San Miguel Halushko, archimandrita del monasterio Svyatogorsky

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto del santo en el año 1950.

Foto del santo en el año 1950.

Máximo Halushko Kuzmich nació en la provincia de Charkov (Ucrania) en el año 1877, en el seno de una familia rural, muy laboriosa y muy piadosa, cuyos padres se llamaban Cosme y Pelagia, que se dedicaban a trabajar en el campo. Desde muy joven sus padres le inculcaron los valores cristianos, especialmente la ayuda al prójimo y la asistencia a la iglesia parroquial, lo que hizo que muy pronto el joven Máximo sintiera el deseo de consagrarse a Dios. Su primera formación la recibió en la escuela elemental del condado.

El 5 de marzo del año 1893, con sólo quince años de edad, marchó al monasterio Svyatogorsky, entrando como postulante, distinguiéndose por su diligencia y obediencia, no sólo al padre abad sino al resto de los monjes del monasterio. Sus padres le habían indicado que en el monasterio él tenía que obedecer, porque un monje no puede vivir sin la obediencia, ya que los monjes experimentados eran los que podían enseñarle “el separar el trigo de la paja”. Él lo llevó a rajatabla y de esta manera se granjeó el afecto fraterno de toda la comunidad. El 14 de marzo del año 1908, cuando tenía treinta y dos años de edad, el novicio Máximo se tonsuró como monje cambiando su nombre por el de Miguel en honor de San Miguel el Confesor, obispo de Sinad y un año más tarde, el 15 de agosto, el arzobispo Arsenio de Charkov lo ordenó de diácono.

Por su obediencia, humildad, laboriosidad y espíritu de recogimiento no pasó desapercibido para el sabio padre Trifón, archimandrita del monasterio. Después de ser ordenado como sacerdote el 15 de agosto del 1912 por el mismo arzobispo Arsenio, el padre abad empezó a darle ciertas responsabilidades, como la administración del monasterio y consejero suyo, más propias de monjes de mayor edad que de un monje recién ordenado. Su celda estaba junto a la del padre abad.

Icono naturalista ruso de San Miguel Halushko.

Icono naturalista ruso de San Miguel Halushko.

En el año 1914, el hieromonje Miguel fue galardonado con el “nabedrennik” (un ornamento sagrado usado por algunos sacerdotes a quienes se les otorga por su servicio a la Iglesia y que es distinto del “epigonation”) y en el día de Pascua del año 1919, el Patriarca San Ticón lo honró con la cruz pectoral, una recompensa para él maravillosa, que lo fortaleció en aquellos momentos difíciles por los que atravesaba Rusia y Ucrania.

Entre los años 1918 al 1922, el padre Miguel vivió el período más difícil de su vida, ya que fueron tiempos de persecución, tribulaciones y angustias provocadas por las autoridades civiles, que perseguían a la Iglesia y que subyugaron al monasterio durante varias décadas, ya que le enajenaron todos sus bienes y sometieron a los monjes a durísimos interrogatorios y vejaciones. De hecho, el padre Miguel fue juzgado en el año 1922 por un tribunal revolucionario, quién lo torturó no sólo psíquicamente, sino físicamente, obligándole a realizar trabajos forzados que le provocaron una hernia inguinal y un fuerte reuma en las manos y en los pies. Viendo su pésimo estado de salud, algún miliciano le facilitó unos vendajes con los que poder sujetar su hernia.

El monasterio fue cerrado en el año 1922 y un pequeño grupo de monjes se establecieron cerca del antiguo cementerio de la iglesia de Todos los Santos, hasta que fueron expulsados en el 1931. El obispo Onofre Gagalyuk, en el mes de febrero del año 1924, lo nombró rector de aquella comunidad monacal y el 21 de febrero del 1935, el metropolita Constantino Diacov lo elevó al rango de archimandrita. El 1 de julio de 1942 en la catedral de la Santísima Trinidad los monjes, por su cuenta y riesgo, decidieron reabrir del monasterio, nombrando al padre Miguel como abad del mismo. En los ocho primeros meses, el monasterio actuó como parroquia, pero después de una segunda expulsión, el archimandrita Miguel fue arrestado por las autoridades comunistas, quienes lo torturaron y golpearon brutalmente. Fue acusado de colaborar con los alemanes, de alta traición y encarcelado, pero a finales del año 1943, el padre Miguel pudo establecerse finalmente en la ciudad de Charkov.

Tumba en el monasterio de Charkov.

Tumba en el monasterio de Charkov.

Después de sufrir nuevos interrogatorios y humillaciones, incluso en su vejez fue perseguido por las autoridades soviéticas, quienes impedían que los fieles se acercasen hasta su casa a fin de visitarlo o solicitarle consejo. Llegaron incluso a permitirle la visita a agentes camuflados quienes les hacían preguntas capciosas a fin de poderle sonsacar alguna información sobre algunos de los escasos fieles que conseguían llegar hacia él. El padre Miguel, que en todo momento vivió de manera muy sobria, siempre se mostró como un buen pastor, cordial, amable, servicial y si – podríamos decir -, tenía algún defecto, ése era el que le encantaba beber una taza de té. Un día le dijo en voz muy baja a la madre Eufemiuska: “Déme una taza de té”, tomada la cual falleció plácidamente. Era el 24 de marzo del año 1961, según el calendario gregoriano.

El arcediano Abraham escribió en su diario: “En la ciudad de Charkov, en la quinta semana de la Santa Cuaresma, el viernes 11 de marzo, de manera plácida falleció en silencio el archimandrita Miguel de Svyatogorsky. Había sufrido muchas persecuciones y aflicciones, pero siempre salió victorioso. Su memoria será eterna”. Había sufrido como un mártir aunque su muerte fue placentera.

Para acompañarlo en su último viaje, se congregó una inmensa multitud de fieles quienes lo acompañaron a pie y cantando himnos y salmos, desde la iglesia hasta el lejano cementerio del Monte Calvo, sin que la policía hiciera nada para impedirlo. Era tal la muchedumbre que los últimos no pudieron acercarse ni de lejos hasta la tumba. El hieromonje Serafín ofició el servicio fúnebre.

Urna del santo en el monasterio Svyatogorsky.

Urna del santo en el monasterio Svyatogorsky.

En vida tuvo el poder de sanar a los enfermos y algunas curaciones son consideradas como milagrosas. Yo sólo voy a narrar una de ellas: una feligresa de la catedral de la Anunciación, llamada Marta, tenía una grave enfermedad en las piernas que le impedía incluso caminar con muletas. Un día, el padre Miguel la invitó a un servicio litúrgico nocturno; ella acudió a la Divina Liturgia y comulgó en la misma. Al final de la Liturgia, el padre Miguel le dijo: “Marta, ven hacia mí”. Ella lo miró y se quedó inmóvil y perpleja, pero ante la insistencia del sacerdote, se puso de pie y a duras penas comenzó a avanzar con las muletas. Las muletas cayeron de golpe al suelo haciendo un gran ruido y Marta fue andando por sus propios pies hacia donde estaba el padre. Había quedado completamente curada.

También tenía el don de predicción: el amaba profundamente a su monasterio Svyatogorsky y aunque las autoridades comunistas lo mantenían cerrado, profetizó que el régimen caería y que el monasterio se volvería a abrir. De estas palabras proféticas fue testigo alguien que, con los años, se convertiría en la skema monja Ariadna, quien visitó el monasterio reabierto en el año 1997.

Mano derecha incorrupta del santo.

Mano derecha incorrupta del santo.

Pasados los años y restablecida la paz en la antigua URSS, los monjes del monasterio quisieron llevar al mismo los restos de quién había sido su último archimandrita y así, el 22 de septiembre del año 2001, se exhumaron los restos en el cementerio de Charkov encontrándose incorrupta la mano derecha del cadáver. Fue envuelto en unos ornamentos nuevos, llevado a la Catedral de la Dormición del monasterio Svyatogorsky donde fue sepultado de nuevo. Allí se encuentra ahora expuesto a la veneración de los fieles, junto a otros nueve santos monjes del monasterio: los santos Arsenio Mitrofanov, Cipriano Manvko, Germán Klysha, Isaac Golovin, Juan el Confesor, Juanucio Averkiev, Longinos Griftsova, Teodosio Svyatogorskij y Trifón Scripcenco.

El día 8 de mayo del año 2008, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, considerando la vida, obras, milagros y devoción popular, decidió canonizar al archimandrita Miguel Halushko dándole el título de asceta, siendo celebrada la ceremonia el día 12 de julio de ese mismo año. Su fiesta se celebra el 24 de marzo, 11 de marzo según el calendario juliano. Ya vimos en otro artículo de este blog como entre ambos calendarios hay una diferencia de trece días.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (25/03/2015):
– http://days.pravoslavie.ru/Life/life1130.htm
– http://svlavra.church.ua/prp-mixail-ispovednik-sxiarximandrit-svyatogorskij-1961

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es