San Marcos, papa y la Basílica romana de San Marco al Campidoglio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Medallón neoclásico de San Marcos, papa de Roma. Galería de Papas en la Basílica de San Pablo Extramuros, Roma (Italia).

Medallón neoclásico de San Marcos, papa de Roma. Galería de Papas en la Basílica de San Pablo Extramuros, Roma (Italia).

San Marcos, papa
El pontificado de San Marcos fue brevísimo: desde el 18 de enero del año 336 al 7 de octubre del mismo año. Según el “Liber Pontificalis” era romano, hijo de un tal Prisco. Algún autor mantiene el que se puede identificar con un Marcos mencionado por Constantino en la carta que en el 313 envió al Papa San Melquíades, pero esto no deja de ser una simple hipótesis.

Durante su pontificado dispuso que el obispo de Ostia, que poseía el privilegio de consagrar al papa, pudiera llevar el palio, dato que puede aceptarse, pues San Agustín menciona este privilegio del obispo hóstiense. El “Liber Pontificalis” afirma también que San Marcos emitió un “constitutum de omni ecclesia”, expresión un tanto genérica que no se confirma en ninguna otra fuente y que no se sabe exactamente de qué se trata. Según Dúchense, bajo su pontificado se inició la composición de la “Depositio episcoporum” y la “Depositio martyrum” de Roma, de las que tantas veces hemos hecho mención en otros artículos de este blog.

San Marcos también se distinguió por la construcción de iglesias, ya que gracias a su iniciativa surgieron dos muy importantes: una en el cementerio de Santa Balbina en la vía Ardeatina – donde posteriormente fue sepultado – y una segunda en Roma “in Pallacinis”, donde actualmente se encuentra la plaza Venecia. Parece ser que en aquel solar él tenía una casa y sobre este terreno edificó la basílica, que posteriormente llevó su propio nombre. H. Leclerq da amplia información sobre esta basílica en su obra “La Basilica di papa Marco”, publicada en el 1948.

Sobre la sepultura del cementerio de Santa Balbina existen otros testimonios además de lo reseñado en el “Liber Pontificalis”, como son el “Cronógrafo” del 354, el “Catálogo Liberiano” y los tantas veces nombrados “Itinerari” romanos. Los peregrinos medievales visitaban su tumba en aquel lugar. Existe una inscripción del Papa San Dámaso en la que se habla de un Marcos, sacerdote romano, que el cardenal Baronio y el bolandista De Rossi creyeron que era un verso dedicada a este papa, pero actualmente, esa confusión está ya aclarada.

A San Marcos Papa se le atribuye una carta en respuesta a otra de San Atanasio de Alejandría, en la cual le informaba del envío de una copia de los cánones nicenos que el obispo alejandrino había perdido cuando destruyeron su casa debido a un motín promovido por los arrianos. A San Marcos se le conmemora el día 7 de octubre en los Sacramentarios “Gregoriano” y “Gelasiano”, mientras que en el “Martirologio Jeronimiano” se le recuerda el día 4 de octubre. En lo referente al traslado de sus reliquias, la tradición nos dice que actualmente se encuentran en la actual Basílica de San Marcos, en Roma, aunque también es verdad que parte de ellas están en Florencia, en el monasterio de Monte Amiata.

Se le representa no sólo en la serie de retratos de los papas en la Basílica de San Pablo Extramuros y en otra serie existente en la Basílica de San Pedro, sino que además, existe una pintura de Melozzo de Forlì que se encuentra en la basílica de San Marcos en Roma, donde aparece en actitud de bendecir.

Antonio Barrero

Vista de la fachada principal de la Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

Vista de la fachada principal de la Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

Iglesia de San Marcos Evangelista al Campidoglio
Basilica Menor
Piazza San Marco, 48
Roma

San Marco Evangelista al Campidoglio (conocida también más simplemente, como San Marco) es una basilica de Roma, situada en la plaza Venezia, próxima al Palacio Venezia. Dedicata a San Marcos Evangelista, fue construída en el año 336 por el Papa San Marcos y reconstruida en el año 833 por el Papa Gregorio IV; la basílica muestra una decoración barroca debido a las restauraciones de los siglos XVII y XVIII.

En el año 336, el Papa San Marcos hizo construir una iglesia dedicada al santo evangelista, del cual él llevaba su nombre, y quiso edificarla en un lugar llamado ad Pallacinas. En las actas del sínodo del Papa Simmaco celebrado en el año 499, la iglesia es recordada como Titulus Marci. La iglesia fue restaurada en el año 792 por el Papa Adriano I, y unos cincuenta años después, en el 833, el Papa Gregorio IV decidió reconstruirla.

Vista del interior de la Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

Vista del interior de la Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

La iglesia mantuvo el propio aspecto, al menos sin la adición del campanario hasta el 1154, hasta su conversión al estilo renacentista por deseo del Papa Pablo II en el año 1465-1470; en esta ocasión, el papa veneciano, concedió la iglesia a los venecianos residentes en Roma. El aspecto actual de la iglesia es el legado de la restauración iniciada en los años 1654-1657 y completada posteriormente por decisión del cardenal Angelo Maria Quirini en el 1735-1750, que fue cuando recibió la impronta barroca que la basílica ha conservado hasta el día de hoy.

La fachada de la iglesia fue construida en el año 1466, siendo atribuida a Leon Battista Alberti y decorada con mármoles sustraídos al Coliseo y al Teatro de Marcelo. El interior, aunque claramente de estilo barroco, mantiene algunos notables elementos de épocas diferentes, testimonio de la milenaria historia de la basílica: el mosaico del ábside, que representa al Papa Gregorio, con la aureola cuadrada de los vivientes, ofreciendo un modelo de la basílica, con la presencia de San Marcos evangelista, San Marcos papa y otros santos ante Cristo. El techo de madera, tiene tallado el escudo de armas del Papa Pablo II, siendo el único techo de madera del siglo XV conservado en Roma, junto al de la Basílica de Santa María la Mayor. También conserva la tumba de Leonardo Pesaro (1796), obra de Antonio Canova.

Vista del altar mayor de la Basílica, donde está el sepulcro de los Santos Marcos, Abdón, Senén y Restituto. Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

Vista del altar mayor de la Basílica, donde está el sepulcro de los Santos Marcos, Abdón, Senén y Restituto. Basílica de San Marco al Campidoglio, Roma (Italia).

Los restos de los mártires persas del siglo III Abdón y Senén, conducidos encadenados hasta Roma en tiempos del emperador Decio y martirizados con la espada, fueron trasladados a esta basílica por el Papa Gregorio IV (827-843) desde las catacumbas de Ponciano, donde estaban en un oratorio a ellos dedicado, poniéndolos en el altar de la Confesión, consagrado en el año 1948, en cuya ocasión fue construído un nicho sobre el altar con las reliquias de San Restituto mártir, visibles a través de una reja de mármol. Sobre ellos está el sarcófago que conserva los restos del Papa San Marcos.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es