San Nicolás de Iskrovki, sacerdote mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso del Santo, de estilo naturalista.

Icono ortodoxo ruso del Santo, de estilo naturalista.

Nació en la ciudad de Iskrovki, en la región rusa de Kirovograd, en el año 1878, en el seno de una familia piadosa. En el bautismo se le impuso el nombre de Nicolás en honor de San Nicolás de Myra, que era el antiguo patrono de Rusia. Su infancia la pasó junto a sus padres, quienes le inculcaron el amor a Dios, a la Iglesia Ortodoxa y a su país y una profunda compasión hacia los pobres y los huérfanos. Al finalizar sus estudios en la escuela local, su padre lo envió al Seminario Teológico de San Petersburgo donde entró en contacto con San Juan de Kronstadt, quién le inculcó el pensamiento de unir los contratiempos y sufrimientos personales a los sufrimientos de la Pasión de Cristo y lo encaminó hacia la ayuda a la gente que sufría en aquellos cruciales momentos por los que atravesaba su país.

Se ordenó de sacerdote, desempeñando sus funciones sacerdotales en su localidad natal, cuyos habitantes eran muy pobres pero tenían un especial cariño a su parroquia dedicada a la Madre de Dios, que había sido construida a expensas del zar Nicolás II (también canonizado). ¿Y por qué los habitantes de Iskrovki tenían especial cariño a su parroquia? Porque los vecinos para construirla, habían recurrido a un rico vecino local llamado Víctor, pero al denegar este la ayuda, decidieron enviar una delegación al zar, quién los acogió favorablemente y les envió el dinero y los materiales de construcción para edificar el templo. Esta construcción se terminó en el año 1905 y fue entonces cuando la gente fue a San Petersburgo en busca de un sacerdote, encontrando allí al diácono Nicolás, quién ordenado de sacerdote, fue enviado por sus superiores como párroco de Iskrovki. La consagración del templo, realizada en agosto de ese mismo año, se hizo en presencia del mismísimo zar Nicolás II que asistió vestido como un campesino más, siendo invitados entre otros, San Juan de Kronstadt. El joven sacerdote Nicolás de Iskovki se había encontrado en su camino con otros dos santos: Juan de Kronstadt y Nicolás Aleksandrovich Romanov.

Nicolás acogió ese nuevo ministerio con cierto temor porque sabía que tenía que luchar contra los escépticos y personas de libre pensamiento que, en aquellos momentos empezaban a crearles serios problemas de fe a los cristianos ortodoxos. Pero como era costumbre en él, también lo hizo con entusiasmo y deseo de entregarse totalmente a sus nuevos feligreses, a quienes estaba dispuesto a ayudar en todos sus problemas e incertidumbres. Con la ayuda de San Juan de Kronstadt – que era su director espiritual -, llamó a la gente al arrepentimiento, a llevar una vida piadosa y de entrega total al prójimo, a fin de volver a las verdaderas raíces de lo que él denominaba la “Santa Rusia”. Todo este trabajo pastoral lo hacía llevando una pacífica vida rural, siendo siempre amable y estando siempre alegre llegando incluso a ser aficionado a las bromas y a los chistes.

Icono ortodoxo ruso del Santo, de estilo naturalista.

Icono ortodoxo ruso del Santo, de estilo naturalista.

Con su palabra y con sus acciones consiguió atraer a muchos a la Iglesia y a la práctica de la ortodoxia, pero con mucho dolor y tristeza tuvo que comprobar e incluso experimentar en carne propia las sangrientas persecuciones que se cernían sobre el pueblo ruso, lo que hacía retraerse a muchos piadosos creyentes. Él no se desalentaba y tal y como era animado por San Juan de Kronstadt, él lo hacía con aquellos a quienes se le habían confiado.

En Iskrovki hizo construir un pozo cuyas aguas tenían propiedades curativas, ya que mediante el suministro de la misma y sus oraciones conseguía curaciones y alivio en las dolencias de sus vecinos. Esta fuente aun se conserva, siendo muy visitada por todo tipo de personas provenientes de distintos lugares de Rusia y de Ucrania, que buscan en aquellas aguas, lo que por ejemplo, buscamos los católicos en las aguas de Lourdes.

Tenía asimismo el don de la clarividencia e incluso, con sus oraciones y cuidados, sanaba al ganado. Predijo su muerte a Fiona Golovataya, una residente del pueblo que falleció mucho tiempo después que él, en el año 1982.

La hermana Eufrosina, una mañana al entrar en la iglesia para asistir al servicio litúrgico, vio que el padre Nicolás hablaba “con alguien” en el altar pero solo pudo escuchar sus últimas palabras: “Por ti, Señor, estoy dispuesto a sufrir”. Cuando salió del iconostasio, Eufrosina le preguntó con quién estaba hablando, a lo que el padre Nicolás le respondió: “Es un secreto que no has de contar a nadie mientras siga vivo, porque te digo que me han de matar y, por tres veces, me han de sepultar”.

Frecuentaba la ciudad de Elisavetgrad (en la región de Kherson) donde se comprometió con el clero local, haciendo allí muchos amigos e hijos espirituales, pues era como un foco de atracción debido a sus predicaciones. Por estas mismas razones, consiguió también muchos adeptos y simpatizantes en Tula, Sant Petersburgo, Moscú, Ekaterinoslavl, Krivoy Rog y otras ciudades rusas.

Última tumba del Santo.

Última tumba del Santo.

Él sabía o intuía lo que se le venía encima y advertía a sus feligreses, diciéndoles que llegarían a Iskrovki personas que negaban a Dios, perseguían a la iglesia y predicaban algo que era absurdo y en efecto, llegó el año 1917, año de la Revolución Bolchevique, que provocó un baño de sangre entre muchos inocentes. En aquellos días, le dijo a su madre Ana: “No te aflijas, madre mía, ya que me matarán y tres veces he de ser sepultado. Yo te ruego que seas precavida o que te escondas, aunque tengas que ocultar tu verdadero nombre”. Y dirigiéndose a un sobrino, le dijo: “Y tu, Dmitri, hijo mío, vas a ser sacerdote y tendrás una gran familia”. Y así ocurrió: su sobrino fue sacerdote y su madre tuvo que esconderse en dos ocasiones cambiando su nombre.

En el año 1919 manifestaba abiertamente y sin tapujos que por ser sacerdote y predicar el Evangelio de Cristo sería asesinado: “Hace dos años que en la Santa Rusia se persiguen a sus pastores, a sus monjes y a los cristianos ortodoxos. Este régimen ateo asesina vilmente a miles de víctimas inocentes porque no creen ni en Cristo ni en la patria”.

El día 2 de octubre del 1919, un grupo de milicianos bolcheviques llegó al pueblo mientras el padre se encontraba en la iglesia reunido con algunos feligreses. Sabiendo que había llegado el día de su martirio, bendijo a las personas presentes y las instó para que se marcharan a sus casas. El subió al campanario y cayendo de rodillas pidió a Dios, fuerzas para sí y perdón para sus asesinos. Allí mismo fue apresado e inmediatamente sometido a terribles torturas. Fue tirado desde el campanario y brutalmente golpeado: le rompieron la nariz y la mandíbula superior, le rompieron el cráneo, varias costillas, la rodilla izquierda y ambas piernas y por los agujeros que hicieron en su cuerpo echaron agua congelada.

Lo cogieron por los pelos y a rastras, lo llevaron al cementerio donde le obligaron a cavar una fosa. Como vio que lo iban a matar, solicitó a sus asesinos unos momentos de intimidad para poder rezar, a lo que accedieron pero en medio de carcajadas. Cayó de rodillas y se puso a orar y mientras rezaba, le dieron un tiro por la espalda y, medio muerto, lo tiraron a la zanja y lo sepultaron. Para apisonar la tierra de la tumba pusieron a varios caballos a pisotearla, pero ante la sorpresa de todos los presentes, los caballos se pusieron de rodilla ante la tumba del mártir.

Urna actual con el cuerpo del Santo.

Urna actual con el cuerpo del Santo.

Aquella misma noche, sus feligreses sacaron el cuerpo de la fosa y, en secreto, lo enteraron en un lugar más seguro, aunque sin ataúd y sin nombre. Un año después, en el 1920, cuando los ánimos se calmaron, exhumaron nuevamente el cadáver, que aun se encontraba incorrupto, lo revistieron con los ornamentos sacerdotales y en presencia de varios sacerdotes lo sepultaron – por tercera vez -, detrás del altar en la iglesia. El 17 de julio del año 2001, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa rusa lo canonizó oficialmente. Sus reliquias se encuentran en el templo Vozdvizhenskoe de Iskrovki, perteneciente a la región de Kirovograd, en la actual Ucrania.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (07/04/2015):
– http://azbyka.ru/days/sv-nikolaj-presviter-iskrovskij
– http://ierey.in.ua/kresthod1.php
– http://sobor.kr.ua/nikolay-iskrovskiy.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es