San Piato de Tournai, sacerdote mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura del Santo sujetando parte de su cráneo cortado.

Escultura del Santo sujetando parte de su cráneo cortado.

El Martirologio Romano, el día 1 de octubre, o sea hoy, dice que: “San Piato era un sacerdote que, habiendo salido desde Roma, al llegar a las Galias se quedó con San Quintín y sus compañeros a fin de predicar el evangelio. Habiéndole sido asignada como zona a evangelizar la región de Tournai, sufrió el martirio en tiempos del emperador Maximino”. Esta información proviene del martirologio de Usuardo, el cual se inspiró en la “passio Piatonis”, afirmando además que Piato era compañero de San Dionisio de París. El nombre de este santo se encuentra también en algunas ediciones del Martirologio Jeronimiano, donde a veces se le llama Piato, otras Piatón e incluso Platón, posiblemente dependiendo de la grafía del escribiente del texto en cada momento.

Del siglo VII tenemos información fiable sobre este santo, ya que en la “Vita” de San Eloy, obispo de Noyón-Tournai, su discípulo San Audoeno dice que San Eloy descubrió el cuerpo de San Quintín que había sido martirizado con unos clavos y, después de muchos esfuerzos, descubrió también el cuerpo de San Piato, martirizado de la misma forma en el pueblo de Seclin, en el territorio de Melantois. El obispo mostró a sus fieles los largos clavos que había extraído del cuerpo del mártir e hizo construir un mausoleo donde lo sepultó.

Pero antes, en el siglo VI, ya había comenzado a desarrollarse una tradición que duró hasta finales del siglo VIII según la cual, el territorio de la actual Bélgica fue evangelizado por algunos mártires: Victoriano, Fusciano, Quintín y Luciano, Crispín y Crispiniano y finalmente, Piato o Piatón. Este último habría acompañado desde Roma a San Dionisio de París y sus dos compañeros Rústico y Eleuterio, siendo San Dionisio quién lo ordenó de sacerdote y le encomendó evangelizar la región de Tournai.

Procesión con el relicario del cráneo del santo en Tournai (Bélgica).

Procesión con el relicario del cráneo del santo en Tournai (Bélgica).

Pero tenemos que avanzar hasta el siglo X para encontrar la primera biografía de San Piato, aunque una vez más nos encontramos con que su redactor copia la “passio” de San Luciano de Beauvais, añadiéndole por su cuenta algunas modificaciones. Según este relato, Piato, después de haber predicado el evangelio en la región de Tournai fue apresado junto con Quintín por el prefecto Riciovaro (que no es más que un personaje legendario) quién ajustició a ambos cortándoles la mitad del cráneo con una espada. Fijémonos que en este relato no se hace mención al suplicio con clavos del cual habla la “Vita” de San Eloy, (cambia los clavos por una espada) aunque si dice que el mártir fue sepultado en Seclin, cerca de Lille y que sobre su tumba se construyó una basílica.

Esta leyenda fue ampliada más tarde diciendo que Piato había convertido al cristianismo a más de treinta mil paganos y que después del martirio, el cuerpo del santo se levantó, cogió con sus manos la parte de su cabeza cortada, salió de Tournai y guiado por unos ángeles, lo llevó desde el lugar de la ejecución hasta Seclin donde fue sepultado. ¿Nos suena de algo esta historieta? ¡Pues ya tenemos a otro santo cefalóforo! Cefalóforo o no, San Piato fue nombrado patrono de Tournai, encontrándose su nombre en las letanías más antiguas de esta localidad, de la que aun sigue siendo su santo patrono. Hay quienes lo han convertido en el primer obispo de Tournai, pero esta afirmación es rotundamente falsa, ya que Piato era sólo sacerdote.

En tiempos de las invasiones normandas, las reliquias fueron llevadas a Saint-Omer, desde allí a Chartres y finalmente, a Tournai, donde quedó el cráneo. Más tarde las reliquias retornaron a Seclín, pero sin embargo, existe un documento del siglo XII en el que se dice que el cuerpo entero permanecía en Chartres. ¿En qué quedamos? El dilema quedó ahí hasta que en el año 1853 se hizo un reconocimiento de las reliquias de Seclin y solo se encontraron algunos pocos huesos. A San Piato le ocurrió lo que a Santo Toribio de Mogrevejo: que en el viaje de un sitio a otro, por donde iba pasando le iban quitando parte de los huesos.

Relicario del Santo en Seclín (Francia).

Relicario del Santo en Seclín (Francia).

La urna que estaba en Chartres sufrió diversas vicisitudes durante la Revolución Francesa: le quitaron la guarnición de plata que la adornaba y la enviaron a París mientras que las reliquias quedaron en la catedral de Chartres. En esos tiempos revolucionarios, ¿quedaron todas o se perdieron algunas? Hay que añadir que en la cripta situada debajo del coro de la Colegiata de Seclin, que es del siglo XIII, se conserva un sarcófago de época galo-romana que está identificado como la primitiva tumba del santo.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151001

Aunque ningún hagiógrafo serio pone en dudas de la existencia histórica de San Piato, se ha formulado la hipótesis de que el santo de Chartres y el de Tournai, “deban su existencia”, o sea, no sean más que personajes creados a partir de algunas reliquias de San Platón mártir de Ancira que hubieran llegado a ambas ciudades y que es por eso por lo que en alguna edición del Martirologio Jeronimiano se le llama Platón. A mi entender, esa hipótesis tiene poca consistencia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Moreau, E., “Historia de la Iglesia de Bélgica”, Bruselas, 1945
– Moretus Plantin, H., “Les passions de Saint Lucien et leurs dérivés céphalophoriques”, Namur, 1953.
– Pruvost, S., “San Piato, patrón de Seclin”, Lille, 1922
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo X”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es