San Nilo Stolbenskij, asceta ortodoxo ruso del siglo XVI

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo ruso a la manera tradicional.

Icono ortodoxo ruso a la manera tradicional.

San Nilo es uno de los santos monjes más populares de Rusia y por eso, quiero hoy escribir sobre él. Fue un monje asceta, solitario, que vivió al estilo de los eremitas del antiguo Egipto, pero en las estepas de Rusia y en pleno siglo XVI.

Nilo nació en las cercanías del camposanto de Zabenskoe (distrito de Valdai) y desde muy niño mostró signos de vida virtuosa, en el sentido de que, aunque era un niño normal en sus juegos y estudios, sin embargo también sentía atracción por el recogimiento y por prestar atención a los más necesitados de su pueblo.

Siendo un joven muchacho abrazó la vida religiosa ingresando en el monasterio de San Juan Evangelista en Krypetskoe, donde por espacio de diez años llevó una severa vida ascética. Según el biógrafo que escribió su vida “dejando aquel monasterio alrededor del año 1515 se fue a buscar un lugar solitario como un pájaro busca su nido”. En un lugar cercano al río Ceremcha, en el distrito de Rzev, estuvo durante doce años comiendo solamente hierbas, frutas y verduras silvestres, dedicándose la mayor parte del día y de la noche a la oración y la contemplación. Cuando los lugareños de la zona se daban cuenta de su presencia y se acercaban a él, se alejaba a otro lugar donde poder pasar desapercibido y en este ir y venir de un sitio a otro, llegó a la isla de Stolboe, situada en el lago Seliger.

Era el año 1528 cuando llegó a Stolboe e inmediatamente buscó una zona solitaria y verde donde solo se escuchara el trinar de los pájaros y el murmullo de las olas del lago. Inevitablemente, con el tiempo fue descubierto y nuevamente comenzaron a visitarlo muchos campesinos para pedirles consejo. Una vez se le acercaron unos ladrones que estaban convencidos de que en la isla estaba enterrado un tesoro y cuando le preguntaron dónde estaba escondido, él les dijo que el tesoro estaba en un rincón de la casucha donde habitaba. Los ladrones, inmediatamente corrieron hacia la celda y lo que encontraron fue un icono de la Madre de Dios de Vladimir. De manera súbita, por un instante, quedaron ciegos y fue el propio santo el que con sus oraciones, hizo que recuperasen la vista a condición de que no revelasen a nadie lo que había sucedido. Ya en vida, a aquel lugar comenzaron a llamarle la ermita de San Nilo de Stolboe.

Escultura del santo sentado y en oración.

Escultura del santo sentado y en oración.

Cuando llegó a una edad bastante avanzada, el mismo se excavó su propia tumba dentro de una especie de capilla que había en la casucha-ermita donde vivía, acercándose todos los días a ella para rezar esperando la hora de su muerte. Sergio, el egumeno de un monasterio cercano dedicado a San Nicolás, era quién le llevaba periódicamente los sacramentos de la penitencia y eucaristía. Mientras tanto, cada vez se acercaban más personas deseosas de escucharlo y él, que tenía el don de la previsión (clarividencia) les revelaba a cada uno sus pecados más ocultos y los estimulaba al arrepentimiento. Su biógrafo dice que también tenía el don de milagros y que fueron muchas las curaciones que realizó en vida.

Después de permanecer en aquella isla por espacio de veintiséis años, no siendo aun muy anciano, murió tranquilamente el 7 de diciembre de 1554 y fue sepultado en la misma tumba que él había excavado. Sobre ella, el egumeno Antonio y el hieromonje Germán del monasterio de San Nicolás, construyeron una pequeña capilla y en el 1594, el mismo monje Germán y un viajero llamado Boris de Cholmogora ampliaron la capilla convirtiéndola en una iglesia de madera que dedicaron a la Epifanía.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151016

Este monje Germán fue también la fuente principal en la que se basó Filoteo Pirogov – monje del monasterio de Gerasimov -, para escribir en el año 1600 la vida de este santo asceta, “Vita”, que ha llegado hasta nosotros en dos redacciones, así como un canon en su honor. Existe un considerable número de manuscritos del siglo XVII que testimonian el desarrollo que experimentó su culto a partir de finales del siglo XVI. Su tumba era considerada un lugar sagrado y a ella se retiró durante un cierto tiempo el arzobispo Nectario de Sibirsk y Tobol’sk, el cual obtuvo del zar Alexis Michailovich la autorización para construir una gran iglesia de piedra. Esta iglesia se construyó porque el 27 de agosto del 1665, un incendio destruyó la iglesia de madera construida por el monje Germán y se pensó que hecha de piedra existía mayor garantía de conservación de las reliquias del santo. Cuando se hizo la excavación para la construcción de la nueva iglesia, se encontró el cuerpo incorrupto del ermitaño el cual fue puesto dentro de una urna de plata. El arzobispo Nectario murió antes de terminarse las obras, que fueron llevabas a buen término por el nuevo egumeno Germán II.

Vista del actual monasterio en la isla de Stolboe.

Vista del actual monasterio en la isla de Stolboe.

Durante el Concilio de Moscú celebrado en los años 1666/67, el metropolita Pitirim de Novgorod escribió una carta en la que fijaba a nivel local la festividad litúrgica de San Nilo el día 27 de mayo. En el 1669, las reliquias fueron solemnemente llevadas a la nueva iglesia de piedra, que se dedicó a San Juan Evangelista y a San Basilio. En el 1756 el Sínodo de Moscú oficializó el culto ordenando dedicarle un oficio litúrgico propio. Este fue un período de gran prosperidad en el monasterio y muchos de sus monjes fueron elevados a la dignidad episcopal. Las generosas donaciones, ya del zar, de los nobles o de la gente sencilla permitieron que alrededor del año 1800 se construyera también una casa para los peregrinos. Las reliquias eran veneradas en un lugar exterior al claustro del monasterio y su fiesta se celebraba el 7 de diciembre, fecha de su muerte; como tal, esa es la fecha que consta en los últimos calendarios editados por el Patriarcado de Moscú.

En la iconografía se intenta reflejar la vida ascética del santo, practicando de manera heroica una continua oración tanto de día como de noche. A finales del siglo XVII, su representación en los iconos no se diferenciaba sustancialmente de las representaciones de otros santos monjes, pero a partir del siglo XVIII comenzó a representarse bajo un fondo en el que aparecía el monasterio de San Juan Evangelista.

Urna de las reliquias del santo.

Urna de las reliquias del santo.

Los primeros iconos esculpidos en madera son del siglo XVII y bajo la influencia del barroco, a finales del siglo XVII y comienzos del XVIII comenzó el interés en representarlo de forma plástica. En ese período de tiempo, en el monasterio se desarrolló la fabricación de tallas del santo, en las que se le representaba sentado, sumido en la oración y con el rostro cubierto por la capucha monástica. Esta pose, un tanto lacónica y expresiva, llevó a que se considerase estas labores de fabricación de iconos como labores que en realidad pertenecían al género artístico de la escultura.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Rjasenskij, N., “El venerable y teoforo Nilo Stolobenskij el taumaturgo”, Moscú, 1967
– Uspenskij, V., “Vida del santo y venerable Nilo Stolobenskij”, Tver, 1889.
– Vladislavov, V. F., “El santo y venerable Nilo Stolobenskij”, Nilovaja Pustyn, Moscú, 1871.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1999.

Enlaces consultados (08/09/2015):
– http://days.pravoslavie.ru/Life/life6772.htm
– http://drevo-info.ru/articles/8185.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es