los fieles.

Murió en la noche del 24 de diciembre del año 1964, con cerca de noventa años de edad. Las autoridades civiles, temiendo la llegada de una muchedumbre de personas para asistir al funeral, quisieron sepultarlo en su tierra natal, pero el abad del monasterio se negó, diciendo que el lugar de enterramiento de un monje era dentro de su monasterio, por lo que fue sepultado en secreto, a las dos de la madrugada, en el cementerio del eremitorio de la Dormición.

Icono de san Kuksha, hieromártir de la Laura de las Grutas de Kiev.

Icono de san Kuksha, hieromártir de la Laura de las Grutas de Kiev.

Desde el mismo día de su muerte, su nombre fue objeto de una extraordinaria veneración popular; los fieles acudían a su tumba, sobre la que se originaban numerosas curaciones. El 4 de octubre del año 1994, el Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana dependiente del Patriarcado de Moscú canonizó al monje Kuksha, trasladándose sus restos al monasterio de la Santa Dormición de Odessa. En su primitiva sepultura se puso una losa con la inscripción “Aquí estuvo enterrado el Reverendo Kuksha de Odessa”. Su fiesta se celebra el día 16 de septiembre, día del reconocimiento canónico de sus reliquias.

San Kuksha de las Cuevas de Kiev, monje mártir del siglo XII
San Kuksha era de origen pagano, proveniente posiblemente de una familia noble. Se convirtió al cristianismo e inició su camino monástico en la Lavra de las Grutas de Kiev, pero con posterioridad, siendo hieromonje, fue enviado a realizar una misión evangelizadora junto a una tribu eslava, que posteriormente fundó la ciudad de Vjatka, junto al río Oka, en el territorio de las actuales regiones de Orel y Kaluga.

Allí realizó muchas curaciones y prodigios hasta que, por instigación de un sacerdote pagano, recibió el martirio junto con su discípulo Nicón en el año 1114. En aquel tiempo era egumeno de la Lavra de las Grutas, su amigo espiritual San Pimén de las Grutas, llamado “el ayunador”, quien el día del martirio de Kuksha proclamó a voz en grito dentro de la iglesia: “Nuestro hermano Kuksha ha sido martirizado esta madrugada”. Dicho esto, también expiró el mismo día que su amigo.

Un breve relato de su vida está contenido en la “Epístola del humilde obispo Simón de Vladimir y Suzdal al monje Policarpo de las Grutas”. Las reliquias de San Kuksha, así como las de San Nicón y San Pimén, se veneran en las Grutas de San Antonio, y su memoria se recuerda el día 27 de agosto. En el “Manual iconográfico” se lee la siguiente inscripción: “Kuksha tenía los cabellos que descendían por debajo de las orejas, un poco rizados, la barba más larga que la de San Sergio, hábitos monásticos y el epitrachilion y el rosario entre las manos. Pimén tenía la barba como Antonio el de las Grutas, llevaba el gorro monacal, el epitrachilion y los hábitos monásticos”.

Urna con el cuerpo incorrupto de San Kuksha, hieromártir,  en la Laura de las Grutas de Kiev.

Urna con el cuerpo incorrupto de San Kuksha, hieromártir, en la Laura de las Grutas de Kiev.

La escuela ortodoxa de Orel lleva el nombre del santo mártir Kuksha. El 6 de agosto del año 2009, por iniciativa del arzobispo Pantaleón Orlovsky, se decidió nombrar a San Kuksha patrono de la diócesis de Orel.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Arsenio abad, “Descripción histórica del monasterio de la Dormición”, Tver, 1895
– Basin, I., “La canonización de los santos de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú: 1993-1996”, Kiev, 1997.
“Paterikón del Monasterio de las Grutas de Kiev”.
– VV.AA., “Zitie prepodobnogo Kuksi Novogo”, Kamenec-Podol’sk, 1995
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1999.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es