San Leoncio, obispo de Rădăuţi

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo rumano del Santo, en su atuendo episcopal y el monasterio de Bogdana al fondo.

Icono ortodoxo rumano del Santo, en su atuendo episcopal y el monasterio de Bogdana al fondo.

San Leoncio de Rădăuţi vivió en la parte norte del principado medieval de Moldavia, durante los siglos XIV y XV. La falta de documentación acerca de él queda suplida por una tradición religiosa cristiana en la zona de Rădăuţi, situado hoy en el condado de Suceava, en el noroeste de Rumania.

Se dice que nació en Rădăuţi, en el seno de una familia de padres piadosos y que de niño solía ir con sus padres a la iglesia, mostrando un gran amor a Dios. Más tarde se convirtió en monje y recibió el nombre de Laurentie (Lorenzo). También fue ordenado de sacerdote en el monasterio de la ciudad de Bogdana, llamada así después de que el primer voivoda de Moldavia, Bogdan, fuera enterrado allí en 1365 o ​​1367.

El deseo de Laurentie por llevar una vida ascética más intensa hizo que llegara a su vejez como un ermitaño. Junto con algunos discípulos, fundó una ermita en el bosque de Rădăuţi, lugar que más tarde se llamó por su nombre como “Laura Hermitage” (o Lavra) o el monasterio de San Lorenzo. En el lugar de su ermita existe hoy una aldea en el condado de Suceava, cerca de Putna, actualmente uno de los más famosos monasterios rumanos.

La regla de vida de su congregación era ésta: sólo comían una vez al día, al atardecer, excepto los días de fiesta; el sueño se reducía a tres o cuatro horas por noche y desde la medianoche hasta la mañana, todos los monjes participaban de la vigilia en el iglesia, seguida de las demás oraciones de medianoche y de la Santa Liturgia, de acuerdo con la tradición de la Montaña Sagrada (Monte Athos).

El abad Laurentie formó a algunos discípulos en su ermita, entre los que se encontraba San Daniel el Ermitaño, que fue más tarde, el confesor del voivoda moldavo San Esteban el Grande (1457-1504). Según la tradición, Laurentie llevaba una gran vida espiritual, por lo que recibió de Dios el don de milagros y podía curar a los enfermos con sus oraciones.

Durante el reinado de Alejandro el Bueno (1400-1432) se estableció el obispado de Rădăuţi, que tenía su sede en el monasterio de Bogdana. Laurentie fue nombrado obispo y durante un tiempo compaginó esta tarea con el cuidado de la vida espiritual de su comunidad, ordenar sacerdotes y diáconos, consagrar iglesias, pero siempre observando la regla canónica. En su vejez, Laurentie regresó a su ermita. Allí recibió el gran skema, tomando el nombre Leoncio y viviendo humilde y ascéticamente. Fue enterrado en la iglesia de madera de la ermita.

Vista del monasterio de Bogdana (Rumanía), sede del obispado.

Vista del monasterio de Bogdana (Rumanía), sede del obispado.

El culto al Santo
Después de su tránsito al Señor, los cristianos empezaron a llegar a su tumba, donde se llevaba a cabo curaciones milagrosas. Por lo tanto, el cuerpo del santo fue exhumado y se encontró incorrupto, por lo que fue trasladado a la Iglesia Episcopal de Rădăuţi. El culto de San Leoncio ya se conocía dos siglos más tarde, incluso más allá de las fronteras del país.

Un estudioso ucraniano, Zacarías Kopystenski, hieromonje de Kiev, escribió en su libro Palinodia (1621-1622, pero impreso en 1878), sobre algunos Santos de Moldavia: “En el obispado de Rădăuţi, San Leoncio el Milagroso, que yace allí entero su cuerpo; y en monasterio de Voroneţ, San Daniel el Taumaturgo; y en el monasterio Moldoviţa, San Basilio el Milagroso y no pocos otros…”

La celebración local de San Leoncio es conocida también por el hecho de que la calle principal de Rădăuţi, donde se encuentra también la antigua Iglesia Episcopal y el monasterio, es llamada el “Camino del Santo”. Además, el 1 de julio se hace una peregrinación a sus reliquias y después de la celebración de la Divina Liturgia, se ofrece a los peregrinos, pobres y huérfanos, una comida fraternal en el patio del monasterio, por lo que este día es conocido popularmente como la “fiesta del Santo”.

Urna de las reliquias de San Leoncio y de San Teodosio de Brazi.

Urna de las reliquias de San Leoncio y de San Teodosio de Brazi.

Un documento del voivoda Vasile Lupu, del 20 de abril del 7147 (1639), señala que una banda de ladrones, que llegaron desde fuera de la frontera norte de Moldavia, saquearon Rădăuţi por la noche y robaron, entre otras cosas, todas las joyas preciosas de la Iglesia Episcopal y el relicario con las reliquias de San Leoncio. Hacía tiempo que no se sabía nada acerca de las reliquias del Santo. En 1783, el norte de Moldavia fue ocupado por Austria y el monasterio de Bogdana fue abolido, convirtiéndose en una iglesia parroquial y la iglesia de la Laura o ermita se convirtió también en la iglesia parroquial de la aldea. El culto de San Leoncio se perdió también.

Una serie de investigaciones arqueológicas llevadas a cabo entre 1974-1977 en la iglesia de Bogdana, descubrió las reliquias de San Leoncio. En 1991 se colocaron junto a las de San Teodosio de Brazi en un relicario que se encuentra actualmente en la iglesia del monasterio de Bogdana, cerca de Rădăuţi.

El Sínodo Ortodoxo de la Iglesia rumana decidió durante su reunión del 20 de junio de 1992 canonizar oficialmente a San Leoncio, estableciendo su fiesta el día 1 de julio.

Peregrinación anual con las reliquias del Santo.

Peregrinación anual con las reliquias del Santo.

Troparion (Himno) de San Leoncio
“Tú que has pasado toda tu vida realizando esfuerzos espirituales y recibiendo con humildad y temor de Dios la gracia del sacerdocio y que has servido a la Iglesia de Cristo, pídele, Santo Laurentie, que salve nuestras almas.”

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es