San Porfirio el Mimo, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo pintado sobre madera. Porta en su mano la copa con las aguas bautismales.

Icono ortodoxo griego del Santo pintado sobre madera. Porta en su mano la copa con las aguas bautismales.

Pregunta: Muchas gracias por la amabilidad en contestar mi pregunta anterior. Si mi santo lo celebro el 15 de septiembre, entonces creo que le agradeceré información acerca del San Porfirio el Mimo (mártir de Cesarea) y ojala tengan alguna foto también. De antemano muchísimas gracias.

Respuesta: Aunque en su momento te dimos algunos datos sobre tu santo patrono, como prometimos escribir sobre él, con mucho gusto lo hacemos. Los sinaxarios bizantinos lo conmemoran el día en el que tú lo celebras, o sea el 15 de septiembre, diciendo que siendo llamado por el emperador Julián el Apóstata (361-363) para alegrar las celebraciones que festejaban su aniversario, Porfirio fue invitado a que parodiase ante el emperador la ceremonia del bautismo cristiano. El, después de haber pronunciado sobre sí mismo la fórmula sacramental, se puso en pie delante de todos y confesó que era realmente cristiano. Terminan diciendo los sinaxarios que, esta confesión de fe, le valió la condena a morir decapitado. Sin embargo, “antes de ser decapitado realizó diversos milagros”. La frase anterior la he puesto entre comillas, porque volveremos a este tema.

Las fuentes sobre las que se inspiraron los sinaxarios bizantinos hasta ahora son desconocidas. En realidad, se han interpretado de diversas formas, porque la información que nos da el Menologio de Basilio II, ese mismo día 15 de septiembre, hace referencia mucho más ampliamente a las causas que originaron el martirio de Porfirio. Sin decir nada acerca de la representación de la escena del bautismo, nos dice que Porfirio, públicamente, arremetió contra el emperador, reprochándole su apostasía y su ingratitud hacia Dios, por lo que el emperador, irritado, después de torturarlo cruelmente por su imprudencia, lo mandó decapitar.

Pero los sinaxarios bizantinos hacen nuevamente mención suya el día 4 de noviembre, aunque en esta ocasión no dicen que sufrió martirio en tiempos de Julián en Apóstata, sino en tiempos de Aureliano (270-275), o sea, mucho antes. Dicen que era natural de Éfeso y que marchó a Cesarea de Capadocia acompañando a un cierto personaje llamado Alejandro. Allí realizó la misma parodia sobre la ceremonia del bautismo, pero encima de un escenario donde estaba otro comediante que participaba representando a un obispo. La representación tuvo que tener un final imprevisto porque después de “esta ceremonia”, cuando Porfirio estaba a punto de ponerse las vestiduras blancas propias de los recién bautizados, se le aparecieron unos ángeles que le dieron la iniciación cristiana, confirmándole que el bautismo que había recibido era válido, por lo que él se declaró cristiano. Esto bastó para desatar entre los espectadores una masiva afluencia de neoconversos. Y fue por eso por lo que Porfirio fue decapitado.

Detalle del Santo en un icono ortodoxo griego.

Detalle del Santo en un icono ortodoxo griego.

De la información facilitada por los sinaxarios el día 4 de noviembre, se deduce una posible fuente informativa o, al menos, se puede afirmar que ésta proviene de una “passio” muy breve, de la que al menos se conocen dos revisiones, en las que cuentan los mismos episodios pero desarrollándolos más y dando muchos más detalles. Por ejemplo, cuenta que durante el juicio al que fue sometido delante del propio Alejandro, Porfirio demostró la veracidad de la nueva religión, de la cual él había hecho profesión de fe, resucitando un buey. Después de realizar este “milagro” fue cuando lo decapitaron. De este “milagro”, del que, como poco, podemos decir que es algo insólito, los sinaxarios no dicen nada el día 15 de septiembre, sino que como hemos visto anteriormente, dice que “antes de ser decapitado, realizó diversos milagros”.

Este enfoque, semejanza de las circunstancias y de la identidad de los nombres y de las profesiones, ha inclinado a los hagiógrafos a concluir que el Porfirio del 15 de septiembre es el mismo que el mencionado el 4 de noviembre, aun a costa de las distintas épocas en las que se dicen que vivieron (tiempos de Julián el Apóstata y de Aureliano). Como la fuente original de la información que lo sitúa el 15 de septiembre no ha sido encontrada, es imposible afirmar que dicha fuente diera otros datos más precisos, que no se mantuvieron en los sinaxarios y que nos hubiera permitido entroncar más fácilmente una serie de hipótesis.

En la hipótesis de que existiera un solo Porfirio, el problema sigue siendo el saber si verdaderamente estamos ante un personaje histórico o simplemente ante un héroe legendario, creado para escribir una historia edificante, que tiende a demostrar la gratuidad de la gracia divina, que opera en las circunstancias más imprevistas, como en este caso, en el que se parodiaba una de las ceremonias cristianas por excelencia. No debemos olvidarnos de que el tema del mimo (parodia) es la circunstancia que también se aduce en los casos de los martirios de San Ardalio, de San Gelasio (de tradición bizantina) y de San Ginés de Roma, lo que nos hace pensar que esta tradición oriental penetró también en Occidente.

Capadocia. Cercanías de Göreme. Iglesia de Al Nazar, con frescos murales representando santos cristianos. Fuente: Foto Aleph.

Capadocia. Cercanías de Göreme. Iglesia de Al Nazar, con frescos murales representando santos cristianos. Fuente: Foto Aleph.

Dado que poseemos testimonios históricos, independientes de las leyendas hagiográficas sobre escenas de parodias de algunas ceremonias cristianas, se puede decir que, efectivamente, un hecho real de estas características no tendría por qué haber influido de manera apologética en la confección de esta “passio”, lo que nos lleva a pensar que el personaje fue realmente histórico.

Con respecto al Porfirio del 4 de noviembre, conviene también recordar que en ese día, el Martirologio Jeronimiano le pone a continuación el apelativo “Cessari”, lo que no es más que una corrupción, un error de escritura que nos hace pensar que el escritor lo que quería decir es “Porphyrii Cesareae” (Porfirio de Cesarea). El sinaxario armenio del 27 sahmi (5 de noviembre) también lo conmemora aunque un día más tarde, haciendo una extensa mención del santo cuya procedencia original es la versión griega.

En Occidente, San Porfirio el Mimo es un Santo desconocido en los llamados martirologios históricos, tanto en la conmemoración del 15 de septiembre como en la del 4 de noviembre. Tenemos que llegar a los tiempos del cardenal Baronio para que éste lo incluya el 15 de septiembre en el Martirologio Romano, diciendo que padeció martirio en tiempos de Julián el Apóstata (que es lo que dicen los sinaxarios bizantinos), aunque también lo incluye el 4 de noviembre, pero diciendo solamente: “Porfirio, mártir de Éfeso bajo Aureliano”, pero sin nombrar la profesión de mimo. Quizás por esto, algunos hayan pensado que pudieran haber existido dos Porfirios. De todos modos, no nos olvidemos que una cosa es su lugar de origen (Efeso) y otra es su lugar de martirio (Cesarea). Todo esto es lo que hemos podido encontrar sobre su santo patrono.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– BARONIO, C., “Martyrologium Romanum”, Roma, 1586.
– SAUGET, J.M., “Bibliotheca sanctorum”, vol. X, città N. Editrice, Roma, 1990
– VAN DE VORST, Ch., “Une passion inédite de S. Porphyre le Mime”, Anal. Boll., XXIX, 1910.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es