San Pacomio de Gledin, obispo de Roman y monje

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo rumano del Santo en su atuendo de jerarca.

Icono ortodoxo rumano del Santo en su atuendo de jerarca.

San Pacomio de Gledin, obispo de Roman (1707-1714) fue un jerarca rumano en el llamado período fanariot de la historia rumana (ss.XVIII-XIX), llamado así por los príncipes de ascendencia griega, y procedía del barrio griego de Constantinopla conocido como El Fanar. Este período es conocido en Rumanía como un tiempo de máxima interferencia de intereses extranjeros en la política interna, pero también por cambios internos, como la primera constitución rumana y el renacimiento de la espiritualidad ortodoxa, bajo personalidades como el staretz Basilio de Poiana Marului y Paisio Velichovski de Neamt.

La vida del Santo está compilada en una biografía que procede el eremitorio de Pocrov, titulado “Breve exposición acerca del Kir (señor) Pacomio, de feliz memoria (es decir, fallecido), obispo de Roman, fundador del sagrado santuario en honor a la Santísima Theotokos Virgen María, que él mismo construyó desde sus cimientos en honor a Su Pocrov (Protección)” (Arătare în scurt pentru fericitul întru pomenire ctitorul sfântului locaş al Prea Sfintei Stăpânei noastre Născătoarei de Dumnezeu şi Pururea Fecioarei Mariei, kir Pahomie Episcopul Romanului, pe care însuşi din temelie l-au zidit întru cinstea Acoperămantului ei). Fue escrito por los monjes del eremitorio a partir de las memorias de Pacomio y de sus discípulos, así como de las tradiciones conservadas en el monasterio de Neamt, donde vivió durante un tiempo.

San Pacomio nació en Transilvania, condado de Bristrita, en un pueblo llamado Gledin en 1674, y fue bautizado con el nombre de Pedro. Sus padres, según una fuente, eran “el sacerdote Iftimio y Ana” Pencu, y según otra fuente -el historiador Nicolae Iorga- eran “campesinos, trabajadores de este condado de los sajones”. Las dos informaciones no son opuestas; porque en esta época la fe ortodoxa no era una de las cuatro “religiones aceptadas” en Transilvania, y los sacerdotes ortodoxos tenían la misma vida difícil que los demás rumanos, que estaban en su mayoría esclavizados.

La biografía de Procrov menciona su amor a Cristo y su deseo de vivir según el Evangelio, de modo que “dejó su casa, padres, hermanos, parientes y demás” y se marchó a otra tierra, pues en aquella época Transilvania y Moldavia eran dos países diferenciados. Entre otras razones por las que dejó su país no estarían las persecuciones contra los que rehusaron, después de 1700, la unión con Roma, porque él marchó de Transilvania unos años más tarde, en 1694. En realidad, sus motivos se debieron a la libertad religiosa que había en Moldavia y el boom cultural de los monasterios y escuelas monásticas moldavas.

Centro turístico-religioso de San Pacomio en Gledin, ciudad natal del Santo (Rumanía).

Centro turístico-religioso de San Pacomio en Gledin, ciudad natal del Santo (Rumanía).

Así que Pedro marchó al monasterio de Neamt, donde fue tonsurado como monje en 1697, recibiendo el nombre de Pacomio cuando tenía 25 años de edad. Pero la situación cultural contrastaba con la política: durante la guerra entre los turcos otomanos y la Santa Liga (1683-1699), los Polos ocuparon la fortaleza de Neamt, nunca conquistada anteriormente, y los monjes de Neamt hallaron refugio, junto a su precioso icono de la Protección de Nuestra Señora, huyendo al eremitorio de Strâmba, en algún lugar de las colinas de Tutova (Moldavia central). Los monjes regresaron después del fin de la guerra, en 1700; y al año siguiente Pacomio fue ordenado sacerdote. Debido a sus cualidades para la administración, fue pronto nombrado Gran Eclesiarca, por lo tanto responsable de todo lo concerniente a la iglesia, las ceremonias litúrgicas y demás. En cualquier caso, la biografía atestigua no sólo sus habilidades, sino su dedicación a la iglesia, el amor por la oración y las buenas obras. Debido a que los servicios litúrgicos se daban en la Iglesia Eslava, Pacomio aprendió eslavo y ruso. En 1702 el abad Juan murió, y el concilio del monasterio lo eligió como nuevo abad, contra su voluntad, antes de que tuviese 30 años de edad. Pero permaneció en este cargo sólo durante dos años (1704), cuando se marchó a Rusia.

Es muy posible que no le gustase ser abad, lo que significaba muchas responsabilidades y no mucho tiempo de oración. Así que hizo una paretisis (renunció) y se retiró a Rusia, a Rostov, donde quiso conocer a San Demetrio de Rostov, bien conocido en esa época por sus sermones y escritos, pero también para visitar la Laura de las Grutas de Kiev y venerar las santas reliquias allí depositadas. Permaneció en Pecerska entre 1704 y 1708, donde estudió en la escuela monacal, organizada según métodos escolásticos occidentales por el ya fallecido metropolita San Pedro Movila (+1646). Los contactos con los escolásticos de Kiev y especialmente con San Demetrio de Rostov significaron no sólo una buena experiencia estudiantil, sino también espiritual. El encuentro más intenso con el jerarca ruso es descrito por el mismo Pacomio. San Demetrio le preguntó en una ocasión: “¿Qué desea tu corazón?” “Y yo le dije que deseaba una vida de silencio en la soledad. Entonces me bendijo de todo corazón y me dijo: Que Dios sea contigo. Tu deseo se está cumpliendo”. También se encontró con otro santo ruso, San Juan, arzobispo de Chernigov y Tobolsk.

Vista del eremitorio de Pocrov en la montaña Chiriacul (Rumanía), fundado por el Santo para su retiro espiritual.

Vista del eremitorio de Pocrov en la montaña Chiriacul (Rumanía), fundado por el Santo para su retiro espiritual.

Pacomio regresó a Moldavia con algunos libros: un libro de salmos de Kiev, un Patericon (vidas y dichos de los monjes de Egipto) del obispo Demetrio, y un libro de oraciones de los jerarcas. En 1706 estaba en Neamt, donde pidió al concilio del monasterio que se le permitiera vivir tranquilamente en soledad, y halló una celda con unos pocos discípulos (Sofronio, Macario, Lázaro y Juan), en una montaña cercana llamada Chiriacul, a una hora aproximada de camino desde el monasterio.

Su soledad fue interrumpida por algunos nobles del voivoda Antíoco Cantemir (1705-1706), que accidentalmente hallaron la celda del monje mientras cazaban. La impresión producida por el santo monje en los nobles fue muy fuerte. No mucho después, el obispo Lorenzo de Roman murió, y estos mismos nobles propusieron a San Pacomio al voivoda. Contra su voluntad, Pacomio fue elegido obispo el 18 de diciembre de 1706 y ordenado el 18 de enero de 1707.

Fue obispo durante siete años y 3 meses, rehusando implicarse en los constantes altibajos políticos de los reinos (de hecho, hubo cinco cambios de voivodas). En lugar de esto, se preocupó de los pobres, fue un buen administrador de la diócesis y actuó como juez, tal y como requerían las leyes del país. Firmaba sus documentos en eslavo como Pahomie Penkovski arhiepiscop Romanski i Galatski (“Pacomio, arzobispo de Roman y Galacia”), revelando la modalidad eslava de su apellido familiar, Pencu, y el hecho de que su diócesis abarcaba toda la mitad sureña del país. Ganó numerosas propiedades para la Iglesia, donó algunos bienes a su monasterio, entre ellos, libros de uso litúrgico, que eran muy valiosos en esa época.

Vista del iconostasio de la Iglesia Ortodoxa Rumana de San Pacomio de Villaverde, Madrid (España).

Vista del iconostasio de la Iglesia Ortodoxa Rumana de San Pacomio de Villaverde, Madrid (España).

Pero el 1 de marzo de 1714 redactó su paretisis (renuncia) de su función de obispo, con la justificación de que “el mundo entero pasa, y todas las cosas son como una sombra”, deseando regresar a su soledad en la montaña Chiriacul. Su renuncia tuvo lugar en un período en que la estabilidad era mayor que anteriormente, de modo que no actuó cobardemente, sino por sus deseos interiores de una vida tranquila. Permaneció como obispo un mes más, hasta la fiesta de Pascua (2 de abril en ese año), y el 10 de abril llegó a Neamt, donde estuvo cuatro días antes de regresar a Chiriacul.

Lejos de lugares abarrotados, Pacomio puso la piedra fundacional de un nuevo eremitorio llamado Pocrov (la Protección de Nuestra Señora, fiesta 1 de octubre). Un pomelnic (lista de nombres usada en la conmemoración de un requiem ceremonial) de este período atestigua los contribuyentes a la construcción de este nuevo santuario, entre los cuales hay monjes pero también el voivoda Mihail Racoviţă. Normalmente un eremitorio es dependiente del monasterio, pero Pacomio obtuvo para su santuario una total independencia, así como también otros beneficios (propiedades, libros, y documentos oficiales confirmando la independencia del eremitorio). También creó una escuela para copistas de manuscritos y traductores, que continuaron la tradición iniciada en Neamt por Paisio Velichcovski.

Vista del cenotafio del Santo en su eremitorio de Pocrov, Rumanía.

Vista del cenotafio del Santo en su eremitorio de Pocrov, Rumanía.

En 1717, durante la guerra turco-austríaca (1716-1718), el voivoda Mihail Racoviţă perdió su trono, pero lo recuperó con la ayuda de los tártaros, que hicieron grandes destrozos. En esta situación, Pacomio abandonó su eremitorio, huyendo a Transilvania y más tarde a Polonia por razones de salud, regresando a casa un año después. Pero el voivoda sospechó de él, acusándolo de conspirar con sus enemigos austríacos, por lo que Pacomio se vio obligado a huir a Kiev, esperando poder regresar al final del reinado de su enemigo; lo que no ocurrió porque Racoviţă fue voivoda hasta 1726.

Desde su exilio, Pacomio se preocupó por su eremitorio, enviando 42 libros y dinero para mantener las actividades allí. Pacomio permaneció como refugiado en el eremitorio Kitaev de la Laura de Pecherska y recibió allí el Gran Skema, siendo llamado Pimen. Murió en el exilio el 14 de abril de 1724. En su testamento, redactado poco antes de su muerte, afirmó que los monjes del eremitorio de Pocrov debían vivir una vida de ayuno, trabajo y oración con devoción, humildad y responsabilidad. El ataúd con sus reliquias se conserva en la capilla de San Esteban de Percherska. Una pintura con su retrato en Pocrov lo muestra con sus tres santos patronos: San Pedro (como laico), San Pacomio (como monje) y San Pimen, (como monje con skema).

Veneración
El Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana decidió la canonización del santo jerarca Pacomio de Gledin durante su reunión en 14-15 de noviembre de 2006. Su proclamación ocurrió el 14 de abril de 2007 en Gledin, el lugar natal del Santo ubicado en la norteña Transilvania, en el condado de Bistriţa-Năsăud, en presencia de obispos, sacerdotes y fieles de Rumanía y Ucrania. Su celebración anual es el 14 de abril. En Gledin, los lugareños iniciaron en 2011 la construcción de un complejo turístico-religioso dedicado al Santo. En Villaverde, Madrid (España), el santo patrono de la comunidad rumana es San Pacomio.

Ceremonia de canonización del Santo en 2007, presidida por su icono más popular.

Ceremonia de canonización del Santo en 2007, presidida por su icono más popular.

Troparion (Himno) del Santo
Brillantísima estrella elevada en Gledin, tú brillaste como signo divino en el país de Moldavia, iluminando los corazones de los creyentes. Inamovible pilar de la limpia oración, tú, adorno elegido de los jerarcas rumanos y fundador del eremitorio de Pocrov cerca de la Laura de Neamt, Santo Jerarca Pacomio, ¡ruega a Cristo Nuestro Dios que salve nuestras almas!

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es